El comercio electrónico dejó de ser una oportunidad para convertirse en un requerimiento. "Ya no es una opción sino una necesidad, participar de él permitirá mantener (o mejorar) la competitividad general de personas, empresas, regiones y países. Mantenerse al margen será sinónimo de aislamiento y, probablemente, ostracismo económico y social", así lo afirma el especialista Gerardo Gariboldi quien es consultor en el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL).

Hoy en día el mayor volumen de comercio electrónico se produce en Estados Unidos, país que concentra el 75% del total de operaciones registradas. No obstante, más y más empresarios y usuarios del Internet en América Latina, empiezan a preferir el comercio electrónico como una vía más cómoda y ágil de realizar sus ventas y sus compras.

 

Hasta ahora los países en los que se realizan más movimientos en comercio electrónico son Brasil, México, Colombia, Chile y Argentina, pero las expectativas de crecimiento son amplias para el resto de América Latina.

Freddy Ruano de la Asociación de Gerentes de Guatemala, en una entrevista para El Observador Económico, se refiere a la importancia que está tomando el comercio electrónico en la región centroamericana, pero considera que su desarrollo se encuentra ligado con las oportunidades de acceso que puedan dárseles a los futuros usuarios..

¿Mito o realidad?

De acuerdo con Gariboldi a pesar que el comercio electrónico, representa sólo una mínima parte del comercio total, tan solo un 0,5% del total de operaciones comerciales en los países industrializados, se espera que su utilización sea creciente en las próximas décadas. Especialmente si se toma en cuenta que para las nuevas generaciones, es cada día más común el manejo de artículos electrónicos, el acceso al Internet y la posibilidad de interactuar con personas de todos los rincones del planeta. Estados Unidos ha sido por ahora el país que lidera el mercado, básicamente por contar con la infraestructura para su desarrollo, así como con la mayor cantidad de empresas proveedoras de dicho servicio, la mayor cantidad de usuarios y de servidores, (aproximadamente un 60% del total mundial).

Sin embargo en otros lugares del mundo las expectativas de crecimiento para esta forma de comercio son amplias. Según cifras que presentara la Cámara de Comercio Americana de Estados Unidos y la Fundación Nacional de Cámaras en la XXIII conferencia sobre Comercio, Inversión y Desarrollo en El Caribe y América Latina realizada en Miami, en tan solo tres años, el número de computadoras personales (PC) en América Latina se ha incrementado en 5.9 veces, y el crecimiento continúa acelerado. Además, se espera que el número de PC instaladas pase de 13.1 millones en 1997 a 36.3 millones en el 2003. Y que el número de PC con acceso a Internet, ascienda desde 1.3 millones en 1997 a 17.7 millones en 2003.

De acuerdo con cifras suministradas por el Centro Internacional para el Desarrollo Económico (ICEG), en los últimos 18 meses se han movido alrededor de 300 billones de dólares a través del Internet en cuestión de segundos. Dichas transacciones incluyen ventas directas de bienes y servicios entre productores y consumidores, pagos a través de bancos virtuales, compra y venta de acciones, bonos y otros papeles comerciales.

Este crecimiento explosivo en comercio electrónico ampliamente definido como el uso de las telecomunicaciones y computadoras para facilitar transacciones de negocios, se estima alcanzará los 7 trillones de dólares para el año 2004.

"El comercio electrónico está cambiando la naturaleza de nuestras economías y está creando un nuevo paradigma, la llamada nueva economía. Además de un basto incremento en eficiencia, la tecnología está afectando la forma de operar de nuestras economías, las relaciones y estructuras tanto a nivel nacional como internacional. Las políticas y los principios económicos que eran aplicables en la era industrial están rápidamente perdiendo su relevancia", se menciona en una información transmitida por este Centro Internacional.

¿Medio seguro o inseguro?

Una de las grandes interrogantes que aún giran alrededor del comercio electrónico está ligada a la seguridad del mismo.

Medios como el teléfono, el fax o el correo tradicional son aún percibidos por muchos usuarios como más seguros. Inclusive el hecho de entregar una tarjeta de crédito en una gasolinera y esperar hasta cinco minutos hasta que la devuelvan da más confianza que entregar esta información a través del Internet.

De acuerdo con Gariboldi, esto se debe a dos razones básicas, primero por la poca familiaridad con el medio, ya que de hecho el Internet es un canal relativamente nuevo y en sus inicios los niveles de seguridad no eran adecuados y segundo por la poca certeza acerca de la jurisdicción aplicable.

 

Hasta ahora el medio de pago más común es el uso de las tarjetas de crédito. Gariboldi aclara que este medio sí puede presentar ciertos riesgos, especialmente si ni el vendedor ni el comprador utilizan un sistema de "ecriptación" (una forma de codificar la información). Sin embargo, el uso de la tarjeta de crédito no ha sido especialmente inseguro ya que las posibilidades de interceptar la información de cientos de millones de usuarios que utilizan tarjetas emitidas por miles de instituciones y que pueden ser utilizadas en millones de comercios son sumamente bajas.

No obstante, más y más medios de pago electrónicos se están desarrollando, entre ellos se pueden citar las Transacciones Electrónicas Seguras (SET), medio que utiliza una combinación de sistemas de seguridad como la firma digital y el ecriptamiento. Otros medios como los cheques electrónicos y las tarjetas inteligentes también empiezan a tener su cuota de popularidad.

Cadena de impactos

Los efectos que producirá esta nueva forma de comercio en los diferentes sectores de la economía hasta ahora han sido seriamente debatidos. Para algunos podría tener efectos catastróficos sobre el empleo, de hecho, ya existen ciertas compañías principalmente en Estados Unidos que han decidido mantener sus operaciones sólo por la vía electrónica, llevando con ello, el cierre de instalaciones y con ello reducción de personal.

Sin embargo para expertos como Gariboldi, el comercio electrónico, contrario a lo que se piensa, creará nuevos empleos a través de la red y conllevará a una reestructuración del empleo en el corto plazo. "Lo importante es reconocer cuáles serán las industrias en las que el comercio electrónico generará nuevas demandas y crecimiento; identificar qué tipo de trabajos serán destruidos y cuáles serán creados y, finalmente, visualizar las nuevas exigencias que serán requeridas a fin de poder insertarse en el mercado laboral", comenta Gariboldi.

De acuerdo con este especialista habrán ciertos sectores que experimentarán un gran impacto producto de esta nueva forma de comercio. Entre ellos la industria de informática, el sector turístico, los servicios bancarios, los servicios de correo y la industria de entretenimiento.

En el campo de servicios bancarios por ejemplo, ya han empezado a aparecer bancos virtuales, es decir bancos que operan prescindiendo totalmente de oficinas, ya que los clientes pueden realizar a través de Internet todo tipo de operaciones, como revisar balances de cuenta, transferir dinero de una cuenta a otra, realizar pagos y obtener préstamos.

Los ajustes necesarios

Esta nueva forma de comercio requerirá sin embargo, de ajustes tanto dentro del sector privado como del sector público. Según un artículo presentado por Sherry Stephenson y Daniela Ivascanu, de la Unidad de Comercio de la Organización de Estados Americanos en Washington, D.C: "todavía existen obstáculos para que el comercio electrónico alcance su máximo potencial en las Américas. En América Latina, aparte de los temas regulatorios que pueden desacelerar el desarrollo del comercio electrónico, la infraestructura física constituye una barrera muy importante al futuro crecimiento de la Internet". Un ejemplo de esto es el de los sistemas aduaneros, donde los procedimientos se han caracterizado por tomar días y hasta semanas. De acuerdo con Gariboldi, los sistemas aduaneros actuales se constituyen en verdaderos cuellos de botella para el desarrollo del comercio electrónico, y el problema podría agudizarse en la medida en que productores y consumidores aumenten el número de envíos internacionales. Para Gariboldi, este es en definitiva uno de los sectores que requerirá alcanzar un máximo de eficiencia.

En este sentido el papel del Estado como generador de un ambiente apropiado para el desarrollo del comercio electrónico es vital. Varios autores coinciden que será necesario que los gobiernos aseguren la infraestructura física y un marco regulatorio que contemple aspectos como seguridad en las transacciones y la protección de los derechos de autor.

Pero lo cierto es que el comercio electrónico se encuentra creciendo a velocidades exponenciales en diferentes partes del mundo, la rapidez con el que se lleve a cabo dependerá de la realidad de cada país. Y el que tan pronto usted podrá ordenar El Observador Económico desde cualquier parte del mundo a través del Internet y realizar toda la transacción necesaria, dependerá de estos ajustes.

Las compañís líderes en Internet/1999
1.Cisco Systems
9. Ingram Micro
17. United Parcel Service
2. Dell Computer
10. MCI WorldCom
18. FDX
3. IBM
11. Yahoo!
19. Getty Images
4. Intel
12. Charles Schwab
20. E* Trade
5. America Online
13. CMGI
Fuente: Emc Customers, XXIII Conferencia de Miami sobre Comercio, Inversión y Desarrollo en El Caribe y América Latina
6. Amazon.com
14. eBay
7. Marschall Industries
15. Walt Disney
8. 3Com
16. The Sabre Group
     

 

 

©2000 Fundación internacional para el desafío económico global