Al llegar al final del primer semestre del año 2000, muchos sectores se han preguntado: que está pasando en la economía, que sienten que las cosas se han hecho más difíciles para la mayoría de la gente.

El comercio aprecia cierto retroceso en sus ventas, en relación a como venían funcionando para este mismo tiempo el año pasado. El consumidor expresa que la carestía de la vida, que siempre ha estado ahí, se ha empeorado últimamente; además, cuando quiere cambiar los dólares de sus remesas familiares, observan que los córdobas que reciben ahora ya no les rinden como antes, ya que las diferencias cambiarias se han hecho tan pequeñas que casi le pagan el dólar por debajo de la tasa oficial. Tampoco entienden porque sucede eso, pero lo que si saben es que la cuenta de luz que antes pagaban con parte de lo que recibían del exterior ahora se les lleva la mayoría de esos córdobas que han cambiado y que les sobra poco para otros gastos, que antes si podían cubrir con esas mismas remesas.

Los productores mediano y pequeño, agrícolas e industriales, sienten que aunque el gobierno dice que el sistema bancario está dando mas crédito, la realidad es que ellos eso no lo ven. Las empresas de publicidad, que son el centro de nuestra atención en este número del Observador Económico, también expresan que sienten que su sector, aunque ha crecido en los últimos años, actualmente está deprimido. Y así, entre más sectores consultamos, la realidad es que todos convergen en que : ALGO ESTA PASANDO porque ya las cosas no son las mismas que el año pasado para esta época.

Será que estamos frente a presagios de crisis o serán chaparrones cuyos nublados pronto pasarán?. Nuestra respuesta sin embargo es, que estamos frente a un fenómeno que desde Noviembre de 1999 habíamos adelantado sucedería para esta época, si desde entonces, el gobierno no abría los ojos de que Nicaragua es un país altamente frágil por su inmensa dependencia en los recursos externos, y que por tanto, los temas de gobernabilidad , probidad, transparencia debían de verse como de extrema urgencia e importancia.

Decíamos entonces, que si no habían respuestas serías desde el gobierno, la comunidad internacional reduciría su compromiso real con el país. Y digan lo que digan por razones diplomáticas los mismos diplomáticos . La verdad es que mientras en el periodo enero- junio de 1999 ingresaron recursos externos de ayuda en más de US$ 112.8 millones de dólares, este año , y debido a la poca seriedad con que el gobierno ha enfrentado la critica nacional e internacional alrededor de la gobernabilidad y la transparencia, a la fecha solo han ingresado U$ 9.9 millones. Ese lento ingreso de recursos externos, ha puesto a la autoridad monetaria en un situación muy delicada, ya que se ha visto obligada a sortear estos faltantes de recursos externos, recurriendo a la inducción de una seria recesión interna para frenar la descomposición de los indicadores económicos que el Fondo Monetario vigila. De manera que lo que se siente en la economía actualmente es el resultado del accionar de la autoridad monetaria que busca convertir la situación actual en solo un chaparrón y trate de evitar que el FMI desapruebe los resultados del gobierno ya que ello acarrearía un riesgo alto de que lo que hasta ahora es solo un chubasco, se convierta en una verdadera crisis, que todos debemos de evitar que se desate.

Hay margen aún para evitar el desate de esta crisis que a nadie convendría, y que haría retroceder aún más al país, por lo que es URGENTE evitarla. Para ello es el gobierno quien tiene la mayor dosis de responsabilidad, ya que se necesita que el mismo se envista de sabiduría y deje el triunfalismo partidario en que se ha enfrascado ,y vea de una sola vez por todas, que hay que mostrar que el Gobierno de Nicaragua está luchando contra la corrupción, y propiciando la gobernabilidad democrática. Que ya no hay espacio para los golpes publicitarios y lo que se necesitan son acciones y no más publicidad, particularmente cuando la misma parecería encubrir una verdadera conspiración por parte del mismo gobierno contra la frágil institucionalidad del país..

Dependiendo de cómo responda el gobierno en los próximos días sabremos si solo estábamos frente aun chubasco o si estamos enfrente de una seria crisis en gestación, que por Nicaragua debemos de evitar!!.

 

 

 

©2000 Fundación internacional para el desafío económico global