Uno de los gremios que más adolece de falta de financiamiento es el de micro empresarios. Un factor incidente en este hecho parece ser el temor de no recuperar la inversión por falta de capacidad de pago; no obstante, la experiencia de algunas casas financieras demuestra que esa percepción es equivocada.

Con el propósito de llenar ese vacío crediticio, la Fundación Chispa (ONG) y la Financiera Interfin unieron sus esfuerzos a principios del presente año para conformar Confía, cuya especialidad es financiar la micro empresa, pero también atiende -en menor cantidad- a la pequeña y mediana empresa.

Por tanto, Confía contribuye a cerrar la brecha que existe entre la demanda de financiamiento por parte de los micros empresarios -hay más de 400 mil-y la poca oferta. Además, es la primera institución financiera supervisada por la Superintendencia de Bancos en Nicaragua.

Pese a su "juventud", su capital acaba de recibir una inyección en efectivo de 2.5 millones de dólares, los cuales fortalecieron la base patrimonial de la institución y permitieron realizar actividades como la adquisición de equipos y ampliar el número de sucursales, cuyo total ahora es de 12, ubicadas en nueve departamentos.

Hablemos un poco de quienes conforman esta institución...

Chispa, una ONG que desde 1991 se especializó en servicios financieros para la micro empresa. Fue una de las 2 ó 3 instituciones micro financieras no supervisadas más exitosas en el país, tal vez la más exitosa.

Financiera Interfin nació en el año 95. Igualmente ha tenido experiencia en el financiamiento de la micro empresa desde hace varios años. Tiene mucha experiencia en el financiamiento de la mediana empresa, y algo con la pequeña empresa.

¿Estos son los únicos socios?

Está MIDA, una asociación de empresarios menonitas en Estados Unidos y Canadá, que desde los años 50 tienen experiencias con proyectos en América Latina, Africa, Asia. Son uno de los accionistas mayoritarios de Confía.

También está IMI, una compañía de inversiones con sede en Alemania. Esa compañía también se ha especializado en inversiones en instituciones financieras, se puede decir que en el mundo. IMI, a su vez, tiene socios: el Estado de Alemania, el Banco Mundial y una empresa consultora que se llama IPC, con más de 20 años de experiencia en el trabajo con sistemas financieros en América Latina, Africa, Europa del Este, en instituciones que se dedican a los clientes micro y pequeños empresarios.

Otro socio es PROFUND, un fondo de inversiones con sede en Costa Rica. Invierte en instituciones financieras de varios países en América Latina y también se dedican a este tipo de actividades. PROFUND también tiene varios socios, entre los que están el Banco Mundial, el BID y el BCIE.

También hay un socio nacional, INTERBANK, uno de los bancos más grandes y sólidos del país.

¿A cuántos empresarios atiende Confía y en qué condiciones?

Tenemos aproximadamente 13 mil créditos micro empresariales vigentes, con préstamos promedio de 500 dólares; unos mil pequeños empresarios, con montos promedio de 10 mil dólares y unos 600 créditos de medianas empresas, con montos aún mayores.

Los plazos para capitales de trabajo en todos nuestros productos van de uno a doce meses. Para los micros productos no exigimos grandes garantías bancarias, hipotecas, certificados de depósitos, que muchos micro empresarios no tienen.

Lo único que exigimos es una experiencia mínima en el negocio que se está realizando. De garantías tomamos bienes del hogar, como electrodomésticos, por ejemplo, o el inventario del negocio. Después evaluamos la capacidad y voluntad de pago, para saber cuánto puede pagar. No hay más requisitos formales con los que tengan que cumplir los clientes.

¿Ustedes no piden fiadores?

Eso depende de los montos y desde cuando conocemos al cliente. A clientes ya conocidos, con un buen historial de pago, no exigimos fiador. A los clientes nuevos exigimos fiador, pero no nos importa cuánto gana éste o si es micro empresario. Nos importa que es alguien que está fiando para el micro empresario y lo conoce.

Muchos bancos piden fiadores con muchos ingresos. Yo siempre digo, si tengo a Bill Gate como fiador, no tengo problemas para conseguir un préstamo en ningún banco del mundo. Pero nuestros clientes no tienen a Bill Gate como fiador, entonces pueden traer a un amigo, un pariente, otro micro empresario que conozcan, etc.

¿Cuál es el porcentaje de mora que presentan sus clientes?

Es muy bajo. Justamente nuestra experiencia es lo contrario a lo que mucha gente piensa: los chiquitos son los mejores pagadores; eso es así en muchos países.

Nuestra morosidad mayor a 30 días anda en 3%, que es un indicador muy bajo. Muchos bancos tal vez estarían felices de tener un indicador así con plazos mayores a 90 días. El éxito se debe, entre otros, a que estamos aplicando una tecnología crediticia que permite estimar suficientemente bien cuánto la gente puede pagar.

¿Qué logros han alcanzado durante estos seis meses?

Estamos sorprendidos de los resultados positivos que hemos obtenido. El mercado está respondiendo sumamente bien. La demanda que percibimos nos indica que realmente estamos en el camino correcto.

Por otra parte, todo el proceso de fusión ha sido bastante exitoso. Logramos, por ejemplo, en la parte de micro crédito más que duplicar la productividad de nuestros oficiales de crédito y esto es algo que normalmente uno espera que dure mucho más tiempo. Y el respaldo que recibimos de parte de nuestros socios e internacionalmente ha sido sumamente positivo, porque están convencidos de que en Nicaragua hacía falta una institución así.

¿Enfrentaron algún problema con esta fusión?

Yo diría que el trabajo de comunicación con todos nuestros empleados, y con nuestros clientes sobre todo, para explicar qué es Confía. Eso sí al inicio nos costó mucho porque la gente a lo mejor se sentía desubicada. Las demás situaciones han sido más técnicas, organizativas, pero lo hemos resuelto. Ahí no hablaría de un problema, sino de un reto.

¿Planes para el futuro?

Deseamos brindar nuevos productos. En los próximos días ofreceremos crédito para mejoramiento de viviendas y; a partir de septiembre aproximadamente, ofreceremos los servicios de ahorro para los micros empresarios.

Más a mediano plazo esperamos expandir nuestra posición como líder en el sistema financiero para este tipo de productos y seguir con la mediana empresa y los demás clientes.

Esperamos ser una de las instituciones financieras más grandes de Nicaragua y ofrecer todos los servicios financieros que requieren la empresas y las familias del país, empezando con las de menos recursos hasta llegar a las de clase media y clase media alta.

 

©2000 Fundación internacional para el desafío económico global