Mondongo y lenguas de res... ¿Quién se podría imaginar que Nicaragua debería valorarlos entre los mejores del mundo?, Esa es la opinión de Yasuhisa Suzuki, Consejero Comercial de la Embajada del Japón en Nicaragua.

Nicaragua, refirió Suzuki, posee un gran potencial aún por descubrir, en una variedad de productos que con un poco de investigación de mercados y un toque de creatividad, le permitirían abrir las puertas en varios mercados del mundo. Pero, ese optimismo no es compartido por los productores nacionales.

Para muchos exportadores nicaragüenses consultados por El Observador Económico, la labor de conquistar los mercados internacionales no es nada fácil, debido a la falta de financiamiento, la insuficiente inversión nacional y extranjera, los altos costos de producción y; la carencia de un plan de promoción de exportaciones.

"Esos son los talones de Aquiles que se encuentran limitando la actividad exportadora de Nicaragua", expresó Salvador Ríos, gerente general de Agroexport Internacional. Su caso evidencia las dificultades del gremio productor. Tras siete años de ventas al mercado estadounidense, él se vio obligado a parar sus exportaciones de pulpas de frutas congeladas, como resultado de algunos de estos obstáculos.

Para Mario Amador, ex gerente de la Asociación Nicaragüense de Productores y Exportadores de Productos No tradicionales (APENN), la tendencia de las exportaciones no es creciente, ni ve la posibilidad de que esta tendencia se revierta en el corto plazo.

Mario Amador"La gente está temerosa, siente que exportar es difícil y siente que el gobierno no tiene voluntad de apoyar procesos exportadores... el esquema de desarrollo económico de este gobierno ha estado orientado al control de los elementos macro, pero ha descuidado el aspecto de la exportación como un aspecto fundamental de la política económica", comentó Amador.

Déficit comercial digno de Ripley

Economistas en diferentes campos han manifestado en repetidas ocasiones sobre la importancia del sector exportador para el desarrollo de una nación, ya que a través de este sector los países especialmente en desarrollo son capaces de financiar la importación de bienes de capital así como la tecnología, garante importante para el crecimiento. No obstante, las cifras para Nicaragua en su balanza comercial no son muy alentadoras. Mientras las importaciones siguen ascendiendo en la escala, llegando a rondar los 1,846 millones de dólares en 1999, las exportaciones cayeron y apenas superaron los 544 millones en este mismo año. Esto ocasionó por lo tanto el mayor déficit comercial que se hubiera producido en los años noventa, correspondiente a los 1,302 millones, 4.2 veces superior al déficit registrado en 1990.

Aunque la tendencia en el primer trimestre de este año reflejó un incremento del 29% en las exportaciones de bienes con respecto al primer trimestre de 1999, las importaciones también crecieron en un 17.9%, manteniendo por tanto latente el problema de la balanza comercial.

Falta estrategia de promoción de exportaciones

Son varios los dolores de cabeza que aquejan a los exportadores nacionales. Las constantes amenazas en las variaciones de los precios internacionales, son para los exportadores de productos tradicionales las preocupaciones de todos los días, además de los altos costos de producción y los problemas de transporte.

Por su parte los exportadores de no tradicionales se quejan además de la falta de una estrategia por parte de este gobierno para el apoyo a las exportaciones de este tipo de productos.

"En 1997, cuando entró el gobierno del Dr. Alemán, éste cambió el esquema y dijo que Nicaragua tenía que volver a ser un país exportador de granos. Nosotros los exportadores empezamos a preocuparnos porque veíamos que a la par de este discurso había un discurso del Presidente de la República y de sus ministros que atacaba de alguna forma a aquellos que habían iniciado procesos exportadores amparados o beneficiados por la famosa ley del decreto de promoción de exportaciones... El esquema del gobierno actual, fomentaba de alguna forma a los cultivos tradicionales y rechazaba el impulso que se le había dado a la exportación no tradicional", refirió Amador, ex gerente de APENN.

De acuerdo con Adolfo Mc Gregor, ex presidente de la Cámara de Comercio Americana (AMCHAM), uno de los problemas ha sido que el entorno general macro no ha dado el estímulo a las exportaciones.

"El sector exportador ha estado bastante estático, muchos de los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional son estrictos y han mermado la competitividad del país...Tiene que haber una política de exportaciones, un compromiso de la Nación con esto. Hasta ahora el compromiso ha estado por otro lado, ha estado en salvar la estabilidad macroeconómica", afirmó Mc Gregor.

Financiamiento de largo plazo y bajos intereses

Por su parte, Salvador Ríos refirió que existen dos tablas de salvación para las exportaciones nacionales. La primera está relacionada con la atracción de inversión extranjera como apoyo al sector exportador. Según explicó en el caso de los productos no tradicionales, éstos son productos que en su mayoría requieren una gran inversión y que además son productos de largo plazo.

"La inversión y particularmente la inversión extranjera podría ayudar a resolver varios problemas. En primer lugar, el asunto del costo del dinero, el conseguir dinero fresco a tasas de interés más bajas de las que se pueden conseguir internamente. En segundo lugar el asunto del plazo, inversión extranjera con miras a obtener financiamiento en el largo plazo. Además son indispensables otros aspectos, como lo son el acceso a la tecnología y el acceso a mercados", señaló Ríos.

La segunda tabla de salvación, a su juicio, está ligada a la ampliación de las oportunidades de financiamiento. Según Ríos, la banca comercial actual no está en condiciones de financiar esa actividad, dedicándose más que todo a la actividad comercial.

"No existe una banca nacional de fomento, que tenga la capacidad de dar financiamiento con tasas de interés adecuadas y a largo plazo. He conversado con muchos productores, de aquellos que fueron exitosos en la época de los 60 y 70 y les he hecho la pregunta de porqué Nicaragua prosperó tanto y ahora es un fracaso total. Dos cosas importantes, una es que existían altos precios para nuestros productos en el mercado externo y segundo que existía una banca nacional de fomento, que otorgaba crédito a largo plazo, a tasas de interés razonables y con un fuerte equipo de asistencia técnica", explicó.

Mercados sin explorar

No obstante pese a los obstáculos que pueda tener el exportador nicaragüense, para Mc Gregor, el principal factor de éxito en las exportaciones es el productor mismo. "El Estado juega su papel, pero quien tiene la llave es el productor mismo", refirió Mc Gregor.

Según Mc Gregor, ya han habido casos que han demostrado que sí se puede ser competitivo en Nicaragua, como en el caso de INCESA, empresa que exporta inodoros a Canadá y el de MANSELL, exportadores de cebolla.

De acuerdo con Amador, hay una gama de productos en los que Nicaragua podría competir una vez superado los obstáculos, especialmente en el campo de hortalizas y vegetales, de mariscos y de productos orgánicos.

"La carne orgánica es un mercado que está surgiendo. Aquí tenemos una buena producción de ganado orgánico que no consume más que pasto, que no recibe ninguna inyección de ningún tipo y que lo único que recibe es zacate que no tiene ningún agroquímico en su pastizal, pero no se está vendiendo como ganado orgánico...", comentó Amador.

Según Ríos es fundamental también que el exportador se siente a analizar detenidamente el mercado mundial, trate de identificar aquellos productos que tienen buenas perspectivas y evalúe su propia capacidad productiva, para que así, tras serios estudios de factibilidad, pueda elegir los productos que mayormente le convienen.

"La promoción de exportaciones tiene que volverse una prioridad nacional", opinó Mc Gregor", y posiblemente sólo mediante el establecimiento de esta prioridad se podrá algún día llegar y satisfacer a consumidores como los del mercado japonés.

 

 

 

©2000 Fundación internacional para el desafío económico global