El próximo 5 de noviembre, según el calendario electoral, deben efectuarse las elecciones municipales, a lo largo y ancho del país. Sin embargo, las mayores interrogantes y expectativas se centran alrededor de los resultados en las principales localidades del país y, entre ellas, especialmente la capital: Managua.

Las últimas elecciones municipales se celebraron en 1996 a la par de los comicios presidenciales y legislativos, por tanto, ésta es la primera vez que los nicaragüenses elegirán única y exclusivamente a sus autoridades locales.

Las expectativas son altas alrededor de que si se expresará el “voto de castigo” en contra de los liberales, o bien, si el sandinismo superará el número de alcaldías en su poder. En las pasadas elecciones municipales, el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) ganó un total de 91 alcaldías y el Frente Sandinista 52. En total se escogieron 145 alcaldes, acompañados de sus concejales.

Según la última encuesta de la firma costarricense CID-Gallup, dada a conocer por medios locales, el electorado sandinista se mantiene firme en su intención de voto a favor de los candidatos rojinegros (21 por ciento), los liberales registran 19 por ciento; y los conservadores se han colocado como la tercera fuerza electoral con 13 por ciento de preferencia política.

La encuesta se llevó a cabo entre el 3 y el 9 de agosto recién pasado, en un universo de 1,245 nicaragüenses mayores de 16 años. De acuerdo a la misma, 7 de cada 10 nicaragüenses está dispuesto a ejercer el voto el 5 de noviembre próximo.

El ejercicio del voto costará alrededor de US$ 20 millones. Se efectuará en 153 municipios del país, se instalarán 8,550 mesas de votación y el orden será asegurado por más de 8,500 policías electorales, entre fuerzas permanentes y voluntarias.

En el caso de Managua, la principal plaza política, los resultados de la encuesta favorecen al ex Ministro de Turismo en los años 80, Herty Lewites, quien aventaja a su contricante liberal, Wilfredo Navarro, con 18 por ciento de intención de votos. Para muchos analistas, eso acercaría al sandinismo a regresar al poder por la vía electoral en los comicios del año siguiente.

Managua: una plaza importante financieramente

Tanto en el campo político como económico, la capital es como una “manzana apetecida” entre los aspirantes a la Alcaldía. ¿Por qué?, porque puede servir de “trampolín” para alcanzar la Presidencia de la República, como es el caso de Arnoldo Alemán,en Nicaragua; y Armando Calderón Sol, en El Salvador; y por disponer del presupuesto municipal más elevado del país.

Managua, además de ser el principal centro económico financiero de Nicaragua, tiene un presupuesto municipal cercano a los 400 millones de córdobas, equivalente al 5.34% del Presupuesto General de la República (de ingresos).

Datos facilitados por el licenciado Edgard Robleto García, quien ahora funge como consejero económico, pero que hasta hace poco tiempo laboró como Director General Económico de la Alcaldía de Managua, indican que los ingresos aumentaron de 250 millones de córdobas en 1997 a 400 millones de córdobas el año pasado. En el 2000 se estima un comportamiento similar.

Esto, a pesar de que las reformas realizadas a la Ley de Justicia Tributaria y Comercial, mermaron los ingresos comunales calculados en 80 millones de córdobas durante 1999, y de 50 a 60 millones de córdobas en el presente año.

El licenciado Robleto recordó que las reformas redujeron el impuesto sobre ingresos, del 2 al 1 por ciento; eximieron de impuestos a los bancos, tarjetas de crédito, productos frescos, construcciones sociales, productos de exportación; se aprobó la Ley de Incentivos Turísticos, y están pendientes de aprobación o de negación la Ley de Tránsito —que elimina el sticker de rodamiento— y la Ley de Patrimonio Familiar, que sacaría de juego el Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

Cabe mencionar que el gravamen en mención (IBI) es la tercera fuente de ingresos para el ayuntamiento capitalino. En el Presupuesto General de Ingresos y Egresos proyectado para el año 2000, se estimó recibir por ese concepto un poco más de 35 millones de córdobas. Esto equivale al 11 por ciento de los ingresos totales y lo ubica en el tercer lugar de importancia.

Además, sumado con lo que reportarían los impuestos sobre ventas y las matrículas y licencias, significa el 86 por ciento de los ingresos de la Alcaldía de Managua.

¿Aumentar la carga tributaria?

A juicio del licenciado Robleto, ese rubro tendría un mayor peso en las arcas municipales, si se realizaran una serie de reformas en relación con los parámetros establecidos para fijar el monto a pagar.

Citó como ejemplo la existencia de 79 repartos llamados “típicos”, entre los que se cuentan Bello Horizonte, Colonia Centroamérica, Linda Vista y otros. Sus pobladores pagan basándose en la evaluación catastral que se hizo cuando se construyeron, “pero en 20 años han sufrido restauraciones y han ganado plusvalía”.

 

Por otra parte, añadió el funcionario municipal, los valores de los terrenos y metros cuadrados de construcción están valorados en el 25 por ciento de su valor real. Esto significa que sólo en Bienes Inmuebles, la Alcaldía de Managua tendría una invaluable fuente de ingresos.

Sin embargo, el problema estriba en que hay una percepción generalizada de corrupción en las Alcaldías del país sin distingo de colores políticos, de acuerdo al estudio del Instituto de Estudios Nicaragüenses (IEN), realizado a fines de febrero de este año, en el marco del proyecto “Gobernabilidad Democrática en Nicaragua”.

Según éste –en una muestra de 1,250 hogares—el 84,3 por ciento de los encuestados considera que hay corrupción en las Alcaldías del país, constituyéndose en la entidad pública más cuestionada, por encima de la Policía, los juzgados y la Contraloría.

Cabe señalar que esta percepción es mayor que en febrero 1999 (79.5 por ciento) y que en septiembre 1999 (81.4 por ciento).

Falta atender demandas comunales

El especialista en materia fiscal, doctor René Vallecillo concluyó que la Alcaldía de Managua es “muy apetecida” por tres causas principales: está ubicada en el principal centro financiero del país, presenta más oportunidades de proyección política y maneja un presupuesto “importante”.

No obstante, a su juicio, la recién división política y administrativa de Managua invita a un reajuste. “En términos relativos, para lo que es la Managua metropolitana, va a estar mejor que se hayan desprendido —desde el punto de vista presupuestario— esos otros municipios (Ciudad Sandino y El Crucero), porque le van a quitar menos ingresos”.

Igualmente, dice, hay que atender el problema de la migración del campo a la ciudad, lo que hace que en este municipio el número de habitantes crezca de manera rápida, y el parque vehicular también se incrementa aceleradamente, provocando engorrosos embotellamientos en las calles.

“Creo que el presupuesto no puede ser estático, sino una herramienta dinámica que responde a las características, a las prioridades y a las demandas que tenga la población en determinado momento”, opinó.

El doctor Vallecillo reparó que uno de los principales retos que debe asumir el edil venidero es lograr un presupuesto más eficiente en relación con la inversión y los gastos corrientes.

Resaltó que “aquí tenemos contemplado el 38 por ciento en gastos corrientes, y el gasto de capital es equivalente del 37 por ciento, cuando debería ser al menos de 60 por ciento del total de gastos de la Alcaldía”.

 

“Pero si todo lo damos a consumo, a gastos corrientes, a gastos de salario, gastos de viáticos, gastos de papelería, realmente no estamos resolviendo y no estamos dando respuestas a las demandas sociales de la población”, agregó.

Según la opinión del doctor Vallecillo, las alternativas para no cargar a la población con más impuestos, “pasa por la eficiencia y la eficacia de la administración tributaria municipal... haciendo buenos programas de seguimiento, control, elevación, fiscalización, valuación catastral”.

Aunque reconoció que “se han hecho avances importantes en esta administración”, aseguró que una medida muy efectiva de recaudación es el conocido como “riesgo subjetivo”, el cual consiste en que el contribuyente perciba la cercanía de la administración tributaria y asuma como un riesgo no pagar sus impuestos.

 

 

 

 

 

 

 

Dos caras de una misma moneda

El ingeniero Roberto Cedeño, Alcalde de Managua de 1997 al 2000, está heredando una Alcaldía libre de deudas, un hecho que es valorado muy positivamente por moros y cristianos, pues no deja maniatado a su sucesor, sin embargo, la otra cara de la moneda está constituida por críticas a los gastos excesivos del liderazgo municipal.

Con respecto a la cancelación de la deuda municipal, el ingeniero Adolfo Díaz Lacayo, alto funcionario de la Alcaldía de Managua, aseguró que en julio del 2000 se depositó la última cuota de una deuda que la Alcaldía mantuvo durante muchos años con la banca estatal y que él estima en unos 60 ó 65 millones de córdobas.

Cuando el ingeniero Cedeño asumió la dirección municipal, el 16 de enero de 1997, aseguró Díaz Lacayo, se encontró con una deuda “que bien podrían andar por los 170 millones de córdobas”, mientras los ingresos tributarios sumaban 200 millones de córdobas. Por tanto, la deuda equivalía al 85 por ciento de lo recaudado a finales de 1996.

La mayor parte de los acreedores eran los bancos. Otros 60 millones, más o menos, se le adeudaban a los suplidores de bienes y servicios y; el resto, más de 40 millones de córdobas, consistía en “una regular cantidad” de notas de créditos extendidas por los gobiernos edilicios anteriores.

La deuda con los bancos se reacomodó de tal manera que quedaron “en un solo bolsón” y por medio de pláticas, se convenció a los banqueros de reajustar los plazos, de seis meses a 3 años.

Pero, no todo es “color de rosa”

Sin embargo, aunque la Alcaldía de Managua quedó libre de deudas, hay severos señalamientos con respecto a gastos corrientes elevadísimos de las direcciones de la misma, incluyendo el Concejo Municipal y los Despachos del Alcalde y de la Vice Alcalde.

Por ejemplo, el nivel central de la Alcaldía de Managua cuenta con nueve Direcciones, el Concejo Municipal, Despacho del Alcalde, Despacho del Vice Alcalde, y la Secretaría General. Este nivel tiene asignado en su conjunto, para gastos corrientes, la suma de 84,640,482 córdobas.

Esa suma equivale al 56.10 % del total asignado para todos los gastos del nivel central, que asciende a la suma de 150,872,469 córdobas y que incluye los gastos de competencia (28.63%) y los gastos de capital (15.27%) y; al 71.54% de la proyección total para gastos corrientes.

Pero, por otra parte, la Alcaldía de Managua –pese a su solvencia económica— no ha sido capaz de incrementar los montos asignados para inversiones y obras comunales.

El ingeniero Díaz Lacayo, Secretario General de la Alcaldía, admitió al respecto que puede practicarse una mayor política de austeridad y eficiencia. “No se puede dudar que las entidades gubernamentales -llámense local o nacional-, son administradores menos eficientes que los del sector privado”, refirió.

El propio funcionario reconoció que pese a los esfuerzos para reducir los gastos internos, “lo ideal sería que los gastos corrientes fueran bastantes menores para que tengamos más chance vía ahorro de gastos corrientes, traspasarlos a compras de maquinarias y equipo de construcción para hacer más obras”.

En varias oportunidades, a nivel público, se han formulado críticas al alcalde Cedeño, por el salario astronómico que gana —mayor incluso que el de sus colegas centroamericanos— y porque la Alcaldía subsidia sus gastos particulares domésticos, como la cancelación de los recibos de agua o luz.

También se cuestiona que la Municipalidad no paga los servicios recibidos por parte de otras instituciones y entes autónomos. Uno de los casos más recientes es la demanda que entablaría en los Juzgados de Managua, la empresa abastecedora de agua potable ENACAL. Según se conoció, la empresa en mención demanda el pago equivalente a varios millones de córdobas por el servicio brindado al complejo comunal desde 1991, cuando la Alcaldía estaba bajo la dirección del ahora Presidente de la República, doctor Arnoldo Alemán.

 

En Centroamérica Las municipalidades:hijas del abandono.

¿Qué proponen los candidatos a la Alcaldía de Managua?

 

 

©2000 Fundación internacional para el desafío económico global