Anthony Interlandi, Consejero de Asuntos Económicos de la Em bajada de Estados Unidos, en una entrevista exclusiva para El Observador Económico, aborda temas de suma importancia como la búsqueda de la transparencia, las oportunidades que se han abierto con la incorporación de Nicaragua a la Iniciativa de la Cuenca del Caribe y; la importancia de no cambiar “las reglas del juego” de manera repentina. “El país sigue con altas oportunidades, acompañadas de altos riesgos”, dijo. Esa característica, un poco paradójica, quedó también plasmada en la Guía Comercial 1999, publicada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Si comparamos 1999 con el año 2000, ¿la situación de la inversión ha mejorado, empeorado o sigue igual?

Posiblemente es lo mismo; quiere decir que el país sigue con altas oportunidades, acompañadas de altos riesgos, ésa fue la situación en el 99. Creo que en las bases, nuestro análisis sigue igual en el 2000. Y esto realmente no es tan diferente de muchos países emergentes; literalmente hay muchas oportunidades en estos países por razones del clima pionero que hay: no hay tanta competición, hay terreno disponible y, mano de obra.

Sin embargo, al mismo tiempo, las reglas no están tan desarrolladas como en los países más desarrollados. Un ejemplo del 2000, por un lado hay más enfoque en el problema de la corrupción que, de una manera u otra puede desalentar a los inversionistas; va a crear un cierto nerviosismo o miedo si hay clima de corrupción, que realmente eso puede amenazar la inversión.

Hay muchos norteamericanos que saben que en un país como Nicaragua, como algunos países del Tercer Mundo, va a llevar tiempo desarrollar reglas claras y transparentes y eso es un costo de hacer negocios aquí. Al mismo tiempo hay estas excelentes oportunidades en el turismo alrededor de Granada, San Juan del Sur.

¿La publicación de esta guía, qué incidencia tiene para que los inversionistas tomen una decisión?

Creo que es un factor importante pero no aparte de los otros, como su propio análisis. La mayoría -obviamente- empieza con varios análisis escritos, información sobre el país. Esto sería una primera etapa y realmente la utilizan varios inversionistas.

A veces hay inversionistas que no buscan ese tipo de información de nosotros. Prefieren venir directamente y tratar con sus colegas, compañeros y socios o entrevistarse directamente con miembros del gobierno, compradores de mercancía o investigar.

 

Nuestra guía es un factor importante, un factor útil más que todo, pero obviamente no es un factor determinante. La determinación se hace con varios factores: investigaciones personales, informes de embajada, informe del propio gobierno, informe del sector particular y el análisis personal del inversionista del costo de propiedad, costo de mano de obra, ese tipo de información.

¿Los estadounidenses que desean invertir en Nicaragua, qué factores son los que más desean saber?

Si podemos generalizar, las preguntas que más hacen es la capacidad de predecir. Para ellos es importante predecir qué puede ocurrir. Si van a abrir un hotel, por ejemplo, o si van a invertir en la Cementera o Petronic, o van comprar una porción de Enitel, ellos van a saber que tienen que estar en el país a largo plazo para recuperar la inversión.

Generalmente ellos están preocupados por decisiones abruptas o repentinas que pueden cambiar los juegos. Ese es un punto clave, y la transparencia de cómo se toman las decisiones es otra preocupación bastante vinculada con la capacidad de predecir.

También la confiabilidad en los socios y en el gobierno para seguir con un tipo de política. Por ejemplo, el inversionista se preocupa en que si hay una tasa de cambio perfectamente controlada por el mercado y no hay control de las divisas, o bien, que si las divisas se pueden repatriar libremente. Si se produce un tipo de política que cambie eso repentinamente, sería negativo.

La mayor estabilidad para el inversionista que el gobierno puede dar en términos de política, (es) que va a mantenerse abierto al capital, respeto para la propiedad privada y un seguimiento rígido en el cumplimiento de los contratos.

¿Cuáles son los principales aspectos jurídicos e institucionales que podrían obstaculizar la inversión?

Creemos que el principal obstáculo jurídico es la lentitud del proceso judicial en Nicaragua, se tardan mucho las decisiones; eso tiene implicaciones negativas para los inversionistas. La empresa Fayser es una de las mayores del mundo en términos de productos farmacéuticos para los seres humanos y los animales. Hubo una disputa entre el ex distribuidor y Fayser hace 3 ó 4 años; resultó en un juicio del ex distribuidor contra Fayser y el resultado fue que Fayser fue embargado, no podía traer sus productos al país. Llevó 3 años para resolverse y mientras tanto, Fayser no podía exportar sus productos. Además de tener un efecto negativo en la salud, tuvo un efecto negativo en el campo más importante de la economía de Nicaragua: la agricultura, porque Fayser estaba exportando los antibióticos para el ganado.

En lo institucional, el inversionista quisiera ver un ambiente bastante transparente en la toma de decisiones. Que las cosas se hagan no por los conocidos, sino que se resuelvan por el proyecto en sí mismo, en la capacidad financiera, en la capacidad de los méritos.

Ellos (los inversionistas) saben que es valioso tener socios nacionales o locales porque ellos (los socios) conocen el mercado, qué se puede hacer para vender un producto, dónde puede buscar una materia prima más barata. Ese no es el asunto.

Muchos inversionistas buscan socios locales o quieren tener un contacto con ellos o asesoría local, o si están comprando una propiedad urbana como Petronic. (Este) caso repentinamente fue anunciado que se había hecho un contrato de alquiler a largo plazo con una empresa suiza. Las empresas norteamericanas no supieron nada hasta que fue terminado el negocio. Habría sido interesante tener una licitación o información pública sobre eso. Y si se hacen, que se hagan de una manera abierta.

Lo que se puede lograr en la parte de las instituciones es hacer procesos transparentes, justos, con procedimientos fáciles de entender.

¿Qué se podría hacer para mejorar la situación?

La corrupción obviamente es una queja. Si están comprando una propiedad tiene que ir al registro... cuando pueden registrar la propiedad y hay bastante papeles, si alguien puede ayudarle y eso implica una ayuda a ese funcionario de ese proceso, repentinamente ese archivo puede quedar arriba.

Nosotros pensamos que la administración del Presidente (Arnoldo) Alemán ha introducido una ley, el Código de Conducta sobre el funcionario público, para profesionalizar la burocracia (pública) con esta ley. Sería una medida excelente. Si hay una ley que cubre a todos los funcionarios públicos y tienen que comportarse de una manera honesta, eso sería un gran paso para el país y para incentivar más inversión extranjera.

Tenemos que aplaudir el esfuerzo de la administración del Presidente Alemán para introducir la ley y al mismo tiempo tenemos que trabajar juntos con la administración de Alemán todos los inversionistas extranjeros, sus propias Embajadas y la misma Asamblea tiene que enfocarse en este tipo de ley.

Y si podemos lograr una aprobación por la Asamblea de ese tipo de ley, sería un paso muy importante para incentivar la inversión extranjera, porque regularía la industria o la instalación de inversión para hacer un servicio público más profesional y más honesto.

Pero estamos hablando de una medida que llevaría cierto tiempo en efectuarse. ¿Hay medidas que podrían tomarse a corto plazo?

Bueno, creo que el proceso de aprobación de esta ley se puede hacer en esta sesión de la Asamblea y desde ahí se pueden publicar los reglamentos. Yo no lo veo tan complicado. Lo que necesitamos es el esfuerzo para esto. El deseo es universal, pero la voluntad política para apoyar el tipo de legislación es variado.

El año pasado se consideró que las franquicias eran la mejor opción para invertir. ¿Esta situación ha cambiado?

Creemos que la franquicia es un buen negocio. Al mismo tiempo creemos que el turismo es un área que puede tener mucho impacto, no solamente por la ley y los subsidios que existen legalmente. Hay muchos norteamericanos que están interesados, quieren ser los pioneros, éste es un país donde no está súper explotado el turismo, no es muy desarrollado todavía. Y hay un tipo de turismo, el ecoturismo, con la idea de los volcanes, los parques, las forestas, o en el sector Atlántico, que no está desarrollado.

Hay un ambiente variado y al mismo tiempo los costos de los terrenos no son tan altos como en Costa Rica u otros sitios.

Según su opinión, ¿la incorporación de Nicaragua a la Iniciativa de la Cuenca del Caribe atraería a los inversionistas norteamericanos?

Sí, el impacto sería positivo. Al inicio -pensamos- sería un efecto modesto, dentro de los primeros doce meses después de este programa, porque obviamente hay otros países que tienen una maquila más adelantada que Nicaragua.

Pero Nicaragua se está conociendo como un país que tiene este tipo de mano de obra que puede trabajar en fábricas, que está aprendiendo y cuando ganen más experiencia la productividad de los empleados, va a mejorar.

Ya con la idea de que más textiles pueden entrar cero tarifa, creo que se va a incrementar bastante el empleo en Nicaragua. Realmente puede tener un impacto para atraer inversionista norteamericano, asiático, para instalarse aquí, para aprovechar la capacidad de exportar los productos con tarifas cero. Pensamos que sería más en el vestuario. Eso no quiere decir que el área de juguetes, zapatos o artículos de cuero, fue afectada; ésos pagaban tarifas bajo el viejo sistema de Cuenca del Caribe, ahora bajo el nuevo régimen, se van a quitar completamente los derechos de pagar en Estados Unidos y Nicaragua puede ponerse muy atractivo.

Los efectos -para recalcar- serían modestos al inicio, pero si se pueden resolver los problemas que ya hemos subrayado aquí, en términos de mejorar el clima de inversión, para hacer un ambiente más predecible para el inversionista y todo eso, se puede llevar a cabo.

Tenemos esperanza de mucha inversión y un gran incremento, pero eso depende del ritmo de cómo las reformas van a seguir. Dentro de 3 años quizá las exportaciones de las zonas francas -el impacto principal de la Cuenca del Caribe va a caer en las zonas francas- tal vez crezcan de 200 millones de dólares a 300 ó 350 millones de dólares. Esa es una cifra que veo factible si todo sigue su ritmo, si no hay choques políticos o problemas inesperados que van a crear nerviosismo.

Si las reformas continúan, hay elecciones limpias y que la gente puede percibir los resultados, no importa la administración nueva si van a seguir con las reglas del mercado abierto, política de inflación baja, tarifas bajas y todo eso. Si hay garantías o estabilidad en esa área, creo que es completamente factible alcanzar 350 millones de exportaciones de las zonas francas, principalmente hacia Estados Unidos.

Ventajas y obstáculos de invertir en Nicaragua

"Es un informe muy positivo"

 

 

©2000 Fundación internacional para el desafío económico global