“Hay que ser optimista”, dijo el Sr. David Atkinson representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Nicaragua, en entrevista a El Observador Económico, al referirse a la actual situación del Sistema Financiero Nacional.

Para Atkinson, las condiciones y las circunstancias que se observan en la actualidad son comparables con las experiencias de otros países del área latinoamericana. Y aunque enfatizó que la principal institución supervisora —la Superintendencia de Bancos— necesita apoyo en diferentes áreas, agregó que “la banca es la banca en cualquier país” y considerando el caso específico de Nicaragua, donde la banca privada es relativamente joven, debe dársele crédito a las autoridades competentes por la labor que han desarrollado ante situaciones complicadas.

A continuación la entrevista:

¿Cómo evalúa la situación actual del Sistema Financiero nicaragüense?

Yo diría que la situación del sistema financiero, del sistema bancario en general, es sustancialmente satisfactoria. Por supuesto, tiene esta situación del Interbank, que es una situación que requiere atención y en efecto ha recibido atención de parte de las autoridades nacionales, ha recibido apoyo del Banco Central, del Ministerio de Hacienda y, sobre todo, de la Superintendencia de Bancos, y consideramos que las medidas tomadas han sido las correctas.

Confiamos en que van a continuar en esa misma dirección, asegurando que se resuelva el problema que tiene el Interbank en particular, y asegurando que se mantenga la integridad del sistema, que es lo más importante.

¿Qué opina sobre el rol que juega la Superintendencia? ¿Qué aspectos considera importantes fortalecer en este ente regulador?

Creo que el papel que ha jugado la Superintendencia ha sido muy bueno, al contar con un criterio técnico objetivo y al demostrar independencia. Lo que hay que fortalecer, según la pregunta que ustedes hacen, es la capacidad técnica de la Superintendencia de actuar frente a estas situaciones. Precisamente por esto es que el banco (BID) tiene plata, tiene una operación en marcha de aproximadamente 1 millón de dólares y estamos examinando otras operaciones de 2 a 4 millones de dólares más para continuar fortaleciendo la Superintendencia.

Se necesita gente, básicamente gente bien entrenada, porque hay que continuar fortaleciendo la Superintendencia, apoyando la independencia y la credibilidad para enfrentar esta situación de forma objetiva.

¿Considera, entonces, que hay que fortalecer la capacidad técnica de la Superintendencia?

Tiene una capacidad que hay que fortalecerla, necesita gente para enfrentar básicamente la importante carga de trabajo que requiere, gente con experiencia, capacidad, educación y antecedentes académicos correspondientes; que tengan el tiempo necesario para evaluar y administrar estas situaciones. Entonces, creo que la Superintendencia tiene lo esencial, pero necesita más gente.

¿Cómo evalúa usted la aplicabilidad e implementación de las normas que rigen el Sistema Financiero en Nicaragua?

Las normas que se están aplicando son las normas comunes y corrientes, las normas prudenciales de cualquier buen sistema financiero o bancario, y son tan aplicables a Nicaragua como a otros países, y deberían aplicarse. No voy a entrar en detalles en cuanto a las mismas, pero en cuanto a la situación de la cartera, en cuanto a la capitalización de fondos, son aplicables.

En cuanto a la implementación, de hecho se está demostrando que se están aplicando las normas como corresponde. Creo que todo hay que tomarlo con calma, cautela y con base en decisiones bien maduras. Precisamente lo que ha demostrado la Superintendencia con respecto a Interbank ha sido correcto, y tenemos entendido que la Superintendencia continúa vigilando al resto del Sistema también, pero reitero que se requiere continuar fortaleciendo a la Superintendencia.

No se debe olvidar que en Nicaragua el Sistema bancario privado es incipiente, o sea que 10 años de experiencia no es mucho tiempo, y creo que más bien hay que darle crédito al país y a las autoridades correspondientes de haber manejado una situación complicada de una forma correcta. Existen otros países donde en los últimos 5 años han tenido problemas financieros y bancarios, pero han enfrentado esas circunstancias de forma adecuada. Por ejemplo México, Brasil, Argentina y Bolivia.

Pero, cada uno de esos países tiene mucha más experiencia en el manejo de la banca que Nicaragua. Y aun así, creo sustancialmente que Nicaragua está enfrentando el problema de una forma aceptable.

¿Cuál es el papel que están jugando los organismos internacionales en el desarrollo tanto de las instituciones financieras, como del Sistema Financiero en general?

Como dije, el BID tiene un préstamo sectorial de 75 millones de dólares que apoya el fortalecimiento y reformas al sector bancario; el cual se desembolsa en 3 tramos de 25 millones de dólares cada uno. Ya hicimos el primer desembolso en 1998. El segundo desembolso está programado para el 2000.

El propósito del programa de esta naturaleza es incentivar o apoyar a las autoridades del país a tomar las medidas correspondientes. ¿Cuáles son?: la privatización del BANIC, el cierre del Banco de Crédito Popular y la aplicación de normas prudenciales en todo el sistema financiero privado, así como el fortalecimiento de la Superintendencia de Bancos. Entonces, ya cumplieron con lo primero y están en proceso del cumplimiento de lo segundo. Esperamos que en el transcurso de lo que resta del año vamos a tramitar lo que queda. Los fondos de este programa van directamente al Fisco para apoyar medidas de políticas macroeconómicas. En el curso del año 2001 esperamos que se cumpla el tercer tramo.

También realizamos cooperaciones técnicas para el fortalecimiento de la Superintendencia de Bancos, entrenamiento de personal, seminarios, modernización de los sistemas, compra de equipo y maquinaria de informática. Precisamente, lo que estamos haciendo ahora es que tenemos nuestros equipos de técnicos que acompañan una situación como ésta (la de Interbank). Hemos tenido 3 ó 4 misiones de técnicos en el último mes que vienen y traen las experiencias de otros países, lecciones aprendidas y lo que hacen en este caso es trabajar en forma coordinada con las autoridades del gobierno, específicamente del BCN y de la Superintendencia, para compartir información y ayudarle a las autoridades a pensar en la solución a estos casos.

¿Cuáles son las recomendaciones de organismos como el BID cuando se dan este tipo de crisis en el sistema bancario, considerando la situación de un país como éste en particular?

Primero hay que analizar las circunstancias de cada país, pero en general la banca es la banca y las reglas son las mismas en todos los sistemas financieros, guardando proporciones hay circunstancias en las que uno debe de adaptarse a cada una de las situaciones, pero la banca funciona de una forma transparente.

Reitero la necesidad de mantener la Superintendencia independiente. Es importante aplicar las normas de forma equitativa a todos los bancos. Otro factor es que el sector bancario tiene que asumir la responsabilidad por las acciones que toma; o sea, aun cuando corresponde al gobierno responder ante la situación, y bien hecho que haya cubierto a los depositantes, ya que es sano; al mismo tiempo, los dueños de los bancos tienen que asumir responsabilidad por sus acciones y las consecuencias. Es otro tipo de mensaje en estas circunstancias.

¿Qué perspectivas ve usted al sistema financiero nicaragüense y centroamericano en general?

En el caso de Nicaragua soy optimista, pues creo que hay un proceso de reforma y cambio, el cual se podría aplicar para todo Centroamérica; reformas estructurales económicas, sociales y políticas. El hecho de que toda Centroamérica sea ahora una democracia es importante, ya que favorece el desarrollo socioeconómico equitativo.

Ello se compara con la experiencia de otros países de América Latina que hace 20 ó 30 años estaban en las mismas o peores circunstancias que Nicaragua. Y en este momento se consideran estrellas del desarrollo. ¿Qué pasó? Si las autoridades del país ponen las reglas del juego bien claras, cosa que creo las autoridades están haciendo en Nicaragua, se crea la base para que gente con visión, pionera y patriótica, tomen un riesgo medido o calculado de entrar al país en el primer piso, donde las cosas son mas desafiantes.

Si se está dispuesto a trabajar duro e invertir para el futuro, se da un “win-win situation “, o una situación en la cual ambos jugadores, autoridades y empresarios, ganan. En Nicaragua existe esta gente, que está dispuesta a arriesgarse en una forma calculada y moderada; así van subiendo desde el primer piso en forma positiva.

Reconozco que no es tan fácil, pero espero escuchar un poco más de optimismo con relación al futuro del país. Si el BID no creyera en este país, no estaría invirtiendo.

 

Temas Relacionados

¿Navega la Banca a puertos seguros?

"Sería sano tener un sistema de seguro de depósitos"

"Vendrá una etapa de consolidación"

Normas prudenciales fortalecen Sistema Financiero Nacional.

¿Normas prudenciales:las nuevas reglas del juego

 

©2000 Fundación internacional para el desafío económico global

 

 

Temas Relacionados

"Vendrá una etapa de consolidación"

"Sería sano tener un sistema de seguro de depósitos"

¿Navega la Banca a puertos seguros?

Normas prudenciales fortalecen Sistema Financiero Nacional

¿Normas prudenciales:las nuevas reglas del juego