La distribuidora Shell ha permanecido 40 años en Nicaragua, la mayoría de los cuales se podrían definir como “tiempos difíciles”, consignados por desastres naturales, guerras, etc., sin embargo, no ha abandonado sus inversiones en el país. Por el contrario, trabaja para permanecer otros 40 años.

El ingeniero Rafael Maradiaga, Gerente General, afirmó que mantienen una amplia red de gasolineras, un crédito superior a los 36 millones de córdobas, y han incursionado en la construcción y puesta en marcha de la primera planta de asfaltos en el país.

“Queremos establecernos como una compañía que tiene como principio básico el desarrollo sostenido, y esperamos que el país aprecie eso. Queremos reafirmar nuestra confianza en el país con la inversión y queremos dar el mensaje de que estamos aquí para desarrollarnos de una forma sostenida, es decir, que cuenten con nosotros por muchos años más”, señaló el ingeniero Maradiaga.

¿Qué significa para Shell celebrar este 40 aniversario?

El propósito fundamental de celebrar 40 años es número uno que, 40 años en ambientes como los que ha pasado Nicaragua son muy significativos; posiblemente la mitad de estos años han sido muy difíciles debido a terremotos, guerras, cambios de sistemas de gobiernos fuertes, entre otros. A pesar de eso, la compañía se ha mantenido siempre a la vanguardia ayudando en el desarrollo del país. Estamos orgullosos del pasado, pero nuestro interés es ver hacia adelante.

En la celebración de los 40 años queremos decir dos cosas fundamentales: que confiamos en el país como lo hemos hecho en los 40 años, y muestra de esa confianza es que nuestros accionistas han comenzado un proceso de inversión fuerte en Nicaragua, como no lo habíamos tenido en muchos años. Este año estamos planificando invertir 6.2 millones de dólares en el área de estaciones de servicios, tanto en la remodelación de estaciones existentes y en la construcción de nuevas.

¿Qué trae de beneficio? Un flujo de dinero que se distribuye en la sociedad económica. También trae mejores servicios a la sociedad, ya que las estaciones son modernas, y un aspecto bien importante para Nicaragua hoy en día, reforzar la imagen.

Otro punto fundamental que queremos establecer es que nosotros somos una compañía que tenemos principios comerciales bien establecidos. No estamos invirtiendo a corto plazo, sino que estamos invirtiendo para quedarnos por lo menos otros 40 años.

Estamos pensando en el concepto del negocio sostenido, lo cual significa que lo que hagamos hoy no ponga en peligro las generaciones futuras, sino todo lo contrario. Las compañías Shell deben desarrollarse de forma eficiente, responsable y rentable en los negocios de petróleo, gas y químicos; así como también participar en la investigación y desarrollo de otras fuentes de energía.

Queremos establecernos como una compañía que tiene como principio básico el desarrollo sostenido, y esperamos que el país aprecie eso. Queremos reafirmar nuestra confianza en el país con la inversión, y queremos dar el mensaje de que estamos aquí para desarrollarnos de una forma sostenida, es decir, que cuenten con nosotros por muchos años más. Esos son los tres puntos fundamentales de la celebración de los 40 años.

Usted mencionaba que va a haber una inversión de 6.2 millones de dólares.

Es una inversión que ya está corriendo, y en la actualidad vamos por 5 millones de dólares y algo en remodelaciones de estaciones. Ahora mismo, este año, en un mes aproximadamente, estarán terminadas cuatro estaciones y otras en unos dos meses. De manera simultánea vamos a construir cuatro más. Esperamos que se inauguren dos para diciembre y las otras en enero y febrero. Se van a construir en carretera a Masaya, otra cerca del Hotel Holiday Inn, y en las salidas de carreteras.

Luego que pase la celebración del 40 aniversario y finalicen la inversión de los 6.2 millones de dólares, ¿qué planes tienen?

Le puedo decir que en los próximos 2 ó 3 años vamos a continuar con estos niveles de inversión. Hay mucho que hacer en Nicaragua, como carreteras nuevas. Tome en cuenta que aparte de las estaciones de servicio, nosotros hemos invertido en otros proyectos, como por ejemplo, en Corinto hicimos una planta de asfalto; la única y primera en Nicaragua.

Nosotros financiamos muchos de los proyectos carreteros con créditos,y mantenemos alrededor de 36 millones de córdobas en créditos en la venta de nuestros productos y sin cobrar intereses.

Si tuviera que puntualizar los próximos proyectos, aparte de los que ha mencionado en lo que va del año, ¿cuáles serían?

Estamos fundamentalmente en el negocio de estaciones de servicios y en el sector industrial, somos la compañía líder en el sector de construcción. Lo que estamos haciendo ahora es agilizar todo el proceso de distribución de asfalto, porque antes había que traerlo de Honduras o de Guatemala.

En gasolineras nosotros tenemos 65, apenas estamos remodelando cinco, así que se puede imaginar cuánto más falta. Lo que sucede es que es un proceso de análisis de los lugares en desarrollo y de las actividades de la competencia y eso toma tiempo.

En este momento le puedo decir que si en este año invertimos 6.2 millones de dólares, en el 2001 y el 2002, si las condiciones del país se mantienen amistosas con nosotros, se va a repetir ese tipo de inversión. Cuando le digo amistosas es que el accionista necesita su rentabilidad y yo creo que ambos estamos ganando aquí, país, compañía y sociedad, porque la inversión genera trabajo, confianza e imagen. Eso beneficia al país.

¿Hasta el momento se puede decir que están satisfechos con las condiciones que se están dando en el país?

Estamos invirtiendo en la confianza del futuro. La economía de Nicaragua todavía es muy débil. El país, sin embargo, también está dando la apertura que nos motiva, porque si no abren la puerta nadie entra a la casa. En este caso, el gobierno ha abierto la puerta y creo que nosotros estamos invirtiendo en el futuro por ello. Por esto quiero decir, la importancia de reglas claras, porque nuestras inversiones se recuperan en un período de 6 ó más años y por ello no es bueno que me cambien las reglas del juego. En este momento no nos están cambiando reglas y eso lo vemos como un aspecto positivo.

Creo que la base fundamental de un país es cuando establece un clima de desarrollo económico independiente, ya que desde el ángulo de los negocios, los negocios son negocios. Queremos desarrollo sostenido paralelo a leyes sostenidas. Obviamente hay crisis, ahora mismo el petróleo está bien alto y lo debemos enfrentar entre todos. Sin embargo, esto pone en peligro que el país no tenga la rentabilidad para seguir con el flujo de inversión. Nosotros hemos absorbido el 100% del incremento del diesel. El precio subió, y nosotros decidimos absorberlo; 40% del incremento de la gasolina súper y 25% de la regular. ¿Por qué? También queremos, voluntariamente, aportar a esta situación, con la esperanza de que vengan tiempos mejores.

 

Negocios apuntan hacia la Habana

 

©2000 Fundación internacional para el desafío económico global