El Presidente Ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Lic. Martín Aguado, realiza un cabildeo intenso para que la Asamblea Nacional apruebe el proyecto de Ley de Superintendencia de Pensiones antes de que concluya el año, ya que de lo contrario, todo el proceso de institucionalización y funcionamiento de las Asociaciones de Fondos de Pensiones sufrirá un grave atraso.

Lo óptimo, según sus planes, es que las AFP estén funcionando a mediados del próximo año y, a su juicio, estén los asegurados beneficiándose de la reforma al seguro social.

Pero además, hay un tercer argumento. Si dicha Ley (Superintendencia de Pensiones) no se aprueba antes que el proyecto del Presupuesto Nacional del año 2001, Nicaragua dispondría de una Superintendencia de Pensiones sin financiamiento para su creación y puesta en marcha. Es decir, perdería autonomía.

A continuación la entrevista con el Lic. Aguado.

¿Cómo va el proceso de aprobación de la Ley de Superintendencia de Pensiones?

Para poner en marcha el nuevo sistema de ahorro para pensiones, es necesario que la Superintendencia de Pensiones sea aprobada por la Asamblea Nacional, que la misma esté funcionando y que esta Superintendencia a su vez apruebe las solicitudes de por lo menos dos Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP´s), designación que sería comunicada al público en diarios de circulación nacional.

La Superintendencia de Pensiones viene a ser la garantía que van a tener los cotizantes de que su dinero va a ser invertido de acuerdo a lo que va a estipular la ley y los reglamentos respectivos y las normativas que va a emitir la Superintendencia de Pensiones. Como sabemos, las AFP´s y los Fondos de Pensiones (FP) son dos cosas separadas; y la Administradora del Fondo de Pensiones no puede invertir el Fondo de Pensiones en inversiones de su libre y espontánea voluntad.

Para que una Administradora del Fondo de Pensiones pueda invertir el recurso de los cotizantes, será con empresas que han sido previamente calificadas por la entidad calificadora de riesgos en mercados, en las cuales la Superintendencia de Pensiones autorice invertir, ya sea en los Estados Unidos, los mercados de Chile o México.

Martín AguadoEs necesario que esta Superintendencia sea fuerte internamente con los controles más estrictos posible y con la tecnología más de punta que podamos, para que exista comunicación fluida entre la Administradora del Fondo de Pensiones y la Superintendencia, para poder monitorear en qué se están invirtiendo los fondos de los afiliados.

¿Han pensado en tecnología que evite ocultar información a la Superintendencia?

Parte de lo que se busca lograr es precisamente que exista una información lo más veraz posible y en tiempo real, para asegurar que todas las AFP´s son a su vez sincronizada y avaladas por la Superintendencia, y de esa manera nos aseguramos que los fondos de los asegurados no van a tener ningún uso indebido.

Aunque la aprobación de la ley depende de la Asamblea, ¿ustedes tenían prevista una fecha para la creación de la Superintendencia?

El calendario que nos hemos propuesto como meta para que esté aprobada la Superintendencia es el mes de octubre y que entre octubre y marzo del 2001 se tome el tiempo necesario para que esta Superintendencia esté funcionando, de tal forma que esté recibiendo las primeras aplicaciones de las Administradoras de Fondo de Pensiones para abril del 2001, con la intención de que para el mes de julio del 2001 estén abriendo sus puertas las primeras Administradoras del Fondo de Pensiones.

Nosotros vamos a buscar por encausar que la ley sea vista y aprobada en el mes de octubre del 2000. No podemos obligar a los diputados a que ellos consideren x, y ó z ley; lo que se puede hacer es cabildear para que esto suceda, pero tener la certeza que efectivamente así va a ser, sería atrevido de mi parte.

¿Si no se aprueba en ese período, qué pasaría?

En todo caso demorar la apertura de las primeras AFP. Si se aprobara en noviembre tal vez se pueden hacer algunos ajustes, pero si ya no es aprobada ni en octubre ni en noviembre con toda esta cuestión política, sino hasta en la próxima legislatura, esto sí ya haría un desfase en el calendario y creo que estaríamos hablando de implementar el sistema y de poner en marcha las primeras dos AFP´s en septiembre o noviembre del 2001.

¿Hay gente que ya ha mostrado interés en la creación de AFP?

Me han visitado grupos de inversionistas tanto nacionales como extranjeros, dejándonos saber que al momento que exista el marco legal que permita el establecimiento de las AFP´s y que permita el funcionamiento de las mismas, ellos van a estar abriendo una. Los grupos son los grupos tradicionales nicaragüenses y también en el ámbito internacional hay un par de grupos que ha mostrado interés.

En el anteproyecto de la ley establece que tiene que asignarse un presupuesto para la creación de la Superintendecia. ¿A cuánto asciende el monto proyectado?

En estos momentos lo que se ha hecho es obtener financiamiento de los organismos multilaterales para lo que es la implementación y la aprobación de la Ley de Superintendencia de Pensiones. Se ha obtenido un financiamiento de aproximadamente 8 millones de dólares de parte del BID y del BM. Estos fondos ya se están utilizando y esperamos que sean suficientes para poner en marcha el sistema y que empiecen a funcionar las dos primeras AFP´s.

En el anteproyecto dice que el Ministerio de Hacienda debería de tener un presupuesto ordinario desde que entre en vigencia la ley hasta en diciembre del 2000. ¿Cómo quedarían las fechas si se retrasa la aprobación de la ley?

La idea es tener la ley aprobada para poderla incluir dentro del presupuesto del año 2001, por lo menos una parte, aunque los organismos multilaterales están financiando todo lo concerniente a sistemas, adquisición de equipos, capacitación; sueldos y salarios. Todos estos rubros hay que incluirlos en el Presupuesto de la República, así como también lo relativo a gastos y utilidades de la futura Superintendencia de Pensiones. La idea es tenerla aprobada antes de que se discuta el presupuesto.

Probablemente nos ocasionaría un problema si no es aprobada la ley en este año. Esté aprobada a finales o principios del próximo año nos encontraríamos con una institución que no tiene presupuesto.

¿Qué implica que la Superintendencia tenga completa autonomía para su funciones?

La Superintendencia va a ser una entidad con su propia ley orgánica y con su propio patrimonio, con un actuar independiente y eso lo que significa es que el asegurado va a tener mucho más confianza en una Superintendencia de Pensiones que no está sujeta a los vaivenes políticos, sino que va a actuar con criterios técnicos para tomar sus determinaciones.

Esto le dará confianza a los asegurados de que su dinero va a estar allí y que su dinero va a ser invertido en lo que él ha solicitado que se invierta su dinero para acumular los ingresos necesarios a la hora de su retiro.

Sin embargo, por una parte el Superintendente sería escogido dentro de una terna que presentaría el Presidente de la República, y por otra, en el Consejo de la Superintendencia hay representantes de diversos sectores gubernamentales e incluye al representante de un segundo partido político...

Lo que se buscó es que fuera una Superintendencia lo más representativa y amplia posible, y es por eso que se tomó la decisión de incluir al partido que quede en segundo lugar con un representante al Consejo Directivo, con voz y voto. También está el Ministro de Hacienda, el Presidente del Banco Central, el Ministro de Economía, en fin, una serie de funcionarios de gobierno relacionados con el tema de supervisión y regulación.

A los funcionarios se les exigirá el Deber de Reserva y el Superintendente maneja asuntos confidenciales. ¿Los cotizantes van a tener derecho a recibir información sobre su dinero?.

Los cotizantes recibirán un estado de cuenta trimestralmente, el cual va a mostrar las cotizaciones mensuales que ha tenido durante los últimos tres meses y va a tener también los intereses que se devengaron en el último período.

Adicionalmente, las Administradoras de Fondos de Pensiones tendrán la obligación de publicar en los medios de comunicación a nivel nacional cuál es la situación en términos de rendimientos que está obteniendo con el Fondo de Inversiones que están administrando.

El asegurado va a saber día a día qué se está haciendo con su dinero, cuáles son los rendimientos que está obteniendo y los diferentes tipos de inversiones en los cuales está invirtiendo.

¿Entonces, a qué tópicos se refiere la confidencialidad tanto del Superintendente como de otros funcionarios?

Se refiere a divulgar nombres específicos; o sea, tu estado de cuenta te llega a vos, pero la información que va a aparecer en el fondo de inversiones de la Administradora A, B, C, el Fondo 1 está compuesto por los siguientes instrumentos está obteniendo un rendimiento de tanto y así sucesivamente, no van a divulgar los nombres: dentro de ese fondo está Juan Pérez, Martín X, no, sino qué es lo que está rindiendo el fondo

Hablando del caso hipotético de un mal manejo de fondos, ¿se informaría a los cotizantes?

En este momento no te sabría decir cuál va a ser la normativa, yo esperaría que la Superintendencia tenga la suficiente entereza y capacidad de poderle decir al público cuando una Administradora del Fondo de Pensiones esté actuando incorrectamente y es allí donde va a jugar un papel importante lo que es la separación patrimonial entre el Fondo de Pensiones y el patrimonio de los accionistas. En el caso que llegara a suceder algo, el que sufre es el Patrimonio de los accionistas y el Fondo no debería de sufrir. Es lo que ha sucedido en los lugares donde ha habido reformas.

El Superintendente va a tener representación legal, judicial y extrajudicial, o sea que tendría facultades muy amplias.

Va a tener facultades amplias que le permitirá la ley, ése es el anteproyecto y no sabemos si al final va a quedar aprobado por la Asamblea, pero sí el Superintendente va a tener amplias facultades para llevar la dirección de Superintendencia de Pensiones y asegurarle a los afiliados, a los asegurados, que su dinero está siendo bien administrado. Además, vamos a tener un marco regulatorio lo más fuerte posible, que nos permita asegurarnos que el dinero de los afiliados va a estar allí al momento de su retiro.

Hay que hacer énfasis de que la Superintendencia va a ser un ente autónomo con su propio Consejo, Directiva, Ley Orgánica, Reglamento, con amplias facultades de supervisión que son la garantía de que el sistema va a perdurar en el tiempo, que el día de mañana no nos vamos a encontrar con situaciones anómalas, que el dinero de los afiliados al nuevo sistema sea utilizado para un propósito diferente que el de la seguridad social.

Con esto nos garantizamos que la Reforma al Sistema de Pensiones tendrá un gran impacto a nivel de mejoramiento de los montos de pensiones y a nivel de la economía del país, en términos de una fuente importante de ahorro de largo plazo para proyectos tanto públicos como privados.

 

 

 

©2000 Fundación internacional para el desafío económico global