Radiografía de la deuda de Nicaragua

Según datos del Dr. Néstor Avendaño, basados en cifras oficiales, se estimaba que a septiembre 2000, el saldo de la deuda externa de Nicaragua era de US$6,704 millones. Siendo la deuda externa por habitante aproximadamente de 1,322 dólares, cifra paradójica si le compara con los 482 dólares de producto por habitante que se estimaba a esta misma fecha.

La deuda externa total con respecto al PIB, en septiembre se calculaba en un 274% y comparándola con la exportaciones se aproximaba al 1,113%. Esto sin incluir las exportaciones de zona franca.

En general, la deuda externa mantiene un perfil principalmente bilateral. El 62% del monto total se debe a otros países, siendo los principales acreedores dentro del Club de París, Rusia y Alemania y fuera del Club, Costa Rica, Guatemala, Bulgaria, Libia y China-Taiwán.

Por otra parte el 34% de la deuda ha sido contraída con los organismos multilaterales, donde destacan el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial. Entre la banca comercial, que participa con el 4% en la deuda total, se distingue el remanente de la deuda que Nicaragua no pudo recomprar en diciembre de 1995.

Fuente: Informes del Dr. Néstor Avendaño

 

 

En los últimos 30 años, la deuda externa ha significado una pesada carga en el desarrollo de muchos países. Según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), las deudas de todos los países en vías de desarrollo ascendieron de US$90 billones en 1970, a casi los US$2,000 billones en 1998, aproximadamente el 37% de su Producto Interno Bruto.

A la entrada del 2000 más de 40 países pobres altamente endeudadados, aún tenían deudas insostenibles a pesar de diversos tipos de financiamiento provisto por los donantes.

Casi todos estos 40 países tienen bajos ingresos y la mitad han experimentado un crecimiento negativo en su ingreso per cápita en los últimos 30 años. Y más aún, el progreso por elevar sus ingresos reales ha sido evaluado como decepcionantemente lento, mientras la brecha entre los países ricos y pobres continua aumentando.

De acuerdo con los planes del FMI y del Banco Mundial, la meta es que 20 países comiencen a recibir un alivio de la deuda bajo la iniciativa HIPC ampliada a finales del 2000. En esta lista ya figura Honduras, nación que alcanzó su "Punto de Decisión" en julio 2000, mientras Nicaragua aún se encontraba pendiente

No obstante, tal y como lo confirmaron diversas personalidades en la recién pasada reunión anual del FMI y el Banco Mundial en Praga, capital de la República Checa, "el éxito de la iniciativa mejorada del FMI y el Banco Mundial a favor de los países pobres fuertemente endeudados, no es la cantidad de alivio que se concede, sino cómo se usan esos recursos, y si las reformas que acompañan la iniciativa son capaces de generar una reducción perdurable de la pobreza y el crecimiento", de esta manera se expresaba el Secretario de Hacienda de Estados Unidos, Lawrence Summers en esta importante reunión.

Otra vez HIPC

Cuatro años han pasado desde que la iniciativa para países pobres altamente endeudados, mundialmente conocida como HIPC, fuera lanzada por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

En sus inicios estaba basada en asistencia financiera concertada de la Comunidad Internacional (además de los mecanismos tradicionales de reestructuración de deuda) y estaba disponible a países que demostraron un récord de ajuste macroeconómico y estructural exitoso y cumplían otros criterios de elegibilidad. El objetivo: "reducir la deuda externa de los países calificados a niveles sostenibles". En teoría el peso de la deuda es sostenible si el país deudor puede cumplir con el servicio actual y futuro de la deuda sin recursos de asistencia.

Más tarde en septiembre de 1999, después de una revisión de la fase inicial de implementación de la iniciativa, se decidió ampliar la HIPC con el objetivo de proveer un alivio de la deuda más profundo, amplio y rápido, tratando a la vez de acelerar el proceso de reducción de la pobreza. De esta manera el alivio de la deuda bajo la iniciativa HIPC ampliada está ligada a una estrategia de reducción de la pobreza que sería implementada por cada país.

A pesar de las serias críticas que la iniciativa HIPC ha despertado en una serie de sectores, el FMI y el Banco Mundial han insistido en que la HIPC es la única oportunidad de alentar las reformas y a la vez mejorar las perspectivas económicas de los países más pobres comprometidos a aplicar políticas sólidas para la reducción de la pobreza y el crecimiento económico.

¿Qué se ha logrado?

De acuerdo con un estudio presentado por el economista nicaragüense Néstor Avendaño; desde octubre de 1996, 41 países fueron incluidos en la iniciativa HIPC. De esos 41 países, 26 ya contaban con los costos estimados del alivio de la deuda.

De todos los países HIPC, sólo 4 habían alcanzado el "Punto de conclusión" a mediados de este año, ellos son: Uganda, Bolivia, Guyana y Mozambique; esto debido a que bajo la iniciativa original los países debían completar dos programas ESAF con el FMI durante 6 años.

Sin embargo, de acuerdo con el estudio de Avendaño, el alivio de la deuda que ha sido otorgado a los países que han cumplido con la "HIPC", ha tenido un efecto mínimo sobre los niveles de pago de su actual servicio de la deuda. Caso que llama la atención es el de Uganda, el cuál fue el primer país que pasó el examen de la iniciativa.

Sin embargo, después de un período de fuertes reformas, tuvo otro año de monitoreo de reformas estructurales desde su punto de decisión. Se estima que el costo de este atraso representó para Uganda un alivio perdido en el orden de los US$190 millones.

Las metas del FMI y del Banco Mundial

Según confirmó James Wolfensohn, presidente del Banco Mundial, en la reunión de Praga, había una alta confianza que por lo menos 20 de los países más pobres del mundo, podrían participar para fin de año en la iniciativa HIPC ampliada y Nicaragua había sido ubicado dentro de esta lista.

Según un informe del FMI, bajo los criterios de la iniciativa HIPC ampliada, combinado con el alivio de la deuda fuera de la HIPC, los países estarían esperando ver reducidos sus "stocks" de deuda en dos terceras partes en promedio. La deuda de estos países con el FMI se proyecta que se reduzca a la mitad, una reducción superior a los $2 billones de dólares.

Según el FMI, en septiembre 2000, 10 países habían empezado a recibir un total de $16 billones en alivio de la deuda bajo la iniciativa HIPC. Para estos diez países los beneficios de la reducción de la deuda implicarán:

Una reducción en el servicio actual de la deuda pagado el cual se ha reducido en aproximadamente un tercio desde 1998-99 al 2000-05. (en términos de US dólares).

Una reducción a la mitad en la relación servicio de la deuda pagado con respecto a las exportaciones. En promedio esta relación corresponde al 9 por ciento.

Una reducción en el servicio de la deuda en relación a los ingresos del gobierno que ha pasado del 22 al 11 por ciento.

Los gastos sociales, para los 10 países en promedio, han sido proyectados en más de 3 veces el servicio de la deuda entre 2000-2002. Y esta razón está subiendo en la medida que las prioridades en cuanto al gasto se ven afectados por los cálculos de las Estrategias de Reducción de la Pobreza.

PRGF: vehículo para el éxito

Tanto el FMI, como el Banco Mundial han puesto su esperanza en el conocido PRGF (Poverty Reduction and Grow Facility), y lo han considerado un vehículo importante para ayudar al éxito de la iniciativa HIPC ampliada.

Ahora se habla de una combinación de tres elementos que serán básicos para el buen desempeño de los países HIPC. Estos son: un ambiente macroeconómico estable, un crecimiento general y; una estrategia de desarrollo concentrada en la pobreza.

De acuerdo con el programa mejorado de la iniciativa, los países se encuentran elaborando Estrategias de Reducción de la Pobreza y, luego iniciarán los programas de reformas guiados en parte por estas estrategias.

Sin embargo, en varias ocasiones las autoridades del FMI y el Banco Mundial han advertido que la iniciativa HIPC ampliada no es la panacea a todos los problemas económicos y de pobreza en estos países. Y han hecho un llamado a tres aspectos básicos: la comunidad internacional necesita incrementar los niveles de ayuda y asegurarse que la ayuda promueve reformas y alivio de la pobreza; se deben mejorar las oportunidades de exportación de los países pobres a los mercados de los países desarrollados y; los países HIPC deberían perseverar con reformas macroeconómicas y estructurales con el fin de promover un ambiente de promoción de inversiones y generación de ahorro, decisiones que incluyan una mejor gobernabilidad, reformas en el sector público y una liberalización de mercados.

"No debería haber confusión en una cosa: el alivio de la deuda sólo contribuirá a mantener las mejoras, si se combina con mejores políticas y una mejor gobernabilidad", advierten las autoridades mundiales en uno de sus informes.

 

¿Entrará Nicaragua o tomará otro rumbo?

"Nicaragua debe decir dónde se invertirán los recursos de la HIPC"

"No hemos condicionado la HIPC a razones políticas"

"Pedimos el 100% de la condonación de la deuda"

 

 

©2000 Fundación internacional para el desafío económico global