Industrias con largos años de trayectoria han cerrado sus puertas, debido a los elevados costos de producción. En el agro, empresas como Gracsa, que producía aceite; mientras en otros departamentos del país también han concluido operaciones productoras de jabón y otros. Esta situación preocupa a Roberto Vargas Mántica, Gerenet General de Gemina.

"Si logramos incentivar las industrias que todavía están en Nicaragua se puede hablar de un futuro interesante, porque va a venir la apertura de mercados y vamos a tener acceso a otros mercados", señaló a EL OBSERVADOR ECONOMICO.

"El problema es que para eso tenemos que equiparar los costos que tenemos en los procesos de Nicaragua versus procesos de Centroamérica", agregó.

¿Cómo han afectado al sector industrial algunas medidas económicas?

El sector industrial ha sido afectado, hasta cierto punto, por las medidas impuestas por el gobierno y el Fondo Monetario Internacional, que controla las políticas económicas, porque las han impuesto como si en Nicaragua existieran industrias o mercados maduros y nos han puesto a competir con compañías en el área que sí lo están.

El mercado de Nicaragua es uno de los más pequeños que existe en Centroamérica, sólo por eso, venir a producir en Nicaragua va en contra de cualquier inversión de mercado.

Los costos en que el gobierno hace incurrir a las industrias en Nicaragua son de los más altos en el área, debido al poco volumen industrial, así que los servicios son más caros. Tenemos los precios más elevados del diesel en toda Centroamérica, por tanto, los costos de transporte más altos, asimismo, las tarifas más elevadas de luz, los impuestos más altos respecto de otros países de Centroamérica, en fin, una gran cantidad de cosas que atentan contra nuestras industrias.

El mayor problema que veo es que si el gobierno no incentiva o si no tiene un plan concreto para el sector industrial, lo que va a pasar es que los servicios que se ofrecen cada día van a ser más caros, y las industrias van a tener que desaparecer en Nicaragua.

Nuestro país se está volviendo un mercado de compradores. Sale mucho más fácil a una procesadora de tomates en El Salvador u Honduras incrementar el 3 o el 4% de su producción y vender a Nicaragua, porque pasa la frontera sin pagar ni un solo impuesto o sin pagar ningún costo, en vez de venir y hacer una inversión de 3 ó 4 millones de dólares.

Te voy a dar un ejemplo claro, la línea de tortillas Maseca que entra de Costa a Rica a Nicaragua paga cero impuestos. Si usted importa maíz para producir, en cambio, tiene que pagar el 17%, o sea que la materia prima está penalizada y el producto terminado está libre.

El problema es cómo incentivamos a las industrias que están en el país para que salgan adelante o cómo hacemos para traer industrias de afuera hacia Nicaragua porque no nos queremos volver un país sólo de compra.

Pero, el atraso en la industria abarca desde la calidad de atención al cliente.

Dejame ponértelo más fácil: estamos hablando de una economía 50 años más avanzada que nosotros, pero la pregunta es cómo alcanzar a esas industrias, y la única forma es con los saltos de canguros que se mencionan ahora, es decir, comenzar a incentivar la producción para que venga tecnología de punta a Nicaragua.

Una cosa es interesante, poner una fábrica nueva aquí en Nicaragua significa venir con la mejor maquinaria que haya para esa fábrica en ese momento. Un ejemplo es el servicio de telefonía, con las inversiones que se han hecho en la instalación de líneas digitales, la telefonía dio un salto canguro que posiblemente hoy en día estemos entre los mejores sistemas que hay en Centroamérica. No hablemos de la parte operacional de cómo se maneja, hablemos de la infraestructura de la compañía.

El problema es que los costos tienen que ser igualitos en Nicaragua y en los países centroamericanos para poder echar a andar eso. Aquí no hemos hablado del famoso dumping que hacen hacia nuestros países, no hemos hablado de los incentivos que esos países dan a esos productores para poder venir hacia nosotros, hay que pensar a fondo qué se puede hacer para incentivar las industrias en Nicaragua y que no sigan desapareciendo de la forma como lo están haciendo.

¿Cuál ha sido el sector qué ha resultado más golpeado y cuál el más beneficiado?

El sector más golpeado ha sido el agroindustrial, tenemos la quiebra de Gracsa, productora de aceite, tenemos productoras de jabón que han cerrado, productoras de tomates que han cerrado. El porqué de esto, yo creo que es una base de problemas del mercado internacional con una base de liberación total del mercado de Nicaragua que estamos viviendo ahorita. Otros, en cambio, hemos logrado sobrevivir en la parte industrial.

Para los sobrevivientes, como usted les llama, ¿cómo se ve el futuro?

Si logramos incentivar las industrias que todavía están en Nicaragua se puede hablar de un futuro interesante, porque va a venir la apertura de mercados y vamos a tener acceso a otros. El problema es que para eso tenemos que equiparar los costos que tenemos en los procesos de Nicaragua versus procesos de Centroamérica.

Te voy a mencionar un ejemplo muy fácil, aunque todo mundo dice que no es relevante: el costo del dinero en Nicaragua anda alrededor del 18 al 20% en dólares para una buena industria en estos momentos; el costo de intereses dólares en Costa Rica anda entre el 8% y el 10%, o sea 50% menos, entonces una inversión de capital en Nicaragua de cuatro millones te va a costar el doble de lo que te cuesta hacerlo.

Son problemas macroeconómicos que hay que analizar a fondo. No hablemos de incentivos, hablemos tal vez de un fondo especial que el gobierno vaya a prestar a industrias a una tasa preferencial por un período de tantos años para hacer inversión en Nicaragua.

Hablemos de un incentivo en cobro de energía eléctrica por tantos años mientras se establece un precio similar a los del mercado de Centroamérica, esas son las cosas que tendríamos que estar buscando ahorita para que nuestras industrias puedan competir.

¿A qué cree usted que se deba que el gobierno presta más atención a la rama turística que a la industrial?

El tratamiento de incentivos al turismo es porque el gobierno está viendo una salida al futuro, donde hay grandes posibilidades de inversión en Nicaragua… y eso creo que está bien, pero pienso que también se debe tratar igual al agroindustrial o a las otras industrias que tengan que competir en Nicaragua.

¿No será que no hay capacidad de abarcar tantos sectores a la vez?

Yo creo que posiblemente ellos vieron el más fácil. Nicaragua tiene muchos recursos naturales que se pueden explotar, y posiblemente ése sea el sector en que se pueda invertir con mayor facilidad, aunque el problema que se ve en el área de turismo es que las inversiones son multimillonarias.

Sí creo que es una línea correcta que hay que seguir, pero no creo que por eso se vaya a abandonar a la agroindustria, que posiblemente puede ser tan fuerte como la parte turística, pero necesitamos alguna forma de incentivo.

 

 

Opción familiar y para ejecutivos

Ariel Brenes, Gerente de Mercadeo del hotel Las Colinas

Ranking Bancario

Página Oficial de Puros "Joya de Nicaragua"

 

©2000 Fundación internacional para el desafío económico global

webmaster