“Yo creo que el problema se origina por el abandono en que este gobierno ha dejado al campo”, fue la primera expresión del empresario Samuel Santos, cuando El Observador Económico lo abordó acerca del todavía presente caso Interbank.

Según él, con el cierre del Banades disminuyeron las posibilidades de financiamiento para algunos productores de rubros tradicionales como el ajonjolí, café y ganado.

“Ellos (los Centeno) logran establecer una relación de comunicación y entendimiento con estas personas, y esa bola de nieve que debe haber comenzado pequeñamente... ellos les compran o les prestan dinero y los productores les pagan con la cosecha”, afirmó Santos.

Samuel Santos es el único ex miembro de la junta directiva del Banco Intercontinental que la Superintendencia de Bancos autorizó para formar parte de la junta liquidadora. Ahora está involucrado en el proceso de escrituración de las propiedades de los hermanos Centeno Roque para pagar la línea de crédito que en su momento hiciera el Banco Central de Nicaragua.

A continuación la entrevista.

¿Según su percepción, qué es lo que da pie para que tantos productores confiaran en los Centeno Roque?

Yo creo que el problema se origina por el abandono en que este gobierno ha dejado al campo, a los productores en general. Esto quiere decir que el Banades en vez de cerrarse debería abrirse y hacerlo funcionar eficientemente. Ante esta situación de abandono queda abierto un espacio de mercado que está libre.

Yo considero que estos señores Centeno —no quiero calificar sino un poco ver las cosas más en abstracto—, encuentran ese hueco de mercado y se meten a atenderlo y lo hacen por la vía del mercadeo de los productos tradicionales: ajonjolí, café y ganado.

Samuel SantosEllos logran establecer una relación de comunicación y entendimiento con estas personas, y esa bola de nieve que debe haber comenzado pequeñamente, en la cual ellos les compran o les prestan dinero y los productores les pagan con la cosecha, y va la bola de nieve creciendo y creciendo porque primero es uno y luego son dos, etc. Casi todos los bancos los tocaron en determinado momento y la bola de nieve que venía creciendo cuando llega a concentrarse en el Interbank es una bola de nieve gigante.

Están tres o cuatro bancos involucrados en eso, ya sea por distintos métodos de sacar de dinero, de financiar, viene la baja del precio del café y entonces ese flujo de dinero al venir la baja del precio del café afecta y crea un problema bien grande que es el de la iliquidez y causan iliquidez a los bancos o causan diferentes problemas.

¿A su juicio, la caída del precio del café fue el detonante?

Fue uno de los detonantes. El otro se registró en el mes de marzo, cuando el gobierno para poder cumplir con las obligaciones del Fondo Monetario, le pide al Sistema Financiero que le preste dinero a través de los sistemas que tienen éstos y le quita dinero a los bancos y también aumenta la iliquidez del sistema. Luego en junio repiten la jugada y todo eso en un sistema privado que no está preparado para atender esas demandas de dinero.

Te cuento que esto también cruza con los bancos internacionales; en Panamá, Estados Unidos y Europa hay quienes financiaron a estos señores Centeno.

Aquí es más grande porque llega un momento en que ellos están atendiendo financieramente, por lo menos yo calculo que el 50% de toda la demanda de financiamiento de toda la producción nacional y ellos se convierten en un monstruo sin tener las condiciones para poderlo hacer.

En ese período estos señores aparecen, se relacionan con los ejecutivos del banco, con los José Félix, los Parrales, los Somarriba, los Arana, se relacionan con ellos y comienzan a otorgar los créditos. Hay algunos que se hacen de manera ordenada y formal, entran en el marco de los montos que se han aprobado nacionalmente.

Cuando llenan ese cubo, comienzan a negociar con los ejecutivos del banco y no informan a los directores del banco y comienzan a trasladar esa bola de nieve a dos ó tres bancos del Sistema, pero poco a poco seguramente va teniendo acogida con los ejecutivos que trabajaban con nosotros y la bola de nieve que comenzó pequeña se va volviendo grande a lo interno de Interbank.

De repente te encontrás con un paquete más o menos, porque no se ha terminado de establecer, de más o menos 60 ó 70 millones de dólares, sólo concentrados en ellos.

¿Qué pasó cuando empezaron a descubrir estas maniobras?

Estos ejecutivos de repente se encuentran con que no tienen la liquidez que el banco necesita, porque todo lo tienen concentrado en una jugada sin permiso de la directiva. Esto lo digo con absoluta seguridad.

Les viene encima esto y entonces lo detecta la Superintendencia de Bancos y que también allí una responsabilidad de la Superintendencia de Bancos porque ellos vienen chequeando. En marzo nos llaman a

los directores en su conjunto, a los directores que nos reunimos una vez al mes y nos felicita el Superintendente por lo bien que está el banco, pero a esa fecha ya el banco está con un gran cáncer y la Superintendencia no lo detecta.

No lo detecta la Superintendencia, pero tampoco la auditoría interna.

Mi criterio personal es que la auditoría interna también está coludida con el resto de los directivos; entonces se da esa situación, y por supuesto, después de esa felicitación y después que el gobierno quita dinero, el problema de iliquidez aumenta más.

Esa fecha coinciden porque entra el dinero de las ventas de café que vos hacés, que ya no entran los 120 ó 130 dólares sino que entran 80 ó 90 dólares, entonces hay una diferencia enorme, 50 ó 60 dólares por quintal menos que entra y comienzan a jugar con todos esos rollos, esas cascarillas.

La propuesta inicial que hice yo, si vos le sacás la cartera Centeno, la cartera de los productores que se concentra en los Centeno que debía haber sido financiamiento nacional y venís y se lo entregás al Banco Central o al gobierno que es donde debiera haber estado siempre, el Interbank es un banco con una cartera muy sana y se queda un banco normal, e incluso, como el segundo o tercer banco quedaría en ese entonces y un banco sólido, limpio y tranquilo.

Quienes tienen que asumir las consecuencias son los directivos o los socios del banco. ¿Por qué trasladarle la papa caliente al gobierno cuando fue en la empresa privada que se originó el problema?

En eso estoy de acuerdo vos. Yo lo que digo es que un problema de esa naturaleza bien podía el gobierno, ya buscando una solución, porque eso se vuelve un problema nacional, entonces dividamos esto y si querés que el Interbank siga manejando su cuenta y queda fiando a los Centenos ante el Banco Central después.

El Banco Central puso una gran cantidad de dinero. Con la propuesta que estoy haciendo yo no hubiera puesto ningún centavo, porque el Interbank con lo otro que podía trabajar tranquilamente, podía haber fiado a los Centeno, por esa responsabilidad que vos decís. Vos tenés razón, aunque los socios y los directores nada tuvieron que ver y los que debieran estar preso deberían ser los ejecutivos del banco.

Ellos tenían el compromiso de lealtad formal con los socios del banco y no con estos empresarios, entonces ellos cambian la lealtad y se la dan a estos empresarios y se coluden con ellos y ejecutan ese daño hasta que lo terminan cerrando.

Yo creo que hubiera sido la mejor solución y el banco trabajando así pudiera haber quedado hipotecado al Banco Central, respondiendo aparte de la garantías que los Centenos estaban dando, respondiendo el Interbank al Banco Central en un proceso de mediano y largo plazo.

¿Actualmente cómo está el asunto?

Sigo trabajando sin ningún centavo de remuneración por el trabajo que desempeño a tiempo completo, y sigo trabajando buscando cómo paguen los Centeno para responderle al Banco Central por la deuda que el Interbank asumió en su momento con el Banco Central.

A estas alturas ya hemos escriturado más o menos 14 millones de dólares, creo que la próxima semana se escrituran otros 10 millones y; creo que ya entramos en un proceso que cada semana vamos a ir escriturando entre 5 y 10 millones porque éste es un proceso ya más lento.

Ellos dicen, ésa vale cinco millones, entonces, les decimos esperate, mandamos un evaluador independiente y es con esa evaluación de la propiedad, no con lo que ellos dicen. Por supuesto que hay algunos ajustes que se hacen en la negociación a última hora, pero le decimos te la recibimos en canje.

Samuel Santos¿Con todo este proceso de escrituración, realmente cubrirán la deuda que se tiene con el Banco Central?

Ellos (los Centeno) han dado señales que tienen gran cantidad de propiedades y parece que más, pero son señales porque, digamos, esos 14 millones de dólares, ellos (los) habían presentado con costo de 22 millones, y es una diferencia enorme.

Ellos traen nuevas propiedades y las ponen a la orden y nosotros volvemos a hacer la evaluación que son esas que se van a escriturar en este período, así vamos. Ellos han dado señales que tienen cualquier cantidad de propiedades y buenas propiedades y yo espero que paguen en los precios que los evaluadores dicen.

¿Cuando hablamos de propiedades a qué se refiere, son fincas, casas?

Todas son propiedades productivas, con excepción de un terreno en la pista Jean Paul Genie que realmente es un terreno muy valioso porque está a la orilla de la carretera y todo lo demás, pero el resto son empresas productivas o de ganado o de café y una planta descortezadora.

¿A nombre de quién aparecen todas las propiedades de los Centeno Roque?

No, allí hay traspasos, allí hay de todo, allí hay de todo.

¿El hecho de que haya propiedades a nombres de terceros indica que ésta es una madeja que ha costado desenredar?.

En ese sentido, yo recibo esas propiedades mientras esas propiedades y la persona que está firmando por cuenta de ellos, en el Registro está correcta. Porque además se hace una inspección registral para ver si no está hipotecada, sólo así la recibimos.

Me pague quien me pague a nombre de ellos, lo que a mí me importa es que me paguen para poderle entregar al Banco Central lo que el Interbank le debe.

¿Existe algún plazo?

No, pero en cuanto más pronto lo hagamos mejor.

¿Un cálculo de cuándo podría terminar este proceso?

Yo espero que enero.

¿No teme que en algún momento estos señores le digan: “Bueno, ya no tenemos más”?

Es que esos ya son supuestos y hasta ahorita la señal que he visto es que pueden responder. Al principio fue difícil, pero ahora por lo menos han estado en comunicación con nosotros, han platicado con la junta administradora, han entregado propiedades.

Yo puedo evaluarte lo que me está sucediendo ahorita y tenemos que ser realistas, ellos me están entregando propiedades, yo les estoy evaluando propiedades, tenemos en el tubo de evaluación bastantes propiedades que se andan evaluando. Están evaluadas a precios de ellos en 20 ó 30 millones, pero lo que yo quiero ver es la evaluación de nuestros técnicos, que es a como nosotros se las recibimos.

¿Qué sentimiento le deja todo esto?

A mí lo que me da es rabia, porque un esfuerzo de trabajo de varios años que veníamos haciendo, apoyando a la administración, llevando clientes, aparte de que tal vez lo que ganás en otro negocio, otro trabajo lo vas metiendo en el banco como es el caso mío, porque era supuestamente garantía de mi retiro estratégico, lo que me iba a garantizar el futuro de mi vejez.

Para mí era eso, entonces la cólera que me tengo, para serte honesto, es en contra de los ejecutivos que abusaron de la confianza de los socios. Estos funcionarios como los José Félix, los Arana se tiran las trancas, todos esos millones de dólares, vos no encontrás ninguna solicitud, ellos solitos las aprobaban.

Aprobaban en Matagalpa, por decirte algo, luego el gerente se las ratificaba, es decir que lampacearon con la junta directiva, trabajaron debajo sin darle información a la junta directiva y el auditor que debía haber informado eso, no lo hizo.

Por qué la justicia los liberó, no sé, yo como junta administradora y mis colegas exigieron y los acusamos criminalmente a los funcionarios y ése es un rollo que ni me quiero meter.

¿Según su percepción, qué daño le causó todo esto al Sistema Financiero?

Yo creo que el daño más grande al Sistema, que es también al país, estriba en que toda la producción nacional está en alitas de cucaracha. Qué va a pasar con toda la cosecha que va a salir este año, cómo vas a lograr que toda la gente que le debía al Sistema Financiero le pague si no sabés ni quiénes son, porque era una escalera que se armaba a partir de los Centeno.

¿Cuál es la lección que hay que aprender?

Primero, que en Nicaragua como país agrícola tiene que haber un sistema formal, ordenado, de financiamiento para la producción nacional; para mí no puede dejarse eso atrás y en esa situación ese financiamiento ordenado a la producción nacional tiene que hacerse tomando en cuenta las características propias de nuestro campo, que hay títulos que tal vez no son muy formales pero que son reales.

Si no financiás el campo y la producción del campo, no producís nada como país. Nosotros no tenemos otro tipo de producción más que ésa, entonces no puede quedar abandonada y un gobierno responsable tiene que tomar conciencia de atender a ese sector, no puede quedar abandonado.

Esa es la primera lección que hay que tomarla, ya sea que se haga a través de un Banco Nacional de Desarrollo o de un banco estatal o que lo haga generando políticas de promoción de atención de los bancos privados a esos productores y dando garantías a los banqueros de que si pierden van a tener alguna forma de retribución o garantía, una especie de seguro.

Es el gobierno el que tiene que dar porque la situación de Nicaragua es especial, hay muchos títulos de reforma agraria que están allí, pero es tierra productiva que debiera estar generando y sólo puede generar con un financiamiento, si no se pierde.

La segunda gran lección es que se tiene que ser más estricto en la supervisión de aquellas entidades que manejan depósitos del público y que eso proteja a los accionistas que no tenemos acceso a las administraciones de los bancos, y sobre todo, proteja a los depositantes que llegan y confían en tal o cual banco. Creo que ese mensaje ya hizo eco en el Superintendente y en el Consejo Directivo de la Superintendencia de Bancos.

 

 

Balance sectorial del año 2000

El desafío del Pacto Social en Nicaragua

Tenemos ahora un sistema financiero más sólido

El 2000 y las crisis financieras en América Latina

Responsabilidad bancaria del Estado

©2001 Fundación internacional para el desafío económico global