Néstor Avendaño

Néstor AvendañoDespués del Punto de Decisión

El pueblo nicaragüense ha tenido la paciente espera de un año para recibir el alivio interino del pago de la deuda al Club de París y a las instituciones financieras internacionales y hoy tiene la expectativa que, con el uso de los recursos liberados del pago de la deuda, se inicie un plan de desarrollo nacional que enfoque realmente la reducción de la pobreza.

Los beneficios de Nicaragua con el alivio interino en el pago de la deuda a esos dos grupos de acreedores internacionales deben ser expuestos verazmente. Ese alivio no incluye a países que no son miembros del Club de París, con los cuales Nicaragua ha negociado deuda, tales como México, Venezuela, República Checa, República Eslovaca y Taiwán.

Sin embargo, las autoridades gubernamentales han provocado grandes expectativas sobre el arribo de Nicaragua al Punto de Decisión de la Iniciativa HIPC, sin señalar que desde diciembre de 1998 gozamos de una moratoria en el pago de la deuda con el Club de París y donaciones de divisas líquidas para pagar la deuda multilateral, particularmente al Banco Mundial (BIRF) y al Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

O sea, durante 27 meses consecutivos no pagamos un centavo por deuda a los países más ricos del mundo que integran el Club de París, los cuales, además, nos han ayudado a cumplir nuestras obligaciones de pago a las instituciones multilaterales. Pero a partir de marzo de 2001, gracias al alivio interino, comenzaremos a honrar sólo el 20 por ciento del servicio contractual de la deuda con dicho Club y a esperar, con buena fe, que esos mismos países financien la condonación del 80 por ciento del pago de intereses y amortizaciones al BIRF y al BID, y por qué no al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

No obstante los limitados frutos del alivio interino, primero es necesario el establecimiento de mecanismos que garanticen el uso transparente de los recursos liberados del pago de la deuda en el aumento del gasto presupuestario en educación, salud, vivienda y saneamiento ambiental, privilegiando las zonas rurales del país, y segundo, la incorporación de las propuestas y observaciones de la sociedad civil en un genuino y transparente proceso de consulta de la denominada Estrategia Reforzada de la Lucha Contra la Pobreza.

Los nicaragüenses merecíamos la reducción del pago del servicio de la deuda externa no sólo porque deterioraba nuestro desarrollo humano, sino también porque no teníamos capacidad para pagarla después que concluyera la moratoria concedida por el Club. Así, los países ricos tratan de hacer una realidad las promesas que hicieron en la ciudad alemana de Colonia, para que los países pobres cuenten con recursos para combatir la pobreza.

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial hoy tienen la oportunidad de brindar la misma importancia del aumento de las reservas o de la reducción del déficit fiscal a la erradicación del analfabetismo y la desnutrición o la reducción de la mortalidad infantil y materna, sin olvidar que las políticas macroeconómicas, que garantizan la estabilidad del tipo de cambio y de los precios, tienen que ser evaluadas en cuanto a su impacto sobre los pobres antes de su implementación.

Regresar a la Página Principal


 

Copyright © 2001 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón

 

 

Banco de Finanzas

Página Oficial de Joya de Nicaragua

Budget,Renta de Vehículos

Banexpo

Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!



Suscríbase y reciba la Separata Informe Económico Mensual