Remesas familiares:Salvavidas económico

Mayda Isabel Meléndez

  • De 1997 al 2000, a través de los bancos y las empresas de courier, se ha quintuplicado la cifra de cheques y efectivos que llegan por parte de los nicaragüenses en el exterior
  • Se estima extraoficialmente que las remesas totalizan alrededor de 800 millones de dólares, de los cuales 600 millones provienen de Estados Unidos y más de 200 millones de dólares de Costa Rica

El “peso” de las remesas familiares en la economía familiar y nacional está por determinarse. Las cifras aún discrepan, sin embargo, nadie objeta que son parte de la columna vertebral de Nicaragua. Los números indican que el aporte de los nicaragüenses en el exterior se aproxima a los 800 millones de dólares anuales.

El Banco Central de Nicaragua, basándose en la información que manejan los bancos y las empresas de remesas, estima que el año pasado llegó al país un flujo de 320 millones de dólares en remesas familiares, cifra cinco veces mayor al volumen que llegaba en 1995.

Sin embargo podría ser mayor, ya que según información suministrada por el banquero Carlos Briceño, gerente del Banco Centroamericano (Bancentro), la gran mayoría de las remesas llegan por la vía informal, es decir, amigos y parientes.

“Un 85 por ciento de esas remesas vienen a través del mercado informal: un trabajador, un conocido, un familiar que viaja. El otro 15 por ciento es a través del mercado formal: bancos y empresas de envíos”, observó Briceño.

De acuerdo con estimaciones extraoficiales, las remesas provenientes de Costa Rica pueden rondar los 320 millones de dólares al año. El promedio mensual de envío por migrante es de 75 dólares, y se calcula que son unos 360 mil nicas los que mandan dinero desde el vecino país del sur.

Para el presente año, el Banco Central tiene proyectado desarrollar un estudio que permita determinar qué uso se le da a las remesas familiares, entre un sinnúmero de elementos.

Monitoreo del PNUD

En tanto, el Informe Nicaragua 2000, del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), estima que entre 100 y 200 millones de dólares provendrían de Costa Rica en porciones de 30 a 80 dólares mensuales por persona; mientras que si es de los Estados Unidos, la cifra oscila entre 300 y 600 millones de dólares, con envíos mensuales de entre 100 y 500 dólares por persona.

Carlos Briceño

Aunque es virtualmente imposible determinar la cifra exacta de emigrantes que envían dinero a los parientes que permanecen en su terruño natal, sí se conoce que para un buen porcentaje de nicaragüenses, la remesa que sus familiares en el extranjero les envían cae sencillamente como “anillo al dedo”. En la mayoría de los casos, el dinero es utilizado para la subsistencia de la familia.

Diversos organismos han realizados estudios al respecto con el objetivo de alcanzar una aproximación al problema que le permita a las autoridades competentes conocer la dimensión de esta situación y tomar las debidas cartas en el asunto.

En cuanto al uso dado a la remesa, el mismo informe del PNUD establece que tres cuartas partes del dinero recibido se destinan para la sobrevivencia inmediata de los miembros del hogar, mientras la cuarta parte restante es asignada a la inversión de capital humano, la inversión productiva y el desarrollo.

Mientras tanto, en 1999, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), celebró una reunión de expertos en cada país centroamericano para tratar de puntualizar la situación de las remesas. En el documento resumen para el caso de Nicaragua —dispuesto en internet— se refleja que según datos ofrecidos por el consultor regional Federico Torres, hace una década la mayoría de las remesas se destinaban al consumo, “en alta proporción de alimentos, como parte de una estrategia de supervivencia. Sólo alrededor de un 10% se orientaba a la vivienda y otros fines productivos”.

Importancia de las remesas familiares

El gerente general de Bancentro, Carlos Briceño Ríos, comentó que las remesas forman parte integral de la balanza de pago y ayudan a cubrir el déficit fiscal.

Por su parte, el investigador Rodolfo Delgado, director ejecutivo del Instituto de Estudios Nicaragüenses (IEN), señaló que son “prácticamente el factor más importante que está moviendo la economía nicaragüense”.

Para él, esta importancia se agudiza al acercarse el período electoral, pues la cooperación externa actuará con suma cautela a la hora de desembolsar los fondos comprometidos.

“La campanada de salvación a la economía nicaragüense y por ende al córdoba, a la “estabilidad” de moneda, es la cooperación externa y las remesas familiares del exterior, porque la capacidad de auto generación de la economía nicaragüense es muy baja”, aseveró.

LLa importancia de las remesas que los nicaragüenses reciben podría estar siendo subvalorada, pues datos brindados recientemente por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) advierten que el impacto de los envíos de dinero alcanza el pequeño patrimonio de las familias receptoras, la riqueza pública y el quehacer económico de algunas localidades del interior del país.

Abelardo Morales, investigador de FLACSO, mencionó como ejemplo claro al municipio de El Sauce (León). “Personas con pequeñas pulperías las surten con productos que traen cuando viajan a Estados Unidos fundamentalmente; en algunos casos el sistema de venta es al crédito y quien compra al crédito paga cuando llega la remesa”, recordó.

Rodolfo Delgado

De manera general, se ha establecido que la inversión primaria que hacen las familias con su remesa, es la subsistencia. Retomando el caso de El Sauce, Morales nos indicó que ahí las remesas llegaban a representar hasta el 50% del promedio de los ingresos de las familias receptoras.

El 30%, aún recibiendo el envío, vivían en condición de extrema pobreza; otro 30% pertenecía al grupo de los pobres pero manteniéndose en “la frontera de la pobreza” y el resto que no tenía holgura económica pero vivía mejor que el 60% antes mencionado, utilizaba esos ingresos para adquirir canasta básica, ropa e incluso servicios o educación.

Huyen de la pobreza

Delgado, del IEN, recordó que en una encuesta realizada por esa institución no gubernamental en febrero del año pasado, se calculó que el 31% de los encuestados habían pensado en irse del país durante los últimos seis meses.

“La razón fundamental para querer irse del país, con un 56.9%, es buscar empleo que no encuentra aquí. En un 32% es para buscar mejores oportunidades porque las que encuentra aquí no le satisface el salario o las condiciones de trabajo”, dijo.

Agregó que un dato también revelado por dicha encuesta es que a menor nivel educativo y a menor ingreso familiar, más deseos de irse del país. El grupo que se considera como mejor calificado es que él desea emigrar hacia Estados Unidos.

En tanto, el Informe del PNUD titulado “El desarrollo humano en Nicaragua 2000”, expresa que “uno, varios o todos los miembros de una familia optan a veces por mudarse a otro ambiente que parece ofrecer mejores oportunidades frente a las dificultades que aquejan al país, especialmente las de índole económica”.

Por su parte Morales, de FLACSO, comentó que aunque no estén cuantificadas, las remesas son importantes “en la medida en que hay una buena proporción de familias nicaragüenses que hoy en día subsisten de las remesas, o bien, tienen en las remesas una de sus más importantes fuentes de ingresos”.

No hay cifras exactas

El documento de la Cepal publicado en internet, refiere que establecer los montos recibidos en Nicaragua en concepto de remesas, es una tarea difícil debido a que existen “vacíos en los sistemas nacionales de registros de remesas y a la elevada incidencia de los canales informales”.

Si sumamos ambas cifras, ese año las remesas superarían los datos estimados para las exportaciones nacionales y equivaldrían a por lo menos el 20% del Producto Interno Bruto.

Pese a lo trabajoso y delicado que es tratar de obtener cifras cercanas, diversas instituciones se toman la tarea de pulsar la entrada de divisas en calidad de remesa familiar. Un dato siempre presente en la búsqueda de estas cifras, es la migración de los nicas, sobre todo a Estados Unidos y Costa Rica.

Por ejemplo, el Banco Central para efectos de monitorear el comportamiento de las remesas que ingresan a nuestro país, solicitan mensualmente los datos a las principales casas de envíos, instituciones bancarias que brindan ese servicio y a las oficinas de migración para realizar cálculos sobre la base del flujo fronterizo. Además, cada seis meses hacen una encuesta entre los migrantes en Sapoá, puesto limítrofe con Costa Rica.

Regresar a la Página Principal


 
Copyright © 2001 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón

 

 


 

Banco de Finanzas

Página Oficial de Joya de Nicaragua

Budget,Renta de Vehículos

Banexpo

Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!



Suscríbase y reciba la Separata Informe Económico Mensual