A 114 años de la introducción del cultivo en Jinotega, el café sufre crisis de vida o muerte

Caficultores a las puertas del plazo fatal

Más del 10 por ciento de las familias dedicadas al mal llamado "Grano de Oro" corren peligro de perder sus propiedades por deudas y mora

 

El Salvador formuló y aprobó una solución conjunta pero aquí "la receta" no gusta al gobierno ni a banqueros

 

Mayda Isabel Meléndez

 

La crisis que vive la caficultura nicaragüense, agravada por la caída de los precios internacionales, tiene un plazo fatal: abril próximo. El calendario avanza, el reloj camina, mientras la "espada de Damocles" pende sobre las cabezas de más de 30 mil familias dedicadas al cultivo del grano de oro. Más de un 10 por ciento de ellas están sujetas a perder sus propiedades por deudas bancarias.

"Somos 30,400 familias cafetaleras, de las cuales 3,000 están con problemas de deuda; el resto ha sido excluido de toda política financiera desde que se cerró el Banades", expresó categórico Amílcar Navarro, presidente de la Unión de Nicaragüense de Cafetaleros (Unicafé).

Navarro estimó que al menos 20,000 productores de café, o sea el 66% del gremio, no han recibido financiamiento durante los últimos diez años, por lo que se han estado descapitalizando y están sumidos en el atraso tecnológico. Por esa razón, deduce que muchos están produciendo de 4 a 5 quintales de café por manzana, cuando el promedio nacional en la cosecha 1999-2000 fue de 15 quintales.


Solución a lomo de mula

El cultivo del café en el Norte del país, Jinotega y Matagalpa sobre todo, está relacionado a un decreto de 1887, cuando el entonces Presidente Evaristo Carazo promovió el cultivo del llamado "grano de oro" en esa región, donando 400 manzanas a los potenciales productores. Muchas familias emigraron y se asentaron entonces en esa remota región.

Hoy, a 114 años de ese evento histórico y político, de profundas implicaciones para el país, los caficultores enfrentan sus propios jinetes del Apocalipsis: iliquidez para tecnificar los cultivos, plazo fatal para el pago de sus deudas, tanto con la banca, como con las casas comercializadoras; y la falta de una política nacional de rescate a la caficultura.

Mientras tanto, en vista de que el plazo fatal de abril se va acercando para hacer efectivos el pago de las deudas, muchos productores de la zona central y norte del país han dado muestras de desesperación y hasta han tomado la determinación de dormir en sus cafetales para impedir ser desalojados, según Navarro, líder gremial.

Estos productores, según él, gozan de la solidaridad de sus trabajadores, ya que si el patrón se queda sin finca, ellos se quedan sin trabajo.

Por otra parte, se queja de el proceso de negociación entre funcionarios gubernamentales y productores ha sido extremadamente burocrático. Los cafetaleros aseguran que desde el cierre del Banco Nacional de Desarrollo (Banades) ha habido muchas reuniones y hasta se han conformado grupos de trabajo cuya labor y resultado está por verse.

También existe una contraposición de percepciones en cuanto a las condiciones de financiamiento. Mientras los caficultores piden una reestructuración de la deuda con una tasa de interés no mayor al 6% (las tasas actuales oscilan entre el 18 y el 24%), las contrapartes aducen que no pueden premiar a los que no pagan, por tanto, los casos deben ser individualizados.

Cabe mencionar que una de las mayores presiones que los campesinos sienten es que si se paraliza la caficultura, no habría trabajo agrícola hasta que empiecen las primera lluvias y durante ese tiempo estarían de "brazos cruzados". Igualmente sufrirían una depresión otros sectores ligados con el agro, como el sector comercial, bancario, aseguradoras, almacenadoras, etc. Es decir, afectaría la columna vertebral de la economía, el sistema financiero nacional.

Los cafetaleros, impacientes, auguran que si las circunstancias no mejoran, habría una "explosión social de consecuencias impredecibles" y que, incluso, el hundimiento económico provocaría a su vez el de buena parte del sistema financiero nacional, debido al "efecto dominó".

El titular del Ministerio de Agricultura y Ganadería, José Augusto Navarro, por su parte, quien participó en una reunión con más de 2,000 productores en Jinotega durante los primeros días del mes, tildó de "desesperante" la situación que viven los cafetaleros, sus familias y trabajadores.

Sin embargo, confió en que los esfuerzos realizados por todos los involucrados en esto sirvan para resolver "o al menos paliar" el problema, puesto que una explosión social sólo causaría más daños y pérdidas al país.

El Impacto en Nicaragua
  • Hasta el momento se calcula que unos 500 cafetaleros han perdido sus propiedades o están en proceso de perderlas,puesto que las hipotecaron con la banca privada o casas comercializadoras,y no tienen capacidad de pago debido a la baja de precios y a que aún se sienten las repercusiones de fenómenos climatológicos de años pasados.

 

  • Se estima que la caficultura genera en este país más de 260 mil empleos en la época de cosecha y más de 100 mil empleos en la época de silencio. Esto, sin incluir los aportes realizados a diversos oficios como los estibadores en puertos y beneficios secos,escojedores,transportistas,vendedores de maquinaria,vendedores de repuestos,etc.
  • Si se para la cultura por falta de acuerdo entre productores,gobierno y banca , también se detiene la absorción de mano de obra que genera la caficultura en la época veraniega,justo antes de las primeras lluvias.

 

  • La Unión Nicaraguense de Cafetaleros estima que a falta de financiamiento, no solamente las deudas de los productores quedarían insolutas, sino también la de todo el comercio que gira alrededor de la cosecha del grano.

En Nicaragua la situación de los cafetaleros unos lo perciben como un "simple" problema de deuda insoluta que obedece entre otros factores, a poca voluntad de pago por el malogrado paternalismo que se instauró en los 80 y que arrastra una cola hasta nuestros días. Otros, en tanto, lo asimilan como un problema de nación.

Hasta el momento hay algo real. El precio internacional del dólar anda por los 60 dólares por quintal, en contraposición con los 110-115 en que se movió en años anteriores. Ahora más bien se calcula que los costos de producción por quintal pueden andar entre los 100 y los 110 dólares.

Funcionarios de gobierno, sin embargo, vislumbran una salida pronta y no traumática. Uno de ellos es el Ministro de Hacienda y Crédito Público, Esteban Duque Estrada, quien estimó que todo quedaría resuelto al concluir marzo, después de "analizar profundamente" las demandas de los productores.

El Salvador: solución de conjunto

En el vecino país, denominado "El pulgarcito de América", la caficultura está severamente golpeada, en primer lugar por los terremotos que han sacudido a esa nación desde el pasado 13 de enero y; en segundo lugar, por la caída de los precios internacionales. Sin embargo allá, le buscaron y encontraron todas las partes -gobierno, banca y productores-una salida conjunta.

Hace cosa de un mes aproximadamente, tanto el gobierno como la banca salvadoreña pusieron a disposición de los cafetaleros 488 millones de dólares, cuyo destino es la reestructuración de las deudas y reactivar las áreas que los recientes terremotos destruyeron.

El dinero, según fuentes consultadas por El Observador Económico, será distribuido de la siguiente manera: 250 millones de dólares para la reconstrucción de la cartera de créditos actual; 50 millones para invertir en trabajos de fincas, fertilización, podas y demás; 100 millones, línea de crédito para renovación de cafetales; y, el resto será dispuesto para rehabilitar beneficios de café dañados por los terremotos, entre otros.

En tanto, se estima oficialmente que el sector cafetalero en El Salvador ha sufrido la pérdida de 50 mil empleos directos, resultando afectadas unas 25 mil familias del área rural. Se estima que por lo menos el 70% de los municipios cafetaleros han sufrido severos daños debido a los terremotos y sus réplicas.

A esto se le suma al menos un 15% de la producción del grano de oro se perdió debido a la destrucción que provocaron los deslaves en los cafetales. Además, se calcula que los daños sufridos en 27 de los 89 beneficios de café, equivalen al 25% de la producción nacional.

¿Es viable la solución cuzcatleca para Nicaragua?

Pese a que el ministro Esteban Duque Estrada cerró de un tajo la posibilidad de implementar en Nicaragua el modelo de financiamiento que recientemente se aprobó en El Salvador, "porque ellos tienen una estructura de cosecha completamente diferente"; el ministro de Agricultura, José Augusto Navarro, mira con muy buenos ojos la propuesta.

"Se está estudiando un planteamiento salvadoreño en que realmente éstos andan pensando tasas de interés anual del 6.32% anual. Ojalá pudiera trasladarse a Nicaragua", declaró a El Observador Económico el funcionario público.

Dijo que en nuestro país no hay un planteamiento definitivo alrededor del asunto; y aunque reconoció que al final las decisiones serían tomadas por el FNI, Banco Central y la Superintendencia de Bancos, "nosotros estamos interesados en que estudien el planteamiento salvadoreño".

El Ministerio de Agricultura sostuvo varias reuniones en la Embajada de China Taiwán. De hecho cuando ese país decidió apoyarnos con 27 millones de dólares, los primeros en recibir la noticia fueron las autoridades de Agricultura, a quien de una vez le anunciaron que estaban interesados en que la tasa anual del financiamiento a los caficultores no sobrepasara el 11%.

El tema de las tasas de interés bancarias, precisamente, es el talón de Aquiles en todas esta problemática. En el caso de El Salvador, por ejemplo, la banca privada salvadoreña accedió a cobrar sólo 1% en concepto de intermediación. Es decir, el Banco Multisectorial de Inversiones de El Salvador (equivalente del FNI en Nicaragua) le entregaría los fondos a los bancos con una tasa del 5.33% para el que los destinatarios reciban el dinero al 6.33% de interés.

Esa opción aquí no se ve con buenos ojos. Pero, pese a las dificultades, el Ministro de Agricultura aseguró que hará todo lo posible para que aquí se adopten esquemas similares al salvadoreño. Por otro lado, trabajaría en función de que el gremio cafetalero baje las necesidades de inversión a fin de hacer más fácil la negociación sobre el financiamiento.

"También es necesario que la banca privada de Nicaragua llegue a aceptar condiciones como las que están proponiendo en El Salvador, de que intermedien sólo con el 1%", insistió.

Agregó que el planteamiento de algunos cafetaleros es que el FNI sólo cobre medio por ciento de intermediación para que, al sumarlo con el 3.5% de interés que Taiwán le cobra a Nicaragua y el 1% que cobraría la banca privada, la tasa de interés que reciba el productor sea del 5%.

"Vamos a ver cuánto de eso se logra conseguir y cuánto permiten estas cuestiones de los ESAF, de las HIPC. Pero del lado del Ministerio de Agricultura lo que queremos es que haya un programa totalmente realista. Incluso tiene que considerarse --y los salvadoreños lo plantean-- es que no se le puede exigir al cafetalero que pague la totalidad de lo que logra producir, sino tiene que quedarle algo racional para que pueda lograr sus costos de vida y los de su familia", dijo.

En todo caso, el alto funcionario nicaragüense tildó de "deseable" que haya sinceridad por parte de los cafetaleros con relación al monto total de sus deudas, para tener nociones realistas de la dimensión del problema y evitar que el productor se ahogue teniendo que pagar varias fuentes de financiamiento.

"Ese sinceramiento debe ir acompañado de una penalización grande al que siga desviando prendas, a todo aquel que haya entrado a este procedimiento", reiteró.

El ministro Navarro enfatizó el hecho de que la banca privada "tiene que convencerse que si se ponen intereses inalcanzables nunca les va a terminar de pagar el productor. Que si realmente lo que se quiere es resolver el problema hay que ajustarlo a cuestiones realistas y a la verdadera capacidad de pago del productor".

Navarro insistió en que la búsqueda de "financiamiento fresco" ayudaría a solucionar el problema, pero también habría que cuidar la forma en que ese dinero se hará llegar a las manos de los productores, pues la mejor manera es que sean préstamos concesionales y para ello posó su expectativa en el dinero que el Presidente de la República, doctor Arnoldo Alemán, anunció vendría de Taiwán (27 millones de dólares).

Producción y Exportaciones de Café
Ciclo agrícola
Producción
Exportaciones

Consumo

Interno

  Area Producción
Rendimiento
Volumen Valor Precio Miles QQs. oro
2000/2001*/
154.7
1,507.7
9.70
386.6
22,771.1
58.89
 
1999/2000
143.3
2,019.0
13.96
1,677.8
169,834.4
101.22
341.2
1998/1999
143.3
1,439.2
10.43
1,204.0
129,380.1
107.45
235.2
1997/1998
132.8
1,433.7
10.79
1,206.5
182,334.4
151.12
227.2
1996/1997
127.1
1,099.7
8.7
892.8
121,378.6
135.95
206.9
1995/1996
133.0
1,304.4
9.8
1,158.7
126,034.8
108.77
145.7
1994/1995
119.4
894.0
7.5
728.2
118,171.7
168.28
165.8
1993/1994
105.6
920.1
8.7
741.6
63,115.9
85.11
178.5
1992/1993
105.2
721.2
6.9
652.5
35,104.6
53.80
68.7
1991/1992
106.4
1,030.8
9.6
778.3
46,672.8
59.97
252.5
*/Producciones: Cifras estimadas-Exportaciones :Cortadas al 31/01/01

Producción: Exportaciones

Area: Miles de Manzanas

Volumen: Miles de quintales oro

Producción: Miles de quintales oro

Valor: Millones de US$

Rendimiento: Quintales / Manzana

Precio: US$/qq

Fuente: Unicafé,MAGFOR y Banco Central

"Nosotros planteamos que tiene que administrarse en una especie de fideicomiso, no puede ni debe trasladarse como un fondo convencional a través de la banca privada porque ellos van a poner las mismas condiciones que siempre han puesto y eso no va a resolver en absoluto el problema que estamos viviendo", enfatizó.

Y, ¿le gusta a Unicafé?

En realidad la propuesta de los cafetaleros es bastante ambiciosa en dos sentidos. Uno, porque plantean una tasa de interés anual que como máximo equivaldría a la tercera o cuarta parte de las tasas que actualmente se les aplican -esto sin incluir el deslizamiento-; y dos, porque pretenden lograr esto pese a que tanto funcionarios gubernamentales como banqueros, aún antes que finalizaran las negociaciones, dejaron entrever lo imposible de aceptar ese margen.

Aún hay más. El nuevo arreglo incluiría entre dos y tres años de gracia. Eso sí, el dinero sería entregado de acuerdo a la capacidad productiva del cafetalero. Pero, "¿de qué nos sirve una reestructuración si dentro de seis meses vamos a andar con el mismo problema de nuevo?", inquirió el presidente de Unicafé, pues de acuerdo a su interpretación, la reestructuración ha demostrado históricamente no ser la solución, sobre todo, si por saldar la deuda al productor no le queda ni un centavo para invertir en su finca que, al final de cuentas, es su fuente primaria de pago.

"Entonces, dijo, al mismo tiempo que te reestructuren te tienen que dar financiamiento para invertir en lo único que te va a dar capacidad de pago, que es la plantación de café".

Hasta el momento no existe norma alguna que regule el financiamiento al sector cafetalero. De hecho, según el presidente de Unicafé, de alguna manera esto ha incidido en que la situación actual haya alcanzado niveles un tanto álgidos entre el sector oficial y el productor.

"El planteamiento que hemos hecho va en tres vías. Uno es el que tenemos con la deuda a largo plazo que viene de arrastre desde hace varios años y que no ha habido voluntad para resolverla de una vez por todas".

Por otro lado, "tenemos la deuda de corto plazo que es la de habilitación, que los bancos le dan a uno año con año para sacar la cosecha que también va a quedar insoluta por los precios internacionales y otros factores que se han montado". Y, finalmente, "el problema del financiamiento", del que están exentos la gran mayoría de los pequeños y medianos caficultores.

"El café es un cultivo de largo plazo. Hoy invertís con un plan de reconversión tecnológica para los pequeños productores y dentro de cuatro años va a dar una buena cosecha, cuando los precios internacionales sean mejores según los pronósticos", afirmó Navarro.

Agregó que ésta sería una inversión "estratégica, que dentro de tres años ya no va a necesitar de políticas especiales de gobierno, sino que (el productor) va a ser sujeto de crédito de cualquier organismo financiero".

Origen de la crisi según Unicafé

Ojo con los "No pago"

Mayor provisionamiento para cartera crediticia

Hay un apoyo generalizado al cafetalero

 

Regresar a la Página Principal


 
Copyright © 2001 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón


 

Ir Arriba

 

 

 

 

 

Página Oficial de Joya de Nicaragua

Budget,Renta de Vehículos

Banexpo

Mansión Teodolinda

Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!


 

»Indicadores Económicos

»Canasta Básica Nacional