Nicaragua: migraciones externas

Por Eduardo Baumeister

El estudio Nicaragua: migraciones externas fue realizado en el 2001 bajo el patrocinio del PRANAF y el CONPES, teniendo como investigador a Eduardo Baumeister, con el apoyo estadístico y de edicion de personal del PRANAF.
Es un estudio basado en tabulaciones especiales de encuestas y censos de Nicaragua, Costa Rica y los Estados Unidos, y consultas directas en Nicaragua y Costa Rica. La información más ampliamente utilizada cubre fundamentalmente los últimos años de los noventa y el ano 2000.
Presentamos en esta edición un resumen ejecutivo de esa investigación.

1.Tendencias asociadas a los procesos migratorios¡Error! Marcador no definido.

El incremento significativo de migrantes internacionales nicaragüenses es un fenómeno relativamente reciente, particularmente a partir de mediados de los años ochenta, y fundamentalmente de los años noventa. En los años setenta y ochenta los nicaragüenses censados en el exterior no superaban el tres por ciento de la población total del país. Por el contrario, a fines de los años noventa se puede estimar que esa proporción, a partir de estimaciones conservadoras, no es inferior al 12 por ciento de la población total, lo cual ubica a Nicaragua dentro de los países de América Latina con mayor proporción de población en exterior.

Desde los años treinta y antes de mediados de los años ochenta, había existido desplazamientos de nicaragüenses al exterior, fundamentalmente a Costa Rica y a los Estados Unidos, pero en magnitudes relativamente pequeñas, que representaban proporciones inferiores al tres por ciento de la población del país. Algo similar ocurría en el resto de América Central, con la excepción del importante sector de salvadoreños viviendo en Honduras, hasta 1969, cuando un conflicto bélico entre ambos países obligó a que la mayor parte de los salvadoreños regresaran a su país de origen.

Las migraciones internacionales eran un fenómeno social relativamente marginal, independientemente de que se trataba de economías muy abiertas al comercio internacional, con vínculos directos con rutas de navegación mundiales. Por el contrario, Nicaragua y el resto de países centroamericanos habían vivido importantes migraciones internas vinculadas a la expansión agroexportadora, el crecimiento urbano de las ciudades de la macroregión del Pacífico y el avance sobre la frontera agrícola

Como consecuencia de la situación política y económica interna de Nicaragua, se observó desde comienzos de los años ochenta un incremento de los desplazamientos al exterior. En primer lugar, de estratos medios y altos que, paulatinamente, se amplió a otros sectores sociales. En los años noventa el fenómeno tomará mayor envergadura por el importante incremento de la migración hacia Costa Rica, otros lugares de América Central y, en menor medida, hacia los Estados Unidos y el Canadá.

De forma paralela a los diferenciales demográficos, que generan distintos escenarios de oferta de mano de obra, cabe situar los diferenciales salariales entre países, particularmente entre Nicaragua y Costa Rica. Estas diferencias se encuentran fundamentalmente en la agricultura, donde los salarios costarricenses son 4.4 veces superiores a los de Nicaragua; entre las maestras y enfermeras, donde los diferenciales son aún superiores; en las actividades industriales y del comercio, las diferencias son marcadas pero inferiores a los otros tres sectores. Sin embargo, es importante señalar que en algunos puestos de trabajo, como maestras o enfermeras, las barreras de nacionalidad o de legalidad son más marcadas que en otras ramas laborales.

Las evidencias muestran que las migraciones internacionales han crecido significativamente en las últimas dos décadas, con la peculiaridad, con respecto a otros países similares, de que el flujo principal se está concentrando en Costa Rica que, por razones de proximidad, idioma, condiciones relativas de acceso, etc, ofrece condiciones muy diferentes a los destinos de Estados Unidos o Canadá. Las perspectivas para las próximas décadas indican que Nicaragua podrá generar flujos importantes de migrantes por cinco razones.

a- La tasa de crecimiento de la población en edad activa será una de las más altas del mundo, muy superior a Costa Rica, Estados Unidos, México o Canadá.

b- La generación de empleo se hace en condiciones de baja productividad y de ingresos, al tiempo que existe una proporción relativa de población en situación de desempleo abierto.

c- Los cambios demográficos y educativos en países como Costa Rica o Estados Unidos, requieren de la importación masiva de mano de obra, en particular para puestos de trabajo relativamente menos remunerados o basados en el trabajo manual intensivo.

d- Si bien en los países desarrollados existen cambios tecnológicos que ahorran mano de obra, es evidente también que en muchas actividades productivas, comerciales y de servicios se ha ampliado la demanda de mano de obra de bajos ingresos, lo cual alienta los procesos migratorios.

e- La educación formal universitaria se extiende en el mundo no desarrollado más que las inversiones productivas basadas en alta tecnología o en rubros que requieren mano de obra altamente calificada. En consecuencia, las migraciones están acompañadas del drenaje de cerebros o de personas formalmente calificadas.

Nicaragua no escapa a ninguno de los factores enumerados.

2. Zonas de origen y características de los migrantes externos

Es importante observar que las corrientes migratorias hacia el exterior son profundamente heterogéneas, tanto por las características socioeconómicas de los migrantes como las formas de inserción en los lugares de destino. Hasta el presente, dentro de las migraciones permanentes al exterior, han predominado los grupos provenientes de las zonas urbanas y, fundamentalmente, de la región del Pacífico, Managua y resto del Pacífico, con niveles educativos superiores a la media nacional.

La proporción de hombres y mujeres es relativamente similar. Entre los migrantes más estables, el 51 por ciento son varones. Entre los que se dirigen a los Estados Unidos, los varones representan el 48 por ciento. Los que migran a Costa Rica, el 56 por ciento son varones. A su vez, entre los más estacionales, 59 por ciento varones y 41 por ciento mujeres.

En los contingentes hacia Costa Rica, cerca del 44.5 por ciento de los migrantes permanentes son de origen rural, mientras que los que se dirigen a los Estados Unidos sólo 13 por ciento son de origen rural. Por otro lado, los migrantes estacionales hacia Costa Rica muestran un perfil más rural, con sectores importantes de fuera de la macro región del Pacífico.

Se podría considerar que la incorporación de estos estratos más rurales y con menor educación formal, se logra por la articulación con la economía agraria y labores en la construcción, lo que ha ampliado el espectro de tipos de migrantes (distintas zonas y niveles educativos). Como los datos utilizados provienen de la época previa a la actual crisis en las zonas cafetaleras (fuerte caída de los precios y del empleo asalariado), se podría prever que en el último año debe haberse incrementado la población migrante desde zonas del interior del país.

Varios países : tasas de crecimiento de la población en edad activa (1999 /2015) y de la población económicamente activa, 1990 / 2000
Países
Tasa de crecimiento de la población económicamente activa 1990 /2000 (2)
Población en edad activa 1990/2015 (3)
3/2 Relación entre la tasa de crecimiento de la población en edad activa y la tasa de crecimiento de la PEA, expresado en porcentajes
Nicaragua
3.0
3.2
107 %
Costa Rica
2.8
1.9
68 %
México
2.8
1.9
68 %
Estados Unidos
1.4
0.7
50 %
Canadá
1.1
0.5
45 %
Fuentes: los datos de la tasa de crecimiento de le pea, son tomados de la base estadísticas de la OIT, y los datos de crecimiento anual de la población en edad activa (entre 15 y 64 años se toma de World Development Indicators 2001 del Banco Mundial.

 

3.Consecuencias en las zonas de origen

En primer lugar, se observa que los hogares con migrantes externos tienen una mayor proporción de jefatura femenina. Incluso, esta situación se observa luego de controlar el proceso de migración por parte de jefes masculinos o esposos de las actuales jefas del hogar. En otras palabras, dos fenómenos sociales que se han extendido (migración al exterior y femenización de la jefatura de los hogares) estarían correlacionados.

En segundo lugar, se observa una diversificación de las formas de estacionalidad de la fuerza de trabajo. Antes de 1980, la principal forma de trabajo estacional estaba asociado a la agricultura. En la actualidad, puede estimarse que la población que trabaja en la recolección de las cosechas de agroexportación, principalmente en el café, es similar, aunque menor, a la población que sale, también estacionalmente, a trabajar a Costa Rica, al sur de Honduras y el oriente de El Salvador. O sea, que la estacionalidad del empleo, que era una característica importante del empleo rural nicaragüense, se reproduciría en la relación con los países cercanos.

En tercer lugar, las remesas y salarios ganados en los países vecinos se han ampliado de manera significativa. El uso principal de las remesas sigue estando centrada en el consumo básico. Sin embargo, en las actividades de micro y pequeña empresa, urbana o agropecuaria, las remesas operan como capital de trabajo y sirven para pagar deudas contraídas para esos fines.

No se observa aún en Nicaragua importantes inversiones en viviendas, producto de la utilización de remesas por parte de sectores populares o de estratos bajo de la clase media, como sí es notorio en países como El Salvador o Guatemala, donde existe una mayor masividad y antiguedad en los procesos migratorios.

4. Situación en los países de destino

En primer lugar, cabe indicar que la mayor parte de las familias migrantes, tanto en Estados Unidos como en Costa Rica, se ubican por encima de la línea de pobreza de esos países, según las estadísticas disponibles. Eso se explica por los salarios unitarios percibidos y, en buena medida, porque los hogares que constituyen tienen una proporción alta de personas que trabajan, reduciendo el efecto de la población dependiente.

En segundo lugar, existen los problemas de legalidad como residentes, inseguridad laboral, dificultades para acceder a ciertas necesidades básicas (seguridad social, educación pública, salud) y, a su vez, un trato discriminatorio.

América Central : Salarios medios por hora (en dólares),1998
Países
Peón agrícola
Cosedor Zona Franca
Albañil
Comercio
Maestras
Enfermeras
Costa Rica
1.63
1.70
1.34
1.06
3.05
5.99
El Salvador
0.63
0.92
0.92
1.70
2.88
2.66
Honduras
0.72
nd
0.74
0.46
nd
1.29
Nicaragua
0.37
1.16
0.68
0.61
0.45
0.62
Fuente: Miguel del Cid & Rodolfo Tacsan Chen (1998) Fuerza Laboral y poder adquisitivo de los salarios en Centroamérica, Panamá y R.Dominicana , OIT/ETM, San José

 

En tercer lugar, desde una visión de largo plazo, se podría prever que en países como Estados Unidos existen mayores probabilidades de legalizar los aproximadamente 50,000 nicaragüenses que se encuentran ilegalmente en ese país. En el caso de Costa Rica la situación es más compleja. Por un lado, las perspectivas económicas no son tan favorables y, por otro, existen presiones fuertes de migración de otros países, particularmente de colombianos de estratos medios que están saliendo masivamente de su país, debido a las conocidas condiciones político-militares.

5. La situación migratoria desde una óptica comparada

En un período relativamente rápido, de menos de dos décadas, Nicaragua pasó de importador neto de mano de obra (salvadoreños y hondureños, para las cosechas de algodón y café respectivamente) a un exportador neto significativo.

En la actualidad, Nicaragua se presenta como un país en el que la migración externa es muy relevante, desde el punto de vista de la población que se encuentra en el exterior, por la presión que ejercen los nicaragüenses sobre su principal destino, Costa Rica, y por el peso de las remesas en la obtención de divisas externas. Claramente, está por encima de la media latinoamericana en las tres dimensiones (proporción de migrantes en la población total, presión poblacional sobre el principal país de destino, y la importancia de las remesas como porcentaje de los recursos externos) y se encuentra muy cercana a la situación de El Salvador.

Perfil educativo de los migrantes nicaraguenses, 1998
Años de estudio
Población no migrante
a Costa Rica
a Estados Unidos
ninguno
22,963
35.6
153
12.8
22
2.1
1 a 9 años
34,213
53.1
815
68.0
483
45.2
10 y más años
7,293
11.3
230
19.2
563
52.7
TOTAL
64,469
100
1198
100
1068
100
Fuente: Basado en los cuadros 4 y 6 de Rosales, 1999 "Nicaraguenses en el Exterior ",INEC/FNUAP. Basado a su vez en la ENDESA 1998

Sin embargo, en el plano institucional (organización de los migrantes, cabildeo de sociedad civil, preocupación estatal por asistir a los migrantes en el exterior, el fomento de mecanismos para canalizar más adecuadamente las remesas generadas, etc), la situación es más débil en comparación a países como El Salvador o México. La canalización de las remesas está quedando, fundamentalmente, en manos de empresas internacionales o de los bancos.

6. Implicaciones para las políticas públicas nicaragüenses

a. Los procesos migratorios externos conjugan, por su propia naturaleza, diversas variables, tanto internas como externas, siendo algunas producto de procesos de larga gestación y otras de menor alcance temporal. Reflejan, en última instancia, desequilibrios entre la magnitud, calificación y expectativas de ingresos de poblaciones en edad de trabajar, las condiciones de empleo locales ofrecidas y las posibilidades de empleo y remuneraciones en el país receptor. Y esto último está en directa proporción al costo económico y social de poder acceder a esos mercados, determinados por restricciones legales migratorias.

b. El balance que ofrecen procesos masivos de migración es complejo, generando aspectos positivos, tales como la obtención de empleo para fuerza de trabajo desempleada o subempleada, remesas para la sobrevivencia y, eventualmente, la ampliación de los activos de las familias y las comunidades en los lugares de origen. En la medida en que el país receptor presente un mayor nivel relativo de desarrollo que el país de origen, se pueden generar procesos de formación de capital humano, lo que puede ser de beneficio para el país de origen al retornar los migrantes.

Evolución de los nicaraguenses censados en el exterior 1970 / 2000
Países
Años setenta
Años ochenta
Años noventa
2000
Costa Rica
23,331
45,918
310,000
350,000
Canadá
ND
270
8,545
E.E.U.U
16,125
44,166
168,659
178,000
Total en América
49,126
107,153
503,366
628,000
Población de Nicaragua(mediados de la década)(en miles)
2,498
3,404
4,426
5,074
% en exterior
1.96
3.14
11.4
12.4

Fuentes: Celade,2000. Para Costa Rica para años noventa se basa en la estimación del Programa Centroamericano de Población para 1998. Para el 2000 Morales, 2001.

Para el 2000 las cifras de Estados Unidos se basan en resultados preliminares del Censo de Población del año 2000. Se estiman 100,000 personas fuera de lo estimado en Costa Rica y los Estados Unidos , basado en proyecciones hechas a partir de la Endesa 1998.

 

c. Entre los aspectos negativos, se observan procesos de pérdida de capital humano y social, en la medida en que los migrantes son, generalmente, personas relativamente calificadas y/o poseedoras de capacidades organizativas, con iniciativa para cambiar situaciones adversas; en otras palabras, abarcan a una parte sustantiva de los estratos innovadores de la sociedad de origen. Otro factor adverso, es la desintegración de las familias, la erosión del capital cultural y la discriminación que sufren los migrantes los recién llegados a otro país.

d. Las políticas públicas que pueden operar sobre las condiciones migratorias apuntan en varias direcciones. En primer lugar, a apoyar la valorización de la fuerza de trabajo que sale al exterior, tratando de mejorar sus condiciones de legalidad, calificación laboral y de negociación en el país de destino. Todo esto debería ser parte de una política exterior del país.

En segundo lugar, existen componentes de mediano plazo que son indispensables para aliviar la brecha migratoria, que tiene que ver con una política de población que permita reducir el crecimiento poblacional y, por ende, la población en edad de trabajar, reduciendo así la presión por migrar. Esto respondería a dos factores, por una parte, aliviar la carga reproductiva sobre amplios sectores de mujeres pobres, que ven deteriorada su salud de manera temprana, dan a luz hijos con bajo peso al nacer, etc; y por otro lado, porque las tasas de crecimiento poblacional en Nicaragua, entre las más altas del mundo, no encuentran un correlato en la creación de empleo, particularmente cuando estos ofrecen niveles de productividad y de ingresos medianamente adecuados. Especialmente, una política de población adecuada reduciría la vulnerabilidad asociada a familias numerosas, de escasos recursos, y bajos niveles educativos.

e. Políticas públicas adecuadas hacia las migraciones externas serían aquellas que:

i). disminuyen la vulnerabilidad legal de los migrantes para facilitar su valorización en el mercado de trabajo receptor

ii). Contribuyen a su adecuación a las condiciones del país receptor (conocimientos legales, historia, costumbres, acercamiento a los sectores más receptivos en el país de destino, canales de comunicación con el país de origen.

iii).Alienten la permanencia estacional, aunque periódica, de la mano de obra nacional por dos razones: para reducir el deterioro de los núcleos familiares y tratar que parte de los ingresos se puedan volcar en viviendas, compra de terrenos, mejoras de viviendas, que de lo contrario, tendencialmente, se harían en el país receptor.

iv). A su vez, incentiven la permanencia estacional, aunque puede ser recurrente y períodica, para tratar que el capital humano mejorado, cuando se trabaja en estratos más modernos, pueda ser empleado en actividades locales.

f. En cuanto a la política exterior, tradicionalmente esta ha tenido que ver con la defensa de los derechos territoriales de un Estado y sus vínculos geopolíticos con otros Estados. Otros componentes habituales tienen que ver con la promoción de la cultura y, de manera aún no plena (por lo menos en el ámbito de los países centroamericanos), en temas comerciales y económicos. Para un país que en la actualidad es un exportador neto de mano de obra y que tiene una elevada dependencia de las remesas del exterior, el tema de las migraciones al exterior se vuelve un asunto que, necesariamente, debe ocuparse el Estado en su conjunto y, particularmente, en su política exterior, para apoyar los procesos de inserción de los connacionales en los países receptores.

Percepción de los habitantes del Area Metropolitana de San José de Costa Rica sobre los nicaraguenses, 2000
Percepciones %
Se trata positivamente a los inmigrantes 27
Se trata negativamente a los inmigrantes 63
Inmigrantes deben tener acceso a la educación publica 93.5
Legalizar su status migratorio 75.0
Trabajo con igualdad de condiciones que ticos 81.8
Traer a su familia a vivir con ellos 55.5
Los nicaraguenses son personas iguales a los costarricenses 58.3
Los nicaraguenses son buenos trabajadores 74.0
Los nicaraguenses ayudan a la economía del país 65.0
Las costumbres nicaraguenses son diferentes a las costarricenses 84.0
Los nicaraguenses solo traen problemas al país 36.0
Debe prohibirse la entrada a los nicaraguenses a Costa Rica (de acuerdo o muy de acuerdo) 50.3
Fuente: Resultados de Universidad Nacional, Instituto de Estudios Sociales en Población, Oficina de Comunicación, La población costarricense del Gran Area Metropolitana frente a su percepción hacia la población migrante, la política y los impuestos",IDESPO. Preparado por Irma Sandoval, Hugo González, María de los A. Carillo, Odalía Calderón.

g. En Nicaragua la población crece a una de las tasas más elevadas del planeta, particularmente entre los sectores rurales y, en especial, en los hogares más pobres y menor nivel educativo. Es necesario emprender una política de población que reduzca los actuales niveles de crecimiento, mediante métodos adecuados de planificación familiar que estén disponibles para todos los estratos sociales y áreas geográficas del país.

h. Uno de los rezagos más evidentes de Nicaragua pasa por la falta de viviendas adecuadas para una proporción elevada de la población. Sería muy conveniente que instancias gubernamentales, en coordinación con organizaciones no gubernamentales y del sector privado empresarial, apoyaran la formación de cooperativas de vivienda que permitieran generan mecanismos de ahorro, préstamo, autoconstrucción, diseño, etc. Los migrantes podrían canalizar parte de sus ingresos en la futura construcción de sus viviendas mejoradas en el país.

 

Ir Arriba

Comercio mundial se oxigena en Qatar

Turismo alternativo se abre camino

 

 

Regresar a la Página Principal


 

Copyright © 2002 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón

 

 

 

 

 

 

 

 

Estesa: En cable su mejor señal

BDF: Para qué ir al banco ? Cuando puedes banquear desde tu casa!! 

Página Oficial de Joya de Nicaragua

Banexpo : "Crezca con nosotros"

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!


 

»Indicadores Económicos

»Canasta Básica Nacional

 

 

Las Ventajas de Suscríbirse . !Haga Click Aquí!