Estudio de Hogares de Trabajadoras
Emigrantes Nicaragüenses

Milagros Barahona

 

Introducción

En Nicaragua el empleo femenino, más allá de las fronteras, está adquiriendo cada vez un peso más importante como alternativa de inserción de las mujeres al mercado de trabajo y de válvula de escape para grupos familiares que viven altos niveles de pobreza y de insatisfacción de sus necesidades básicas.

Estudios de los flujos migratorias de nicaragüenses que salen en busca de trabajo a otros países dan cuenta que la emigración laboral de mujeres es un fenómeno social en ascendencia. Desde al segunda mitad de los años noventa hay cada vez mas mujeres que emigran, como agentes económicos autónomos, particularmente hacia Costa Rica.

En el marco del Proyecto Protección a la Mujer Migrante y Mejoramiento de las Condiciones de la Niñez Afectada por la Migración, apoyado por el Programa de Género de la OIT, en abril-mayo de 2001 se realizó el Estudio de Hogares de Mujeres Emigrantes Laborales, que incluyo entrevistas individuales y colectivas a informantes claves, así como un cuestionario que se aplicó a 202 hogares de comunidades urbanas y rurales de los municipios de Rivas, Belén, La Conquista y San Marcos, en dos departamentos de la macro región del Pacífico.

El estudio se propuso aportar conocimiento de las interrelaciones entre los factores económicos, que motivan y resultan de los desplazamientos migratorios de la mujer migrante, y factores sociales y culturales que son centrales para el bienestar y la calidad de vida, como son la igualdad de género y las condiciones de desarrollo integral de los hijos de las mujeres. A continuación se presenta un breve resumen del estudio

Relaciones de Género en la migración femenina

Los 202 hogares estudiados fueron seleccionados de una lista mayor de hogares de donde se sabía había salido por lo menos una mujer a buscar trabajo fuera del país por períodos de más de un año. 63% de la muestra de la encuesta se hizo en comunidades urbanas y 37% en comunidades rurales.

Los hogares estudiados son de prácticas migratorias predominantemente femeninas. En los 202 hogares se dieron referencias de 301 personas, la gran mayoría mujeres (250), jóvenes, hijas del jefe de familia o de su cónyuge, que están en el exterior por trabajo, en general en Costa Rica.

Las motivaciones para emigrar son similares entre hombres y mujeres, siempre por razones económicas. Para ambos aparece igualmente importante la posibilidad de ayudar a sostener a su familia, aunque es más una práctica real de las mujeres. Para una buena parte de las mujeres que salieron emigrar significó obtener por primera vez ingresos por su trabajo, ya que eran estudiantes y amas de casa en sus comunidades de origen. La gran mayoría encuentra trabajo como empleadas domésticas.

La cuarta parte de las familias tienen mujeres que también desean emigrar a Costa Rica para buscar ingresos como trabajadoras domésticas. Una tercera parte de estas familias tienen mujeres que ya fueron emigrantes laborales y una parte de ellas quieren regresar de nuevo.

Llama la atención la muy alta proporción (55%) de jefatura femenina en los hogares de donde salen las mujeres emigrantes laborales hacia Costa Rica.

Por las notables diferencias encontradas en el estado civil, según el sexo, y por la alta proporción de jefas mujeres, tendemos a pensar que la emigración femenina tiene mayor asociación con la desintegración de la pareja que la migración masculina. Por las normas y prácticas culturales patriarcales predominantes es mucho más probable que las mujeres esposas de hombres emigrantes logren mantenerlos como parejas, a pesar de la distancia, la infidelidad, la incomunicación u otras dificultades, que los hombres esposos de mujeres emigrantes mantengan sus parejas. Las actitudes de resignación y tolerancia con que las mujeres viven la ausencia de la pareja emigrante contrasta con la desconfianza y amargura con que los hombres viven condiciones similares.

Seis de cada 10 mujeres de las que han emigrado de los grupos familiares estudiados tienen marido. O sea que no es cierto que las que emigran son las mujeres sin marido. Por la necesidad, por la presión de la pobreza, se están rompiendo importantes roles tradicionales de género y normas relativas a la familia; como el creer que el hombre es siempre el "sostén del hogar" o que la cohabitación de la pareja es condición indispensable para mantener una familia.

La cohesión del grupo familiar en estos hogares se desarrolla alrededor de los intereses comunes de sobrevivencia y de una jefatura femenina centrada en la mejoría del bienestar material de los hijos e hijas. La estrategia económica central se basa en la combinación del trabajo asalariado de empleada doméstica de la emigrante joven con el trabajo doméstico no asalariado de otras mujeres y niñas del hogar que queda en la comunidad de origen.

Por las ventajas que se dice tienen las mujeres en el empleo doméstico que se ofrece en San José, Costa Rica, por la versatilidad que tienen en el desempeño de actividades variadas y por la mayor obligación que se supone sienten "naturalmente" por el bienestar de los hijos, los riesgos y los dolores que acompañan la emigración de la mujer están socialmente aceptados por hombres y mujeres de estas comunidades.

Comparativamente, las remesas que envían estas mujeres emigrantes son regulares, de montos relativamente bajos, pero que corresponden en promedio al 46% de sus ingresos. Se observan por lo tanto, ingresos inferiores (a los de hombres emigrantes) con responsabilidades mayores en la emigración femenina, fenómeno que se puede explicar en gran parte por la responsabilidad muy desigual que asumen hombres y mujeres con respecto a los hijos/as y el agravamiento de muchas desigualdades de género ya predominantes en un contexto de emigración laboral irregular.

La mayor ventaja de este tipo de emigración laboral ha sido la posibilidad de una inserción en el mercado laboral de muchas mujeres jóvenes que no tenían ingresos por ser estudiantes y/o amas de casa.


¿Y los hijos e hijas de la que emigra?

La mayoría de las personas que emigraron pertenecientes a las familias estudiadas tienen hijos, 8 de cada 10 mujeres y un poco más de la mitad de los hombres. Casi la mitad de estos hijos/as viven en las casas encuestadas, en Nicaragua, y la otra mitad vive en el país donde están sus padres.

Los niños y niñas de estas familias de emigración femenina presentan una asistencia escolar relativamente buena - 9 de cada 10 están asistiendo a la escuela y tienen chequeo médico regular.

No hay en estas familias una alta incidencia de trabajo infantil vinculado a la generación de ingresos, pero sí es alta la proporción de niñas involucradas en largas jornadas de labores domésticas. 142 niños/as, correspondiente a la tercera parte del total (de 6 a 18 años), están en condiciones difíciles porque realizan jornadas de cuatro horas o más al día, ya sea en labores del hogar o en actividades generadoras de ingresos.

La emigración laboral femenina se combina con la crianza y socialización de hijos e hijas por sustitutos del padre y de la madre. La niñez afectada por las migraciones laborales femeninas se desarrolla en un contexto de alta vulnerabilidad afectiva y emotiva. Las que aparecen en primer orden de sustitutas son las abuelas y este ha sido un papel tradicional tanto en las familias extendidas, como en las familias de jefatura femenina, independientemente de la migración, pero se refuerza en condiciones tanto de migración interna como de migración externa.

Hay un alto grado de conciencia entre las mujeres de estas familias sobre los riesgos de la separación de sus hijos expresado directamente como "el dolor de dejar a los hijos" o "el dolor de vivir lejos de los hijos".

Con la emigración de la madre se refuerza el papel afectivo distante, y de autoridad formal simbólica que juegan los hombres en sus grupos familiares. Los padres no se ven ellos mismos y son vistos raras veces como recursos para el cuido de sus propios hijos.

Legalidad y derechos

La emigración laboral de mujeres de los grupos familiares estudiados tiene características de emigración irregular, soportada principalmente por redes migratorias. La legalidad - de los desplazamientos y del estatus de migrante laboral - aparece como un asunto deseable pero no indispensable.

La condición de irregularidad es aceptada como normal por la mayor parte de las personas y agentes económicos involucradas directa e indirectamente en la emigración laboral y es en buena parte consecuencia del desconocimiento y hasta desinterés en la información sobre sus derechos que manifiestan las y los emigrantes. Las instituciones no aparecen como recursos en estos desplazamientos, de ningún lado de la frontera.

Los y las emigrantes económicas aceptan consciente e inconscientemente que por las condiciones irregulares de sus estadías en el país de destino no pueden ejercer derechos básicos como la libre circulación en transporte público, o la concurrencia a lugares de entretenimiento.

Lo malo mejor no se cuenta al regreso

En Nicaragua percibimos una tendencia a idealizar las condiciones de trabajo y de ingresos de la emigrante que trabaja como empleada doméstica en Costa Rica, de parte de sus familiares o de las ex emigrantes mismas, mientras que en las entrevistas que se realizaron en San José, Costa Rica, se manifestaron con relativa espontaneidad referencias concretas de discriminaciones que viven como empleadas domésticas y de violaciones a la legislación Costarricense, particularmente en lo referente a despidos injustificados, a la jornada laboral y al salario mínimo.

Los riesgos de ser deportada en caso de no tener la documentación correspondiente son mayores para los hombres y para las mujeres jóvenes; en ambos casos porque se exponen más a la vida pública en condiciones de vulnerabilidad. La empleada doméstica está "protegida" en la medida en que no sale del lugar de trabajo.

El Informe 99-2000 de la Defensoría de los Habitantes de Costa Rica señala que el número de denuncias conocidas es muy bajo con respecto al número de trabajadores inmigrantes en el país.

Pobreza y migración laboral femenina

Este estudio confirma la asociación que generalmente se hace entre pobreza y emigración laboral irregular.

La pobreza y las pocas perspectivas de mejorar constituyen factores de expulsión para la mayoría de las mujeres jóvenes que además son madres. O sea que no hay tal voluntariedad o ejercicio de una libertad de opción en este tipo de emigración.

La mayor parte de los grupos familiares de los hogares estudiados están escapando a la pobreza extrema gracias a la estrategia familiar de la emigración de una familiar mujer que manda remesas y de otras familiares mujeres que cuidan los hijos, hijas y resto del grupo familiar que se queda.

La gran mayoría de los miembros de estos hogares son económicamente dependientes, fundamentalmente por el peso de la alta proporción de niños/as y adolescentes.

Como promedio cada familia (de las 202 encuestadas) recibe de ayuda $72 al mes, por varias fuentes, $ 69 de los cuales provienen de remesas de una familiar que trabaja en el exterior. Destacan las remesas de las mujeres de esas familias que actualmente están trabajando como domésticas en Costa Rica. Las remesas se destinan a gastos de alimentación, educación y salud de niños y niñas. Hay un 3% de familias que identifican el ahorro y la inversión como destinos posibles de las remesas.

En la percepción que las mujeres tienen de su responsabilidad de madres las demandas económicas o materiales de los hijos/as toman el primer lugar, por lo que cualquier desventaja o efecto negativo de la condición de emigrante laboral irregular queda opacada cuando se comparan los ingresos que se devengan en Costa Rica con los bajos ingresos y las pocas oportunidades de empleo remunerado de Nicaragua.

 

Regresar a la Página Principal


 

Copyright © 2002 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón

 

 

 

 

 

 

 

 

Estesa: En cable su mejor señal

BDF: Para qué ir al banco ? Cuando puedes banquear desde tu casa!! 

Página Oficial de Joya de Nicaragua

Banexpo : "Crezca con nosotros"

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Mansión Teodolinda

Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!


 

»Indicadores Económicos

»Canasta Básica Nacional

 

 

Las Ventajas de Suscríbirse . !Haga Click Aquí!