Nueva York y Porto Alegre no se ponen de acuerdo

¿Mundos irreconciliables?

En su XXXI edición, el Foro Económico Mundial reunió en Nueva York, del 31 de enero al 4 de febrero, a la crema y nata de las finanzas y los negocios mundiales, quienes debatieron junto a representantes de los gobiernos y organismos multilaterales, los principales problemas de la actualidad.

En los mismos días en que unos tres mil líderes y personalidades del mundo de los negocios y las finanzas se daban cita en Nueva York, cerca de 60 mil personas se reunían en Porto Alegre, Brasil bajo el lema: Otro mundo es posible.

Para nosotros, el futuro tiene que privilegiar las cuestiones sociales, la valorización del ser humano y colocar la economía al servicio de la cuestión social y no al contrario, que acaban siendo las reglas establecidas por el Foro Económico, sostuvo Cándido Grzybowski, uno de los organizadores del Foro Social.

Hay razones para desconfiar de las buenas intenciones. Por ejemplo, el monto de los subsidios a la agricultura en los países industrializados es cinco veces más grande que toda la ayuda internacional, como destacó el ministro de Finanzas de Canadá, Paul Martin, quien calificó de inaceptable esa situación.

El Observador Económico presenta un reporte especial sobre el Foro Económico Mundial y el Foro Social Mundial.

Terrorismo, recesión y pobreza dominan los debates

31 de enero: El recuerdo del 11-S

Dentro de las doradas paredes del hotel Waldorf Astoria, en Nueva York, unos 1.000 ejecutivos de algunas de las compañías más poderosas del mundo se mezclaron con jefes de Estado y ministros de Economía y Finanzas para discutir los nuevos desafíos que enfrenta el capitalismo mundial e intentar hacerse con jugosos contratos corporativos.
Líderes religiosos y culturales, así como representantes de unas 120 organizaciones no gubernamentales, debatieron cómo los sucesos del 11 de septiembre han cambiado globalmente la dinámica de la política y la sociedad. En la ceremonia de apertura, el creador del FEM, Klaus Schwab dijo que la cumbre no sirve para tomar decisiones ni negociar, pero arengó a los presentes al afirmar que su presencia aquí demuestra que están profundamente comprometidos y preocupados no sólo acerca de su empresa, su Gobierno, su causa o su país.

Una de las principales preocupaciones de la jornada fue la de si los Estados Unidos y la economía mundial, que se encuentra en recesión, han superado ya la crisis. Las posturas más encontradas fueron la de dos representantes de firmas de correduría de bolsa rivales, Stephen Roach, jefe económico de Morgan Stanley, y Jacob Frenkel, presidente de Merrill Lynch International. Para Roach, la recesión que sufre EEUU no está superada y no se va a superar tan pronto como algunos vaticinan. Por su parte, Frenkel auguró un crecimiento de hasta el 4% para finales de este año. Gail Fosler, vicepresidenta del Conference Board, también se mostró a favor de la recuperación, si bien la situó hacia el año 2003.

1 de febrero: Pobreza, terrorismo y protestas callejeras

La segunda jornada del Foro estuvo dedicada a asuntos como el terrorismo y la pobreza y estuvo marcada por una nutrida asistencia de miembros de la administración estadounidense, encabezada por su secretario de Estado, Colin Powell, quien reconoció que la pobreza es una de las causas del terrorismo. Tenemos que atacar la pobreza, la desesperación y la desesperanza, dijo Powell, quien añadió que el terrorismo crece en la desesperación y entre quienes no tienen futuro. El secretario del Tesoro, Paul O'Neill no relacionó las dos realidades, pero aseguró que los prestamistas internacionales tienen que rebajar los costos de la deuda para que los países en desarrollo puedan convertirse en economías desarrolladas.
Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores francés, Hubert Vedrine, ahondó más en las ideas de Powell y apuntó que el mundo tendrá que cambiar si quiere estabilidad, proponiendo -más allá de la alianza antiterrorista- la creación de una coalición por un mundo más justo, de una globalización más justa. En la misma línea se situó el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y la Seguridad, Javier Solana, quien dijo que luchar contra el terrorismo no es suficiente, y destacó que también es necesario combatir la pobreza.

El Foro también se ocupó del continente olvidado, el africano, en un debate en el que el primer ministro canadiense, que organiza la próxima reunión del G-7, recordó la diferencia entre el 20% más rico del mundo y el 20% más pobre ha pasado de 30 a 1 en los años sesenta, hasta el actual 74 a 1.

2 de febrero: Los grupos antiglobalizadores, pacíficos

Las críticas vertidas desde la calle, donde se llegaron a concentrar unas cinco mil personas para protestar por el modelo de globalización que defiende el FEM, fueron pacíficas -con tan sólo cuatro detenidos-, pese al temor inicial a fuertes enfrentamientos con la policía. Eso sí, demostraron un inmenso abanico temático: los conflictos con Iraq y Oriente Próximo, la crisis argentina, el caso Enron, el plan Colombia, los bosques californianos y las ballenas, entre otros.

En las sesiones del Foro, el director del Fondo Monetario Internacional, Horst Köhler, se refirió al egoísmo de los ricos que se aferran a sus privilegios: Las sociedades en países avanzados son demasiado egoístas para poner fin a sus privilegios, algo necesario para dar a los pobres más oportunidades.

3 de febrero: La recuperación económica, en manos de EEUU

Los líderes que asistieron al Foro Económico Mundial compartieron el criterio de que la esperada recuperación mundial depende críticamente de lo que haga Estados Unidos, afirmó Stanley Fischer, vicepresidente de Citigroup. Respecto a qué tipo de recuperación se espera que tenga EEUU, Fischer dijo que es poco probable que la productividad de la economía norteamericana logre las cuotas de la década de los 90, y mantuvo que lo más probable es que ronde el 3 o 3,5%. En el caso europeo, dijo, es evidente que su recuperación irá a la zaga, ya que, entre otras cosas, todavía no han sido visibles los beneficios que, esperaban muchos, traería la puesta en circulación del euro.

Respecto de Argentina, dijo que hubo un amplio consenso en el seno del FEM de que, por el momento, ha habido poco contagio a nivel económico a través de los mercados. He notado más preocupación - agregó - por un posible contagio psicológico o político que haga que otros Gobiernos tengan mayor dificultad para poner en prácticas políticas fiscales restrictivas. Se mostró partidario de que el acuerdo que el Gobierno de Eduardo Duhalde negocia con el FMI contemple superávit primarios para poder hacer frente a sus obligaciones.

Por su parte, el ministro sudafricano de Finanzas, Trevor Manuel, y encargado de resumir lo tratado en el área de pobreza y desarrollo, dijo que había encontrado un extraordinario consenso en que la pobreza es el mayor reto para el mundo. Muchos han identificado la pobreza con la falta de acceso a la información, porque ésta los excluye de la toma de decisiones, lo que plantea interrogantes, subrayó. Puso un ejemplo: el 90% de las páginas de Internet está en inglés, y, por tanto, con el consiguiente obstáculo que representa el desconocimiento del idioma para luchar contra la pobreza y favorecer el desarrollo.

4 de febrero: Balance de críticas y Nueva York en 2003

El Foro Económico Mundial (FEM) concluyó sus cinco días de debate, en los que los asuntos económicos pasaron a un segundo plano, eclipsados por cuestiones como la seguridad y la lucha antiterrorista. También predominaron las divisiones entre europeos y norteamericanos en la visión del mundo y de la economía, el momento de la recuperación económica (para Europa, será el año que viene y para EEUU, muy cerca) y la necesidad de que la globalización atienda a cuestiones sociales.

El Foro recibió una dura crítica por la exclusión de las sesiones de muchos medios de comunicación, salvo algunos privilegiados, especialmente norteamericanos y anglosajones; el diario Earth Times, vinculado al New York Times y editado siempre en las grandes conferencias internacionales, denunciara la existencia de un apartheid en ese sentido. Los miembros también expresaron su descontento, porque las mesas redondas se ampliaron, recortándose el tiempo de cada ponencia a cinco minutos.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, instó a los empresarios a ayudar a los pobres, pero ante los hombres más poderosos de la tierra defendió la globalización como herramienta para poder superar los males del mundo.
El fundador del FEM, Klaus Schwab, anunció que para el año 2003, el Foro regresará a Nueva York, aunque aún no ha decidido dónde se ubicará a largo plazo



*Tomado de El País, España

 

Diccionario de globalización

Foro social avanza en definición de grandes problemas mundiales

Regresar a la Página Principal


 

Copyright © 2002 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón

 

 

 

 

 

 

 

 

Estesa: En cable su mejor señal

BDF: Para qué ir al banco ? Cuando puedes banquear desde tu casa!! 

Página Oficial de Joya de Nicaragua

Banexpo : "Crezca con nosotros"

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Mansión Teodolinda

Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!


 

»Indicadores Económicos

»Canasta Básica Nacional

 

 

Las Ventajas de Suscríbirse . !Haga Click Aquí!