Centroamérica ante la Globalización

Sigfrido Lee y Bismark Pineda

La globalización es una realidad mundial. Aunque muchos políticos todavía pierden su tiempo discutiendo sobre si es buena o mala, este fenómeno avanza cada vez más rápido. Por otro lado, desde un punto de vista práctico, muchos empresarios de todo el mundo se han dedicado a buscar formas de aprovechar mejor mercados más grandes y especializados. Incluso, a pesar de una burocracia, a nivel nacional e internacional, que tiende a quedarse rezagada ante los avances privados.

En Centroamérica han prevalecido distintas políticas públicas bastante uniformes sobre la integración de nuestros países con el resto del mundo. A partir de la década de los 50 y durante casi 30 años se promovió la sustitución de importaciones y el Mercado Común Centroamericano. Aun cuando hubo avances, especialmente en la industrialización de la región, en 1980 su fracaso era obvio. A partir de entonces se pasó a una modalidad de promoción de exportaciones, la cual ha favorecido una mayor apertura comercial. Hoy, pareciera que el enfoque de la política económica está en los tratados de libre comercio. Sin embargo, quedan muchas dudas sobre la efectividad de la política comercial y sobre si los empresarios y consumidores han percibido realmente los beneficios de la misma.

Durante los meses de octubre y noviembre del 2001 el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales –CIEN– de Guatemala realizó a nivel centroamericano una encuesta entre empresarios exportadores sobre sus perspectivas para el 2002. Se entrevistó a un total de 200 ejecutivos de empresas exportadoras en Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua (50 en cada país). Se les formularon preguntas en torno a varios temas relacionados con el comercio exterior, a fin de determinar si sus respectivos países tienen una agenda de comercio exterior conocida y aceptada por todos los sectores, y definir los obstáculos en cada uno de ellos para promoverla y crear economías competitivas.

Los resultados de la encuesta se presentaron en abril de este año en un seminario organizado por el Consejo Superior de la Empresa Privada de Nicaragua –COSEP–, y revelaron una percepción un tanto pesimista sobre la política comercial de la región. La mayoría de las personas consideraron que no existe, o no se sigue, una política de comercio exterior definida y coherente; tan solo el 32% de los encuestados apreciaron que dicha política sí existe. Estos resultados muestran que falta camino por recorrer en la promoción de una visión compartida sobre el comercio exterior. Debe existir una política coherente a este respecto, impulsada por una entidad mixta, compuesta por el sector privado y el Gobierno, para poder así aprovechar los beneficios de la globalización.

Entre los obstáculos para impulsar una política de estas características se encuentran la falta de comunicación entre éstos y el sector privado, siendo este problema el más mencionado en Nicaragua. También se mencionaron la falta de voluntad y de apoyo por parte de los gobiernos y una política fiscal errática, entre otros. Es de vital importancia que se reconozca el papel crucial de los gobiernos, coordinando y apoyando este tipo de políticas. Para alcanzar el éxito es esencial una adecuada comprensión del papel que le toca desempeñar a cada uno. Los gobiernos y el sector privado deben trabajar unidos; no pueden darse el lujo de trabajar sin coordinación. Ambas partes se necesitan para que cualquier propuesta funcione.

Los entrevistados también mencionaron una serie de factores estructurales que impiden o dificultan las exportaciones. En general, los empresarios centroamericanos mencionaron como factor principal la falta de competitividad de los productos de la región en el mercado internacional. Específicamente en Nicaragua se mencionaron con mayor frecuencia los trámites engorrosos en las aduanas y la falta de un ambiente propicio para la inversión. Cabe recordar que, sin un adecuado clima de negocios, es imposible promover cualquier tipo de política económica destinada a aumentar la inversión o la producción. Cuando se discuta la política de comercio exterior, es importante tomar en cuenta que poco sirven las elaboradas propuestas y recomendaciones, si no se trabaja en lo básico: seguridad, certeza jurídica, ley y orden, un mejor clima de negocios y mayor competitividad.


La política de comercio exterior centroamericana actual está conformada, según los entrevistados, principalmente por la negociación de tratados de libre comercio, por medidas para lograr mayor integración centroamericana y por la creación de zonas francas. Esto contrasta con la opinión que tienen sobre lo que deberían ser los elementos prioritarios que deben conformar la política comercial. Ellos piensan que, a la hora de comerciar tratados de libre comercio, la selección de los socios comerciales ha respondido más a criterios políticos que a una estrategia económica y comercial. Por ejemplo, en la mayoría de los casos no se ha tomado en cuenta la opinión del sector privado para determinar con cuáles países es oportuno negociar.

La opinión generalizada es que la política comercial debe basarse en la creación de un programa para mejorar el clima de negocios, lo cual no necesariamente ha sido una prioridad. Además, los empresarios mencionaron como una solución de corto plazo la promoción de exportaciones, mediante incentivos fiscales y tratamientos preferenciales en zonas francas. Pareciera que la falta de competitividad de la región pretende compensarse a través de estas medidas, solución que, si bien tiene efectos positivos a corto plazo, no debiera entenderse como sustitutiva de la resolución de problemas estructurales existentes en la falta de competitividad.

En fin, la opinión general de las personas entrevistadas es que, si bien hay algunos lineamientos y esfuerzos en materia de comercio exterior, la región centroamericana no cuenta con una política claramente definida, integral y de largo plazo, que esté conduciendo estos esfuerzos de una manera efectiva y eficiente. Se necesitan mejoras estructurales para promover las exportaciones de manera sostenida. Consideran que el eje en el cual debe basarse la política de comercio exterior debe ser la búsqueda de la productividad y la eficiencia. Asimismo, debe haber una visión de largo plazo, tanto en el sector público como en el privado, que deben trabajar conjuntamente para poder crear una política de comercio exterior y permitir a los centroamericanos ser partícipes de los beneficios de la globalización.

Todavía quedan muchos retos por superar en cada país del área. Sin embargo, aun con las peculiaridades de cada uno, existe un consenso generalizado de que las oportunidades están afuera. Sabemos cuál es el destino: el resto del mundo; y sabemos cuál es el camino: la competitividad. La pregunta es: ¿cómo nos vamos a mover de aquí para allá?


Regresar a la Página Principal


 

Copyright © 2002 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estesa: En cable su mejor señal

Banco Caley Dagnall

Budget Rent a Car

BDF: Para qué ir al banco ? Cuando puedes banquear desde tu casa!! 

Página Oficial de Joya de Nicaragua

Banexpo : "Crezca con nosotros"

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Mansión Teodolinda

Preselección Empresarial

 
weather.com/espanol
Ingrese una Ciudad:
Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!


Informe Económico Mensual

»Indicadores Económicos

»Canasta Básica Nacional

 

 

Las Ventajas de Suscríbirse . !Haga Click Aquí!