Tasas de interés: ¿por qué tan caras?

Luz Elena Sequeira

lesequeira@elobservadoreconomico.com

“La tasa de interés de las operaciones activas y pasivas de las entidades financieras será determinada libremente por las partes”, establece el artículo 39 de la ley orgánica del Banco Central, es decir, que las tasas de interés deben regirse por las fuerzas del mercado. Sin embargo, para el analista económico y financiero, Néstor Avendaño, es una falacia señalar que las tasas de interés son predeterminadas por el mercado y, lo que es peor aún, que estas sean competitivas y prodesarrollistas.

Con la liberalización de los mercados financieros, en los años noventa, el Sistema Financiero Nacional (SFN) inicio un proceso de transformación. Entre los elementos que permitieron dicho proceso, se encuentran, la unificación del tipo de cambio oficial con el paralelo, la eliminación del crédito dirigido a sectores, la privatización de la banca y, la eliminación de las regulaciones para con las tasas de interés.

Lo anterior, además de contribuir a la integración de la banca en el proceso de integración regional, tenia como objetivo que Nicaragua pudiera contar con un sistema eficiente y competitivo que permitiera una mayor expansión del crédito interno. De tal manera que el crédito promoviera el crecimiento de la producción y exportación del país.

Sin embargo, una década después en el mercado financiero local no se observan tasas de interés competitivas que permitan una mayor demanda de crédito. Por el contrario, la banca convencional resulta cada vez más difícil para que pequeños productores y empresarios, logren acceder a ella.

Estructura de las tasas de interés

La Tasa de Interés Activa Implícita, que cobra el Sistema Financiero Nacional (SFN), se encuentra estructurada por los costos de los recursos, el costo del encaje legal, el margen de operaciones y la prima por riesgo

.

Costo de los recursos

Aproximadamente el 45 por ciento de la estructura de la tasa activa, corresponde al costo de los recursos, el cual es, la tasa pasiva que los bancos y financieras que conforman el SFN, pagan a los usuarios por realizar sus depósitos, tanto de ahorro, como en certificados a plazo, ya sea en Córdoba (moneda nacional) o en Dólares (moneda extranjera).

Según Angel Navarro, ex superitendente de bancos, los banqueros desde 1990 han pagado una tasa de interés muy por encima de la que se encuentra en el mercado externo, con el objetivo de captar aquellos depósitos que los nicaragüenses realizaban en el extranjero.

Los depósitos totales pasaron de 836 millones de córdobas en 1991, a cuatro mil 838.6 millones de córdobas a diciembre de 1995, atraídos por el pago de altas tasas de interés pasivas. Adicionalmente, a partir de 1993, las tasas de interés en córdobas gozaban de una tasa de mantenimiento al valor, de tal manera que, para los ahorrantes en moneda nacional, la tasa de retorno total era mucho mayor. Además, se eliminaron los impuestos sobre los recursos depositados.

Costo del encaje legal

Otros de los factores, es el costo del encaje legal. El encaje legal, es un porcentaje establecido por el Banco Central para que las instituciones que conforman el SFN, depositen parte de sus obligaciones para con el público en las arcas del Banco Central en calidad de reservas.

A partir de finales del mes de julio de 2001, se estableció un incremento en la tasa de encaje legal, pasando 16.25 por ciento a 19.25 por ciento (dos puntos a partir de agosto y el total del incremento a partir de septiembre), como efecto de política monetaria. El objetivo de esta medida era sacar de circulación dinero del mercado, no obstante contribuyó al encarecimiento del crédito.

Margen de operaciones

El margen de operaciones, ocupa el segundo lugar en orden de peso dentro de la estructura de la tasas de interés. Este no es más que la representación de los gastos administrativos sobre los activos rentables de las instituciones financieras.

Según datos estadísticos, a marzo de 2002, el 74.77 por ciento de las utilidades brutas del SFN corresponde a gastos administrativos, cuando los estándares señalan que un banco es eficiente cuando se encuentra dentro del rango de 32 a 35 por ciento. Al respecto, Navarro señala que los costos financieros excesivamente altos son un freno que resta competitividad a la banca convencional.

Finalmente, otro factor que forma parte de la estructura de la tasa de interés es el riesgo. Un estudio del Banco Mundial sobre tasas de interés en Nicaragua, define el riesgo como la prima asociada con el país o la institución que emite los instrumentos financieros, además, agregan la variable riesgo por credibilidad, definiéndola como la diferencia entre las tasas de interés denominadas en dólares y las tasas de interés denominadas en córdobas, es decir, que la diferencia entre ambas es lo que el banco paga al usuario por confiar en la moneda local. (Ver cuadro en página anterior).

El mismo estudio señala que el comportamiento del riesgo y de credibilidad en 1991 mostraban un comportamiento inverso (ver tabla). La desconfianza al realizar depósitos era alta por la superinflación que el país mantuvo en años anteriores, en cambio el porcentaje de riesgo era menor debido a los cambios políticos originados por la realización de las primeras elecciones presidenciales en casi once años.

Sin embargo, en 1993 la situación mostró un comportamiento diferente. La tasa de riesgo por credibilidad disminuyó y el riesgo país se incrementó.

Según Avendaño, pese a que el riesgo es menor, aún continua siendo alto, a la vez que, teme que vuelva a subir por el riesgo país, debido a los aspectos políticos y cambiarios, provocados por el desgaste que se observa con la lucha contra la corrupción.

Factores que interfieren

Para Avendaño, las tasas de interés asociadas a los títulos valores emitidos por el Banco Central, en este caso los Certificado Negociables de Inversión (CENIS), es otro factor que incide en la estructura de las tasas de interés. Los CENIS, a partir de inicio de año, han mostrado un comportamiento positivo, al disminuir la tasa de descuento por decreto y no por las fuerzas de mercado, contribuyendo levemente a una disminución de las tasas de interés pasivas y por ende las activas.

Sin embargo, los banqueros continúan invirtiendo en certificados, en lugar de expandir el crédito a los distintos sectores productivos del país. A marzo de este año, los ingresos por inversiones del SFN, son aproximadamente el 40 por ciento del total de los ingresos financieros totales.

Por otro lado, a partir del 30 de julio comienza a funcionar el Fondo de Garantía de los Depósitos (FOGADE), lo que conllevaría a una ampliación del spread para que los bancos puedan cubrir con el acuerdo de depositar el uno por ciento del total de los depósitos realizados por el público en el SFN.

Tanto Avendaño como Navarro, coinciden que los banqueros no van a financiar con sus recursos el FOGADE, sino con recursos del publico. “Los banqueros han nacido condenados para no perder, forzosamente van a bajar la tasas de interés pagada a los depositantes ampliando el spread entre las tasas activas y pasivas y esa ampliación será el principal elemento que va a distorsionar el efecto de las tasas de interés en el presente año”.

Obstáculo o Facilitador

Existen diversos enfoques sobre si las altas tasas de interés son un obstáculo para el crecimiento económico del país. Hay quienes consideran que no tiene ninguna relevancia, otros que si tienen un impacto directo en la producción.

Al compararse las estadísticas de Centroamérica, podemos observar que tanto Costa Rica como Nicaragua presentan altas tasas de interés, sin embargo, los niveles de crecimiento no son comparativos.

A mediados de los años noventa el crédito había crecido en un 93 por ciento, las tasas de interés eran altas en comparación a la fecha, en cambio la producción crecía a un promedio de tres por ciento

Un estudio realizado por el Banco Mundial, afirma que en Nicaragua no existe relación con los niveles de crecimiento de la producción y del crédito, debido a que la eficiencia del crédito funciona mediante la canalización de los ahorros a actividades con altas tasas de retornos.

En efecto, el crédito y el costo del mismo no son factores determinantes para el crecimiento productivo del país. Sin embargo, no puede dejarse a un lado que las altas tasas de interés impiden que los empresarios y productores demande recursos a la banca convencional por el alto costo financiero que conlleva el pago de altas tasas de interés.

Al respecto, Ángel Navarro sostiene que en los años sesenta, período en que las tasas de interés eran reguladas y el crédito era dirigido a sectores potenciales de desarrollo, el impacto de este fue positivo en el crecimiento y desarrollo económico del país, considerando debatible el hecho de volver a controlar las tasas de interés.

Por su parte, Avendaño afirmó que es necesarios contar con tasas competitivas para el desarrollo de las actividades productivas y que la falacia de afirmar que estas se rigen por las fuerzas del mercado, no es más que una cobija para los graves problemas provocados por el mal manejo de las políticas monetarias y financieras del país y los incumplimientos en la carga excesiva de condicionamientos por parte de los organismos internacionales, especialmente por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Determinantes de las Tasas de Interés en Nicaragua

  Tasa de interés activa Costo financiero Credibilidad Riesgo Tasa de interés bonos del tesorode E.U
1991 22.3 6.2 10.7 0.4 5
1992 22.7 7.8 10.0 1.5 3.4
1993 20.5 8.3 7.0 2.2 3.0
1994 19.8 8.7 5.5 1.9 3.7
Fuente: Interest Rates, Credit and Economic Adjustment in Nicaragua. The Workd Bank

 

La amenaza del riesgo país

Néstor Avendaño

Néstor Avendaño, economista independiente critica el hecho de que se afirme que las tasas de Interés se rijan por las fuerzas del mercado y señala los argumentos del porqué éstas son tan altas. A continuación un resumen de la entrevista que el economista brindó a El Observador Económico.

Uno de los argumentos que se ha impreso para manipular las tasas de interés, es que debido al exceso de dinero, el Banco Central ha tenido que colocar títulos valores para evitar presiones inflacionarias, a consecuencia de la perdida de Reservas Internacionales.

Sin embargo, el exceso de dinero que existe es porque hay exceso de dólares y la inflación se mide en córdobas y no en dólares. Por lo tanto, no es correcto afirmar que hay que esterilizar el mercado por presiones inflacionarias, lo que ocurre es que se esteriliza el mercado porque no hay Reservas Internacionales alimentadas por la cooperación internacional.

El Banco Central tiene que salir a comprar dólares al mercado y para retirar los córdobas que podrían circular por esa compra de dólares se vio forzado a ofrecer tasas de interés excesivas llamadas atractivas para retirar la expansión del circulante por la compra de dólares.

El único riesgo es que vuelvan a subir por el riesgo país. No hay riesgo cambiario desde finales del primer trimestre de 2000 y para ser más exacto desde finales de junio de 1999 cuando se cerraron las ventanillas de los préstamos concesionarios, las cuales se abrieron rápidamente, en agosto de 2000, con la quiebra del Interbank y, otra en julio de 2001 cuando se aprobó la ley de la Superintendencia de Pensiones.

El riesgo cambiario no es riesgo, lo que es riesgo es la pérdida del libre cambio. Una devaluación no conduciría a ninguna corrección, debido a que una economía como la nuestra que presenta un nivel de dolarización extraoficial mucho más avanzado que el de El Salvador. Por lo tanto, devaluar en Nicaragua no lleva a ningún destino que corrija distorsiones macroeconómicas.


Mercado “controla” tasas de interés

Angel Navarro

En el estudio de su casa de habitación, el ex superintendente de Bancos y Otras Instituciones Financieras, Ángel Navarro, comentó sobre la incidencia que tiene actualmente el Banco Central y el gobierno en el alto costo de las tasas de interés. A continuación un resumen de la entrevista.

Desde los años noventa las tasas de interés del mercado financiero no son determinadas por el gobierno directamente. El Banco Central, mediante mandato, no puede regular ni tiene ninguna capacidad legal para determinar las tasas de interés de ahorro y de crédito.

Por lo tanto, no se trata decir si se debe o no regular sino que es un mandato establecido por el gobierno que se ha dejado para que funcione como fenómeno de mercado.

Al no estar reguladas, las tasas de interés sistemáticamente son muy superiores a las del mercado internacional Los banqueros tratan de ofrecer tasas superiores. Por ejemplo, si en Estados Unidos está a cinco por ciento, en Nicaragua está a nueve por ciento y los depositantes nicaragüenses que antes tenían sus depósitos en el extranjeros ahora se ven tentados a depositarlos en el país.

Desde esta perspectiva de mercado, el Banco Central de Nicaragua no debería incidir en las tasas. Primero, porque el BCN no presta directamente al sector privado. Segundo, porque presta a los bancos solamente cuando estos necesitan redescontar para incrementar su cartera o porque se le han bajado los depósitos. Tercero, la tasa de descuento no compite con la de los bancos. Por lo tanto, la influencia es prácticamente nula.

No obstante, la liquidez creciente de los bancos, derivada de un crecimiento extraordinario de los depósitos, ha permitido que las instituciones financieras presten al BCN mediante la adquisición de certificados de inversión, los cuales son pasivos del BCN.

La finalidad es restringir la capacidad de compra del SFN, debido a que todo lo que el Banco Central compra automáticamente se esteriliza, es decir entra a las arcas del Banco Central y muere como medio circulante. Al restringir liquidez se evita presiones inflacionaria y problemas en la balanza de pagos.

Otro factor importante en la estructuración de la tasas de interés, es el riesgo país. Ninguna medición internacional puede medir el riesgo país. No está determinado el servicio financiero, porque muchos miden el riesgo país en función de la balanza de pago y en función de una serie de parámetros. Lo cual no quiere decir que, porque éste se mida, los bancos logran cubrir en su totalidad el riesgo. Los banqueros van probando que tasa resulta atractiva para poder atraer los depósitos del extranjero, si es que necesita dos o tres por ciento para que el depositante se anime a trasladar los depósitos al SFN en lugar de tenerlos en bancos del extranjero.


 

 

Regresar a la Página Principal


 

Copyright © 2002 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estesa: En cable su mejor señal

Bancentro

Banco Caley Dagnall

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Banexpo : "Crezca con nosotros"

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Consultoros para el Desarrollo Empresarial, S.A

 
weather.com/espanol
Ingrese una Ciudad:
Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!


Informe Económico Mensual

»Indicadores Económicos

»Canasta Básica Nacional

 

 

Las Ventajas de Suscríbirse . !Haga Click Aquí!