Ecoturismo en Nicaragua:

“El retorno del hombre a la naturaleza”

Kattya Sedó

kattya@elobservadoreconomico.com

Cansado de luchar, el sábalo real, el famoso pez que carga de adrenalina a los pescadores por su fuerte batalla a la hora de ser pescado, decidió un día alejarse de los canales de Tortuguero en Costa Rica. La razón: el exceso de visitación turística y el transporte de pangas de pescadores sobrecargaron el área, poniendo en peligro la misma sostenibilidad económica de esta actividad. Para Danilo Saravia, director general del Centro para la Gestión y Estudios Ambientales y especialista en ecoturismo, Nicaragua tiene entre sus manos una gran posibilidad de desarrollar un ecoturismo de mejor manera, aprendiendo las lecciones de los vecinos, para que situaciones como las del sábalo real no se repitan. Saravia advierte que el ecoturismo es un turismo especializado, que de hacerlo bien, puede constituirse en una fuente importante de aporte al Producto Interno Bruto de Nicaragua.

De acuerdo con Raquel Quesada, Coordinadora de la Unidad de Gestión Ambiental, del Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR), dentro de la estrategia para el desarrollo del turismo del 2002 al 2006 se está considerando el desarrollo del turismo alternativo y dentro de este, el ecoturismo.

Un mercado en crecimiento y rentable

¿Qué es ecoturismo?

“Es un segmento especializado del turismo, que consiste en viajar o visitar áreas naturales relativamente sin disturbar, con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales (paisaje, flora y faunas silvestres) de dichas áreas, así como cualquier manifestación cultural (presente o pasado) que puedan encontrarse ahí, a través de un proceso que promueve la conservación, tiene bajo impacto ambiental y cultural y propicia un involucramiento activo y socioeconómico de las poblaciones locales”.

Arq. Ceballos-Lascuráin (1983). Definición adoptada por la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) y la Organización Mundial de Turismo (OMT) en 1993.

El turismo como tal es una de las actividades económicas de mayor crecimiento a nivel mundial. Según la Organización Mundial de Turismo habían más de 663 millones de visitas internacionales en 1999. Los gastos por estos turistas se estiman en más de 453 billones de dólares. Se calcula que el crecimiento del sector turismo se dará a una tasa promedio del 4,1 por ciento para las próximas dos décadas. Dentro del turismo, el ecoturismo es una de las puntas de lanza de mayor crecimiento y de las más atractivas formas de turismo a nivel mundial. Según el World Resourses Institute los viajes a sitios naturales, en 1990, se encontraban creciendo a una tasa entre el 10 y el 30 por ciento.

En la primera cumbre mundial sobre ecoturismo, que se llevó a cabo en mayo de este año en la ciudad de Québec, Canadá, Oliver Hillel, Coordinador del Programa de Turismo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), manifestó que el ecoturismo, en la práctica, es capaz de contribuir al alivio de la pobreza y a la protección del medio ambiente.

De acuerdo con Saravia, el ecoturismo si bien no es una actividad masiva, es una actividad que genera divisas netas, ya que los insumos para producir ecoturismo son los mismos recursos naturales. Y aún cuando hay que invertir en su cuidado y conservación, las inversiones de esa actividad económica son muy bajas en relación a los ingresos que se perciben.

Además, se considera que esta actividad tiene un efecto muy positivo en la distribución del ingreso, ya que al hacerlo de una buena manera, gran parte de los beneficios se distribuyen a nivel local.

Protección es clave

De acuerdo con Saravia, el ecoturismo ha sido hasta hace poco tomado por las manos de los empresarios turísticos, que con un sello de ecoturismo, no han hecho más que otra forma de turismo tradicional.

Sin embargo, para que el ecoturismo se mantenga a largo plazo es necesario cumplir con una serie de normas y servicios especializados: “no es lo mismo un hotel de playa que un albergue ecoturístico, con sus propias normas arquitectónicas, constructivas. Debe estar de acuerdo con los materiales del entorno, el paisaje, etc. Todo el encadenamiento desde la tour operadora hasta el guía turístico, pasando por las instalaciones, son especializados y demandan un nivel de conocimiento y sensibilidad”, explicó Saravia.

A su juicio, una de las condiciones claves a asegurar es que las áreas que son objeto de visitación se mantengan protegidas. Este es en su opinión uno de los graves problemas que enfrenta Nicaragua si se quiere desarrollar el ecoturismo en una buena forma. “En nuestro país no hay destinado el suficiente, ni siquiera el mínimo presupuesto para el mantenimiento de las áreas protegidas”.

Según Octavio Guerrero, director general de Nicaragua Volcano Excusions, Ecotours de Nicaragua, operadora turística que se especializa en el campo de ecoturismo y que ha estado desarrollando actividades ecoturísticas en el volcán Momotombo “el grave problema de Nicaragua es que las reservas naturales lo son por decreto de Estado, pero no tienen presencia de guarda parques. Vos no podés llevar irresponsablemente grupos de ecoturistas donde hay una degradación del ambiente”, explicó Guerrero.

Respecto a esto, Quesada explicó que el Intur se encuentra trabajando en conjunto con el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), ministerio que se encarga de la administración de las áreas protegidas. Explicó que de las 76 áreas protegidas que existen en Nicaragua, actualmente solo diez cuentan con un plan de manejo, requisito importante si se quiere desarrollar una actividad ecoturística en estos lugares.

El Plan Maestro

De acuerdo con Quesada, el país está en proceso de preparación para ofertar un ecoproducto, y para esto será fundamental el tratar de ofrecer un ecoturismo que se apegue lo más que se pueda al concepto mismo de ecoturismo: “El ecoturismo no es una actividad improvisada no es solamente lucrativa. El ecoturismo es una actividad más allá, que involucra a la conservación, a las comunidades locales, al retorno del hombre a la naturaleza, a la planificación territorial, investigaciones de tecnología de bajo impacto”, asegura Quesada.

Según explicó Quesada, en 1995 se elaboró el Plan Maestro de desarrollo turístico de Nicaragua y se identificaron los destinos ecoturísticos, los cuales se dividieron en destinos ecoturísticos de primero, segundo y tercer orden, de acuerdo a su grado de desarrollo. Hasta el momento existen cuatro zonas de primer orden o que se podrían desarrollar en el corto plazo, doce de segundo orden a desarrollarse en el mediano plazo y 49 de tercer orden a desarrollarse en el largo plazo.

Además, uno de los grandes potenciales de desarrollo del ecoturismo es el sistema nacional de áreas protegidas de Nicaragua que representa aproximadamente el 17 por ciento del territorio.

Urge una estrategia

Para Saravia, es fundamental que el ecoturismo se inserte en un proyecto de país dentro de una estrategia nacional y no como una actividad sectorial aislada. “Mientras no haya una coherencia va a ser difícil que el ecoturismo se desarrolle a toda plenitud”, comentó.

Quesada explicó que contrario a lo que sucedió en Costa Rica, en donde el ecoturismo se desarrolló en áreas protegidas, en Nicaragua el ecoturismo se está desarrollando por iniciativas locales en áreas no necesariamente protegidas, ya que estas no cuentan con un plan de manejo. “Con la caída de los precios del café, todos aquellos cafetaleros están buscando alternativas. Hay una serie de cooperativas, que están buscando cómo diversificar su actividad económica y están optando por el desarrollo turístico”, comentó.

Ante situaciones como esta, Quezada reconoce que a pesar que se tiene la voluntad política para desarrollar el ecoturismo, será necesario fortalecer y modernizar el marco legal con reglamentos y normativas específicas. Para Quezada este será todo un proceso, donde están involucrados muchos actores, tanto del gobierno central, como del gobierno municipal, de la empresa privada, de las organizaciones no gubernamentales y de las universidades. “Para el desarrollo del ecoturismo tiene que haber una compenetración y una coherencia entre los diferentes actores, si no, no vas a desarrollar ecoturismo”, asegura Quezada.

Lecciones desde los vecinos

Conociendo las experiencia de ecoturismo en las áreas protegidas de Costa Rica o en las zonas mayas de Guatemala, entre otras, el arquitecto Danilo Saravia, director general del Centro para la Gestión y Estudios Ambientales y el licenciado Ricardo Cuadra profesor de ecoturismo en la Universidad de Ciencias Comerciales, encontraron las siguientes enseñanzas:

• No se debe confundir el turismo masivo con lo que es el turismo especializado, como es el ecoturismo.

• Sobrepasar la capacidad de soporte que tienen las áreas naturales, como ha pasado en otros lugares, atenta contra la sostenibilidad de la actividad económica

• Deben haber normas específicas claramente definidas y aplicadas para el desarrollo de la actividad

• El ecoturismo requiere de servicios especializados. Todo el encadenamiento desde la tour operadora hasta el guía turístico son especializados y demandan un nivel de conocimiento y sensibilidad en este tipo de actividad.

• El tipo de ecoturismo que se haga debe estar acorde con la categoría de manejo que tengan las áreas protegidas

• En la medida que las comunidades se involucren en el manejo del ecoturismo y tengan beneficio de esto, se garantiza la mejor permanencia de los valores estéticos paisajísticos y naturales que son la base de la oferta.

• El ecoturismo debe ser hecho adecuándose a un plan de ordenamiento territorial a un plan de ordenamiento ambiental del territorio donde se identifiquen las zonas y unidades de manejo que sean de visitación y las que no.

• No se debe descuidar la identidad nacional. En este sentido es importante trabajar en conjunto con la inversión extranjera, versus las áreas protegidas, para que no se pierda esta identidad.

• La labor de mercadeo es sumamente importante. En el caso de Costa Rica todas las embajadas tienen una persona que está dedicada 100 por ciento a hacer promoción y mercadeo.

Actividades de tipo ecoturísta que se pueden desarrollar
— Caminata en senderos interpretativos, con indicaciones del tipo de especies que se encuentran y las características del ambiente.
— Actividades para investigaciones científicas.
— Observación de especies, por ejemplo aves u orquídeas.
— Estancias ecoturísticas, por ejemplo en albergues.
— Colecta de especies bajo normas.
— Paisajismo.
— Zoocriaderos o cultivación de especies en peligro de extinción.




 

Regresar a la Página Principal


 

Copyright © 2002 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estesa: En cable su mejor señal

Bancentro

Banco Caley Dagnall

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Banexpo : "Crezca con nosotros"

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Consultoros para el Desarrollo Empresarial, S.A

 
weather.com/espanol
Ingrese una Ciudad:
Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!


Informe Económico Mensual

»Indicadores Económicos

»Canasta Básica Nacional

 

 

Las Ventajas de Suscríbirse . !Haga Click Aquí!