Microfinancieras: trabajando con
los sectores más vulnerables

El Consejo de Coordinación de Wisconsin con Nicaragua (WCCN) solicitó a la Fundación Internacional para el Desafío Económico (FIDEG) un diagnóstico que permitiese caracterizar el impacto que está teniendo, en Nicaragua la labor de siete microfinancieras que reciben el apoyo de WCCN: ACODEP, CARUNA, CONFIA, Fundación Nieborowski, FDL, Prestanic y FAMA.

Este diagnóstico ha permitido caracterizar a los hogares que están siendo beneficiados por dichos programas y, a la vez, descubrir cómo estos programas están impactando en los distintos sectores que recurren a las microfinancieras en la búsqueda de desarrollar sus actividades para superar la pobreza.

Mucho se ha oído a lo largo de estos años sobre el trabajo de las microfinancieras, algunos apoyan sus labores, otros las critican. La intención de esta investigación fue aportar, con la mayor objetividad posible, elementos claves que permitan enriquecer este debate, recurriendo a métodos de análisis científicos que nos permitan identificar mejor los posibles impactos que estos programas pueden tener en la población, particularmente en la población pobre, la mayoría de la cual ha quedado sin acceso a créditos que el sistema financiero formal puede proporcionarles.

Principales hallazgos de la investigación

  • El 82.5% de los hombres y mujeres que solicitan un préstamo a las microfinancieras lo hacen por la necesidad de más dinero para su negocio, es decir, para tener acceso a mayores facilidades para trabajar.
  • El 65.4% de los hombres y mujeres prestatarias de las microfinancieras, expresó, que si no hubiese recibido el préstamo actual, hubiera recurrido a otro lugar a solicitarlo. De este grupo, el 72.9% señala a otra microfinanciera como la principal opción para ir a solicitar otro préstamo. Los prestamistas aparecen como una opción solamente para el 2.5% de las personas entrevistadas, siendo los hombres los que contemplan en mayor medida esta posibilidad
  • Dos fueron las razones mayormente esgrimidas por las personas entrevistadas acerca de su preferencia para solicitar préstamos en una microfinanciera determinada. La principal fue que están de acuerdo con las tasas de interés que ofrecen y en segundo lugar, por el buen el trato que reciben de los empleados de estas instituciones.
  • Las mujeres representan el 66.2% de las prestatarias de las microfinancieras, se llevan el 53.4% de la masa de crédito entregada al total de los entrevistados. Sin embargo, los montos promedios entregados a las mujeres se encuentran en un 41.7% por debajo de los montos promedios entregados a los hombres (C$19,387.2 y C$11,297.5 córdobas respectivamente). Asimismo, se observa que los montos mínimos para los hombres son de C$1,000 córdobas y para las mujeres de C$400 córdobas.
  • El 90% de personas entrevistadas, expresaron que solicitarán otro préstamo al cancelar el actual. Es decir, que muestran satisfacción y necesidad de solicitar un nuevo préstamo. Solamente un 8.8% del total de los entrevistados adujo que cuando cancele el préstamo actual, no volverá a solicitar un nuevo préstamo. Este grupo alega que los intereses son muy altos y expresa temor a no poder pagar la deuda.
  • La mayor parte de los hombres y mujeres entrevistados desearían recibir de parte de las microfinancieras, otros servicios adicionales a los que actualmente están recibiendo. El 70% expresó que les gustaría que las microfinancieras les brindara el servicio de recibir remesas del exterior; de poder realizar sus transferencias locales; que les brindaran el servicio de cambio de cheques, que se les permitiera abrir cuentas de ahorro; que a la hora de ir a pagar, les aceptaran no solamente córdobas, sino también dólares; y que existiera un seguro de deuda, para que al momento de morirse el deudor, la deuda quedara cancelada. El servicio adicional privilegiado fue el último servicio mencionado, con porcentajes preferenciales cercanos al 90%.
  • La percepción que prevalece en el 91.5% de los y las beneficiarias, es que los préstamos llegaron a cambiar sus negocios. En un 95.3% perciben que sus negocios mejoraron y solamente un 4.7% percibe que el préstamo desmejoró su negocio.
  • Los cambios positivos los relacionan mayormente a tres factores. En primer lugar aducen que sus negocios se diversificaron trás recibir el préstamo (42.3%), en segundo lugar atribuyen esta mejoría al aumento de la demanda de los productos que ellos ofrecen (17.6%), y en tercer lugar afirman que la economía se ha fortalecido (10.6%). El 4.7% de las personas que afirmaron que su negocio empeoró al recibir el préstamo, lo vinculan también a tres razones: La primera se relaciona con una economía que presenta debilidades (36.4%), la segunda razón mencionada está relacionada con la disminución de la demanda (31.8%) y por último hablan de los altos intereses y las fuertes moras en que se encuentran sus préstamos (18.2%).
  • Un 81.2% de las personas entrevistadas percibe que su negocio sería diferente si nunca hubiera recibido un crédito. Mientras las mujeres afirman que de no haber recibido un crédito no contarían con existencias, con dinero y que quizás estarían fracasadas; en el pensamiento del hombre prevalece la idea de que, al no contar con capital propio ni con dinero para invertir, no tendría existencias y ganancias.
  • El 89.6% de las personas que opinan que el préstamo mejoró sus condiciones de vida, lo aducen en primera instancia a que cuentan con capital de trabajo (21.6%), luego porque el préstamo llegó a mejorar sus condiciones de vida (20.7%), y un 13.2% expresa que a partir del préstamo tiene una mayor estabilidad laboral. Cuando se auscultó sobre si el préstamo había empeorado sus vidas, un 93.8% expresó que su vida no ha empeorado a partir de ese evento.
  • Las microfinancieras están trabajando con un sector muy vulnerable de la sociedad nicaragüense, no solo a nivel económico, sino social, ya que trabajan con un alto porcentaje de mujeres jefas de hogar, que son las que, sin ningún apoyo, tienen bajo su responsabilidad la manutención económica de sus familias. Del total de mujeres prestatarias, el 50.1% son jefas de hogar.
  • El nivel educativo de los hombres y mujeres prestatarios de las microfinancieras, es bajo. El estudio refleja que el analfabetismo afecta al 26.4% de los hombres y mujeres prestatarios, situación que seguramente se convierte en determinados momentos, en una barrera en el desarrollo de sus negocios.
  • Del total de hombres y mujeres prestatarios directos de las microfinancieras estudiadas, el 67.5% trabaja en condiciones de subempleo. Sin embargo, existe una marcada diferencia entre hombres y mujeres que laboran en esta situación. Mientras los hombres que trabajan en subempleo son el 59%, las mujeres son el 71.8%.
  • Es decir, que las microfinancieras están trabajando con un sector de mucha vulnerabilidad en el empleo, con un sector especialmente de mujeres que trabajan para la sobreviviencia. Sin embargo, es el sector que está soportando la crisis económica y que con sus microempresas aportan y contribuyen para que la economía no sufra un mayor deterioro.
  • Las actividades de comercio son las que están generando más de la mitad de los empleos a los que tienen acceso hombres y mujeres de los hogares entrevistados (51.5). La segunda fuente de empleo proviene del sector servicios (20.6%). La tercera fuente importante de empleo la constituye la pequeña y mediana industria (19.8%).
  • En el mes que se llevó a cabo el estudio, la canasta básica de 53 productos (para 6 personas) que levanta mensualmente FIDEG, mostraba un costo de tres mil 619 córdobas. Bajo este parámetro, la investigación pone de relieve que el número de hogares que con sus ingresos solamente logran tener acceso a menos de una canasta básica, alcanza porcentajes del 74.6%. Por otra parte, en el otro extremo se encuentran los hogares que con sus ingresos pueden adquirir más de 4 canastas básicas, los que representan el 2.8% del total de hogares. Asimismo, se evidencia que las mujeres son las que se encuentran más afectadas en el acceso a bienes de consumo, ya que sus ingresos por ser menores que el de los hombres, siempre aparecen con menor poder adquisitivo en la mayoría de los estratos de la población.
  • La pobreza afecta al 43.6% de los hogares estudiados, siendo los hombres un poco más afectados que las mujeres (49.2% y 40.7% respectivamente). Si se analiza la intensidad de la pobreza, los datos reflejan que los hogares entrevistados en pobreza crónica son el 20.5% del total de los pobres. Esta es una situación alarmante, ya que los pobres crónicos son afectados por carencias en sus necesidades básicas y en sus ingresos. En este grupo son los hombres los más afectados con un 24.7% mientras las mujeres con un 17.9%.

Los resultados de esta investigación permiten afirmar que las microfinancieras están trabajando con sectores vulnerables de la sociedad, especialmente con un sector importante de mujeres, a las que se les está entregando un recurso —crédito— que se les negó durante décadas, y quizás estén aportando a ese “empuje” que necesitan muchas mujeres para poder emprender sus negocios y llevar los beneficios no sólo a sus familias, sino continuar aportando a la economía del país.


 

Regresar a la Página Principal


 

Copyright © 2002 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Banco Central de Nicaragua

Banco Caley Dagnall

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Banexpo : "Crezca con nosotros"

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Consultoros para el Desarrollo Empresarial, S.A

 
weather.com/espanol
Ingrese una Ciudad:
Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!


Las Ventajas de Suscríbirse . !Haga Click Aquí!