Fondos de Pensiones y Mercados de Capitales
CALENTANDO MOTORES

Kattya Sedó (kattya@elobservadoreconomico.com)


El 12 de abril de 2000 se publicó oficialmente, en el diario La Gaceta, la Ley 340 o Ley de Sistema de Ahorro para Pensiones, iniciándose el proceso que dará fin al régimen público de pensiones vigente en Nicaragua desde 1957. Con esta Ley se estaría dando paso a un régimen de capitalización individual, aplicable a las personas menores de 43 años, con lo que Nicaragua se convertiría en el cuarto país en Latinoamérica en seguir el modelo iniciado en Chile, bajo el gobierno de Augusto Pinochet. Sin embargo, el proceso ha sido largo, los días siguen corriendo y el sistema no termina por arrancar.

Al cierre de esta edición todo el sistema estaba a la espera del nombramiento del nuevo superintendente de pensiones, varado ante la no aceptación de la renuncia del licenciado Martín Aguado por parte de la Asamblea Nacional.

A juicio de Cairo Amador, Vice Superintendente de Pensiones, técnicamente hablando sólo se espera el banderillazo de salida para iniciar oficialmente el proceso, en el que las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), en una primera fase, estarían presentando los estudios de factibilidad exigidos. (ver entrevista con Amador)

Y mientras esto ocurre en Nicaragua, algunos economistas como Joseph Stiglitz, Premio Nobel de economía, han empezado a alertar sobre una serie de mitos en relación a este sistema.

Stiglitz y Robert Holzmann, director del departamento de Protección Social del Banco Mundial, coordinadores del estudio “Nuevas ideas sobre la seguridad de los ancianos”, aseguran que si bien es cierto la presión demográfica sigue haciendo necesaria la reforma de las pensiones, los sistemas privados no han dado los resultados esperados a la hora de dinamizar la actividad económica.

Mitos de mitos

Diez son los mitos que Stiglitz y Holzmann han señalado en relación a los planes de pensiones (ver recuadro). Uno de estos tiene que ver con el pensamiento de que los sistemas de pensiones conllevan automáticamente a una subida en la tasa de ahorro. Ponen de ejemplo que si los individuos compensan los aportes a las cuentas individuales reduciendo el ahorro bajo otras formas, las cuentas no afectan el ahorro privado total y si, adicionalmente, el ahorro público no se ve afectado, entonces no se altera el ahorro nacional por el conjunto de cuentas individuales.

El estudio advierte, además, que la rentabilidad de los sistemas privados aunque suele ser aceptable, depende en gran parte de la evolución de los mercados financieros. Así, por ejemplo, un trabajador de Estados Unidos que se hubiera jubilado en 1968 tras haber destinado un dos por ciento de sus ingresos anuales a un plan de pensiones en acciones durante 40 años, obtendría una pensión equivalente al 39 por ciento de su salario anual.

No obstante, si ese mismo trabajador se hubiese retirado en 1974, la tasa de retorno de su fondo de pensiones sólo habría sido 17 por ciento de su salario.

Expectativas

En Nicaragua son muchas las expectativas que se tienen sobre este sistema y sobre el impacto que generará en el mercado de capitales.

Según el especialista en temas de seguridad, Manuel Israel Ruiz Arias, director de Seguridad Social del Instituto Nicaragüense de Investigaciones y Estudios Tributarios (INIET), a partir del momento en que las AFP empiecen a funcionar contarían con recursos que se estima rondan los 54 millones de córdobas mensuales o 648 millones de córdobas anuales, lo cual se espera estimulará el desarrollo del mercado de capitales en Nicaragua. Esta cifra representa aproximadamente un ocho por ciento de las transacciones registradas en la Bolsa de Valores en 2001, de aproximadamente 8,000 millones de córdobas.

Adicionalmente, las AFP estarían recibiendo cerca de 259 millones de córdobas anuales en concepto de comisión.

Según Gerardo Argüello, vicegerente general de la Bolsa de Valores de Nicaragua, se espera que la puesta en marcha de las AFP genere una demanda por inversiones en títulos valores de largo plazo, en el mercado de capitales, la que hasta el momento ha sido modesta en el país. (ver entrevista con Argüello)
Argüello explicó que las AFP dieron un gran impulso a las bolsas de valores en otros países. “En Chile la Bolsa prácticamente explotó, la demanda fue enorme, para títulos sobre todo a largo plazo, se incentivó el mercado accionario y los mercados de títulos de largo plazo. El éxito fue tan grande que el precio de los activos subió demasiado y el gobierno poco a poco tuvo que ir liberalizando la salida de fondos hacia el exterior para desinflar un poco el mercado de activos financieros”, comenta Argüello.

Georgina Griffith, gerente del proyecto de la AFP del Banco de Finanzas, coincide con Argüello en que los fondos de pensiones impulsarán el crecimiento de recursos para proyectos a largo plazo, ya que las AFP tendrán una perspectiva de más largo plazo en sus inversiones, a la vez que ayudará al crecimiento de la Bolsa de Valores creando mayor liquidez para instrumentos financieros.

Una de cal y otra de arena

Sin embargo, a juicio de Ruiz, el sistema de fondos de pensiones no tiene las condiciones para su desarrollo y recordó las palabras de expertos como el doctor Carmelo Mesa-Lago, catedrático de la universidad de Pittsburgh, quien manifestó que Nicaragua, por su estado de pobreza, el impacto fiscal que produciría el sistema, los bajos salarios, la poca cobertura que tiene el seguro social y el incipiente mercado de valores, no permitiría implementar un sistema de este calibre.

“Las AFP van a tener recursos suficientes, 54 millones de córdobas mensuales o 648 millones anuales, y esto requiere tener una bolsa de valores, un mercado de valores bastante desarrollado. Si el cúmulo de recursos no va en armonía con una bolsa de valores competitiva, hay una fisura en la que se rompe ese equilibrio, porque las AFP no van a tener dónde ubicar ese dinero. El éxito está en saber dónde reubicar esos 648 millones de córdobas y, después, cómo los van a recuperar”, manifestó Ruiz.

Ruiz se manifestó preocupado por la situación actual del mercado de capitales nicaragüense: “Si la bolsa de valores no está fortalecida, como lo podemos observar ahora, en que los bancos tienen grandes recursos que no encuentran dónde depositarlos, vamos a tener una AFP llena de recursos con la imposibilidad de reubicarlos. Eso sería grave desde el punto de vista social para los futuros pensionados y no estaría estimulando la bolsa de valores”, aseguró.

Los puntos pendientes

Amador reconoce que existe la necesidad de mejorar el mercado financiero en Nicaragua. “A la par de este sistema debe renovarse el concepto mismo de la Bolsa de Valores y su expresión jurídica debe se mucho más dinámica, mucho más agresiva. Pero también debe de tener otras leyes, como por ejemplo la Ley de Fideicomiso, una ley que va a impulsar mucho el sistema financiero, y leyes alrededor del mercado secundario de hipotecas que permitan posibilidades de crédito a largo plazo. Existe la necesidad, por el lado de las inversiones y por el lado del mercado financiero, de modernizarlo, de agilizarlo”.

Para Amador es posible que el sistema se enfrente con el problema que se ha presentado en otros países, que se relaciona con la falta de oferta en el mercado. “Una de las características de este sistema es que ya comienza maduro. El flujo de ingresos comienza desde el primer mes.¿Y qué vas a comprar? Vas al mercado de valores y vas a clasificar los títulos. Van a haber empresas especialistas en clasificar los títulos, tenemos la comisión de riesgo que va a expresarse sobre la calificación que van a hacer estas compañías internacionales, pero si no tienes muchos títulos buenos en el mercado, en un año, año y medio está saturado. Claro, la Ley contempla que puedes invertir en el extranjero, pero creemos que precisamente las situaciones objetivas nuestras nos dicen que necesitamos capital para desarrollarnos.”

Una llamada de atención

Respecto a este tema, Ruiz alerta sobre el peligro de que el ahorro sea consumido por el Estado. “Si tienes títulos emitidos por el Estado, entonces sería que el Estado preste al sector privado. Entonces no miraríamos un desarrollo”. A la vez señala que lo peor que podría ocurrir es que los recursos se vayan al exterior, ya que la Ley prevé que se puede invertir fuera del país. “Si eso se da no estaríamos fomentando el ahorro interno ni el desarrollo del mercado de capitales, porque nuestros instrumentos serían comprados en el extranjero. Primero debió fortalecerse la Bolsa de Valores y después venir el sistema, pero la Ley ya está. Lo importante es que esta comisión regule a dónde se van a dirigir todos esos grandes recursos. Esto es algo que está en el tintero y hay que sentarse a analizarlo”, agrega Ruiz.

En pocas palabras

Sistema público de pensiones: Es el régimen de invalidez, vejez y muerte administrado por el INSS. Fue creado en 1957. Desde un punto de vista financiero fue concebido como un sistema de prima escalonado, pero en la práctica funciona como un régimen de reparto.

Régimen de reparto: Es un régimen que tiene como principal característica la solidaridad intergeneracional. Los jóvenes aportan para los ancianos y tendrán derecho a una pensión para sí mismos.

Sistema de ahorro para pensiones: Es el sistema de ahorro de cuenta individual creado a través de la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones, no. 340.

Cuenta individual: Cuenta de ahorro en la que se acumulan durante toda la vida laboral las aportaciones del asegurado. Cada cotizante es dueño de su dinero y podrá traspasar ese dinero de una Administradora de Fondos de Pensiones a otra, donde más le convenga según sus intereses.

AFP: Administradoras de Fondos de Pensiones. Son instituciones cuyo objetivo es administrar e invertir el dinero de los cotizantes y otorgar las prestaciones y beneficios que establece la Ley 340. Estas instituciones deberán invertir los recursos del Fondo de Pensiones en instrumentos previamente aprobados por la Comisión Calificadora de Riesgos, de tal manera que generen rentabilidad para el Fondo.

Fondo de Pensiones: Es el conjunto de todas las cuentas individuales de ahorro para pensiones, los ingresos que legalmente forman parte de la misma y la rentabilidad de las inversiones.

Superintendencia de Pensiones: Entidad autónoma, con personalidad jurídica y patrimonio propio que se regirá por una Ley Orgánica Especial y que tiene entre otras funciones: autorizar la constitución y fiscalizar el funcionamiento de las AFP, fiscalizar la inversión de los recursos de los Fondos de Pensiones, establecer normas que regulen los contratos de seguros.


“Este proceso se ha atrasado demasiado”

“Estamos preparados para dar el banderillazo de salida”

“Fondos impulsarán el crecimiento de recursos”



Regresar a la Página Principal


 

Copyright © 2002 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón

 

 

 

 

Banco Central de Nicaragua

Banco Caley Dagnall

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Banexpo : "Crezca con nosotros"

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Consultoros para el Desarrollo Empresarial, S.A

 
weather.com/espanol
Ingrese una Ciudad:
Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!


Las Ventajas de Suscríbirse . !Haga Click Aquí!