Nicaragua 2002 y perspectivas 2003

El acertijo del crecimiento: ¿real o ficticio?

Kattya Sedó y Juan Carlos Ortega

kattya@elobservadoreconomico.com juancarlos@elobservadoreconomico.com


Incertidumbre-crisis-recesión-desaceleración-baja productividad-reactivación-inestabilidad. No se trata de un acertijo ni tampoco las claves necesarias para descifrar un crucigrama en particular. Son simplemente algunas de las palabras que salen de la boca de importantes personajes cuando se les consulta sobre la actividad productiva de Nicaragua en el 2002 y sus perspectivas para el 2003. El túnel se presenta oscuro y al parecer no es tan fácil encontrar el interruptor de la luz.

Algunas estimaciones gubernamentales apuntan a un crecimiento real del Producto Interno Bruto (PIB), en el 2002, del uno por ciento (el más bajo de los últimos ocho años), muy por debajo de los 7.4 por ciento registrados en 1999, época en la que se inyectó una gran cantidad de recursos para hacer frente a la reconstrucción del país luego del Huracán Mitch.

Mientras tanto, el Indice Mensual de Actividad Económica, al mes de agosto, continuaba con su carrera descendente (Ver informe económico mensual en esta misma edición).

Las estimaciones preliminares del Banco Central del PIB para el 2002 reflejan que importantes sectores para la economía, como el agrícola y la pesca, caen con respecto al año anterior, mientras que el resto de los sectores crecen a tasas de entre el dos y el seis por ciento. (ver cuadro 1). Sobresalta de forma particular el sector de minas, que se estima crecerá hasta un 23.1 por ciento con respecto al 2001, cifra que según autoridades de este sector no refleja toda la verdad.

El gobierno asegura que el 2003 será el año de la reactivación económica. La meta de crecimiento propuesta es del tres por ciento para el próximo año, para luego crecer a tasas de hasta el cinco por ciento en los años siguientes.

En un intento por conocer, más allá de los números, cuál es la situación que se vive en algunos de los principales sectores económicos del país, El Observador Económico se acercó a algunos de sus representantes para conocer más de cerca la situación. A continuación se presentan algunas de sus principales declaraciones.


Minería: Entre oro, fantasmas e inversiones frustradas

La minería es la actividad a la que se le ha apuntado un crecimiento para el 2002 del 23.1 por ciento. Cifra que suena impresionante cuando se le compara con el posible crecimiento real de la economía, del uno por ciento.

Sin embargo, según Frank Mena, presidente de la Cámara Minera de Nicaragua, esta cifra no muestra toda la verdad.

La razón, una mina fantasma en la Libertad, en el departamento de Chontales, que había estado paralizada por dos años,nuevamente volvió a entrar en actividad. El decrecimiento de 20 por ciento en el sector, en 1999, producto del cierre de operaciones de la empresa Greenstone, se empieza a recuperar al haber entrado la compañía Desminic. “No significa que haya una reactivación generalizada de la minería o respaldada por una actividad real. No están explotando más que antes, están recuperando la exploración que llegó a tener la empresa Greenstone. No es un aumento real histórico”, explica Héctor Mairena, Gerente de la Cámara Minera.

Según Mena, el efecto positivo del sector apenas rondará entre el tres y el cuatro por ciento, motivado en parte por el aumento en los precios del oro.

Greenstone es una de las empresas que por problemas como la caída de los precios internacionales del oro, los conflictos políticos en Nicaragua, así como la inestabilidad e inseguridad, que conllevó a secuestros de funcionarios mineros, decidió abandonar el país hace un par de años. De las 17 compañías multinacionales que eran parte de la Cámara hasta 1997, ahora solo quedan dos.

La otra cara de la moneda son los precios internacionales del oro que están en una de sus buenas épocas, luego de alcanzar los 316 dólares por onza troy, muy superior a los 172 dólares en los que cayó hace dos años.

No obstante, esta no ha sido una razón suficiente para que el sector se reactive. A pesar que en el 2000 se promulgó la Ley de Minería y recientemente se promulgó la reglamentación de la Ley, las reglas del juego no están claras.

A juicio de Mena, las recientes reformas tributarias, desbaratan todo el atractivo de la Ley y vuelven a poner a los inversionistas en un ambiente de incertidumbre.

Mena lamenta que este sector no ha sido considerado dentro de las siete conglomerados prioritados por el gobierno, pues asegura que podría aportar para el país incluso más que los otros sectores juntos.

Las expectativas para el 2003 tampoco las ve alentadoras “Mientras no se normalice la situación sociopolítica de Nicaragua va a ser muy difícil que venga inversión a Nicaragua. No solo en el caso de la minería, sino inversión que realmente pudiera impactar un cambio en la economía nacional. Un millón de dólares es más cobarde que un niño de cinco años. Cuando ve peligro se retira inmediatamente”, comenta Mena.


Agropecuario: Frágil y en bancarrota

“La gran producción está muy frágil y en bancarrota, mientras que la pequeña producción está en una crisis profunda”. Así describe Sinforiano Cáceres la situación del sector. Cáceres es presidente de la Federación Nacional de Cooperativas Agropecuarias y Agroindustriales (FENACOOP).

De acuerdo con Cáceres, la razón es simple. La pequeña producción ha puesto a disposición su mano de obra familiar. Mientras tanto, la gran producción depende del financiamiento para poder pagar los salarios a los empleados. Y mientras no exista este financiamiento, baja el rendimiento, baja el nivel tecnológico y baja la productividad. Cáceres teme además que esta situación tendrá consecuencias negativas en los próximos años.

Para Cáceres uno de los principales problemas que vive el sector tiene que ver con la falta de definición de una política agropecuaria, así como del ente que va a rectorar esta política.

Si bien Cáceres reconoce un repunte en la producción del maíz y el frijol, asegura que no todo tuvo que ver con el factor semilla, sino más bien por la disposición de los agricultores pequeños a trabajar y emplear su mano de obra familiar.

El panorama para el 2003 también lo mira con pesimismo. “Vamos a tener un año 2003 muy violento en términos políticos, que va a seguir afectando el comportamiento normal de la economía. Nicaragua va a estar abocada a los temas de la negociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y al tema de la Unión Aduanera, prioridades que aunque son importantes, le van a quitar mucho esfuerzo y recursos al gobierno. No se observa en el horizonte programas de inversión que apuesten a un programa de financiamiento a la agricultura o a la ganadería”, aseguró.

Cáceres duda sobre las expectativas de crecimiento que ha planteado el gobierno para el 2003 (que apuntan a un crecimiento del sector agrícola de 1.2 por ciento y del sector pecuario de un 6.2 por ciento). “Realmente no sé de qué estadísticas se vale. Cuál es la fuente de información que le permite tener un pronóstico positivo. Si uno usa el Censo Nacional Agropecuario se da cuenta que la situación está grave comparándola con el último censo. “Los indicadores no nos apuntan optimismo por muy idealistas que queramos ser”.


Pesca: Varados por dos años

Alfonso González

De acuerdo a datos recopilados por la Cámara de Pesca Nicaragüense (CAPENIC), hasta el mes de septiembre del 2002 el sector había experimentado una leve baja (-1.6 por ciento) en comparación con el año 2001, en lo que a ganancias por exportación se refiere. Sin embargo, el hecho de que el sector se esté desempeñando a un ritmo muy similar al del año pasado, no significa que la situación sea buena. Al contrario, el 2002 tan sólo hace eco a una crisis que inició hace ya dos años.

Alfonso Gonzáles, presidente de CAPENIC, asegura que “la industria ha estado en crisis a lo largo de los dos últimos años”. ¿Las razones?: Cambios en los sistemas de vientos, lo que incide directamente en el volumen de pesca; la recesión económica de los Estados Unidos, cuyo efecto recae sobre las ventas, debido a que éste es el principal mercado de las exportaciones del sector pesquero; y, por último, la baja en los precios del camarón de cultivo, causada por la sobreoferta actual del producto.

Es evidente que el problema del sector ataca desde tres frentes: la producción disminuye, los compradores se reducen y los precios caen. Y este fenómeno se puede observar en las cifras del 2000 y 2001, pues mientras en el primer año se exportaban 23.6 millones de libras de productos pesqueros, generando ingresos de hasta 124 millones de dólares, en el 2001 las exportaciones se redujeron a 21.4 millones de libras, proporcionando ingresos de apenas 90.4 millones de dólares. Se espera que para el 2002 la cifra se mantenga en los noventa millones.

Para el presidente de CAPENIC, existe un serio problema que aún no ha sido remediado: los malos financiamientos. “Los bancos no tienen la capacidad, o el deseo, de poner en riesgo fondos para la empresa pesquera, por lo que mucho financiamiento se tiene que obtener fuera del país”, explica González, ya que en Nicaragua el financiamiento tiene intereses demasiado altos y de naturaleza cortoplacista.

Sin embargo, el sector no se desanima de cara al 2003. “Ya se han aguantado dos años de crisis”, expresa Gonzáles, algo que, según él, muy pocos podrían soportar. Además, se espera (y así parece) que para el próximo año el fenómeno de cambio de vientos deje de afectar al sector y que la economía estadounidense levante cabeza para recuperar espacio en ese mercado.

A esto se podrían sumar las posibles firmas de Tratados de Libre Comercio en que Nicaragua se ha visto inmiscuida, pues de acuerdo al presidente de CAPENIC, el sector pesquero nicaragüense sería un rubro muy competitivo en el libre mercado. “Al contrario de otras cámaras, la pesca sí se vería beneficiada” por los TLC, concluye Gonzáles en su entrevista.


Industria: Maquila el mayor empujón

Gabriel Pasos

“Las cifras indican que el sector tendrá un crecimiento positivo. Esto se debe principalmente al área de producción para la exportación (principalmente maquila), no así la producción para el consumo interno, el cuál ha estado bastante estancado”, comenta Gabriel Pasos, Presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua.

Según explica Pasos, la maquila es la que mayormente se encuentra impulsando la actividad industrial y representa entre un 25 y un 30 por ciento del sector industrial. Y a pesar que ya no muestra las mismas tasas de crecimiento que en el pasado (entre un 25 y un 30 por ciento), su actividad sí refleja un crecimiento superior al cinco por ciento.

Por su parte, para el sector industrial interno ha sido un año difícil. Su principal mercado es Nicaragua y Centroamérica, mercado en el que Pasos observa una reducción en el poder de compra. Además asegura que hay otros elementos que están afectando seriamente al sector “todas esas nuevas reformas tributarias que pasaron han introducido un nuevo elemento de confusión en el sector industrial. No se está claro de cuáles artículos fueron recargados con impuestos, cuáles fueron subvencionados, etc. Estamos viendo a corto plazo que va a haber otra ley nueva, todo eso crea incertidumbre. Hay incertidumbres económicas, además las normales incertidumbres que hay en el país, las políticas”, afirma Pasos.

Por otra parte llama la atención el surgimiento de áreas industriales que se están dedicando a producir productos y servicios que tienden a reducir los costos de producción de otras empresas. Ejemplo de estas, son aquellas que producen empaques y abastecen a otras empresas exportadoras. Pasos asegura que este tipo de empresas si está en crecimiento.

Para el 2003, Pasos sí avecina un crecimiento para el sector industrial, que de darse las condiciones necesarias podría ser superior al cinco por ciento. Pasos espera que la negociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y que empezará a mediados de enero del próximo año será la campanada necesaria para la atracción de nuevas inversiones industriales.


Pequeña y mediana industria: Más en mora

Uriel Argenal

“El sector está resintiendo la recesión económica. Cada día observamos más gente que se pone en mora. Gente que había sido muy buen cliente, ahora nos dice que tienen muchos problemas con sus ventas”. Estas son las palabras de Uriel Argeñal, gerente de la Cámara Nacional de la Mediana y Pequeña Industria y Artesanía (CONAPI).

De acuerdo con Argeñal se ha presentado una baja en la demanda de productos como zapatos, ropa y muebles, pues la gente se ha dedicado más a la compra de productos alimenticios. Aunque también señala que sectores como la panadería no se han visto menos afectados.

Entre los principales problemas que vive el sector, Argeñal menciona el aumento en los costos de producción, como por ejemplo la energía, la política de importación que en gran parte entra por contrabando y a menores costos, así como la falta de asistencia para mejorar la calidad de los productos. “Aquí en Nicaragua no encontramos talleres de capacitación para la rama de calzado. El pan es el mismo pan de años. En Monimbó está la misma silla de abuelita de siempre. No hay capacitación dirigida para este sector” comentó Argeñal.

Basado en el presupuesto del gobierno para el 2003, Argeñal también desconfía que el próximo año será mejor para el sector. “Si el gobierno parte de sus necesidades de compra para los diferentes ministerios, lo realizara a la pequeña empresa industrial, eso mejoraría mucho a la pequeña industria en el próximo año. De los 90 para acá, los gobiernos nunca le han dado oportunidad a la pequeña industria de abastecerle al gobierno sus necesidades. No puedo creer que hace dos años hayamos comprado casi todos los pupitres a Chile, mientras los pequeños industriales tanto de madera como de metalmecánica que hacen los pupitres no tenían trabajo”, agregó Argeñal.


Construcción: El reflejo del malestar

Fernando Valle

“Las empresas de la construcción en Nicaragua están en una crisis muy profunda como resultado de la disminución de los procesos de inversión en construcción”, asegura Fernando Valle, gerente técnico de la Cámara de la Construcción.

Y para muestra un botón, Valle presenta su cuaderno de cifras, en las que se observan números rojos. Sólo en el primer semestre de este año ya la inversión pública en construcción había caído un 44.7 por ciento con respecto al mismo período del año anterior. “En el primer semestre del año pasado el gobierno en su conjunto invirtió en obra pública 1,710 millones de córdobas. Ahora las cifras preliminares señalan 946 millones de córdobas de enero a junio. Tan solo el Ministerio de Transporte e Infraestructura bajó su inversión de 703 millones de córdobas a 324 millones de córdobas para ese mismo período” asegura Valle.

“El bienestar y el malestar se reflejan primero en la construcción”, comenta Valle. “El empleo por ejemplo, disminuyó 2.9 por ciento en el país, pero en la construcción disminuyó el 30 por ciento. Las importaciones cayeron a nivel nacional en 7.1 por ciento y en la construcción en el 34 por ciento”.

Para Valle, esta situación aunada a una baja también importante en la inversión privada; que se mantiene cautelosa ante la situación institucional y política; están perjudicando seriamente al sector.

Valle, considera que es urgente buscar una solución a los problemas con las deudas que tiene el Estado con las empresas del sector, así como a las deudas que tienen las empresas con el Estado, para lo cual asegura que se tienen que buscar soluciones audaces.

El gobierno ha señalado un crecimiento real en el sector de la construcción para el 2002 del 2.1 por ciento y para el 2003 del 4.5 por ciento, panorama que Valle considera inaceptable. “No puedo creer que con una disminución como la que se ha planteado en el presupuesto del Ministerio de Transporte, Instituto de Desarrollo Rural, el FISE y demás instituciones del Estado, más la crisis del Estado, vayamos a tener un crecimiento del PIB de la construcción del 4.5 por ciento en el 2003. Es más, no veo verdadera la cifra del 2.1 por ciento de crecimiento en el 2002 con relación al 2001. No hay una sola cifra que demuestre que el 2002 va a ser positivo. Ni una sola cifra vinculada al sector de la construcción es positiva”, comenta Valle.


Comercio:Réstenle 22

De acuerdo a las autoridades de la Cámara de Comercio de Nicaragua, cerca del ochenta por ciento de sus afiliados han sufrido una disminución del 22.4 por ciento en sus ventas, resultado que se obtuvo tras la realización de una encuesta entre 600 asociados a la Cámara. Esta es una “cifra alarmante, si consideramos que la economía en su conjunto se encamina hacia el cuarto período de desaceleración del Producto Interno Bruto”, expresaron en una de sus respuestas a un cuestionario enviado por El Observador Económico (EOE) vía correo electrónico.

En vista de ello, una de las misiones que la Cámara de Comercio llevará a cabo en el 2003, será la de mejorar sus sistema de análisis sobre los fenómenos que inciden en el desempeño del sector. En sus palabras, llevar a cabo “la elaboración sistemática del Índice de Confianza Empresarial que nos permitirá medir la percepción del sector empresarial de nuestra membresía respecto al entorno endógeno y exógeno”.

Asimismo, afirman que entre los principales problemas que el sector comercio enfrentó en el 2002, sobresale, además de la caída de las ventas, el hecho de haberse dado “un decrecimiento sustancial en las inversiones, el empleo, el crédito y la recuperación de cartera”.

“Evidentemente, la caída de las ventas es la que incide negativamente en los otros factores, porque si no hay ventas, se acumulan los inventarios, se restringe el crédito, se cae la cartera, obligándonos al final a tomar la alternativa de bajar el volumen de operación, recortando personal y en el peor de los casos irnos a la quiebra”, explica la Cámara de Comercio, agregando que “el entorno político y social se ha venido conjugando de manera tal que la crisis en vez de resolverse se ha venido profundizando cada día más”.

Pero el próximo año no es símbolo de desanimo para las autoridades de la Cámara de Comercio. De cara a solucionar la crisis de éste y demás sectores productivos se proponen “trabajar en una agenda de nación”, donde el comercio jugaría un rol fundamental, como “el motor de desarrollo del país” que es, aseveran las autoridades.


Financiero: Solvencia y liquidez pero crédito crece lento

Isolda Meléndez

Para la doctora en economía Isolda Meléndez, directora del Centro de Estudios Monetarios y Bancarios de la Universidad Thomas More, el 2002 ha sido un año positivo para el sector financiero nicaragüense, caracterizado por una estabilidad con relación a la solvencia bancaria y un crecimiento en los depósitos. “Ha habido un crecimiento en el sector financiero. Ha habido una estabilidad con relación a la solvencia bancaria. No hay bancos en crisis. Además se ha observado un crecimiento de depósitos que ha conllevado a un exceso de liquidez”, afirma Meléndez.

En lo que respecta a los depósitos, Meléndez comenta que después de las elecciones presidenciales en el 2001 comenzaron a fluir de nuevo los capitales a Nicaragua y se recuperó el crecimiento de los depósitos de forma impresionante. “No solamente se repatriaron capitales nicaragüenses, sino que por el efecto del golpe en las torres de Estados Unidos y el bajón en las tasas de interés internacionales, los capitales buscaron países donde tuvieran mayores tasas de interés y hubo mucho flujo de capital. Esto ha contribuido a que vayan disminuyendo las tasas de interés en Nicaragua”, asegura Meléndez.

Explicó que este exceso de liquidez que existe como consecuencia del crecimiento de los depósitos, ha estado también relacionado con una mayor selectividad de los bancos en su otorgamiento de crédito. “El crecimiento del crédito ha sido lento. No ha sido como años anteriores” explica Meléndez. En Nicaragua solamente el 33 por ciento de las inversiones son en inversiones crediticias y el 38.5 por ciento son en otro tipo de inversiones, dentro de las cuales destacan las inversiones en Certificados Negociables de Inversión (CENIS), instrumento utilizado por el Banco Central en parte para controlar la cantidad de circulante en la economía.

Para el 2003, con el convenio con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Meléndez estima que existirán más fondos prestables en el país, que de combinarse con una disciplina fiscal y una mayor estabilidad política, permitirían establecer un colchón de confianza a los inversionistas y así impulsar el crecimiento económico. “Con mayores flujos de fondos después de la firma con el FMI, las tasas de interés tienden a bajar y proyectos de inversión que tal vez no eran lo suficientemente rentables para tener acceso al crédito, con tasas de interés más bajas pueden entrar a formar parte del ciclo productivo y eso es una buena señal”, asevera Meléndez. “Tengo una percepción positiva y pienso que será un año importante para el sector de las microfinanzas porque se les va a tener que regular y tomar en cuenta como un sector importante dentro de los fondos prestables de este país”, asegura.



Turismo: Ausencia de Hombres de Negocios

Raúl Calvet

Cuando se le consulta a Raúl Calvet, Gerente de Mercadeo del Instituto Nacional de Turismo (INTUR), sobre el desarrollado de la actividad turística en el 2002, la respuesta es directa: “las llegadas de turistas a Nicaragua decayeron en este año. La afluencia de visitantes extranjeros al país bajó en un cuatro por ciento, con respecto al año pasado”.

Sin embargo, Calvet aclara que esto se ha dado no tanto por la ausencia de turistas, “sino por el problema de la disminución de la actividad económica y la menor llegada de viajeros de negocios”.

“El segmento de turistas no se ha afectado tanto, por el contrario, Granada es uno de los destinos que ha experimentado una mejora con respecto al año pasado. Aunque sí se afectó la temporada de inicio de año por el tema de septiembre once”, expresa al exponer la situación.

El año pasado 486 mil turistas visitaron Nicaragua, lo que dejó divisas por el orden de los 111 millones de dólares. Calvet asegura que para el 2002 esta cifra bajará, afectando así un rubro que representa entre un cuatro y un cinco por ciento del Producto Interno Bruto de Nicaragua (PIB), como también un 2.5 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA).

En cuanto al 2003, indica que las expectativas son muy buenas, pues el problema de la baja en el mercado mundial ya se ha venido disminuyendo. Muestra de ello es que la Organización Mundial del Turismo pronostica un crecimiento de 2 ó 3 por ciento para el año entrante.

Sobre Estados Unidos, que destina tres por ciento de sus turistas a Centroamérica (del que Nicaragua recibe a 180 mil personas), Calvet dice que su probable mejora económica, así como un aumento de número de vuelos, beneficiaría a la región centroamericana si se saben capitalizar los beneficios de mayor seguridad y menor lejanía que ésta ofrece, en contraste con Europa o Medio Oriente.

Calvet advierte que el problema principal para Nicaragua es el presupuesto del INTUR para hacer publicidad. “Sin él no se puede contrarrestar la imagen negativa que el país ha ganado gracias a la guerra y a la inestabilidad que ha tenido la sociedad nicaragüense durante muchas décadas”.

El punto positivo del 2002, de acuerdo a Calvet, es que INTUR ha desarrollado una política de apertura, compartiendo decisiones y responsabilidades con la empresa privada, gracias a la creación del Buró de Convenciones y la Comisión Mixta de Mercadeo, que ayudará a “levantar al sector de convenciones y negocios”.

¿Que piensas? - Opina en el Foro del Observador >>



Regresar a la Página Principal


 

Copyright © 2002 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César José Solís Blandón

 

 

 

 

Banco Central de Nicaragua

Banco Caley Dagnall

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Consultoros para el Desarrollo Empresarial, S.A

 
weather.com/espanol
Ingrese una Ciudad:
Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!


Las Ventajas de Suscríbirse . !Haga Click Aquí!