Encuesta del Observador Económico

Puestos de Distribución

 

 

Nicaragua manos arriba
Incertidumbre por crisis de “Oro Negro”

Kattya Sedó y Ana Victoria Portocarrero

kattya@elobservadoreconomico.com victoria@elobservadoreconomico.com


Fue durante el Yom Kipur, la fiesta más sagrada de los judíos, que las tropas egipcias atacaron Israel, el 17 de octubre de 1973. El ejército sirio coordinado con las tropas egipcias, se apoderó de áreas de gran importancia estratégica; tras lo que los israelíes contraatacaron recuperando su posición e internándose en Siria y Egipto. Estados Unidos y Rusia, no se quedaron fuera del asunto; apoyando a las tropas israelíes los primeros, y a las tropas egipcias, los segundos.

En un momento en el que todavía la guerra árabe-israelí no estaba concluida, los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), sacaron el “As bajo la Manga”, decidiendo que el precio del barril de petróleo pasaría de 3 a 5 dólares. También establecieron un sistema de embargo a todos aquellos que parecieran apoyar abiertamente a Israel, tales como Estados Unidos y Holanda. Adicionalmente, la OPEP optó por reducir la producción entre un 15 y un 20 por ciento, para posteriormente subirlo en un cinco por ciento cada mes, hasta que Israel abandonara los territorios ocupados. En el transcurso de tres meses, el precio del petróleo se había cuadruplicado, y el aumento del mismo, siguió acelerándose.

Estados Unidos, que en aquellos momentos crecía al 6.5 por ciento, cayó a menos del uno por ciento; igual suerte corrió Japón, que cayó de 8 por ciento, a un crecimiento de menos 0.8 por ciento; y Europa pasó de un crecimiento de 5.5 por ciento a menos 1.2 por ciento.*

Una guerra ubicada bastante lejos de nuestro país, desencadenó en una crisis que tocó las entrañas de Estados Unidos, Japón, la Comunidad Europea y también de Nicaragua, entre muchos otros.

 

Un vistazo al pasado

Alejandro Martínez Cuenca

Según el doctor en economía Alejandro Martínez Cuenca, durante esta primera crisis petrolera mundial, los efectos en Nicaragua no se dejaron de sentir. Producto de este escalonamiento de los precios del crudo, se observó un aceleramiento de un proceso de inflación de costos, que hizo más cara la reconstrucción de Managua después del terremoto. Dicha inflación causó un aumento del déficit fiscal, así como una pérdida de reservas. Por su parte, la balanza comercial pasó de –17.7 millones de dólares en 1971 a –210.1 millones de dólares en 1974, situación similar se presentó en el resto de los países de Centroamérica (Ver recuadro con las Principales Variables Económicas de Centroamérica, durante la crisis del petróleo). Sin embargo, durante esos años, los precios internacionales de productos como el algodón, se encontraban en una posición muy alta, lo que compensó el efecto negativo de los precios del crudo.

Años mas tarde, durante 1979-1980, el precio del crudo creció en 150 por ciento. Aparte del efecto de la creciente demanda del crudo, se produjo un nuevo choque petrolífero, motivado por la inestabilidad en la región que producía la mayor parte de petróleo consumido por el mundo. Dicha inestabilidad se debía principalmente a la revolución islámica, que produjo el establecimiento de un nuevo régimen en Irán. Posteriormente, se dio la Revolución Iraní, así como la guerra entre Irán e Iraq. Los factores anteriores, contribuyeron a que el precio del petróleo alcanzara, a finales de 1981, los 34 dólares por barril, incrementándose en más de 10 veces desde 1973.

La tercera crisis mundial del petróleo, se dio durante la recuperación de Kuwait, en 1991. En consecuencia de esto, se dieron las quemas de algunos pozos petroleros, que contribuyó a que los precios aumentaran. Nuevamente el país se vio afectado por tal fenómeno, puesto que coincidió con el proceso de transición económica que Nicaragua estaba viviendo. “Yo puedo afirmar que una gran parte del fracaso del córdoba oro, tuvo que ver con los términos de intercambio, que se deterioraron tremendamente, y que eso luego forzó a un proceso de devaluaciones muy costoso para el país, que se hicieron entre los años 91 y 93, hasta que se logró estabilizar tanto los precios internacionales del petróleo, como la situación macroeconómica con los acuerdos que se habían alcanzado con los organismos internacionales”, afirma Martínez.

El panorama actual

Tras casi treinta años de la primera crisis mundial del crudo, el “oro negro” vuelve a ocupar las primeras planas de las periódicos mundiales.

La crisis política que experimenta Venezuela, unida a la paralización parcial de su principal complejo petrolero desde inicios del 2003, debido a un conflicto laboral entre ejecutivos y empleados medios de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), ha provocado una disminución importante en las exportaciones del crudo.

Históricamente Nicaragua le ha comprado petróleo a Venezuela, esto principalmente porque las refinerías que se construyeron en Nicaragua alrededor de los años 60, fueron diseñadas para procesar lo que se dejó en llamar “el cóctel venezolano”.

Según expresa José García, Gerente General de PETRONIC, la situación política y económica internacional afecta a las petroleras, en cuanto a que las alternativas de suministro son inciertas. Los proveedores cuidan su producto, el producto escasea y por ende los precios suben. “La situación actual afecta en gran medida a los países de Centroamérica, debido a que uno de los proveedores es PVDSA. La crisis en Venezuela ha hecho que las petroleras locales busquemos proveedores no tradicionales de productos, cuya lejanía también aumenta el costo de los productos debido a mayores costos de fletes. Por otro lado, al cerrar PDVSA, las empresas de flete marino han buscado otros mercados, con lo cual la disponibilidad de barcos ha disminuido”, explica.

Aprendiendo del pasado

Las marcas que han dejado anteriores crisis petroleras han servido de lecciones para muchas economías. Algunos países ya han estado tomando medidas previendo un panorama tan difícil como en el pasado. En Costa Rica, por ejemplo, ya a mediados de enero del 2003 el Gobierno había anunciado posibles acciones que incluían hacer efectivos pactos petroleros suscritos con naciones productoras, aumentar el inventario de carburantes y hasta restringir el transporte particular, en caso que la situación se complicara.

En Nicaragua, dada la situación de Venezuela, las petroleras, y más específicamente ESSO y PETRONIC, las únicas dos importadoras de petróleo, se vieron en la necesidad de construir relaciones comerciales con otros países productores. “Como medidas de prevención, estamos tratando de abrir nuevas relaciones con fuentes de suministros no tradicionales para nosotros, como Colombia, Bolivia y Estados Unidos. Por otro lado, estamos buscando tener almacenamientos temporales en otros países de Centroamérica, como Panamá, para poder guardar mayores lotes de producto si encontramos oportunidades en el mercado. En caso de prolongarse la situación de crisis buscaríamos tener una relación estable con las fuentes de suministros que ahora son esporádicas”, afirma García.

Sin embargo, para algunos especialistas, las medidas de previsión ante una eventual crisis petrolera se quedaron cortas en Nicaragua. Así por ejemplo, el doctor Martínez Cuenca, afirma que se debió haber considerado compras de petróleo en el mercado de futuros, donde si bien es cierto existe cierto grado de especulación, se pudo haber compensado la magnitud del riesgo de una subida del precio del petróleo y su consecuente efecto en el país.

“Cuando el país compra petróleo a futuro, está haciendo un hedging de país, contra la eventualidad de un alza inminente. Si el precio baja en el futuro, se habrá pagado el costo de dicho riesgo, si los precios suben y el abastecimiento está asegurado a un precio menor, los consumidores son los que ganan, pues no tendrán que pagar el precio alto spot que podría existir en ese momento”, explica Martínez.

Otra de las medidas recomendadas consiste en la eliminación del 35 por ciento de arancel al petróleo importado desde Colombia. Sin embargo a finales de enero, la Asamblea Nacional, no se había puesto de acuerdo al respecto. El tema de hacer conciencia en la población sobre el tema de hacer conciencia en la población sobre la importancia de ahorrar en los servicios de electricidad,agua,gas,transporte,etc,también estaba pasando desapercibido.

Nicaragua depende de un 80 por ciento del preciado "oro negro" para la producción de la energía , mientras tanto los volcanes siguen resonando, el viento sigue soplando y las otras fuentes para la producción de energía, existentes en el país , siguen aguardando a que se les tome en cuenta.

Mercado de Futuro... ¿cómo funciona?

Una medida recomendada a fin de asegurar la compra de petróleo a un precio relativamente razonable, es la utilización del mercado de futuros.

Comerciar en Futuros es una forma de inversión que implica especular con que el precio de un commodity (por ejemplo de oro, petróleo, maíz, trigo, etc.) va a subir o a bajar en el futuro.
Hay dos tipos principales de comerciantes de Futuros: los hedgers y los especuladores.

Un hedger es un intermediario de un commodity. Una compañía petrolera puede actuar como un hedger que negocia un contrato de futuros para proteger al consumidor de los cambios en los precios futuros en este producto.

Los especuladores por su parte, incluyen los negociantes independientes e inversionistas privados que usualmente, no tienen relación alguna con el commodity y simplemente tratan de obtener una ganancia comprando un contrato de futuros que ellos esperan que va a subir de precio o bien vender un contrato de futuros que ellos esperan que va a bajar de precio.

En el caso del petróleo, esto significa, que los importadores pueden comprar la producción necesaria para un período específico, al precio que en ese momento se negocie el mismo. Si una compañía petrolera quisiera comprar petróleo a futuro, obtiene los contratos que sean necesarios para asegurar la provisión del petróleo en el periodo que considere que los precios se mantendrán altos. Para adquirir esos contratos, no es necesario que la compañía invierta la cantidad completa de dinero, sino que hace un depósito que es el 10 por ciento de lo que se comprometió a comprar. Por ejemplo, se compromete a comprar x cantidad de petróleo a 30 mil dólares, pero sólo deposita 3 mil. Una vez que el contrato llegue a su fecha de vencimiento, la compañía paga por adquirir la mercancía, en este caso el crudo. Si el precio del petróleo, tal como lo predijo el comprador, aumentase, por ejemplo un 10 por ciento, él tiene el derecho de adquirir la misma mercancía a 30 mil dólares en vez de adquirirla a 33 mil, precio que tiene en ese momento. En caso que en Nicaragua se hubiese adoptado esta medida para proteger al consumidor las compañías petroleras venderían el producto al precio en que se fijo el contrato y no al precio en el que se encuentra en el mercado. Sin embargo, si el precio del crudo disminuye en 10 por ciento, lo que en ese momento cuesta 27 mil dólares, el inversionista deberá comprarlo en 30 mil, perdiendo 3 mil dólares en la transacción. Se habría pagado el costo del riesgo de una eventual subida en el precio.

Probablemente sea un poco tarde para comprar a futuro en este momento, puesto que el precio del crudo ya está relativamente alto y se corre el riesgo de que el mismo baje.



En busca de alternativas


¿Que piensas? - Opina en el Foro del Observador >>



Regresar a la Página Principal


 

Copyright Š 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por César Solís

 

 

 

 

Banco Central de Nicaragua

Banco Caley Dagnall

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

 
weather.com/espanol
Ingrese una Ciudad:
Suscríbase hoy mismo!


Unica publicación nacional con información y análisis actualizado del comportamiento de la situación social y los principales indicadores de la economía nacional e internacional

!Aproveche nuestras excelentes tarifas publicitarias!