Bolsa de Valores
Brechas
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
FORO
Informe Económico
Libro de Visitas
Negocios
FIDEG
Portada
Semblanzas
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias

 

 

¿Qué tan importantes son las aptitudes emocionales para el éxito o el fracaso?
Inteligencia Emocional

Arnoldo J.Martínez S.

La conformación de equipos gerenciales en donde las aptitudes emocionales marquen la diferencia de un liderazgo individual y grupal exitoso o un fracaso,, es de primer orden de importancia hoy día.

Tal como menciona el doctor Daniel Goleman, autor del bestseller Inteligencia Emocional, “las reglas de trabajo están cambiando. Ahora se nos evalúa y juzga según nuevas formas: ya no es tan importante como la sagacidad, la preparación académica y la experiencia, sino cómo nos manejamos nosotros mismos y con los demás”.

En un estudio realizado de graduados de la universidad de Harvard, en las carreras de derecho, medicina, educación y comercio, se descubrió que las puntuaciones de los exámenes de ingreso (sustituto de los exámenes de coeficiente intelectual) tenían una correlación de cero o negativa con el posterior éxito profesional. Pese al énfasis que las universidades y organizaciones de negocios ponen en los exámenes de ingreso y en el coeficiente intelectual, es asombroso el poco peso que éste tiene en el éxito laboral y en la vida.

¿Se están fomentando aptitudes emocionales para lograr el éxito?
¿Para que la organización sea más efectiva, flexible y con mayor capacidad de respuesta?

Agrega Goleman: “Las aptitudes emocionales son sinérgicas con las cognitivas: los trabajadores excelentes poseen las dos”.
Es muy importante saber que para un líder es más importante saber descifrar las emociones que saber despejar ecuaciones de segundo grado. Algunas empresas lo saben bien y, cuando contratan a alguien, no piden sólo un buen curriculum, además buscan un conjunto de características psicológicas como son la capacidad de llevarse bien con los colegas, la capacidad de resolver conflictos, la capacidad de comunicarse, etc.. El que tengan o no esas cualidades o habilidades,  va a depender del grado de desarrollo de la inteligencia emocional.

Que los líderes cuenten con aptitudes emocionales significa construir bajo cierta metodología y entrenamiento, los principios fundamentales para desarrollar los hábitos que les permitan trabajar en forma grupal y exitosa con otros, en procura de una meta común.

Se encuentran muchos ejemplos de organizaciones que tratan de alentar el trabajo en equipo, pero se ha descubierto que es difícil, ¿Cómo se puede ser equipo si no se empieza por ser grupo?

Por otra parte, nuestro cuadro gerencial y de toma de decisiones realmente son un grupo con esas aptitudes emocionales que aseguren la prosperidad empresarial y crecimiento futuro.

Veamos si algunas de las siguientes aptitudes emocionales de los líderes, distinguen a nuestros ejecutivos, las cuales nos recuerda el Dr. Goleman en su libro La Inteligencia Emocional en la Empresa:

Autoconocimiento:
Conocer los propios estados internos, las emociones y sus efectos, las fuerzas propias y sus límites y contar con la certeza de la confianza en sí mismo.

Autorregulación:
Manejar los propios estados internos e impulsos, mantener normas de honestidad e integridad, aceptar las responsabilidades del desempeño personal, flexibilidad para manejar el cambio, estar abierto y dispuesto para las ideas y los enfoques novedosos.

Motivación: Tendencias emocionales que guían o facilitan la obtención de metas, esforzarse por cumplir normas de excelencia, aliarse a las metas, misión y visión de la organización, disposición para aprovechar las oportunidades, tenacidad para buscar los objetivos pese a los obstáculos y dificultades.

Empatía:
Captar los sentimientos, necesidades e intereses de otros, comprender a los demás, ayudar a los demás a desarrollarse, prever, reconocer y satisfacer las necesidades de los clientes, cultivar oportunidades a través de diferentes tipos de personas, interpretar las corrientes emocionales de un grupo y sus relaciones de poder.

Habilidades sociales:
Habilidad para inducir en las otros respuestas deseables, aplicar tácticas efectivas de persuasión, ser capaz de escuchar abiertamente y transmitir mensajes claros y convincentes, negociar y resolver desacuerdos, inspirar y guiar a grupos e individuos, establecer vínculos efectivos, trabajar con otros para alcanzar metas compartidas, crear la sinergia necesaria para alcanzar metas colectivas.

En la nueva economía, en los nuevos desafíos cada vez más acelerados y profundos, donde se valoran y acentúa el trabajo en equipo y una fuerte orientación hacia el cliente, estas aptitudes emocionales se van tornando cada vez más esenciales para la excelencia de todos los trabajos y en todo el mundo.

Las aptitudes emocionales son básicas sobre todo en el liderazgo, papel cuya esencia es lograr que otros ejecuten sus respectivos trabajos con más efectividad en donde el liderazgo individual (facultad no solo de los gerentes, sino de cualquier persona en la organización), es: “La influencia que emana de esa persona y permite, promueve, o provoca que otra u otras hagan o dejen de hacer algo, que sin esa influencia no harían o dejarían de hacer.”

Por lo tanto, los equipos gerenciales necesitan primero comprender que las aptitudes emocionales “blandas”, influyen más en el éxito, que las cognitivas o “duras”. Dice el doctor Goleman: “Para un desempeño estelar en todos los trabajos, en todas las especialidades, las aptitudes emocionales son dos veces más importantes que las facultades puramente cognitivas”.

En estos tiempos de cambios, reducciones y transformaciones, las personas que quedan cargan con más responsabilidad y son más visibles. Si antes un empleado de nivel operativo, medio o un gerente podían disimular fácilmente un temperamento irritable o tímido, ahora se notan más que nunca aptitudes tales como el control de las emociones, el manejar bien los enfrentamientos, el trabajo de equipo y el liderazgo.

Por eso es recomendable que por lo menos una vez al año se detenga la marcha por un par de días para analizar minuciosamente la integración y alineamiento del equipo gerencial y las expectativas mutuas, para sentar las bases fundamentales de la calidad del liderazgo del equipo gerencial. De lo contrario, la implementación de los cambios estratégicos y operativos no se van a lograr.

Franklin Covey ofrece soluciones de aprendizaje y desempeño que mejoren de forma significativa y medible la efectividad de la organización en tiempos de cambio, de tal forma que se desarrollen aptitudes emocionales en el sistema humano a través de sus diferentes soluciones de aprendizaje, tales como:

• Lograr resultados a corto plazo a través de la creación de una cultura de confianza, sustentada en el desarrollo e integración de competencias y mejoramiento del carácter de los miembros del equipo gerencial.
• Mejorar el desempeño de la estrategia institucional y los factores de éxito presentes en la misma.
• Revisión del papel, perfil y funciones del equipo gerencial
• Alineamiento de la cultura, principios y valores compartidos
• Asegurar que los resultados deseados de la reingeniería y re-procesos, se cumplan
• Pasar de una organización gerencial a una organización basada en equipos de alto desempeño
• Crear una organización altamente efectiva.


Nota Importante:Para una completa cobertura en nuestros reportajes,suscríbase hoy mismo haciendo click aquí!

Regresar a la Página Principal

 

 

 

Ver Portada Impresa

Banco Central de Nicaragua

Banpro

Banco Caley Dagnall

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por César Solís