Bolsa de Valores
Brechas
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
FORO
Informe Económico
Libro de Visitas
Negocios
FIDEG
Portada
Semblanzas
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias

 

 

Mauricio Mendieta...
Congraciado con el destino

Dr.Mauricio Mendieta

El doctor Mauricio Mendieta le ha sacado muchas risas a su destino. Con dedicación, esfuerzo y muchos, muchos sacrificios. No siempre fue así, pero cuando tuvo la oportunidad de dibujarle una cara alegre a su futuro, lo hizo sin titubear y con la habilidad que debe poseer un buen cirujano plástico al momento de realizar su trabajo.

"Si me meto a hacer algo, trato de hacerlo bien. No me meto a hacer algo por hacerlo, ¿Ya?", dice este doctor que tiene por especialidad la cirugía plástica, aunque también está volcado de lleno en el mundo de los negocios.

La incursión del doctor Mendieta a la vida empresarial surgió por pura necesidad. Durante los años ochenta decidió exiliarse porque no le pareció correcta la forma en que el gobierno revolucionario dirigía a la nación. "Ya era difícil vivir aquí en Nicaragua y no ser críticos", explica. Su partida, en 1982, lo llevó a Costa Rica, adonde llegó con 30 mil dólares.

Año y medio después se había gastado 25 mil dólares en la compra de muebles y otras cosas necesarias para vivir en el exilio. Durante esa época también debió realizar exámenes de grado para poder ejercer su profesión y en ese proceso nació la idea de una comidería, cuando sólo contaba con cinco mil dólares.

"Me la jugué toda, como dicen en el póker. Nos quedamos en cero", relata, satisfecho de la decisión que tomó en aquellos años. "Al final, el restaurante se llamó RostiPollos. Comenzamos a percibir utilidades, muy pocas, porque el negocio era muy modesto".

"Este negocio significó para nosotros muchos sacrificios, no de meses sino de años", cuenta el doctor Mendieta, y añade que durante cinco años no tuvo un fin de semana para divertirse porque esos eran los días de mayores ventas en la comidería. "Mi esposa era una mujer que trabajaba 14 horas diarias... —Y— a mí no me da pena decir que como médico me ponía a pelar papas".

Los días de semana tampoco eran para el ocio ni nada por el estilo. Todos los jueves, a las cuatro y treinta de la madrugada, el doctor Mendieta y su esposa fueron, religiosamente, durante cinco años, al mercado de mayoreo en Costa Rica. "Es interesante, porque a un carrito DATSUN 120Y yo le metía aproximadamente,

¡Increíblemente!, tres cuartos de tonelada: Un saco de yuca, repollo, dos mallas de cebolla, un saco de limón mandarina, dos o tres cajas de tomates... Mi esposa a veces venía con los pies sobre una cabeza de plátano", recuerda el doctor Mauricio Mendieta. En ese centro de compras, agrega, se ahorraban fácilmente un 30 por ciento del dinero que hubiesen gastado en un súper mercado. "Un peso, un colón en esa época, pues era muy importante", comenta.
El primer RostiPollo fue inaugurado un 26 de octubre de 1983 en Costa Rica, casi 20 años después existen 13 sucursales en ese país, una en México y tres en Nicaragua. "Próximamente estaremos abriendo un cuarto local aquí", asegura el cirujano plástico y aprovecha para decir que su franquicia de RostiPollos en Costa Rica la vendieron.

Las inquietudes del doctor Mendieta
Mauricio Mendieta es un hombre que nunca está tranquilo. La conclusión a la que él mismo ha llegado es que por su profesión es un hombre inquieto. "Mi especialidad, cirugía plástica, es bien creativa. Vos creás, cambiás, transformás", sostiene. Y por eso también incursionó al negocio de las urbanizaciones.

La suya, cuya inversión asciende a los 1.6 millones de dólares, será inaugurada próximamente. Pero eso no es todo, porque también pretende iniciar una productora modelo de leche y queso gourmet. "Estamos hablando de utilizar lo último en tecnología y que pueda mantenerse por sí misma, porque no voy a ponerla para estarla manteniendo".

Además de sus RostiPollos, su urbanización y su proyecto de una finca lechera, el doctor Mendieta posee su consultorio, adonde tiene una amplia colección de libros y enciclopedias. En las paredes de su oficina se pueden ver muchos diplomas y reconocimientos, destacándose uno que le valió el primer premio de un concurso nacional que se ganó en México mientras estudiaba su especialidad.
"Fue un trabajo sobre reconstrucción de las mejillas. Ese es un concurso que se hace anualmente entre todos los residentes de cirugía plástica a nivel de toda la República mexicana ¡Y yo me gané el primer premio!", recuerda una de las ocasiones que más le enorgullece.

El turno de la política
Bueno, todavía hay más cuando se habla del doctor Mauricio Mendieta. Una de las inquietudes que más llega a sus pensamientos es la de iniciarse en el mundo de la política. Aunque es directo al advertir que no piensa meterse a político para obtener privilegios ni nada por el estilo, sino "con un sentido nacional".

La idea es bastante seria, porque cuando empieza a hablar de sus planes políticos termina lamentándose de cómo está la situación socioeconómica del país. "No puede ser que nosotros sigamos con más de un 50 por ciento de la población pobre, eso es más de dos millones y medio de pobres...". Su última idea al respecto es que para lanzarse a la arena política sólo lo haría con una nueva agrupación partidista. "Es muy difícil hacerlo con los partidos existentes", sentencia.

Pero por ahora el doctor Mendieta se mantiene en su consultorio, atendiendo con mucho cuidado a sus pacientes y maquinando, inquieto, cuáles serán sus próximos proyectos.

El origen del doctor

Mauricio Mendieta nació en Jinotepe en 1942, un 14 de julio, "día de la toma de la Bastilla", enfatiza. Estudió en Diriamba, en Managua, y vivió unos 12 años en la Mina Bonanza, Costa Caribe.

Su carrera, medicina, la estudió en Río de Janeiro, Brasil, entre los años de 1963 y 1969. Después realizó su residencia en Nicaragua, ejerciendo cirugía general en el antiguo hospital del Seguro Social. Pero, inquieto como siempre, se fue a México a aprender los secretos de la cirugía plástica, especialidad que hoy desempeña. También estuvo tres meses en Beverly Hills, Estados Unidos, como ayudante de un cirujano plástico.

Su auto exilio duró 18 años, de 1982 hasta el año 2000. "Nos fuimos a la carrera, pero quisimos volver con toda la calma, para no cometer errores. Hasta que teníamos todo arreglado en Costa Rica, decidimos volver a Nicaragua. Por eso no volvimos en 1993, ni en 1996", explica.

En Nicaragua ha creado unos 130 empleos con sus tres RostiPollos y con el próximo abrirá unas 30 plazas más. "Nunca estudiamos, ni mi esposa ni yo, administración de empresas. Todo lo hemos hecho con puro sentido común, fe, confianza, dedicación y amor, palabra importante en todo", confiesa.

También dice el doctor Mendieta que el 97 por ciento de los empleos en RostiPollos son para las mujeres. "En lo personal creo que la mujer es más resistente que el hombre, más eficiente, más honrada y más honesta", asegura.


Nota Importante:Para una completa cobertura en nuestros reportajes,suscríbase hoy mismo haciendo click aquí!

Regresar a la Página Principal

 

 

 

Ver Portada Impresa

Banco Central de Nicaragua

Banpro

Banco Caley Dagnall

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por César Solís