Actualidad
Bolsa de Valores
Brechas
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
FORO
Informe Económico
Libro de Visitas
Negocios
FIDEG
Portada
Semblanzas
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias
Turismo

 

 

Kattya Sedó
Una mujer polifacética

Kattya Sedó logró mezclar a la perfección las letras con los números, algo difícil de conseguir. Conversadora por naturaleza, es fácil descubrir su estado de ánimo tan solo con observarla. Si está cómoda se la pasa riendo, moviendo sus hombros con alegría y agitando sus manos a cada instante; si está triste su sonrisa se esconde, el brillo de sus ojos desaparece y sus hombros se encogen. Así es Kattya, muy expresiva.

Ludwin Lenin Loáisiga López

“Soy tica, soy costarricense”, se presenta ella misma. Y llegó a Nicaragua a inicios de 1999 como cooperadora de la Organización No Gubernamental de Dinamarca MS. “Que sus siglas en español significan Asociación Danesa para la Cooperación Internacional”, explica.

Estudió economía en su país y pronto se unió a un debutante medio de comunicación especializado en temas económicos. El Financiero, se llamaba. Kattya relata que le costó mucho aprender a combinar los números con las letras, pero al final lo logró, aunque con muchísimos sacrificios. “A veces salíamos a las dos de la madrugada”, recuerda.

Después de un tiempo dejó El Financiero. “Salí de allí y me dije: Nunca más me meto en este asunto de escribir y de hacer entrevistas”, recuerda. Ya con planes matrimoniales, viajó a Dinamarca, donde se casó con Cristian y tuvo a su primera hija, Sofía. “Compartí con mucha gente de todas nacionalidades”, cuenta, “hay mucha gente refugiada en Dinamarca —por las guerras—, fue una experiencia cultural súper buena, de poder compartir con todo tipo de gente”.

Allá, MS encargó a su esposo trabajar para una Organización No Gubernamental (ONG) nicaragüense y a ella también le buscaron opciones de empleo aquí, porque uno de los propósitos de MS es que los matrimonios siempre estén juntos. “Era una forma de regresar acá, de acercarnos a Costa Rica, un poco a la cultura que nos gusta”, sostiene.

Con ese ánimo llegó a Nicaragua y luego de tres entrevistas, con igual número de ONG, decidió unirse al equipo de la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (FIDEG). “Mi perfil calzaba más para cooperar acá, con FIDEG”, asegura.

Tras ser presentada formalmente al equipo, terminó haciendo lo que se prometió a sí misma nunca volver a escribir y entrevistar. “Me embarqué... Vine a la primera reunión para ver si me gustaba el trabajo y ya me estaban metiendo a trabajar”, dice entre una avalancha de su propia risa. “De hecho, esa tarde ni siquiera me había decidido entrar a trabajar al FIDEG, cuando ya me estaban llamando en la tarde para asistir a una conferencia de prensa. ¡Yo casi me voy de bruces!”.

Al final fueron cuatro años y medio de colaboración con la revista El Observador Económico. Todos llenos de recuerdos, buenos y malos, y de muchas anécdotas interesantes, como la de su primera entrevista.

Camino a la cita, Kattya descubrió que la grabadora a utilizar estaba dañada. Nerviosa por ser principiante en el país, corrió a comprar una nueva y como consecuencia de la novatada llegó unos quince minutos tarde. “Llegué así —pone a temblar sus brazos—, súper tensa”.

Pero la experiencia que más la marcó fue la de los campesinos que realizaron plantones durante la crisis del café. Kattya dice que los niveles de pobreza que observó la impresionaron para toda la vida.
“Una vez nos pasó una anécdota muy impactante. Mi esposo llegó a hacer entrevistas para el asunto de Las Tunas —lugar en el que los campesinos pedían toda clase de ayuda—, pero la gente no solo quería las entrevistas, quería comida, ayuda”, relata Kattya. “Él iba con su grabadora y volvió con el corazón destrozado. Llegó a decirme: Kattya, cómo dejé a esa gente allí”.

Tanto ella como su esposo enviaron correos electrónicos a sus amigos de Dinamarca, les explicaron lo que sucedía aquí y pronto recibieron ayuda, la cual emplearon para comprar alimentos y otras cosas que necesitaban los campesinos de los plantones.

Ahora Kattya debe viajar de nuevo hacia Dinamarca, marcada por los recuerdos de los años que vivió en Nicaragua. “Me los llevo, me los llevo conmigo”, dice y agrega que lo más importante de todo fue su apoyo tanto al FIDEG como al resto de la nación. “Hacer conciencia de ciertos temas que yo he considerado importantes para el futuro”, han sido parte de sus aportes.

Aunque todavía no tiene un proyecto definido para la nueva etapa de su vida, sí es clara al decir que tiene ganas de empezar algo distinto, pero siempre relacionado con los temas de desarrollo, que es lo que le gusta. “Sé que viene un capítulo nuevo, que tengo ganas de vivir”, comenta.

Un poco nostálgica por su partida, asegura que le gustó haber vivido en Nicaragua. “La experiencia me quedó, el recuerdo, el sentir que has aportado algo, que te llevás muy buenos recuerdos de acá, buenos y malos; pero es la experiencia tanto profesional como personal”, dice

Una tica que no pierde su acento

Kattya Sedó ha visitado casi una docena de países y habla al menos tres idiomas. Junto a su esposo, Cristian —nacido en Dinamarca—, ha procreado dos hijos, Sofía, que nació en Dinamarca, y Matías, que vio la luz del sol en Costa Rica.

Dice que lo más difícil de Nicaragua es el insoportable calor.

“Vieras que no es cuento”, asegura. Uno de sus anhelos es la integración centroamericana, algo que sería muy bueno para la región, según su opinión. La reciente abolición del pago que se debía efectuar en cada frontera para salir de un país y entrar a otro le parece un avance, aunque ella logró gozar de ese beneficio hasta en su último viaje a Costa Rica. “Qué colerón”, se queja.

A pesar de que lleva varios años fuera de su país, aun conserva el acento y la forma de hablar tan característica de los costarricenses. “Al principio me fue un poco dificilillo”, relata sus primeros días en el país.

 


Nota Importante:Para una completa cobertura en nuestros reportajes,suscríbase hoy mismo haciendo click aquí!

Regresar a la Página Principal

 

 

 

Ver Portada Impresa

Banco Central de Nicaragua

Banpro

Banco Caley Dagnall

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por César Solís