Actualidad
Bolsa de Valores
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
Especial
FORO
FIDEG
Informe Económico
Internacionales
Libro de Visitas
Negocios
Puestos de Dist.
Semblanzas
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias
Turismo

 

 

TLC USA-CA

¿Qué se ha logrado y qué falta por alcanzarse?

John Daza  
johndaza@elobservadoreconomico.com

Transcurridas seis de las nueve rondas planeadas de las negociaciones que darán nacimiento a un Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y los países centroamericanos, queda todavía un buen trecho por recorrer, antes de que las partes involucradas plasmen sus firmas en un documento que dará nacimiento al TLC USA-CA (o CAFTA, por sus siglas en inglés), y que sin lugar a dudas dará un remezón al desarrollo económico y social de la región. El resultado de las negociaciones culminará en diciembre en Estados Unidos cuando, al final de las mismas, se haya llegado a un acuerdo sobre cuál será el proceso a seguir para la implementación del Tratado de Libre Comercio.

El “combate” se está dando en diferentes frentes y el grupo negociador por parte de Nicaragua tiene la enorme responsabilidad de sacar adelante un acuerdo que satisfaga tanto a sus interlocutores como a los más de cinco millones de paisanos que observan con recelo el proceso de las negociaciones y exigen que no se les “venda” ni se les “regale” el país ni su futuro.

Nicaragua es uno de los países más abiertos de América en cuanto a su estructura arancelaria, apertura que comenzó en 1991, cuando se embarcó en un proceso de desgravación arancelaria y de negociación de TLC de forma unilateral. El mismo año se le da a conocer al gobierno de Estados Unidos el interés por negociar un tratado con ese país.

Anterior a esto, y desde 1983, Nicaragua y los demás países de Centroamérica y del Caribe (excepto Cuba) ya contaban con un trato preferencial de acceso al mercado de Estados Unidos, a través de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe, ICC. Este acuerdo, que fue una decisión unilateral de Estados Unidos hacia los países beneficiarios, contemplaba el ingreso libre de aranceles al mercado estadounidense de la mayoría de los productos de la región. Ese acuerdo fue reformado en 1990 y en el 2000, otorgando a los países beneficiarios concesiones comerciales adicionales.

El interés de llevar a cabo un TLC con Estados Unidos, compartido por los demás países centroamericanos, aumentó al entrar en vigor el tratado de libre comercio entre México, Canadá y Estados Unidos, debido a que las preferencias que estos países gozaban con la ICC se vieron erosionadas. Es así como, desde febrero del 2001, cuando los presidentes centroamericanos deciden solicitar a los Estados Unidos el inicio de negociaciones para un TLC, se da comienzo al proceso de lo que a posteriori sería bautizado como el CAFTA, y cuyas negociaciones se espera culminen el 12 de diciembre en Washington.

El ocho de enero del año en curso, en una reunión ministerial en Washington, se acordaron las pautas bajo las cuales se llevarían a cabo las negociaciones del TLC USA-CA, y se decidió que las negociaciones se llevarían acabo en nueve rondas a lo largo del año 2003. También se acordaron los temas a negociarse y la metodología de las negociaciones (ver recuadro).

Parece existir un consenso en que el proceso de integración es irreversible, pues Nicaragua no puede darse el lujo de aislarse de las tendencias regionales y mundiales que van en el sentido de la integración comercial entre bloques o inserción unilateral a la economía mundial. Hacer lo contrario traería como resultado perder participación en los mercados en que Nicaragua tiene presencia, dejándolos a merced de los países que a través de tratados comerciales tendrían acceso privilegiado a los mismos.

Pero en lo que no parece haber consenso es en el proceso y estrategia de las negociaciones, pues la sociedad civil muestra aun sus reticencias y exige más participación en las propuestas a negociarse.

No todo es color de rosa
La Iniciativa Mesoamericana de Comercio, Integración y Desarrollo Sostenible, CID, que aglutina varias organizaciones representantes de la sociedad civil, ha asumido una posición de resignación ante la inevitable participación de Nicaragua en el CAFTA, pero ha pedido una moratoria en las negociaciones. Según el CID, esa moratoria permitirá replantear el proceso negociador y de consulta con sociedad civil y la empresa privada, mecanismo por medio del cual se deben construir consensos.

Por su parte, la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, aunque también se subió al vagón de los que ven como un hecho la participación de Nicaragua en tratados de libre comercio, no brinda un apoyo incondicional al gobierno en las actuales negociaciones. Según su presidente, Alvaro Fiallos, en las actuales circunstancias, Nicaragua no está en condiciones de sacarle mucho provecho al TLC. En primer lugar, porque más del 90 por ciento de los productos nicaragüenses que entran al mercado estadounidense están libres de aranceles por la ICC. En segundo lugar, la productividad del agro nicaragüense es muy baja y, por último, por que Nicaragua está en desventaja frente a un país que subsidia tanto a sus productores como a sus exportaciones agrícolas.

Sin embargo, de acuerdo al MIFIC, el TLC USA-CA aporta un mecanismo regulador bilateral con reglas y procedimientos comerciales permanentes y estables, lo que a la vez representa una opción para consolidar el tratamiento preferencial, tanto arancelario como normativo de los esquemas unilaterales de Estados Unidos en la ICC y en el Sistema General de Preferencias, SGP. En otras palabras, esto significaría que el TLC USA-CA institucionaliza las preferencias arancelarias, al asegurar que estas no se muevan al vaivén de los sentimientos políticos en Estados Unidos, lo que disminuiría su poder como elemento de coerción política.

La UNAG opina, entre otras cosas, que es indispensable que se le otorgue a Centroamérica un tratamiento especial para los productos agropecuarios sensibles que son objeto de ayuda internas y subsidios a la exportación de USA. También resalta que el MIFIC debe centrarse en la búsqueda de mecanismos que de una u otra forma compensen o equilibren los niveles de ayuda otorgados al sector agropecuario de los Estados Unidos. Considera también que es necesario diseñar y ejecutar un Plan de Reconversión Productiva y Exportador, con el interés de salvaguardar y potenciar el sector agropecuario del país, ya que de este depende la más importante masa de trabajadores y generación de alimentos del país.

¿Qué sectores o temas cubre y cómo está estructurada?

La negociación del TLC USA-CA

Para el Proceso de negociación se definieron cinco mesas o grupos de negociación:

1. Acceso a mercados. Aquí se negocian los siguientes temas: trato nacional y acceso a mercados (agricultura, productos industriales y textiles), salvaguardias, administración aduanera, prácticas de comercio desleal (subsidios y dumping), reglas de origen (régimen de origen, procedimientos aduaneros), obstáculos técnicos al comercio, medidas sanitarias y fitosanitarias (se están tratando separadamente en un grupo de trabajo técnico).

2. Propiedad intelectual y compras del sector público. El tema de propiedad intelectual cubre los siguientes campos: derechos de autor, marcas, patentes, indicaciones geográficas de procedencia o denominaciones de origen, protección de la información no divulgada, dibujos y modelos industriales, semiconductores (topografías de los circuitos integrados).

3. Disposiciones institucionales y soluciones de controversias. Define la estructura y la administración del tratado, al igual que los procedimientos que rigen el mecanismo de resolución de controversias.

4. Inversión y servicios. En cuanto a servicios, se negocian los siguientes temas: comercio electrónico (productos digitales), comercio transfronterizo de servicios, telecomunicaciones, financieros (banca y seguros), turismo, distribución, energía, servicios profesionales, informática, comunicaciones, construcción, transporte, educación, publicidad, etc.

En inversiones se negocia: denegación de beneficios, relación con otros capítulos, expropiación, condiciones y limitaciones al consentimiento de una parte, anexo de Centroamérica para acudir a foros de arbitraje, anexo de expropiación indirecta y expropiación por propósito público.

5. Medio ambiente y disposiciones laborales. Respecto a los temas laborales y medioambientales, el objetivo es llegar a contar con un mecanismo que permita, a través de la cooperación, el fortalecimiento de los mecanismos e instituciones encargadas de la aplicación de la legislación ambiental y laboral de las partes a fin de lograr el desarrollo sostenible. La polémica sobre estos temas es si estos deben incorporarse en las negociaciones comerciales en curso o ser negociados a través de acuerdos paralelos a los temas comerciales.

Se crearon también dos mesas o grupos de trabajo o grupos técnicos:

1. Comité de cooperación. Se basa en los siguientes programas de cooperación:

— Programa de apoyo a las negociaciones (proyecto del Banco Interamericano de Desarrollo, BID).
— Programa de aplicación y administración de tratados (proyecto BID).
— Programa de apoyo a la transición al libre comercio, que comprende los siguientes temas: desarrollo rural productivo, fortalecimiento de PYMES, promoción de exportaciones y comercio, mejora del clima de negocios y promoción de inversiones, mejora de la infraestructura y transporte y otros.

2. Grupo de trabajo sobre medidas sanitarias y fitosanitarias, MSF, relacionadas con el comercio agropecuario. El objetivo de este grupo es encontrar un consenso sobre la aplicación transparente y efectiva de las MSF, a efectos de asegurar que las mismas no se conviertan en medidas restrictivas del comercio entre las partes. En este sentido es indispensable establecer un mecanismo efectivo de cooperación con USA para lograr la efectiva aplicación de los acuerdos alcanzados sobre estos temas en la OMC.

Balance de las negociaciones

Mucha de la información sobre el balance de las negociaciones está atomizada, debido a que se negocia en diferentes grupos y a la vez se van llegando a acuerdos a diferentes velocidades. Esto, sumado a que a mayor parte de los temas a negociar aún no se han definido completamente hacen que la información que se tenga sobre los avances de las negociaciones no sea tan detallada. Sin embargo El Observador Económico presenta aquí un informe sobre los avances en algunos de los campos de las negociaciones.

Trato nacional:
Agricultura: Estados Unidos presentó una oferta y demanda a Centroamérica. La forma de presentar dicha oferta ha sido a través de la modalidad de canastas (A, B, C y D), que se clasifican de acuerdo a la prioridad y la sensibilidad que dichos productos tienen para cada uno de los países que participan en esta negociación.

En la canasta A se ubican los productos para inmediata desgravación y acceso al mercado. En la B se encuentran los productos a desgravarse entre cero y cinco años. En la C aquellos a desgravarse entre cinco y diez años. Finalmente, en la canasta D aquellos a desgravarse después de los diez años. Para Nicaragua, esta ronda le permitió presentar su lista de productos estratégicos (los que se exportan) y dependientes (importan).

En esta ronda se cambio el enfoque de la negociación agrícola, la cual se deberá basar en solicitudes sectoriales concretas basado en productos prioritarios.

A tal efecto, Estados Unidos, presentó solicitudes en 10 sectores siguientes: carne bovina, carne de cerdo, granos, carne de aves, productos lácteos, horticultura, preparaciones alimenticias, semillas oleaginosas, aceites y azúcar y derivados

Nicaragua, por su parte, planteo solicitudes de acceso inmediato para todos los productos no sujetos a cuota, y acceso inmediato o ampliación de cuota para los siguientes productos sujetos a cuota: carne bovina, productos lácteos, azúcar, frutas y hortalizas, maní y preparaciones alimenticias.

Estados Unidos, informalmente, ha indicado estar dispuesto a conceder acceso inmediato para todos los productos agrícolas, a excepción de los productos sujetos a cuota y aquellos que contengan azúcar o leche.

Bienes industriales y textiles:
El avance se ha dado en la discusión y revisión de los textos, sin embargo, aun hay diferencias en cuanto a las reglas de origen.

Estados Unidos presentó solicitudes individualizadas en los siguientes sectores: pescado, productos químicos, productos plásticos, productos farmacéuticos, cosméticos, productos de madera, productos para construcción, vehículos y juguetes, papel, productos de alta tecnología, calzado.

Con respecto a las solicitudes presentadas por Nicaragua, Estados Unidos expresó su disposición a otorgar acceso inmediato a pescado, cangrejo, cajas plásticas, tejas de cerámica y metales preciosos.

La negociación de la oferta de textiles está supeditada a los avances que se obtengan en la negociación de las reglas de origen específicas, mientras estas no se adopten no puede haber avance sustancial en este sector de la negociación.
Temas sensibles: Reglas de origen, niveles de trato preferencial (TPL), telas en desabastecimiento, verificación de origen.

Cooperación y Asistencia Técnica entre las aduanas
El capítulo está prácticamente acordado y solo se espera el programa de cooperación en los próximos meses.

Reglas de origen:
Incluye los requisitos para determinar el origen de la mercancía para obtener la preferencia arancelaria del acuerdo. El capítulo se divide en tres partes: régimen de origen, procedimientos aduaneros relacionados con el origen y anexo de reglas específicas.

Principales temas en discusión: valor de contenido regional, certificación y verificación de origen. Avance de un 45%, que equivale a dos mil 402 reglas, de un total de cinco mil 377.

Obstáculos técnicos al comercio:
Busca una mejor implementación del Acuerdo sobre BTC (Barreras Técnicas al Comercio) de la Organización Mundial de Comercio y busca la eliminación de las barreras innecesarias al comercio, impulsando la cooperación bilateral.

Se ha avanzado sustancialmente, quedando únicamente por resolver el tema de las equivalencias (reconocimiento de la equivalencia de una norma), introducido por Centroamérica, y el tema del foro para la solución de diferencias.

Propiedad intelectual:
— Propusieron la adhesión a convenios internacionales.
— Artículos relativos a transparencia, marcas y derechos de autor.
— Solicitaron prolongar la cobertura de las patentes, por ejemplo, a 30 años para agroquímicos y 25 para medicinas.

Compras del sector público:
Hay acuerdo en torno a la definición de “procedimientos de licitación abiertos” (permite aplicar las modalidades de procedimiento contenidas en las legislaciones de los países involucrados), eliminación del calificativo de “extrema” a los casos de urgencia (que ameritan procedimientos de contratación no abiertos) y acuerdo respecto al artículo sobre impugnaciones.

Asuntos institucionales:
Aquí las negociaciones avanzan lentamente y el punto medular está en saber cual va a ser el comportamiento del tratado, si es bilateral o multilateral.

Servicios financieros:
Acuerdos alcanzados: trato de nación más favorecida, tratamiento de la información confidencial y regulación doméstica.

Telecomunicaciones:
Se logró un avance sustancial en el texto, sin embargo, los temas más relevantes que se encuentran pendientes son los relativos a las tasas contables y servicios de información.

Medio ambiente y laboral:
Centroamérica ha considerado que la mejor manera de abordar estos temas es desde un punto de vista positivo, por lo tanto, su posición ha sido abordarlos en acuerdos de cooperación paralelos a los acuerdos comerciales, en los que las diferencias se resuelven a través de la cooperación entre las partes, sin incluir sanciones ni multas de ningún tipo. Así mismo, los negociadores norteamericanos han declarado que esperan ir “más allá de lo firmado con Chile” y han planteado que la cooperación en dichos temas va a estar articulada a la cooperación económica; sin embargo, aun no se ha eliminado y se mantiene pendiente el tema de las sanciones comerciales, que se aplicarían si una de las partes firmantes viola o no aplica su legislación laboral; así mismo quedó establecido que no se aplicarán multas directamente a las empresas por incumplimiento de leyes, sino que serán los gobiernos los que tendrán que asumir responsabilidades en esto; también se decidió el respeto y reconocimiento de las disposiciones de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, lo que es el mayor reto para los gobiernos centroamericanos; se espera que en la ronda de Nicaragua (septiembre) o la de Houston en (Octubre) se avance en la discusión sobre reglas y procedimientos, que deberán estar articulados con el TPA. (Trade Promotion Autority).

El objetivo final de la región será contar con un mecanismo que permita, a través de la cooperación, el fortalecimiento de los mecanismos e instituciones encargadas de la aplicación de la legislación nacional ambiental y laboral, a fin de lograr el desarrollo sostenible.

Medidas sanitarias y fitosanitarias:
Se logró avanzar con relación al apoyo y asistencia técnica, a fin de cumplir con los estándares sanitarios norteamericanos, necesarios para la entrada de productos sobre los cuales se han logrado acuerdos arancelarios. Entre los productos afectados están la pitahaya, la papaya, el queso fresco y el maní.

 

Regresar a la Página Principal

 

 

Banco Central de Nicaragua

Banpro

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por Nicavirtual S.A