Actualidad
Bolsa de Valores
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
Portada
FORO
FIDEG
Informe Económico
Ensayo
Libro de Visitas
Negocios
Puestos de Dist.
Semblanzas
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias
Turismo

 

 

Integración Aduanera Centroamericana

Llegó la hora de la verdad

John Daza
john@elobservadoreconomico.com

Preparándose para las grandes ligas
Nadie se atreve a poner en tela de juicio las virtudes de tener acceso a mercados grandes para impulsar el desarrollo económico de países pequeños, cuyos mercados les imponen limitaciones. Indudablemente, la integración económica centroamericana fue planeada y pensada hace 40 años bajo esta visión, lo que dio nacimiento a comienzos de los años 60 al Mercado Común Centroamericano, MCCA, entre Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.

El tener acceso sin restricciones a la totalidad del mercado compuesto por los países del MCCA daría la posibilidad a cada país de especializarse en aquellos sectores para los que tuviera ventajas comparativas. Al mismo tiempo, un mercado más grande ofrecería posibilidades de explotar economías de escala, lo cual podría traducirse a mediano y largo plazo en mayor competitividad.

Sin embargo, la creación de un mercado común implicaba que las partes tuvieran al menos políticas comerciales comunes y que hubiese comercio de bienes y servicios libre de aranceles, así como libre movilidad de las inversiones y de factores de producción (capital y mano de obra). En la actualidad no hay restricciones al comercio, pero no todo el comercio intraregional cruza las fronteras libre de aranceles. Tampoco se ha logrado la homogenización de un arancel externo común (AEC) para el cien por ciento de las importaciones hacia el MCCA.

Visto desde este ángulo no se puede catalogar al llamado MCCA como un mercado común.

El sistema y proceso integracionista colapsó a finales de los 70 debido a las crisis políticas y los conflictos en la región. Esto sucedió a pesar de haber mostrado un fuerte dinamismo en el contexto del comercio intraregional en los primeros 20 años de integración. Según datos de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana, SIECA, el comercio entre los países centroamericanos pasó de 63 a 2.229 millones de dólares entre 1960 y 1980 (ver tabla). En 1980, el comercio entre los países centroamericanos comenzó a declinar en términos absolutos (ver gráfica) y como porcentaje del comercio total de la región con terceros países o comercio extraregional.

La caída de los flujos comerciales intra MCCA continuó hasta 1986. A partir de éste año el comercio intraregional recuperó el dinamismo, sin que hasta la fecha haya logrado alcanzar los niveles de 1980, como porcentaje de las exportaciones extraregionales.

 

Negociar ganando y ganar negociando
Una ventaja indiscutible de las integraciones económicas es la capacidad de incidencia y negociación que adquieren las partes que se unen en bloque; gracias a la fortaleza de una unión institucionalizada se llega a la mesa con una sola voz y un solo voto. Se llegaría más fuerte a una negociación comercial como bloque centroamericano, dado el peso político y económico que representa un mercado común de 34 millones de habitantes versus el mercado de cada país.

Para el ingeniero Alvaro Fiallos, presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, los países centroamericanos, por dinámica de vecindad, le deberían dar mayor importancia a la integración regional. “Tenemos primero que ponernos nosotros de acuerdo para ver como vamos a atender el mundo. Mientras la integración centroamericana no sea una realidad, los países centroamericanos, y en especial Nicaragua, van a estar en una gran desventaja en el ámbito comercial en negociaciones con terceros”, aseveró.

“Se aceptó la negociación de un tratado de libre comercio entre Estados Unidos y Centroamérica como si la región ya estuviese integrada y no es así. Los intereses de cada país son sumamente diferentes”, enfatizó Fiallos, quien opinó que no hay un verdadero interés político de los gobiernos centroamericanos de llevar a cabo la integración económica entre los países del istmo.

Para Javier Morales Gonzáles, viceministro de Fomento Industria y Comercio, MIFIC, también es una debilidad no poder presentarse a las negociaciones con un arancel externo común, ya que en éstas priman los intereses de cada país, los cuales en muchos sectores son diferentes. Sin embargo, Morales recalcó que la intención de Centroamérica, al presentarse a las negociaciones del TLC con Estados Unidos como bloque, ha sido la de partir de una base de consensos entre los países de la región, especialmente dentro de las partidas arancelarias que no cuentan con un AEC dentro del MCCA.

Unión aduanera... el timón de la integración
El establecimiento de una integración económica tiene que pasar por la formalización de una unión aduanera, la cual consiste en que los países que la conforman aplican un Arancel Externo Común, AEC, a las importaciones de países fuera de ésta, a la vez que se garantiza el comercio libre de aranceles al interior de la unión. Así sea a paso lento, los gobiernos centroamericanos ya avanzan hacia el establecimiento de una unión aduanera.

De hecho, puede considerarse en la actualidad una unión aduanera imperfecta, pues hasta la fecha se han armonizado alrededor del 75 por ciento del universo arancelario de los cinco países centroamericanos.

Los orígenes de la Unión Aduanera se remontan a 1992, cuando El Salvador y Guatemala firmaron un acuerdo de libre comercio y se comprometieron a crear una unión aduanera, considerando la complementariedad de sus economías. Parte del deseo de crear una unión aduanera entre los dos países se originaba en el hecho de que el comercio entre ambos estaba ya por encima del 50% del comercio intraregional. Al año siguiente, los países signatarios del MCCA se comprometieron a constituir una unión aduanera entre los cinco territorios, pero sin que esto significara mayores avances inmediatos. En 1996, los gobiernos de El Salvador y Guatemala tomaron de nuevo la delantera, impulsando las gestiones hacia la formalización de la unión. Los demás países manifiestan luego su interés de adherirse a la iniciativa. Sin embargo, no es sino hasta 1999 que los dos países logran formalizar y dar inicio al proceso de creación de la unión aduanera.

Honduras y Nicaragua se adhirieron al año siguiente al proceso y en el 2002 se incorporó Costa Rica.

Las principales ventajas de la unión aduanera incluyen: mayor fluidez del comercio, disminución en los costos de transporte y administración pública, así como el uso racional de la infraestructura, a lo que se debe agregar el acceso a un mercado más amplio —y lo que ello conlleva— y el fortalecimiento de la posición negociadora de la región frente a terceros.

“La idea es llegar a una unión aduanera y nos gustaría una unión monetaria, y después de una unión monetaria ya se puede hablar, por ejemplo, de una política agrícola común centroamericana, de una política energética, pesquera, de seguridad común, etc. Y después, aunque ya sea muy ambicioso: una unión política”, afirmó Morales.

Sin embargo la unión aduanera, a pesar de haber sido desplazada de los medios por las noticias sobre las negociaciones del TLC entre USA y Centroamérica, sigue avanzando con paso firme. Muestra de ello son las veinticinco reuniones técnicas y catorce reuniones de Directores Generales de Aduana de Centroamérica realizadas en los últimos tres años, alcanzando importantes avances con relación a la disminución de las trabas y requisitos existentes respecto a la movilización de carga y de pasajeros entre los países de la región.

Con esto se disminuye en forma significativa el tiempo usado en el desplazamiento de carga y pasajeros dentro de los países de la región, así como los costos del transporte, los cuales se reducirán al entrar a funcionar un sistema integrado de aduanas en la región centroamericana y al ser eliminadas las aduanas intraregionales. (ver recuadro sobre tipos de aduanas).

Tipos de aduanas

Los principales avances en el proceso de la integración de las aduanas regionales se han logrado mediante la creación y combinación de distintos tipos de aduanas fronterizas, con el objetivo de flexibilizar y dinamizar el proceso que deberá culminar con la eliminación de las aduanas intraregionales. A la fecha se han puesto a trabajar los siguientes tipos de aduanas:

1. Aduanas integradas:
Servicios administrativos responsables de la aplicación de la legislación y procedimientos aduaneros comunes de dos o más países que forman parte de un mismo territorio aduanero y que comparten una misma oficina administrativa de despacho de las mercancías.
- El Amatillo, El Salvador [El Salvador – Honduras]
- El Poy, El Salvador [El Salvador, Honduras]
- Las Chinamas, El Salvador [Guatemala – El Salvador]
- El Guasaule, Honduras [El Salvador – Honduras]
- Peñas Blancas, Nicaragua [Nicaragua – Costa Rica]

2. Aduanas yuxtapuestas:
Servicios administrativos de dos países con fronteras comunes que operan en forma coordinada, mediante la atención de servicios en sus respectivas oficinas localizadas en sus territorios y que aplican procedimientos aduaneros complementarios, mediante la utilización de mecanismos de comunicación electrónica, preferentemente.
- Pedro de Alvarado-La Hachadura [Guatemala – El Salvador]
- Anguiatú, Guatemala [Guatemala – El Salvador]
- San Cristobal, Guatemala [Guatemala – El Salvador]

3. Aduanas periféricas:
Servicios administrativos localizados en la periferia exterior del territorio aduanero común, de un territorio que forma parte de una unión aduanera y que aplica legislación y procedimientos aduaneros uniformes, quedando las mercancías, una vez despachadas en la misma, en libre circulación en el territorio aduanero común de los países que conforman la unión aduanera.
- Puerto Quetzal, Guatemala [Guatemala - El Salvador]
- Santo Tomás de Castilla, Guatemala [Guatemala - El Salvador]
- Puerto Barrios, Guatemala [Guatemala – El Salvador]
- Tecún Umán, Guatemala [Guatemala – El Salvador – Honduras]
- Puerto Cortés, Honduras [Honduras – El Salvador
- Peñas Blancas, Nicaragua [Honduras – El Salvador – Nicaragua]

4.  Aduanas trinacionales:
Servicios administrativos de tres países que convergen, para el desarrollo de sus funciones en un edificio común, donde ejecutan procedimientos uniformes, coordinados y continuos, para el despacho de las mercancías, al ingreso o salida del territorio aduanero de las partes que la integran.
- El Amatillo, Honduras [Guatemala – El Salvador – Honduras]
En materia de administración aduanera, como inicio de un proceso de desmantelamiento de los puestos fronterizos, se han enfocado esfuerzos a la simplificación de los tramites fronterizos, para lo cual se han establecido aduanas periféricas en El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua, como aduanas piloto y con carácter transitorio.

Avances del proceso de Unión Aduanera Centroamericana
a septiembre 2003

Entre los avances más significativos que se han alcanzado durante las reuniones realizadas entre los años 2001-2003 en el seno de la unión aduanera se encuentran los siguientes:
1. Se actualizo el Código Aduanero Uniforme Centroamericano (III) y su reglamento, vigente en Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala.
2. Se consensuó la formulación y aplicación de un Manual Único de Procedimientos Aduaneros a ser aplicable en las aduanas integradas y periféricas.
3. La Comisión sobre Valor Aduanero, preparó anteproyecto de reglamento o legislación centroamericana sobre el valor aduanero que reglamentara de manera uniforme el Acuerdo de valoración del GATT.
4. Se esta conformado una base de datos regional con el propósito de contar con una herramienta eficaz que evite la subfacturación de las mercancías que se importan en el territorio aduanero común.
5. La comisión Técnica de Transito e Informáticos se encuentra diseñando un sistema de intercomunicación entre los servicios aduaneros, con el propósito de lograr el intercambio de información.
6. El grupo técnico de Análisis de Riesgo, trabaja en la conformación de estándares uniformes de criterio y sujetos de riesgo, así como de soluciones comunes a los riesgos identificados mediante medidas homólogas.
7. Para evitar la subfacturación y otras prácticas ilícitas en el proceso de importación de mercancías procedentes de terceros países, se elaboró un Plan de Acción para obtener valores de transacción mas apegados a la realidad.
8. Con el propósito de prevenir y reprimir la comisión de delitos e infracciones en forma armonizada, se elaboró el proyecto de ley centroamericana para combatir la defraudación y contrabando aduanero.
9. Para facilitar el movimiento de pasajeros y su equipaje ingresando a la unión aduanera, se esta trabajando en la declaración aduanera de equipaje de pasajeros.

La Comisión Técnica de Procedimientos Aduaneros e Informáticos, aprobó la validación de los procedimientos del Manual Único para el funcionamiento de la Aduana Integrada de Peñas Blancas en lo que respecta a los regímenes de importación definitiva de mercancías originarias de terceros países, exportación intrarregional e importación de mercancías originarias de Centroamérica.

El Plan Puebla Panamá: ¿la piedra angular?

Algunos dirán que el Plan Puebla Panamá es harina de otro costal, que no tiene nada que ver con el MCCA porque es una iniciativa mesoamericana (incluye a los países del MCCA, al sur de México, Belice y Panamá). El objetivo del PPP es potenciar la riqueza humana y ecológica de la Región Mesoamericana, dentro de un marco de desarrollo sustentable que respete la diversidad cultural y étnica. El objetivo del PPP no es efectivamente contraproducente con la integración económica.

Se puede decir que el PPP se enmarca dentro de la integración, la sustenta y la suple dentro del seno del MCCA, ya que el plan gira alrededor de diferentes iniciativas que tienen un dominador común: el fortalecimiento de la integración entre los países signatarios y que tiene además un alto componente de desarrollo de la infraestructura física y humana en la región. El PPP tiene también un cubrimiento geográfico mayor al del propio MCCA, lo que a largo plazo viene a favorecer al MCCA en su proceso de apertura económica.

Centroamérica es tal vez la región del mundo que presenta las mejores condiciones para llevar a cabo una integración económica exitosa. Los países no tienen que lidiar con grandes brechas culturales, niveles de vida e idiomas diferentes y estructuras económicas fundamentalmente diferentes, como es el caso de la integración de las economías centroamericanas con la de Estados Unidos y como fue el caso de la integración económica de Europa Occidental.

Otro aspecto importante a resaltar es el de los costos para elevar el nivel de infraestructura intraregional en Centroamérica (energía, carreteras, ferrocarriles, telecomunicaciones, etc.). Éstos no serían tan cuantiosos como lo sería, por ejemplo, la integración en el ámbito de infraestructura, de países mucho más grandes y topográficamente tan diferentes como lo son los países de la Comunidad Andina de Naciones, CAN (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela). A manera de comparación, el área territorial de los países del MCCA es de 423.140 km2, mientras que el área de la CAN es de 4.718.319 km2 (un poco más de 10 veces el área del MCCA), y además hay una selva, un río (el Amazonas) y una cordillera (Los Andes) de por medio.

Para participar como un actor de peso en las grandes ligas comerciales y sacar provecho de las ventajas de la integración económica, Centroamérica no debe desaprovechar las oportunidades, pues es ahora que resulta de mayor relevancia tener el peso económico y político para sacar ventajas en las negociaciones comerciales con el resto del mundo, ahora que la globalización, como paradigma económico dominante, es como un tren: abre nuevas puertas pero no espera a nadie.

Características de una unión aduanera

1. Libre movilidad de bienes sin excepciones, independientemente del origen de los mismos, una vez internados en un país miembro.

2. Libre comercio de servicios, especialmente aquellos asociados al comercio de bienes.

3. Arancel externo común.

4. Administración aduanera común.

5. Mecanismo de recaudación y distribución de los ingresos arancelarios.

6. Política comercial externa común (en menor grado).

7. Eliminación de puestos fronterizos intraregionales.


 

 

 

 

Nota Importante:Para una completa cobertura en nuestros reportajes,suscríbase hoy mismo haciendo click aquí!

 

Regresar a la Página Principal

 

 

 

Banco Central de Nicaragua

Banpro

Bancentro

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Enitel Movil

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por Nicavirtual S.A