Actualidad
Bolsa de Valores
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
Portada
FORO
FIDEG
Informe Económico
Ensayo
Libro de Visitas
Negocios
Puestos de Dist.
Semblanzas
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias
Turismo

 

 


Hotel El Convento, en el centro de León

Una innovadora estrategia de turismo y desarrollo local

Gloria Carrión Fonseca 
gloria@elobservadoreconomico.com

Cuando un grupo de turistas extranjeros le preguntó a Juan Cruz, guardabosque de la Reserva El Chocoyero-El Brujo, en qué país había realizado sus estudios de postgrado, nunca esperaron lo que éste respondería: “¿Postgrado? si ni siquiera terminé la primaria”.

Tremenda fue la sorpresa de este grupo, ya que Juan les acababa de dar una extensa y elocuente charla sobre las diversas especies que habitan la Reserva y sus interacciones con el medio.

Detrás de esta historia y del mérito de Juan yace un esfuerzo técnico, organizativo, productivo y educativo, en la reserva natural El Chocoyero-El Brujo, situada a 28 km de Managua, que está integrando el turismo y el desarrollo local de manera sumamente innovadora.

A pocos años de haberse iniciado el proyecto de comanejo de la reserva, a cargo del Centro de Acción y Apoyo al Desarrollo Rural (CENADE)1, en colaboración con la comunidad San José Los Ríos y la alcaldía de Ticuantepe, se han observado un sinnúmero de logros en cuanto a conservación ambiental, capacitación y participación de la comunidad. El ecólogo Edgar Castañeda Mendoza, director del proyecto, explicó que “un elemento clave, detrás de estos logros, ha sido el ser facilitadores y no líderes de los procesos de desarrollo y empoderamiento local experimentados en la Reserva. De esta manera, son los miembros de la comunidad del Chocoyero los verdaderos sujetos en este proceso”.

La Reserva y la comunidad
La reserva natural El Chocoyero-El brujo debe su nombre a dos singulares cascadas que nacen desde el fondo del bosque. La primera es el El Chocoyero, un salto de aproximadamente 25 metros que alberga a una variedad de chocoyos conocida como Loro verde o Perico del Pacífico (Aratinga struena). La otra es la cascada El Brujo, llamada así porque los antiguos pobladores le atribuían propiedades encantadas al lugar, ya que el río desaparece a pocos metros de su caída. El fenómeno se explica porque el río se entierra en los suelos arenosos de origen volcánico que conforman este hábitat.

La reserva alberga un bosque tropical semi húmedo, en el cual habitan aproximadamente 243 especies de vertebrados, conformando así un rico y complejo ecosistema. Desde la entrada a la reserva, se respira la paz del bosque y el verde se percibe en todas sus tonalidades. Es un paraíso ecológico digno de ver.
La comunidad San José Los Ríos la integran siete mil personas (censo 1996) y se encuentra extendida a lo largo de la carretera a La Concha, así como dentro de la Reserva El Chocoyero-El Brujo.

Históricamente, esta área ha experimentado diversos flujos migratorios, siendo poblada por personas antiguamente originarias de El Crucero, León, Estelí. Con la reforma agraria, llevada a cabo en la década de los 80, los miembros de la comunidad pasaron a ser los propietarios de las tierras en donde se encuentra actualmente la reserva.

El proyecto

Desde los inicios del proyecto de comanejo de la reserva, en el año 2001, se vislumbró una participación activa de la comunidad local. Uno de los grupos por medio del cual se ha canalizado esta participación ha sido el grupo Conciencia Verde conformado mayoritariamente por miembros de la comunidad San José Los Ríos. Estos participan en su calidad de promotores comunitarios, funcionarios de la alcaldía, de la cooperativa Juan Ramón Rodríguez y de CENADE.

El principal objetivo del grupo Conciencia Verde es el de promover las riquezas naturales y culturales de la comunidad, mediante la creación de micro negocios y paquetes turísticos que generen ingresos para los miembros de la comunidad, siempre y cuando estén dentro de un marco que asegure la conservación y protección de la reserva El Chocoyero-El Brujo. Con este fin, se creó el Fondo Verde para la inversión comunitaria en pequeños negocios turísticos. Los fondos son aprobados por la comunidad y supervisados por CENADE.

El segundo espacio de participación comunal es la cooperativa Juan Ramón Rodríguez, compuesta por 34 miembros. La cooperativa y CENADE han estado trabajando en un plan de ordenamiento y organización que les ha permitido aprender a llevar registros de actas, establecer agendas de trabajo, dirigir asambleas y delegar responsabilidades a grupos de trabajo dentro de la misma cooperativa. Todo ello con la intención de desarrollar capacidades y de lograr una transferencia gradual de responsabilidad del área protegida. Eventualmente, la meta de CENADE es convertirse en un organismo asesor cuya responsabilidad sea la de conseguir financiamiento para la elaboración de proyectos de conservación ambiental y desarrollo local, y que sean la comunidad San José Los Ríos y la cooperativa quienes propongan y ejecuten dichos proyectos.

Se ha generado un modelo de administración de los ingresos obtenidos a partir de las visitas a la Reserva que funciona de la siguiente manera: el 40% de los ingresos lo capta la cooperativa para dividirlo equitativamente entre todos los socios. El otro 40% lo capta CENADE, el cual se utiliza para pagar salarios de guardabosques, la comunicación por radio y el mantenimiento de la caseta de información y recepción. El 20% restante es captado por la alcaldía de Ticuantepe para el pago de otros guardabosques.
La intención es que la cooperativa vaya gradualmente captando el porcentaje de ingresos que ahora le corresponde a CENADE y a la alcaldía de Ticuantepe.

Logros
En el ámbito técnico, el Chocoyero ha sido catalogado como el mejor proyecto de manejo de las seis áreas protegidas que existen en el país (Castañeda Entrevista 2003). Hasta el momento se ha capacitado a un cuerpo de seis guardabosques con nivel académico de tercer grado de primaria para monitorear, identificar y tomar huellas de mamíferos, reconocerlos por su nombre científico, saber de qué se alimentan y cuál es su relación con otros mamíferos. A raíz de esto, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos recientemente acreditó una estación de monitoreo de aves que operará durante cinco años en El Chocoyero, con el fin de determinar la sobrevivencia de aves migratorias en el trópico. Los guardabosques han sido entrenados para ser asistentes de investigaciones que ya han tenido lugar en la Reserva.

Se ha logrado formar un grupo de guías turísticos con jóvenes de la comunidad (los llamados Quijotes del bosque), los que ofrecen paquetes turísticos y diversas actividades como el ‘Enviro Camp’ y los ‘Low-ropes courses’. El Enviro Camp ofrece paquetes a colegios de Managua para que grupos de 25 estudiantes puedan acampar durante tres días en la Reserva. Los estudiantes aprenden sobre las plantas, aves y mamíferos que existen en la reserva, a través de juegos y dinámicas grupales.

Los Low-ropes courses consisten en una variedad de actividades físicas en el bosque, en las que los estudiantes tienen que aprender a tomar decisiones en beneficio colectivo.

Se han financiado ya a nueve pequeños negocios a miembros de la comunidad Los Ríos que generan ingresos por la venta de artesanías y alimentos, ampliando así la oferta turística para los visitantes.

Turismo y desarrollo local

La experiencia de El Chocoyero evidencia que son las personas y no los recursos naturales la verdadera fuente del desarrollo. Castañeda lo corrobora al señalar que “las ofertas novedosas son aquellas donde el visitante puede convivir y aprender de la gente del lugar. Eso marca la diferencia”.

Esto plantea un desafío importante a los planes de ampliación de la oferta turística en Nicaragua, puesto que contar con una visión de turismo ligada al desarrollo local requiere que las comunidades, instituciones y autoridades involucradas se dispongan a consensuar metas que garanticen beneficios y compromisos. La organización y participación social son condiciones esenciales para que sean las comunidades los principales protagonistas de su desarrollo.

Asimismo, es importante que las experiencias como la de El Chocoyero se profundicen, manteniendo los cambios obtenidos en las personas como el eje esencial de las mismas.

Reserva El Chocoyero El Brujo

La reserva El Chocoyero-El Brujo ofrece gran variedad de actividades turísticas tanto recreativas, deportivas, como educativas. Entre ellas están:

  • Paseos a caballos y bicicleta
  • Aviturismo
  • Charlas nocturnas sobre fauna y flora silvestre
  • Viveros comunitarios
  • Acampado
  • Agroturismo


Nota Importante:Para una completa cobertura en nuestros reportajes,suscríbase hoy mismo haciendo click aquí!

Regresar a la Página Principal

 

 

 

Banco Central de Nicaragua

Banpro

Bancentro

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Enitel Movil

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por Nicavirtual S.A