Actualidad
Bolsa de Valores
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
Portada
FORO
FIDEG
Informe Económico
Dinero
Libro de Visitas
Negocios
Puestos de Dist.
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias
Turismo

 

 

Competitividad...

la varita mágica

Clusters, una nueva forma o más de lo mismo

Gloria Carrión Fonseca
gloria@elobservadoreconomico.com

El Plan Nacional de Desarrollo (PND) establece como prioridad el mejoramiento de la competitividad a través de la inversión extranjera directa y de una política de promoción de las exportaciones. Según el gobierno, la competitividad es el elemento fundamental para asegurar el aumento de la productividad y una adecuada inserción del país en los mercados internacionales. El PND propone el enfoque de clusters o aglomerados como un catalizador de la competitividad, a corto plazo, y como un posible camino hacia el desarrollo a largo plazo. Sin embargo, hay quienes cuestionan este enfoque por ser una nueva versión de un modelo históricamente utilizado y fracasado en Nicaragua, por su naturaleza excluyente y su alta dependencia en la inversión extranjera.

El modelo
Los clusters, por definición, son aglomeraciones territoriales o espaciales de empresas que producen bienes y servicios especializados, institutos de investigación, mano de obra calificada, instituciones públicas, etc. Según el PND, la proximidad geográfica y las relaciones que se tienden a establecer entre estos participantes generan una sinergia que disminuye los costos de operación, incrementa la eficiencia de manera considerable, acelera el proceso de transferencia tecnológica, promueve la innovación, y estimula la formación de nuevas empresas de todo tamaño. Lo cual en su conjunto genera un crecimiento económico significativo.

El PND propone diversos aglomerados, como turismo, lácteos, textiles y forestales, entre otros que se establecerán en los municipios de mayor dinamismo económico en el país. Con el fin de identificar estos municipios, el gobierno elaboró un mapa combinando el potencial en recursos naturales, el desarrollo agropecuario y la infraestructura ya existente como determinantes de este dinamismo. Sin embargo, este mapa excluye a toda la Costa Atlántica y a los municipios con alta pobreza y migración. Por el contrario, propone concentrar los recursos productivos en los municipios que sí son catalogados como ‘dinámicos’, lo cual para muchos refleja la naturaleza excluyente de este modelo de desarrollo.

Las críticas
Una de las críticas centrales del modelo de clusters es que el concepto del mismo fue concebido a partir del contexto social, político y económico de los países desarrollados y no de los países en vías de desarrollo. Para Adolfo Acevedo Vogl, en Latinoamérica existen muy pocos casos en los que se puede hablar de clusters. “Lo que uno encuentra en América Latina, es un conjunto de empresas con alto acceso a los recursos, tecnología y una mano de obra calificada en un mar de unidades económicas muy pequeñas, sin acceso a los recursos ni a la tecnología y con una mano de obra con baja calificación”. A esto se suman una alta segmentación social, bajo nivel educativo y mercados financieros fragmentados característicos en estos países.

Este modelo ha sido también catalogado de excluyente ya que para muchos, como el investigador Arturo Grisby, serán las empresas extranjeras y el sector más poderoso del empresariado nacional los que se beneficiarán de la concentración de la inversión pública. De ser así, esto dejaría fuera a todo el sector de los pequeños y medianos empresarios y empresarias, que según Acevedo Vogl representa el 65% de la ocupación en Nicaragua (ver entrevista). Asimismo, muchos consideran que al no incorporar de manera más activa a este importante sector de la economía, así como a ONG, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, el PND profundizaría la desigualdad, inequidad y polarización social en Nicaragua.

El PND está indicando un camino hacia el desarrollo vía la especialización sectorial, las exportaciones y la inversión del gran capital extranjero y nacional. Sin embargo, si éste no logra incluir de manera más activa y directa a los otros sectores de la economía y de la sociedad civil, corre el riesgo de ser un modelo de desarrollo sólo para unos cuantos.

Algunos lineamientos estratégicos que propone el PND en su modelo de aglomerados

Turismo:
* Crear marca corporativa o producto turístico de Nicaragua
* Promover imagen positiva de Nicaragua en el mapa turístico mundial
* Crear infraestructura económica para la inversión

Café:
* Reconversión competitiva de la caficultura
* Desarrollar la marca nicaragüense en calidades de café
* Diversificar la producción y comercializar las variedades que los nichos de mercado especiales demandan

Carne y Lácteos:
* Mejorar el manejo y reproducción del hato ganadero
* Promover transferencia tecnológica y la capacitación de los actores productivos
* Promover acceso al crédito y ejecutar política arancelaria

Forestal y Productos de Madera:
* Fortalecer a los Gobiernos Municipales y Consejos Regionales Autónomos
* Fortalecer INAFOR para ejecutar la política de desarrollo forestal y a MAGFOR para formular políticas, normas y estrategias
* Adecuar el funcionamiento institucional a estándares mundiales

Pesca y Acuicultura:
* Incrementar inversión pública y privada en infraestructura
* Mejorar productividad y volumen de ventas en Europa
* Implementar el Fondo de Fomento Pesquero
Minas:
* Atraer inversión y establecer una explotación racional y sustentable
* Fortalecer el Centro de Investigación Geológica
* Elaborar programa de desarrollo y fomento sectorial para uso eficiente de los recursos mineros

Textiles y Vestuario:
* Establecer medidas de calidad laboral
* Simplificar el entorno regulatorio para lograr mayor competitividad
* Mejorar infraestructura tecnológica

Energía:
* Promover adecuado abastecimiento energético nacional
* Fortalecer papel del estado como ente regulador
* Promover el fortalecimiento del marco legal e institucional del sector

Puntos de vista

Existen dos versiones del concepto de clusters o aglomerados: la de Michael Porter de la Universidad de Harvard y la de Víctor Bulmer-Thomas y Douglas Kincaid.

Para Michael Porter inspirador de la Agenda de Competitividad para Centroamérica, presentada por INCAE en 1998, el concepto de aglomerado se refiere a “la concentración geográfica de empresas e instituciones interconectadas en un ámbito determinado”. Dentro de esta definición, la productividad, desde una visión económica, es presentada como el motor de la competitividad y el gran capital como su principal ejecutor. Porter asegura que las ventajas competitivas de un país se crean a través de la inversión y la innovación.

Víctor Bulmer-Thomas y Douglas Kincaid, en su proyecto llamado Centroamérica 2020, presentan un modelo que enfatiza tanto el papel de las pequeñas y medianas empresas como el del sector exportador. Asimismo, otorgan al mercado interno o local igual importancia que al mercado internacional. Bulmer y Kincaid, proponen un crecimiento con equidad en un contexto económico y social amplio que refleje y dé atención a las sociedades política, económica, y socialmente segmentadas como las de Centroamérica.

Durante varios años, Harvard e INCAE trabajaron en su Agenda para la Competitividad la cual fue adoptada y presentada a la comunidad internacional por los gobiernos centroamericanos como un plan regional de desarrollo post Mitch en los años 90. El Plan Nacional de Desarrollo es la versión nicaragüense de la propuesta de Michael Porter y del INCAE/Harvard.

Adolfo Acevedo Vogl:

“Antes de hablar sobre cómo desarrollar los clusters se debe invertir en la educación y capacitación del capital humano”

¿Cree usted que en Nicaragua se pueden desarrollar ‘clusters’?
El PND claramente propone proveer de infraestructura como puentes, carreteras, aeropuertos, etc. a la inversión extranjera para reducir así sus costos de transacción y elevar su rentabilidad anticipada. Sin embargo, decir que partir de esto se desarrollarán densas aglomeraciones de pequeñas y medianas empresas pienso que es estar vendiendo una ilusión. Por ejemplo, en turismo no se puede hablar de aglomerado ya que, como lo dice el mismo PND, el ecoturismo no tolera la aglomeración. A lo sumo, se puede hablar de grandes empresas turísticas hoteleras que contraten alguna empresa local de vigilancia. En el caso de la energía, se privatizarán las restantes plantas hidroeléctricas y se entregarán concesiones, pero ¿a partir de ahí qué tipo de cluster se va desarrollar?

¿Qué opina del modelo exportador por el cual el PND aboga?
Este modelo de crecimiento exportador basado en la inversión extranjera tiene un problema: la integración vertical de plantas de una misma firma establecidas en distintos países. De esta manera las maquiladoras importan todos los componentes necesarios para la producción, los ensamblan y luego los exportan para su comercialización. El problema de fondo es que no producen encadenamientos con el resto de la economía sino que funcionan como enclaves. Por ejemplo, aunque México tiene un gran índice exportador a partir de estos enclaves, el crecimiento económico ha sido mediocre, porque el resto de la economía no crece. La generación de empleo en México también ha sido minúscula. Apenas el 5% del empleo es generado por las empresas que producen aproximadamente el 80% de las exportaciones, incluyendo la maquila. En Nicaragua, es difícil decir que vas a sustituir el empleo agrícola, que es el 43% del empleo total, por el empleo de la maquila, que actualmente representa menos del 3%.

¿Qué le hace falta al PND?
Pienso que se debe incorporar al proceso de desarrollo a las zonas rurales que están abandonadas. El PND dice que es muy oneroso intentar invertir en infraestructura y servicios y que es mejor concentrarse en los clusters. Sin embargo, ningún país se ha desarrollado sin resolver el problema de su desarrollo agrícola y rural. Taiwan, frecuentemente citado por miembros del gobierno, optó primeramente por hacer una reforma agraria y una fuerte inversión en el sector agrícola. Lo que predominó fueron pequeñas y medianas unidades de producción agrícola altamente productivas, con un fuerte apoyo en infraestructura, riego, tecnología y recursos que les permitió alcanzar una alta productividad.

Sin embargo, antes que nada, creo que es vital hacer la inversión más importante de todas: la educación. Si Nicaragua no eleva su nivel promedio de escolaridad va a rezagarse exponencialmente. Necesitamos integrar a la gente de dos maneras: a través de la educación y del fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas que actualmente generan el 65% del empleo en Nicaragua. Si estas miles de personas que tienen la iniciativa y creatividad para sobrevivir día a día tuvieran acceso a los recursos, el impacto económico y social sería enorme.

Orlando Núñez:

“Los clusters son la reedición de una experiencia ya conocida en Nicaragua”

Según Orlando Núñez, director del Centro para la Promoción, la Investigación y el Desarrollo Rural y Social (CIPRES), no hay nada innovador en el modelo de desarrollo concebido en clusters, ya que es el mismo que utilizaron anteriormente las plantaciones, los enclaves mineros y en la producción de banano, caucho y madera, y que ahora han continuado las maquilas de capital asiático. “Estos modelos de producción se basan en la idea de que la inversión extranjera amparándose de los recursos naturales y humanos del país y exportando su producción, es la panacea para el desarrollo de Nicaragua. Sin embargo, de ser así ya llevaríamos más de 500 años de desarrollo puesto que hace más de cuatro siglos escuchamos la misma canción: capital extranjero, extracción de recursos naturales y humanos y exportación”.

Asimismo, la historia de estas unidades productivas en Nicaragua ha mostrado, en muchos casos, que la existencia de éstas está directamente relacionada con la duración de los recursos que inicialmente incitaron la inversión. Para Orlando Núñez, ya no hace falta indagar qué va a suceder con los clusters ni mucho menos tener una discusión ideológica acerca de éstos ya que se pueden medir los efectos de los modelos anteriores. “Cuando se terminaron los recursos o la rentabilidad de los mismos, los enclaves de oro, plata, banano, caucho o madera se fueron del país llevándose con ellos infraestructura, materiales y sobretodo la ilusión del desarrollo”.

Lo que más le preocupa a Orlando Núñez es el efecto que los clusters van a tener en los pequeños productores, sobretodo en los agricultores, al incluir la producción de alimentos dentro de este esquema de desarrollo. “Las grandes corporaciones internacionales están quitándole el empleo a los pequeños productores. Por ejemplo, en Nicaragua la venta de harina de maíz importado por parte de la empresa Norteamericana Maseca, ha desplazado al productor de maíz, al molinero, y al vendedor de tortillas que en su gran mayoría son mujeres”.
Para Núñez, los clusters pueden llegar a ser incluso más nocivos que los enclaves, puesto que gozan de libertad fiscal ya que no pagan ningún tipo de impuesto y, además, importan los insumos que utilizan para su producción, disminuyendo así el potencial efecto multiplicador en la economía.

 

Regresar a la Página Principal

 

 

Banco Central de Nicaragua

Banpro

Bancentro

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Enitel Movil

Ibw

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por Nicavirtual S.A