Actualidad
Bolsa de Valores
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
Portada
FORO
FIDEG
Informe Económico
Dinero
Libro de Visitas
Negocios
Puestos de Dist.
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias
Turismo

 

 

HIPC: Un trago largo,amargo y necesario

A un paso del alivio

Ana Victoria Portocarrero
victoria@elobservadoreconomico.com

Unos años atrás, los jarabes no sabían a fresa o naranja... sabían amargo. Sin embargo, con todo y el mal sabor había que taparse la nariz y tomárselo.
A Nicaragua le recetaron un jarabe bastante amargo y largo, pero el resultado podría ser el alivio de un alto porcentaje de la deuda externa... un malestar que ha aquejado al país, casi al punto de asfixiarlo.

¿Sabía usted que el PIB per cápita para el año 2000 fue de 780 dólares (según las nuevas cuentas nacionales del Banco Central)? ¿A cuánto cree que asciende la deuda externa per cápita del país en la actualidad? Asciende a 1,157 dólares por persona... si sumamos lo anterior a la injusta y pesada deuda interna, tenemos que cada nicaragüense debe aproximadamente 1,900 dólares y produce anualmente la tercera parte de esa cantidad.

En pocas palabras, significa que si cada nicaragüense utilizara todo lo que produce en el año para pagar estas deudas, pasaría casi tres años sin comer, vestir, estudiar, etc... ¡imposible!!

Esta es la situación en la que se encuentra el país, la misma que de no ser por la Iniciativa HIPC (Heavily Indebted Poor Countries) o Iniciativa para Países Pobres Muy Endeudados, condenaría a Nicaragua a transitar por un túnel sin salida.

¿Qué alivio trae la HIPC?
Una vez alcanzado el punto de culminación, entre diciembre 2003 y enero 2004, Nicaragua estaría llegando a la última estación de un largo camino cuyo objetivo final es lograr la condonación del 80 por ciento de su deuda externa. Este alivio significaría la disminución del peso de la deuda en el Presupuesto de la República, con lo que el país tendría más holgura para la utilización de sus recursos.

Antes de alcanzar el punto de culminación, la Iniciativa ya estaba otorgando un alivio interino al país, es decir, se ha perdonado un porcentaje de los pagos anuales de deuda, con la condición de que esos fondos se dedicaran al Programa de Estrategia de Reducción de la Pobreza. Según Bayardo Arce, miembro de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, a diferencia del alivio interino, en que los recursos debían ser destinados para la reducción de la pobreza, una vez alcanzado el punto de culminación no se vinculan los fondos liberados a la lucha contra la pobreza, aunque el compromiso ante la misma se mantenga.

Los jarabes en exceso también hacen daño:

Bayardo Arce

Las condiciones que ha tenido que cumplir Nicaragua para optar a la condonación de su deuda externa no han sido fáciles. Según la opinión de algunos economistas, miembros del partido de oposición actual y organismos de la sociedad civil, entre otros, estas condiciones han desmejorado aún más la frágil economía nicaragüense. Uno de los indicadores a los que más relevancia se le ha dado, a la hora de medir el cumplimiento del país, es al déficit fiscal. Sin duda que es importante que el país mantenga un déficit bajo, sin embargo para poder cumplir con esto se ha asfixiado el gasto del Gobierno y con esto se ha profundizado la situación de pobreza de los nicaragüenses.

A juicio de Ricardo Zambrana, miembro de la Coordinadora Civil, con quien El Observador Económico conversó meses atrás al firmarse el último acuerdo con el FMI, el cumplimiento de algunas de las condiciones impuestas no ha mejorado la situación nacional. “Al contrario, se ve un país cada vez más sumido en la pobreza, en el estancamiento. Hay recesión en el aparato productivo nacional, por lo que estos acuerdos no han dado resultado en Nicaragua, al igual que tampoco han dado resultado en otras partes del mundo”, afirma. El problema, según Zambrana es que se han priorizado las deudas externas e internas del país, pero no así la deuda social, que es la deuda con la gente que está en peores condiciones y que no ha recibido apoyo para poder reactivar la producción. Es decir, que son cada vez menores los gastos e inversiones que hace el Gobierno en los temas sociales y productivos, y con esto, aunque no haya deuda, a juicio del mismo, tampoco habrá desarrollo. Una posición similar se encuentra en el nuevo documento del Plan Nacional de Desarrollo, en el que se indica que, entre los cambios en política macroeconómica, está el no seguir asfixiando el gasto público, pues de esa manera no se logrará reactivar la economía nacional.

La opinión de Arce recalca lo anterior: “Yo creo que no se ameritaba un ajuste tan drástico. La posición del Frente Sandinista siempre ha sido de que, obviamente Nicaragua ha requerido un ajuste estructural y un programa de estabilización económica, pero siempre hemos tenido diferencias con el FMI y, por consiguiente, con el Gobierno, en los tiempos en que van aplicando estas medidas y en la intensidad con que lo hacen. Ya son 13 años de estarnos apretando la cintura. Esto, como está a la vista, ha generado pobreza, desempleo, recesión económica y, al final del túnel, la única zanahoria que ha aparecido es esta condonación de la deuda”.

A un paso de alcanzar la meta: ¿qué hace falta?

Ricardo Zambrana

Arce explica que los cinco puntos clave que hace falta cumplir para alcanzar el punto de culminación son: la aprobación de la ley del servicio civil, la ley de endeudamiento público y el presupuesto de la República, que tiene que estar en consonancia con las cifras macroeconómicas que se negociaron con el Fondo. Asimismo, la privatización del 49 por ciento de las acciones de ENITEL, que está prevista para el mes de noviembre, y la aprobación de nuevas normas de supervisión bancaria que está preparando la Superintendencia de Bancos. “Yo creo que lo que falta para que se consiga la HIPC está básicamente asegurado, es cosa de procedimientos y de tiempos”, afirma.

La Ley de Endeudamiento Público es sumamente importante por varias razones, principalmente porque es la que va a enmarcar el proceso de nueva deuda que adquiera el país, para que en un futuro no se alcancen los niveles actuales. Asimismo, es relevante resaltar que mucho del éxito del Plan Nacional de Desarrollo (aún en discusión), depende de la posibilidad que tenga el gobierno de financiar la economía nacional con proyectos de desarrollo, así como de incrementar el gasto social. Es decir, que dicha ley deberá por un lado limitar el endeudamiento público, y por el otro, determinar la manera en la que dicho endeudamiento se utilizará, con el propósito de que apoye el PND.

“De lo que trata esta ley es de obligar a que haya una estrategia de endeudamiento público que la prepararía un comité multidisciplinario rectoriado por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, que sería a su vez el que controlaría esa estrategia. Estamos definiendo que, a mediados de año, este comité pueda establecer cual es el techo de endeudamiento del año siguiente, el tipo de interés que se puede aprobar, etc, de tal manera que cuando el presidente mande el presupuesto en el mes de octubre, se pueda comparar la propuesta presupuestaria con la política e, incluso, esa política sea parte integrante del texto de la ley de presupuesto, y que eso permita entonces tener un proceso más o menos armónico” asevera Arce. Asimismo, afirma que se está discutiendo la posibilidad de que diversas instituciones del Estado, incluidas las alcaldías, puedan emitir títulos valores para recaudar dinero. “La idea es normar todas las formas de endeudamiento que puedan haber, y dentro de eso flexibilizar el endeudamiento presupuestario”, agrega.

Llegamos al punto de culminación... ¿y luego qué pasa?
Una vez alcanzado el punto de culminación, los organismos bilaterales proceden a condonar el porcentaje de deuda acordado. En el caso de los multilaterales, el procedimiento es distinto. “Los organismos multilaterales no condonan la deuda. Lo que va a permitir la entrada a la HIPC es que países ricos den la plata para pagarle nuestra deuda al Banco Mundial, al BID y al BCIE”, afirma Arce. En términos prácticos, para nosotros se convierte en una condonación, sin embargo, ninguno de los tres bancos dejará de recibir el pago de la deuda.

Sin duda que para Pedro, Carlita o cualquier ciudadano común, si después de todo el sacrificio que han hecho le van a condonar el 80 por ciento de lo que deben... es algo sumamente positivo, pues tendrá una luz al final del túnel... lo importante de ahora en adelante es que Pedro pueda encontrar las condiciones para que el sacrificio haya valido la pena, y estas condiciones solo puede determinarlas el Gobierno y la Cooperación Internacional. Esto es así porque después de tanto ajuste, el país necesita recursos que le permita invertir en los sectores y actividades que promueven el desarrollo. Dicho de otra manera, la diferencia en la vida de Pedro se verá cuando, además de no tener que pagar tantas deudas, también reciba el apoyo necesario para invertir en su negocio, mandar a sus hijos al colegio, recibir atención en salud y tener acceso a los bienes y servicios necesarios para que un ser humano viva dignamente.

 

La HIPC y sus etapas

La HIPC nace en Francia, en la ciudad de Lyon, el 29 de septiembre de 1996. En esta ciudad se reunió el G7, el grupo de los siete países económicamente más desarrollados del mundo (Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia) y acordaron, junto al BM y al FMI, desarrollar la Iniciativa de Alivio de Deuda de los Países Pobres Altamente Endeudados (HIPC, por su sigla en inglés), con el objetivo de que estos países logren niveles adecuados de sostenibilidad de deuda.

Esto se decidió tras los resultados de estudios hechos por el BM y el FMI, donde se revelaba que el servicio de la deuda externa de estos países absorbía gran parte de los beneficios generados por el desarrollo económico, dejando pocos recursos para el desarrollo social.

La Iniciativa se compone de tres etapas:
Primera etapa: En primera instancia, para ser considerado en la HIPC el país debe ser pobre y estar muy endeudado. Lo que se toma en cuenta para determinar si un país cumple estas condiciones es que sus indicadores sean mayores a los que ellos consideran sostenibles, como se ve en la tabla siguiente:

Nicaragua ha sido, un país cuya deuda es insostenible, por tanto pasó a formar parte de los países elegibles para la iniciativa. El primer paso fue cumplir satisfactoriamente con tres años de los programas de ajuste estructural ESAF, acordados con el FMI y el BM. En esta etapa, los acreedores bilaterales, en especial el Club de París, otorgarán una reprogramación del servicio de la deuda externa en los términos de Nápoles, lo que significa una reducción de hasta el 67 por ciento del Valor Presente Neto de la deuda elegible (antes del 1 de noviembre de 1998).

Una vez completada esta etapa, el país alcanza el punto de decisión, en el que los Directorios Ejecutivos del FMI y el BM deciden su elegibilidad para la iniciativa, sobre la base de un análisis de sostenibilidad de la deuda. Si el análisis indica que el país tendría una situación de deuda sostenible en el punto de culminación se consideraría no elegible para la iniciativa y bastaría con implementar una operación de reducción de saldo de deuda bajo los términos de Nápoles.

Si el análisis indica que el país no alcanza la sostenibilidad, el FMI y el BM recomiendan el alivio de las multilaterales, el cual sería proporcional al otorgado por el grupo de acreedores bilaterales. (Términos de Lyon). Nicaragua llegó al punto de decisión el 21 de diciembre del 2000. Los análisis concluyeron que se necesitaba pasar a la segunda etapa, puesto que aún con la aplicación de los términos de Nápoles la situación del país no sería sostenible.

Segunda etapa: Los acreedores del Club de París proporcionarían una reprogramación de los vencimientos elegibles, con una reducción en términos de VPN del 80 por ciento. Los acreedores del Club de París se comprometerían en el punto de culminación, a una operación de reducción del saldo de deuda del 80 por ciento, una vez comprobada la implementación satisfactoria de los programas de ajustes y reformas estructurales promovidos por el FMI y el BM. Esta etapa dura tres años, los que pueden ser disminuidos para los países que tengan récords de una ejecución económica fuerte y sostenida.

Tercera etapa: En el punto de culminación y luego de comprobar que el país cumplió los criterios de ejecución establecidos en la Iniciativa, los acreedores del Club de París llevarían a cabo la operación de reducción de la deuda. Las instituciones multilaterales también suministrarían el alivio en proporción por el grupo de los acreedores bilaterales. El FMI suministraría el alivio a través de donaciones o préstamos concesionales bajo el programa ESAF, depositando los fondos en una cuenta especial que se usaría para cubrir el pago del servicio de la deuda con el propio FMI. El BM, al igual que otros acreedores multilaterales, proporcionarían una asistencia financiera en el punto de culminación a través del “Trust Fund” que ha sido creado para depositar los fondos para la HIPC.

Desde octubre de 1996, 41 países fueron incluidos en la Iniciativa HIPC, ascendiendo su deuda externa total a US$ 207,000 millones.

Las condiciones

A lo largo de los años en los que se ha estado cumpliendo como país con los programas ESAF (Enhanced Structural Adjustment Facility), renombrado actualmente PRGF (Poverty Reduction and Growth Facility), el país ha venido cumpliendo con una serie de condiciones. Las condiciones son en su mayoría positivas, sin embargo, la rapidez y gradualidad de las mismas es cuestionable.

Reformas al Sector Público
Objetivo:
* Racionalizar y modernizar el Estado.
* Reducción de las fuerzas armadas.
* Plan de retiro para el servicio civil.
* Privatización, cierre o devolución de empresas productivas agropecuarias, industriales y de servicios en manos del Estado.
* Racionalización de los recursos del Estado mediante el Presupuesto de la República.
* Ajuste Fiscal (disminución del déficit fiscal como porcentaje del PIB).1

Reformas de las Empresas de Servicio Público y Desarrollo del Sector Privado
* Privatización de las empresas estatales y de servicio público, tales como las de producción, transporte, telecomunicaciones, agua, energía y bancos.
* Solamente cinco de las 351 compañías manejadas por la CORNAP, que alcanzaban el 30 por ciento del PIB de Nicaragua, fueron privatizadas, devueltas a sus dueños anteriores o liquidadas entre 1990-1995. El proceso aún no termin,a pero habrá de hacerlo para alcanzar el punto de culminación.
* Reforma a la seguridad social, permitiendo la participación del sector privado en la misma.

Reformas en el Sector Financiero
Objetivo:
* Manejo adecuado por el Banco Central de la política monetaria, crediticia y cambiaria.
* Se eliminaron los controles cambiarios, se liberaron las tasas de interés y se restringió la política de crédito del Banco Central con el Gobierno y el sistema financiero.2
* Fortalecimiento de la Banca Privada y privatización o cierre de los bancos estatales.

Reformas Comerciales, de Precio y Laborales
* Incorporación al arbitraje internacional de comercio.
* Liberalización del comercio exterior.
* Monopolios estatales de comercio doméstico e internacional eliminados, así como el control de precios.
* Reducción de aranceles de importación.
* Aprobación de un nuevo código laboral que elimina el sistema de remuneración basado en especies (paquete AFA).

Mejoramiento de la Gobernabilidad
* Reforma en la Constitución de la República en 1995 para balancear y equilibrar los poderes del Estado (ejecutivo, legislativo y judicial).
* Fortalecimiento de los derechos de propiedad mediante nuevo sistema legal.
* Modernización de cada uno de los poderes del Estado, mediante distintas leyes.
* Adopción de un sistema de administración financiera integral (SIGFA) para lograr una mejor transparencia y manejo de las finanzas públicas.

Reformas en el Sector Social
Objetivo:
* Mejorar los niveles de vida y combatir la pobreza a través de inversión en capital humano y focalización de recursos.
* Reformas en el sector salud (varias y aún en ejecución).
* Reformas en el sector educación (varias y aún en ejecución).
Existe algunas condiciones específicas que se firmaron: como lo es que el país el no puede incurrir en mora en el pago de la deuda a los acreedores “priorizados”.
Estos son cinco:
1. Organismos Financieros Multilaterales (BID, BCIE, FMI y BM).
2. Países miembros del Club de París (Alemania, Rusia, España, Japón, Estados Unidos e Italia).
3. Los países no miembros del Club de París (Venezuela, Méjico, República Checa, y Taiwán.
4. La banca comercial extranjera (Banco Santander, Banco Español de Crédito, Banco Latinoamericano de Exportación y el Pacific Industrial Bank).
5. Los proveedores y otros acreedores (CCL Peninsular, Laad de Centroamérica y Unión Fenosa).

La suma total de la deuda priorizada asciende a US$ 4,200 millones, los que representan el 65 por ciento del saldo total de deuda observado al 31 de diciembre de 1999.

 

 

Nota Importante:Para una completa cobertura en nuestros reportajes,suscríbase hoy mismo haciendo click aquí!

 

Regresar a la Página Principal

 

 

 

Banco Central de Nicaragua

Banpro

Bancentro

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Enitel Movil

Ibw

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por Nicavirtual S.A