Actualidad
Bolsa de Valores
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
Portada
FORO
FIDEG
Informe Económico
Dinero
Libro de Visitas
Negocios
Puestos de Dist.
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias
Turismo

 

 

Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra

REFORMA AGRARIA¿Ganadores, Perdedores, o Beneficios Compartidos?

Presentación ante el Foro en Nicaragua

Uso de la Tierra y Desarrollo Económico

Bruce H. Moore

29 de noviembre de 2003

Desde la Declaración sobre el Campesinado de 1979, resultado de la Conferencia Mundial sobre Reforma Agraria y Desarrollo Rural de la FAO, hasta la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996 y la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible en 2002, el acceso seguro a la tierra y a los factores productivos relacionados, ha sido reconfirmado de manera regular como un elemento básico para la reducción de la pobreza, la seguridad alimentaria y el manejo sostenible de los recursos naturales. El consenso global para revivir la agenda agraria está basado no solamente en los esfuerzos de los campesinos y los actores del desarrollo, sino también es afirmado por la investigación empírica y las reducciones medibles en la pobreza atribuibles a la reforma agraria.

 

En ausencia de una tenencia segura de la tierra, los pobres de las zonas rurales carecen de incentivos para conservar o invertir en las calidades productivas de la tierra. Ellos enfrentan diariamente el riesgos de ser expulsados para que los beneficios de su mano de obra e inversiones sean expropiados por los terratenientes. Entonces, naturalmente, toman de la tierra lo necesario para satisfacer las necesidades de subsistencia de sus familias y, a menudo, se ven forzados a llevar a cabo acciones desesperadas. No puedo imaginarme no hacerlo, si se me negaran una y otra vez las oportunidades para ganarme la vida y mejorar las oportunidades para mi familia.

 

Afortunadamente, los tomadores de decisiones se están dando cuenta de que los resultados de la reforma agraria no sólo benefician a los que carecen de tierras y a los pobres de las zonas rurales, sino que los beneficios llegan a la economía y a la sociedad. Si bien la justicia social sigue siendo una parte integrante vital de una sociedad estable y una economía vigorosa, la reforma agraria es más que un movimiento para el logro de la justicia social:

 

•  Seguridad Alimentaria. En promedio, los pequeños propietarios con acceso a los factores productivos producen más alimentos por unidad de tierra que los productores en gran escala o comerciales. En términos agregados, esto significa más alimentos para alimentar a poblaciones en aumento. Esto es esencial ya que, en la mayoría de los países, la cantidad de tierra productiva es limitada. Alimentar a la población actual y a las futuras poblaciones, significa sembrar más alimentos en la tierra actualmente bajo cultivo, incluyendo las tierras cultivables ociosas.

 

•  Manejo Sostenible de Recursos Naturales. La agricultura de los pequeños productores es adecuada para la agricultura sostenible, que no recurre, o al menos recurre menos, a productos químicos. De esta manera supone menos riesgos de contaminar las capacidades productivas de largo plazo de los suelos mientras reduce, a la vez, los riesgos para la salud que resultan de la absorción de productos químicos cuestionados en la cadena alimenticia.

 

•  Sostenibilidad Ambiental. La seguridad en la tenencia de la tierra es el incentivo para que los pobres de las zonas rurales inviertan en la sostenibilidad de largo plazo de sus recursos: tierra, agua, bosques, y líneas costeras con sus recursos pesqueros conexos. Este incentivo puede verse, por ejemplo, en las inversiones de restauración de los campesinos con la siembra de árboles para recuperar las cuencas hidrográficas y las tierras desérticas.

 

•  Democracia. Las sociedades con una distribución de recursos más equitativa poseen una gobernabilidad asombrosamente mejorada, caracterizada por políticas públicas que dan respuesta a las necesidades más amplias de todos los sectores de la sociedad, la consulta pública y la disminución en el abuso de los fondos públicos. Estas sociedades disfrutan de mejores niveles de paz y seguridad y atraen una mayor inversión extranjera directa.

 

•  Resolución de Conflictos. Los conflictos relacionados con la tierra han sido la causa más común de guerras civiles en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. La tenencia segura de la tierra, aunque es un reto para la aplicación de los acuerdos de paz, ha sido un factor esencial para su logro.

 

Permítanme poner estos beneficios compartidos en una forma un poco más práctica.

 

Primero. Mientras que el fenómeno del crecimiento urbano es complejo, éste se ve acelerado por la falta de opciones para ganarse la vida en las comunidades rurales. El descuido de las áreas rurales y la pobreza urbana están directamente ligados.

 

Segundo. Las inversiones rurales tienen un efecto multiplicador en la economía nacional en general. Para países con grandes poblaciones rurales, los estudios llevados a cabo por el International Food Policy Research Institute, confirman que cada dólar invertido en la agricultura tiene un efecto multiplicador de dos dólares en la economía. Los efectos en la cadena, desde el productor al procesador, al vendedor minorista y al consumidor en el hogar, significan beneficios tanto rurales como urbanos.

 

Tercero. La crisis del agua a menudo se asocia directamente con las tierras rurales degradadas y la deforestación. Los mantos acuíferos están disminuyendo, una consecuencia relacionada con la falta de seguridad en la tenencia. Esto afecta las provisiones de agua urbanas y rurales.

 

Cuarto. Los beneficios ambientales incluyen la captura de gases que causan el efecto invernadero, un beneficio que no puede tildarse como un punto de vista conservacionista inalcanzable. Este beneficio aumenta cuando la gente tiene la seguridad para invertir en su tierra, produciendo de esta manera un beneficio indirecto para la sociedad en su totalidad.

 

Sin embargo, estos beneficios a menudo son denegados por poderosos intereses creados y por líderes políticos incapaces de ver sus propios intereses y responsabilidades, más allá de las próximas elecciones. Las trampas del auto-interés y la supervivencia política obstruyen el camino. En Centroamérica, las décadas de los setenta y los ochenta son testigos de las consecuencias de ignorar el tema de la tierra.

 

Permítanme presentar ahora los factores interconectados que enmarcan los retos de la reforma agraria. A manera de ecuación matemática sugeriría que:

 

Reforma Agraria = (Tenencia de la Tierra +Servicios de Apoyo) x Participación de la Gente

Intereses Creados (Inercia del gobierno y resistencia de terratenientes)

 

Puesto de otra manera, la reforma agraria es el proceso de definir quién tiene el derecho de usar qué tierra, con qué propósitos, bajo qué condiciones y por cuánto tiempo.

En la actualidad, las instituciones requieren de nuevas maneras de involucrar a los múltiples grupos de interés y enfrentar las desiguales relaciones de poder, ya que los retos agrarios no son tanto problemas técnicos como asuntos de voluntad política.

 

La experiencia de la Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra puede ofrecer una idea de cómo establecer nuevas formas en que las partes interesadas puedan trabajar juntas en la agenda agraria. La Coalición fue creada para forjar una convergencia de esfuerzos de partes interesadas, a fin de empoderar a los pobres de las zonas rurales, a través del acceso seguro a los recursos naturales, especialmente la tierra, y para fomentar el involucramiento de los hombres y mujeres pobres en la toma de decisiones relacionada con esto, y en la formulación de políticas a nivel nacional, regional y global. La Coalición es una alianza de organizaciones de la sociedad civil y organizaciones intergubernamentales, incluyendo el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (nuestra organización anfitriona), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el Programa Mundial de Alimentos, la Comisión Europea y el Banco Mundial y distintos gobiernos. Algunos de nuestros socios, desde organizaciones campesinas hasta organizaciones comunitarias, se encuentran hoy con nosotros, incluyendo a Fenacoop, Cococh, Codeca y Asocode.

 

Nuestras distintas iniciativas contribuyen a abrir espacios de diálogo y a ayudar a nuestros distintos socios a elaborar políticas de tierras más coherentes.

 

La Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra está lista para trabajar más de lleno en Centroamérica, con el objeto de ayudar en la búsqueda de formas y medios para desarrollar sistemas más equitativos de distribución de la tierra, y facultar a los pobres para que tengan acceso a la tecnología, créditos, capacitación y mercados, de manera que puedan, no solamente superar su pobreza, sino también contribuir con el crecimiento económico nacional.

Muchas gracias.

Bruce H. Moore.

Director de la Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra.

Secretariado en IFAD, via del Seráfico 107, Roma 00142, Italia.

www.landcoalition.org

Nota Importante:Para una completa cobertura en nuestros reportajes,suscríbase hoy mismo haciendo click aquí!

Regresar a la Página Principal

 

 

 

Banco Central de Nicaragua

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Ibw

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por Nicavirtual S.A