Actualidad
Bolsa de Valores
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
Portada
FORO
FIDEG
Informe Económico
Dinero
Libro de Visitas
Negocios
Puestos de Dist.
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias
Turismo

 

 

El fortalecimiento del Euro en los mercados de divisas

Euro vs. dólar: una pelea desigual

Mientras todos los ojos están puestos en la danza que protagonizan en estos días el euro y el dólar, el paisaje monetario sufre una transformación de más larga duración: lentamente pero con paso seguro, el euro extiende y consolida su papel internacional.

El criterio más significativo es el lugar que la moneda europea ocupa en los mercados de obligaciones. Según una investigación reciente (Boletín del Banco Central Europeo, noviembre de 2003), en el volumen total de obligaciones internacionales, sumados todos los emisores, los títulos emitidos en euros (41,5%) prácticamente alcanzaron a los títulos librados en dólares (42,5%).Ese salto en parte es atribuible a la suba de la moneda europea frente al billete verde.

Si se consideran solamente los títulos emitidos por los colocadores de deuda externos a la eurozona (definición “estricta” adoptada por el Banco Central Europeo por razones de comodidad estadística), se puede medir el camino recorrido: entre junio de 1999 y junio del 2003, el volumen de obligaciones en euros avanzó casi 9 puntos (del 21,7% al 30,4% del total), mientras que los volúmenes denominados en dólares retrocedieron 3 puntos (del 46,8% al 43,7% del total ). La participación de las obligaciones en yenes retrocedió 6 puntos (del 16,6% al 10,5% del total).

Mercado de bonos

Esa pujanza no es difícil de explicar: para las empresas europeas, el hecho de disponer de un mercado de bonos vasto, líquido y sin riesgo cambiario, adaptado a una gran espectro de necesidades constituye una ventaja apreciable. ¿Repercute eso sobre la economía de la eurozona? No totalmente, puesto que los fondos reunidos de ese modo sirven a menudo para financiar operaciones en el extranjero.

En cuanto a los inversores internacionales, las fluctuaciones del cambio euro/dólar les sirvieron de estímulo para distribuir sus tenencias de manera más equilibrada y reducir los riesgos.

Claro que el avance del euro también hace felices a los bancos. En principio, beneficia su negocio crediticio tradicional: en el total de los compromisos bancarios internacionales, según el Banco Central Europeo (BCE), los préstamos en euros aumentaron de 19,6 % a 24,6 % entre junio de 1999 y diciembre de 2002, en tanto que los préstamos en dólares retrocedieron de 55,2 % a 53,2 %. Sin embargo, las que se benefician muy especialmente son sus operaciones en el mercado de títulos (especialmente en el armado y la colocación de las emisiones).

En esto, de todos modos, el centro neurálgico de la actividad no está en la eurozona sino en la City londinense: según las estimaciones del BCE, 60% de los “book runners” (los bancos que se encargan de organizar las emisiones) serían británicos. Sin embargo, se trata con frecuencia de establecimientos o filiales de bancos franceses, alemanes u holandeses que llevaron a Londres esta actividad.

Otra señal del avance es el empleo del euro como moneda de pago y de facturación de los intercambios. Según el BCE, el euro se emplea para el 50% de las exportaciones y el 45% de las importaciones de la zona, tras un avance espectacular (del orden de los 7 puntos, por ejemplo, para las exportaciones francesas o españolas entre 2000 y 2002).

En este punto es evidente la ventaja para las empresas europeas,
que pueden transferir el riesgo cambiario (y por lo tanto
el costo de su cobertura) al socio extranjero. Sin embargo, en el conjunto de los flujos comerciales mundiales, el lugar del euro sigue siendo modesto (del orden de 10% a 15%, contra cerca de 40% para el dólar (documento del Parlamento Europeo, marzo de 2003).

Finalmente, la participación de la moneda común europea en las reservas de divisas de los bancos centrales ha aumentado, pasando de un 12,7% a fines de 1999 a 18,7%, a fines de 2002, lo que la deja de todos modos muy lejos del dólar (64,5%), según los últimos datos del FMI.

De modo que el euro registra avances en la escena internacional aun cuando continúa representando un papel menor frente al dólar y la perspectiva de una verdadera rivalidad es bien lejana. ¿Es importante, además, lo que está en juego? Sobre este punto, el BCE siempre ha afirmado su neutralidad, no queriendo “ni poner obstáculos ni alentar” la evolución.

“Déficit sin lágrimas”

Ciertos teóricos piensan que Europa no gana nada haciendo del euro una “moneda mundial”. No es la opinión de Christian de Boissieu, presidente del Consejo de análisis económico: el privilegio de un país cuya moneda sirve de instrumento de reserva al conjunto del planeta, explica de Boissieu, se traduce en términos de libertad y poder. Financiar en la propia divisa el desequilibrio de su balanza es el secreto estadounidense del “déficit sin lágrimas” ya descrito por el economista Jacques Rueff en los años 60.

Sin contar las ventajas anexas. La circulación de los billetes emitidos en euros fuera de su zona (8% del total en junio de 2002, según el BCE) es desproporcionada frente a la circulación de los dólares fuera de los Estados Unidos (del orden de los dos tercios del valor total de los billetes verdes en circulación, según estimaciones de la Reserva Federal). La cuestión no es anecdótica porque la moneda fiduciaria procura al país que la emite una renta de “señoreaje”, proporcional al valor nominal de facial de los billetes y monedas.

En el horizonte del final de la década, la importancia de la moneda única será reforzada por la ampliación de la Unión, dado que muchos países candidatos a ingresar a ella ya manifestaron la intención de adoptar el euro lo más pronto posible. La mayoría de ellos ya establecieron vínculos más o menos estrechos entre el euro y sus propias divisas.

Pero la extensión geográfica y el desarrollo comercial ¿bastan para crear una verdadera moneda mundial, lo cual no es solamente un parámetro de valor sino también una garantía y eventualmente, un refugio? El poderío del dólar reside también en el peso político y el dinamismo económico de los Estados Unidos.

Por el momento, el euro es al dólar lo que David a Goliath, pero sin su honda.

 

 

Nota Importante:Para una completa cobertura en nuestros reportajes,suscríbase hoy mismo haciendo click aquí!

Regresar a la Página Principal

 

 

Banco Central de Nicaragua

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Ibw

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por Nicadesign