Actualidad
Bolsa de Valores
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
Portada
FORO
FIDEG
Informe Económico
Dinero
Libro de Visitas
Negocios
Puestos de Dist.
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias
Turismo

 

 

Lo que el año se llevó... y lo nuevo que nos trae

Las nuevas luces de la economía en el 2004

Ana Victoria Portocarrero y Gloria M. Carrión F.
victoria@elobservadoreconomico.com
gloria@elobservadoreconomico.com

“Me dejó una chiva, una burra negra, una yegua blanca..”. Si eso dejó el año viejo en la conocida canción, ¿qué nos dejó el 2003? De todo un poco. La convulsión política y económica vivida el año pasado tuvo de todos los ingredientes. El lanzamiento de la propuesta del Plan Nacional de Desarrollo, los esfuerzos del Gobierno por cumplir las condicionalidades del FMI, a fin de alcanzar después de varios años el punto de culminación de la HIPC, las negociaciones casi finalizadas para la firma del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, la política y sus cambios impredecibles, los resultados de la lucha contra la corrupción y las reformas tributarias, sólo por mencionar algunos hechos.

Ante los eventos anteriores, El Observador Económico entrevistó a cinco especialistas en temas económicos, con el fin de conocer cuáles son esos grandes retos que tiene Nicaragua en el 2004.

Los grandes vacíos de los planes del Gobierno se hicieron evidentes durante las entrevistas.

Salió a relucir el papel poco o nada protagónico de las mujeres, los jóvenes, los adultos mayores, los productores y campesinos, dando espacio a actores hasta ahora poco conocidos en el ámbito nacional. Hubo otros aspectos polémicos, como los supuestos del Plan Nacional de Desarrollo y sus contradicciones con el Plan de Lucha Contra la Pobreza, la creación de una banca de fomento, la migración interna y externa y otros temas que fueron puntos de convergencia entre algunos y de divergencia entre otros.

Mario Arana

Ministro de Fomento, Industria y Comercio (MIFIC) de Nicaragua: “El PND plantea planificar los recursos de manera tal que no gastemos pólvora en zopilote, es decir no invertimos en donde no tiene ningún sentido invertir”.

 

 

 

¿Cuáles deben ser las nuevas prioridades en materia de política económica para el 2004, una vez que se haya alcanzado
el punto de culminación de la HIPC?

Mario Arana:En el 2004 se hará un énfasis especial en el tema de la competitividad y la promoción de inversiones y exportaciones, los cuales son los tres ejes centrales de la estrategia productiva del Plan Nacional de Desarrollo. También,obviamente,con una atención
especial al desarrollo rural y a las pequeñas y medianas empresas.
Este año confluyen dos cosas muy importantes: La condonación de la deuda externa, que por primera vez en 25 años hará que el país luzca nuevamente viable, y la entrada a los mercados financieros internacionales con mejores ratings. El otro gran tema es el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, una vez firmado, estando claras las expectativas de que va a ser aprobado en el país, como siento que va a ser, en vista de que el proceso de negociación se ha conducido de una manera muy abierta y participativa, donde todos los sectores han tenido la oportunidad de involucrarse y de definir
sus posiciones.

Alfredo Cuadra

Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP): “Hay que desarrollar los clusters porque la exportación es lo único que va a salvar a Nicaragua. Se va hablar de un antes y un después del CAFTA en este país”.

Alfredo Cuadra:En el 2004, el Gobierno debería aprobar la Ley de Carrera Judicial para mandar señales de más seguridad jurídica en el país e impulsar así la inversión. Asimismo, se deberían identificar abiertamente los clusters que se van a desarrollar y empezar a crear condiciones para poder atraer inversión. Estamos cerrando un año con una aprobación de HIPC, con una firma del CAFTA. Tenemos dos grandes acontecimientos para Nicaragua y por eso tenemos que prepararnos para sacar adelante al país.

María Rosa Renzi

Economista: “Hay que poner a las personas en el centro de atención de esta iniciativa reconociendo que hay una diversidad de condiciones en las que éstas se encuentran”.

María Rosa Renzi:Pienso que los próximos desafíos van a seguir
un poco la misma línea que se ha venido trabajando actualmente. La HIPC va a aliviar una presión sobre la balanza de pagos, fundamentalmente el componente de pago de la deuda externa. En la práctica, significará que se aliviará el uso de algunos recursos nacionales, que en este caso deberían orientarse a otras prioridades para que el país pueda seguir avanzando. Hay dos sectores que requieren de suma atención, uno de ellos es el productivo. Mientras no haya una recuperación económica sostenida va a ser difícil que se pueda seguir avanzando en temas de gobernabilidad, como el combate a la pobreza. Asimismo, la cantidad de recursos que se orienta al sector social es insuficiente. Es necesario hacer un cambio en la gestión de estos recursos para hacerlos más efectivos.

Alvaro Fiallos

Presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG): “La única forma de combatir la pobreza es aumentando los ingresos de la población y eso se logra solamente a través de la producción, porque es la que genera riqueza”.

Alvaro Fiallos:Para este cierre de año hubo diferentes asuntos importantes, como la firma del TLC, alcanzar el punto de culminación de la HIPC y el Plan Nacional de Desarrollo. El tema del TLC nos preocupa en cuanto no sabemos que ha concedido el gobierno. La teoría de que nosotros nos tenemos que tirar a la exportación es correcta, pero no a costo de la producción de alimentos, porque, si no, la seguridad alimentaria nuestra va a depender de la voluntad de otros países. Por otro lado, pienso que la expectativa que el Gobierno ha abierto con la famosa HIPC es muy grande, y aunque esta condonación viene a ser un alivio a la carga de los compromisos externos del país, su efecto sobre nuestra economía es muy poco. No va a traer más empleo
ni mejores salarios. Lo importante es hacia dónde se destinarán
esos recursos que vamos a dejar de pagar. Si los recursos no se invierten en educación, salud, seguridad y producción, de nada sirve.

Alejandro Martínez Cuenca

Economista:“Hay un concepto nuevo del desarrollo que hay que empujar, y hay que diferenciar desarrollo de crecimiento económico. El Desarrollo es mucho más complejo que el crecimiento económico.”

Alejandro Martínez Cuenca:La prioridad fundamental es que el poder ejecutivo vuelva sus ojos a la producción del país. Este es un país agrícola y, por lo tanto, hay que facilitar la preparación de los sectores productivos en el campo, para irlos poniendo en buena posición ante el desafío que traería la ratificación del CAFTA. Es fundamental que este año haya una mejor y mayor ejecución de proyectos de construcción
de infraestructura para poder acompañar a la producción.
Esto es esencial porque facilita la salida de la producción,
pero además se generan empleos en áreas de inversión, en la construcción de carreteras, de caminos de penetración, etc.

Otra prioridad debe ser cómo capacitar mejor y preparar
una estrategia de reinserción al mercado laboral de la creciente cantidad de jóvenes y gente madura que está buscando espacios en el mercado laboral. Estos espacios tienen que abrirse por la vía de la reclasificación y recapacitación de todos estos sectores para adecuarlos a la estrategia de desarrollo productivo que debe de seguir el país a partir de este año.

Es también muy importante que dentro de la estrategia y de las políticas del gobierno se mantenga conciencia de que las reformas de carácter tributario que se hicieron el año pasado han demostrado no ser eficaces. Los costos en términos de vulnerabilidades que se han abierto son mayores que los beneficios que se tienen sosteniendo esas modificaciones. Habrá que pensar a lo largo del año en reformular
el sistema tributario de manera que no se afecte el incentivo productivo y empresarial y que al mismo tiempo se garanticen los recursos para que el programa económico no se descarrile.

De cara al TLC, ¿cómo se está preparando Nicaragua para garantizar el comercio intraregional, ya que se ha hecho gran énfasis en la negociación con Estados Unidos, pero no son tan evidentes los esfuerzos para lograr un libre comercio entre los centroamericanos?

Arana:

Nicaragua ha sido una abanderada de la integración centroamericana y, dentro de ese proceso, de la unión aduanera, como una etapa superior y de mayor madurez en la integración de la región. Estamos tratando de solventar el problema de no tener un puerto en el Atlántico, pues mientras esto no se solucione de manera estructural nuestros costos monetarios y financieros serán más altos. Estamos a punto de acordar que quedará abierta la posibilidad de continuar profundizando en los temas de integración, desde el punto de vista de harmonización arancelaria, para lograr la unión aduanera. Esto aumentaría nuestras posibilidades de negociación con Europa, además de Estados Unidos.

Cuadra:

Nicaragua es el país que más ha desgravado en Centroamérica. En este sentido, estamos en mejor posición para realizar cualquier integración. Sin embargo, muchos países en Centroamérica todavía están en etapas de proteccionismo. Una vez firmado el TLC competiremos en la atracción de inversiones y en la venta de productos y servicios. Centroamérica ganaría más estando integrada y el CAFTA es lo que ayudará a esta integración.

¿Qué se piensa hacer con el mercado interno?

Arana:

En el marco de las negociaciones de libre comercio hemos planteado
una serie de rubros sensibles que protegen nuestra producción nacional,particularmente la producción de granos, lácteos, carne y avícola. La idea es que existan mecanismos de salvaguarda o protección que les permita modernizarse y, en esa medida, estar mejor preparados para competir. Mucho de lo que suceda, obviamente, va a depender de cómo los sectores se preparen. Nicaragua no va a salir de su problema económico teniendo una gran masa campesina produciendo maíz. Tienen que diversificarse o buscar otras opciones de empleo. A medida que la persona está más diversificada, ya sea porque cultiva cosas distintas o simplemente granos básicos, o porque tiene la posibilidad de involucrarse en un área de servicios, en particular comercio, todo eso mejora su capacidad de generar ingresos y, en esa medida, mejora su nivel de vida.

Cuáles serán los sectores que tendrán que prepararse
con mayor rapidez, y cuáles serán aquellos que tendrán mayor
flexibilidad? ¿Cómo deben preparase esos sectores?

Arana:

Se protegerán aquellos productos que los sectores denominaron como sensibles, porque son importantes para la seguridad alimentaria. Todos esos rubros quedan protegidos en el tratado, cuando menos, por quince años. En algunos casos es posible tener un plazo más largo, o bien mecanismos de salvaguarda después del período de transición de quince años que permiten preservar cierta protección y defensa hacia
esos sectores. Es posible, por ejemplo, que el maíz quede protegido permanentemente. Yo creo que en sectores como el sorgo, posiblemente, requerirán pensar cómo van a manejarse en el proceso de transición: Ellos han pedido quince años y al cabo de ese período tendrían que ver si mejoraron su productividad o si se pasaron a producir maíz amarillo, por ejemplo, o añadieron valor agregado a la producción para preservar su viabilidad y rentabilidad.

Cuadra:Tenemos un año para prepararnos, pues el tratado entrará en vigencia en Enero 2005. A partir de esa fecha veremos cómo trabajar
esto, pues es como cuando compras algo: primero lo compras, después lo usas. Hay que desarrollar los clusters, porque la exportación es lo único que va a salvar a Nicaragua. Se va a hablar de un antes y un después del CAFTA en este país.

Martínez:

El CAFTA en el 2004 no va a tener mayor repercusión, porque en el mejor de los casos no entraría en aplicación sino hasta el 2005. Yo creo que es indispensable no perder la perspectiva de que la producción no se puede dormir, haciendo lo que siempre se había hecho en el pasado. Ahora se necesita una mayor energía e impulso por parte de las entidades del gobierno para que los sectores productivos se sientan apoyados y puedan ir adoptando los cambios y modificaciones tecnológicas que necesitan para ser competitivos.

Es también muy importante entender que el hecho de que se avance
en las negociaciones del CAFTA puede traer una imagen
positiva para las inversiones,
que sí se pueden comenzar
a formular desde el 2004. Yo creo que es esencial ver el CAFTA no como la panacea que resolverá los problemas, sino como un gran reto, un esfuerzo modernizador de la producción del país que va a requerir recursos. Y es ahí donde debemos de buscar no solamente la expresión del gobierno, sino el apoyo de los bancos para facilitar esto. Aquí se tiene que construir
un consenso de carácter nacional, de manera que se enfrente este reto de manera
colectiva, lo cual significa contar con los instrumentos que puede dar el Estado así como con los instrumentos que pueden dar otras iniciativas
y el sector financiero.

¿Podría comentarnos un poco sobre los hallazgos que tiene el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en cuanto a los posibles impactos que el TLC podría tener en las mujeres?

Renzi:

Este es, efectivamente, un proyecto que estamos impulsando conjuntamente con UNIFEM, en la región Centroamericana, excluyendo Belice. Sin embargo, estamos en una fase preliminar todavía. Pretendemos hacer una lectura con una mirada diferente sobre qué ha pasado en nuestros países en materia de crecimiento económico
y los cambios productivos que se han observado en la región a partir del proceso de apertura en los años 90. Este estudio busca hacer énfasis en los impactos macroeconómicos diferenciados que las políticas
económicas tienen sobre hombres y mujeres, así como sobre la población urbana y rural, entre otros.

En el caso de Nicaragua estamos haciendo tres estudios de manera particular, para analizar la situación de los clusters como madera, muebles, lácteos y quequisque, en la zona de Nueva Guinea.
Hemos encontrado que las mujeres no están necesariamente en los eslabones de la cadena productiva donde se logra la mayor recuperación de las ganancias y las utilidades. Al contrario, las mujeres están ocupando lugares secundarios en la cadena productiva que son poco reconocidos económica y socialmente. Como resultado, las mujeres no logran desarrollar las destrezas dentro del circuito productivo. Sin embargo, también es cierto que hay mujeres que sí logran posicionarse en actividades que no necesariamente son categorizadas como femeninas con muy buen éxito. Esto no solamente se revierte en autoestima sino que cambia las relaciones en el interior de los hogares. Queremos que este estudio tenga una gran incidencia en el desarrollo de políticas públicas.

El PND necesita recursos para su implementación, ¿serán suficientes los mismos, dada la tendencia a disminuir de la ayuda externa, lo que se espera sea más evidente tras la condonación de la Deuda Externa?

Arana:

En el marco de las negociaciones del CAFTA hemos acordado una propuesta de cooperación para Nicaragua que esperamos
en los próximos años se vaya concretando. Estamos articulando cada vez más y mejor el plan de acción y las líneas de política con lo que es la inversión pública con énfasis en la producción. Con el PND nos comprometimos con la cooperación que en tres meses tenemos un plan de implementación. Ya tenemos seis meses de estar trabajando en los territorios y con los conglomerados más importantes, en donde nos sentamos con los sectores en los territorios y analizamos la cadena productiva para ver cómo mejoramos su calidad y posicionamiento en los mercados externos.

Cuadra:

Hemos malentendido que el punto de culminación es sólo alcanzarlo. Vamos a tener tres años para demostrar que la deuda se nos debe perdonar. Tenemos 200-300 millones de dólares en inversión en el área social. El PND funcionará, sí y sólo sí las inversiones en infraestructura van en función de la producción. Es importante, desde el sector privado, invertir en función de los clusters, en conjunto con el Gobierno.

Renzi:

Con la condonación de la HIPC existía el temor de que esto podría traducirse en una disminución de la ayuda externa. En algunos casos eso está sucediendo ya sea porque países donantes tengan que ajustar sus balanzas de pago o porque tengan que reorientar sus recursos hacia otras áreas, particularmente después de la guerra en Irak. Todo esto ha significado recortes para el resto del mundo y, en particular,Centroamérica y América Latina. Sin embargo, en Nicaragua lo que uno observa es que producto de los cambios de la política y la política económica, ha habido de parte de los donantes una muy buena disposición a seguir apoyando al país. Particularmente en temas como el combate a la corrupción, la Estrategia de Reducción de la Pobreza, los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, así como el buen cumplimiento de la política económica.

Asimismo, pienso que hay una intencionalidad de que a un mediano plazo la ayuda vaya retirándose, porque Nicaragua depende mucho de la ayuda externa. Por esto, la ayuda dependerá de la eficiencia que vaya mostrando el país, porque si uno hace un recuento de cuánta ayuda ha recibido Nicaragua y cuánto se ha avanzado en materia de reducción de la pobreza, diría que es muy poco lo que se ha logrado. Ahora, a través de las mesas de concertación o de la cooperación con el Gobierno y la Sociedad Civil, todo esto lo que busca es una mayor efectividad de la ayuda externa, que tendrá que medirse en el tiempo
a fin de poder mostrar resultados.

El tema de la migración externa casi no se menciona en el PND y el de la migración interna se da como un supuesto para que el PND funcione. ¿Cuál es su opinión al respecto? ¿Estarán realmente preparadas las ciudades para absorber a toda esta población?

Arana:

Nosotros creemos que nuestra población está sumamente dispersa y por esto es altamente costoso y difícil darle servicios. El Desarrollo se da a partir de la concentración de poblaciones. El PND plantea planificar
los recursos de manera tal que no invirtamos ni gastemos pólvora en zopilote, es decir no invertimos donde no tiene ningún sentido invertir. Lo que tenemos que propiciar son las concentraciones de poblaciones de una manera deliberada y sistemática, lo cual podemos lograr a través de la inversión pública. Debemos de concentrar los servicios que sirvan como polos de desarrollo. Hay un problema de migración como resultado de la falta de salarios altos que existe en Nicaragua. Para poder enfrentar esto, hay que incrementar la productividad en el país para aumentar los salarios de la gente. Esto lo podremos lograr a medida que creamos condiciones propicias, estabilidad macroeconómica,
estabilidad política y buena institucionalidad.

Renzi:

Efectivamente, el PND no trata el tema de la migración de manera integral. La migración externa es uno de los problemas
más serios que el país enfrenta en estos tiempos. Tanto jóvenes como ciudadanos y ciudadanas nicaragüenses emigran al exterior por no tener alternativas ni opciones en su propio país. Esto afecta profundamente la identidad, autoestima e integración familiar, entre otras cosas. Uno parte de la base que si la estrategia de desarrollo funciona se crearían las condiciones para que esas personas no emigren, pero este es un supuesto que hay que validarlo y ponerlo en práctica.

En relación a la migración interna, creo que en efecto se da en la medida que no hay oportunidades ni opciones a nivel rural que hace que la gente emigre a las ciudades. Hay un efecto de urbanización muy acelerado y la tendencia indica que eso no va a ser muy fácil detenerlo pero con el agravante de que empiezan a incrementarse los niveles de pobreza a nivel urbano. En la medida en que las ciudades no están preparadas ni planificadas para tener mayor demanda de servicios se logra, más bien, lo inverso a lo que se busca. En lugar de promover el desarrollo y el bienestar de la gente, esto genera más cordones de miseria y marginación. Por esto es vital no desvincular el fenómeno de la migración interna y externa de otros aspectos del PND. Al contrario, hay que generar condiciones y capacidades a nivel local para que los municipios y los actores que trabajan a ese nivel puedan ir absorbiendo
esa mayor cantidad de gente que va a demandar recursos y fundamentalmente servicios básicos.

Fiallos:

El tema de la migración es muy complicado. Para tomar la decisión de migrar hay que madurarla durante un buen tiempo. Lo malo es que los que se van para otro lado son los más capacitados, y los menos capacitados se quedan. Lo que estamos perdiendo nosotros es fuerza de trabajo con capacidades que se van fuera del país y no regresan. Lo malo del PND es que se basa en esa migración, lo cual es un error total de concepción de lo que debería de suceder. Nosotros deberíamos de pensar en un programa que detenga la migración y darle las condiciones a la gente para que el campo se pueda quedar en el campo.

Martínez:

El PND es una propuesta gubernamental, pero la realidad es que no es un plan donde se están tomando en cuenta todos los elementos que el país requiere. Uno de los elementos centrales es que los sujetos
económicos y sociales del plan están bastante divorciados de la realidad nacional. En el plan el sujeto es el que quiere desarrollar un proyecto de turismo o una transnacional que se quiere poner como maquiladora, o quiere invertir en energía. Ese es sólo una parte del país, lo cual no quiere decir que esté malo, lo malo es decir que vamos a poner absolutamente todas las energías en eso, descuidando que los sujetos del país son otros. ¿Dónde están los jóvenes, las mujeres,
los campesinos, los productores? Sólo los ven como sujetos qué mover de un lado a otro según la conveniencia del proyecto económico.

La economía de enclave, que propone el PND, es una visión demasiado simplista de la problemática nacional. Por eso yo creo que el PND es una buena propuesta para que el país empiece a discutir, pero tengo serias dificultades en aceptar que ese va a ser el plan de nación. Hay elementos importantes que se pueden rescatar en un plan discutido con más sectores del país en donde se pongan también los sujetos que verdaderamente responden al país. Todavía hay mucho camino por caminar para la construcción de consensos básicos, ya no se diga consensos tan complicados como ponernos de acuerdo en un Plan Nacional que le de estabilidad al país para los próximos 10 años.

¿Según el ministro Arana, tener proyectos en estas áreas donde la gente emigra más es “gastar pólvora en zopilote”, porque son áreas áridas, donde se necesitan inversiones muy grandes para obtener resultados, ¿cuál es su opinión sobre este planteamiento?

Fiallos:

Desafortunadamente eso sólo lo puedo calificar como el capitalismo
salvaje que piensa que donde no se produce dinero no hay que invertir, pero aquí estamos hablando de un bienestar social, no estamos hablando de producir utilidades o producir ganancias, sino de invertir para que la gente viva mejor. Cuando uno dice que es gastar pólvora en zopilote ayudarle al minusválido, es olvidarnos de los abandonados de la sociedad y dejarlos aún más abandonados. Son concepciones de teorías de profesores de aulas de clase que no tienen nada que ver con la realidad de lo que sucede en el campo.

Al entrar en función el PND, ¿que va a suceder con la ERCERP?, ¿Cómo se van a distribuir los recursos de manera que no se descuiden los objetivos de lucha contra la pobreza?

Arana:

El PND busca ser una segunda generación de la estrategia de reducción de pobreza. La pobreza no se va a reducir a menos que tengas crecimiento económico, que es lo que genera mejores ingresos. El Plan tiene varios niveles. Hay ciertos servicios que son derechos universales y no se pueden dejar de dar. En todas las zonas del país se tienen que asegurar los servicios básicos, y eso está bien, pero hasta ahí no más. El PND cuestiona la lógica con la que se venían administrando los fondos de inversión social, lo cuales se concentraban en zonas de mayor pobreza. Sin embargo, esas zonas son muy áridas, con escasa capacidad productiva entonces la pregunta es ¿tiene sentido enfocar grandes cantidades de recursos en zonas donde realmente es desperdiciar los recursos, con excepción de cuando se están otorgando
a cosas muy básicas como asegurar alimentación?

¿Cuál es su opinión sobre la afirmación del ministro de que el PND es una reedición de la Estrategia de Reducción de la Pobreza? ¿Considera usted que en el PND se le está dando la importancia necesaria al sector social?

Cuadra:

El PND es una evolución de la ERCERP. Aquí no deberíamos de hablar de reducción de pobreza sino de generación de riqueza, que es lo que realmente reduce la pobreza. A la ERCERP, lo que se le hizo fue incluirle el componente productivo, pues sin esto, ningún plan funcionaría. En ese sentido, nosotros sí nos apuntamos al Plan Nacional de Desarrollo, porque creemos que ahí sí estamos integrados y tenemos un rol muy importante que desarrollar.

Renzi:

La versión del PND que ahora conocemos y estudiamos tiene un sesgo fundamentalmente de carácter productivo y económico. Creo que aunque es una buena iniciativa en cuanto a la visión a largo plazo que propone y la búsqueda de concertación de esfuerzos de varios actores, hace falta exponer claramente cuál es el objetivo final de la estrategia.

No basta con decir que se tiene que crecer por sectores, sino hay que ver quiénes están produciendo hoy estos rubros, qué condiciones tienen y qué necesitan para mejorar las condiciones de productividad
y competitividad. Sin embargo, para llevar esto a cabo la población tiene que estar nutrida, tener buena salud, buenos conocimientos, más allá de la educación básica. Es igualmente importante saber cómo vincular la educación técnica a las necesidades económicas y productivas del sector privado y de las empresas. Hay que poner a las personas en el centro de atención de esta iniciativa reconociendo que hay una diversidad de condiciones en las que éstas se encuentran. Creo que el proceso de consulta que empezó sobre este documento debería abonar propuestas desde los territorios y los sectores para poner como prioridad a las personas.

Fiallos:

La única forma de combatir la pobreza es aumentando los ingresos de la población y eso se logra solamente a través de la producción,
porque es lo que genera riqueza. La ERCERP se basa más que nada en asuntos de asistencia social y no productiva. Según la ERCERP el alivio a la pobreza debe ir donde están los pobres, y el PND dice que a esos sectores empobrecidos hay que sacarlos, e invertir donde hay menos pobres. Hay una contradicción enorme entre los dos proyectos.
¿Cómo van a hacer para juntarlos? Esas son las contradicciones que tenemos que discutir con el Gobierno y que el Gobierno
no ha dado chance de discutir realmente. Lo que debe hacer el Gobierno es dar espacio para un verdadero debate sobre estos temas. La educación, salud y seguridad ciudadana no pueden relevarse.

Martínez:

El Plan de lucha contra la pobreza debe ser un ingrediente de un plan estratégico, por tanto, en mi opinión, vamos a encontrar grandes contradicciones. Si vos estás luchando contra la pobreza y al mismo tiempo estás enfatizando que los sectores que vas a favorecer son los que están menos pobres, entonces estamos otra vez recurriendo al esquema piramidal del modelo de desarrollo de que la riqueza la van a crear los que tienen y desde ahí va a chorrear a los pobres, lo cual está probado que no funciona. Yo no comparto la idea de la creación de enclaves como un instrumento fundamental para reducir la pobreza. Es un instrumento fundamental para simplificar en la mente de los funcionarios públicos los problemas reales. Yo apelo a que este año 2004 sea una permanente convocatoria de parte del gobierno a contribuir en una visión que sea realista. Los enclaves son como colchones pero esas no son las soluciones.

¿Cuál es su opinión sobre la creación de una banca de fomento?

Arana:

Existe la necesidad de crear una banca de fomento que pueda prestar a mediano y largo plazo y con tasas relativamente holgadas. El Plan plantea que además del Estado se invite a la banca privada y multilateral a que se asocien. Este es un experimento
nunca antes hecho, pero permitiría unificar políticas. Actualmente
existen muchas iniciativas de microfinancieras con políticas
muy disímiles. Lo que deberíamos hacer es crear una sola política
para ampliar la cobertura del sistema financiero y darle más estabilidad.

Cuadra:

Debemos analizar nuevas fuentes de financiamiento porque hemos tenido muy malas experiencias con un banco de fomento. Creo que en lo que debemos trabajar es en estabilizar al país, en demostrar que este país puede producir. Esto ayudará a crear tazas de interés atractivas y hará que el sector privado desarrolle la economía del país. Es increíble cómo ha crecido la inversión de los bancos y los préstamos en áreas productivas. Este año se hicieron más préstamos que pagos en el sistema financiero y eso es realmente crecimiento. Creemos que el Estado no está para administrar recursos.

Fiallos:

Hay una promesa de formar un banco nacional,el asunto es cómo. Eso de que no ha funcionado es muy relativo. Si el Banco Nacional de Desarrollo en Nicaragua fracasó fue por las políticas de restricción que se pusieron en los 90 para controlar la hiper inflación. Hubo afectaciones a la producción directamente porque no había suficiente circulante para que el banco pudiera dar los créditos a tiempo, y hubo muchos proyectos que se iniciaron y se suspendieron. Eso produjo pérdidas al productor y endeudamiento con el banco. En vez de revisar las causas, simplemente se dijo que lo estatal no funciona y que los productores son ineficientes. El banco para nosotros tiene que ser totalmente estatal, manejado y conducido bajo premisas totalmente
empresariales y no políticas. Porque en la situación económica en que está el sector rural y el sector productivo nadie del sector privado, que lo que quiere es hacer negocios, se va a meter a una aventura en donde el riesgo de pérdida es muy alto. El único que puede asumir el riesgo de provocar el desarrollo es el Estado.

Martínez:

Yo creo que una banca de desarrollo estatal es esencial en todas partes. Lo que pasa es que en los años anteriores ha habido
algunos mitos que los empujó, en alguna medida, el modelo de total libertad de comercio que existió sobre todo en los 90: fuera el Estado, fuera iniciativas públicas, todo desde la iniciativa privada. Eso no es realista en nuestros países, y menos en Nicaragua, donde el sector empresarial es activo cuando sale del país, pero es muy pasivo cuando se queda. Si vos te vas a la historia moderna del desarrollo
de países como Japón, los países asiáticos y algunos países en América Latina, los papeles fundamentales que ha jugado la banca de desarrollo son incuestionables. Después hubo abusos que les permitieron a algunos Organismos Internacionales oponerse a ese esquema
estatal de empuje del desarrollo. En este momento se necesita una banca de desarrollo que empuje proyectos desde la perspectiva pública en el marco de un Plan Nacional consensuado con la sociedad,
y que eso esté lo suficientemente vigilado para evitar que los abusos que se dieron antes se vuelvan a dar. Hay un concepto nuevo del desarrollo que hay que empujar, y hay que diferenciar desarrollo
de crecimiento económico. Desarrollo es mucho más complejo que el crecimiento económico. Algunos sectores pueden crecer, pero eso no garantiza que el país se está desarrollando.

 

 

Nota Importante:Para una completa cobertura en nuestros reportajes,suscríbase hoy mismo haciendo click aquí!

 

Regresar a la Página Principal

 

 

 

Banco Central de Nicaragua

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Ibw

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por Nicavirtual S.A