Actualidad
Bolsa de Valores
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
FORO
FIDEG
Informe Económico
Dinero
Libro de Visitas
Negocios
Puestos de Dist.
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias
Turismo

 

 

Exoneraciones Fiscales... una asignatura pendiente

¿Quién pagó mi almuerzo?

Ana Victoria Portocarrero
victoria@elobservadoreconomico.com

There is not such a thing as a free lunch, o, no existe
cosa tal como un almuerzo gratis. Lo que Mario no paga, le termina pagando Andrés.

La teoría económica ha demostrado que lo anterior es real, no hay nada en este mundo que sea realmente gratis. Lo que unos dejan de pagar es asumido por otros. Es interesante tener eso en mente cuando se anuncia la aprobación de leyes que a simple vista parecen muy justas pero que en el fondo implica que seamos algunos los que paguemos el bienestar de otros. Un ejemplo real son las exenciones y exoneraciones fiscales... donde el almuerzo de unos sectores
termina siendo pagado por otros.

Las voces de los expertos no fueron escuchadas. El comité técnico de la más reciente reforma tributaria aseguró, en reiteradas ocasiones, la importancia de que se revisaran las exoneraciones existente
en el país, dada la exagerada cantidad de las mismas, así como su nocividad dentro del sistema tributario. Sin embargo, aunque hubieron algunos cambios, los mismos no fueron profundos, y es un tema
pendiente en futuras reformas.

Tal como lo indica René Vallecillos, experto en materia tributaria, el sistema de exoneraciones no fue tocado en gran
medida con la Ley de Equidad Fiscal. “Si bien se hicieron algunos adelantos, en general creo que se mantuvo el sistema de
incentivos y exoneraciones. Tan es así que los cambios fundamentales en materia de exoneración son el pasar la canasta básica
de tasa cero a exento, la publicación de una serie de artículos de lujo que no van a ser susceptibles a exoneraciones, fijar un
monto de hasta 50 millones para otorgar exoneraciones en el sector turismo, grabar los interés de las cuentas de ahorro y el establecimiento de una retención definitiva de uno ó dos por ciento dependiendo si son bienes primarios o secundarios en la
Bolsa Agropecuaria”.

Para Vallecillos, quedaron muchas cosas pendientes de cambiar. Asimismo, señala que después de la Ley de Equidad Fiscal se han aprobado una serie de leyes que van en contra de la filosofía de la misma, que es ir eliminando las exoneraciones, ya que se han aprobado adicionales. “La Ley de Medio Ambiente, la Ley de Pesca, la Ley Forestal, en fin, una serie de leyes adicionales que han venido con
la misma tendencia de que la Asamblea Nacional. Esto, al final, baja las recaudaciones, merma el presupuesto y no se le dan respuestas a las demandas sociales, porque el sistema tributario tiene muchos
huecos donde otorgan grandes exoneraciones”.

El Estado Invita: ¿Porqué el tema de las exoneraciones
se hace tan importante?

Una exoneración es un impuesto que no se cobra, es decir, es un subsidio disfrazado, puesto que disminuye los costos de
producción de un determinado sector. Las exoneraciones se utilizan para incentivar algunos sectores, a fin de que la inversión en los mismos aumente y de esta forma se genere movimiento en la economía. En teoría parece sumamente justo y saludable, por ejemplo, que el sector turismo no pague impuestos, puesto que así habrá una mayor cantidad de empresarios interesados en invertir en turismo, y con esto se generan puestos de trabajo e ingresos para las familias. Sin embargo, dado que el Gobierno recauda la mayor parte de sus
ingresos vía impuestos, al otorgar una exoneración se está aumentando la carga de impuestos en otros sectores de la población, puesto que la recaudación tiene que asegurarse. De esta manera, el Gobierno está invitando a almorzar solo a algunos, con los impuestos que pagamos el resto.

¿Es justo? Lo sería, si esta política redundara en el bienestar del resto de la población, pero la evidencia indica que no son los sectores más necesitados los que se benefician con este tipo de políticas.

“Por ejemplo, exonerás la carne. Ahí exonerás carne que consumen los de bajos ingresos como los de altos ingresos. Al final, el incentivo recae no en los grupos metas, sino en otros grupos. Si exonerás a las universidades, por ejemplo, ahí llegan de todo, tanto gente que tiene capacidad económica, como gente que no. ¿A quién le está llegando verdaderamente el subsidio o el beneficio? No hay estudio sobre
eso, mientras que si vos hacés una canasta con los recursos de la recaudación, ahí claramente podés medir a quienes le están
llegando”, afirma Vallecillos.

Plato del Día: No usar los impuestos para hacer política

Aunque las exoneraciones se utilizan para atraer grupos de inversión, existe otra teoría utilizada por los funcionarios del BID y FMI, que está más dirigida a buscar la neutralidad del sistema tributario, a fin de que no se haga política productiva o social por la vía de los impuestos sino por la vía del gasto. Esto es así, porque de esa manera se puede medir más claramente a quien va dirigido el incentivo.

Según Vallecillos, esta teoría aboga por la neutralidad del sistema, a fin de que el mismo no tenga ganadores ni perdedores y no contribuya a alterar los precios relativos en la economía. Es decir, que sea equitativo, general y donde todos paguen lo mismo. De esta manera, las decisiones no van a estar influenciadas por si dan o no un beneficio, sino por que realmente existe la capacidad competitiva en ese sector para invertir en él y en Nicaragua.

Lo que se lograría eliminando las exoneraciones, es que la recaudación del gobierno aumentara sustancialmente, y que de esta forma se pudieran destinar recursos suficientes a las áreas más sensibles de la economía. Es decir, trabajar de manera más focalizada y con mayor eficiencia.

La cuenta, por favor…

Pero, ¿de cuanto estamos hablando? ¿Cuánto nos cuesta más o menos este almuerzo?

Según Vallecillos, cuando formaba parte del comité que estudió la reforma tributaria, se hacía un cálculo en el que las exoneraciones representaban alrededor de dos mil millones de córdobas. Y aunque a su juicio, este cálculo se quedaba corto, representa aproximadamente el cinc por ciento del Producto Interno Bruto.

Es importante señalar que, dentro de las condicionalidades del FMI para alcanzar el punto de culminación de la HIPC, se encontraba el aumentar las recaudaciones en al menos uno por ciento del PIB. Por esta razón, el Comité Técnico de la Reforma, recomendaba revisar sobre todo el sistema de exoneraciones, a fin de que se alcanzara y sobrepasara esa meta, sin aumentar aún más la pesada carga de
impuestos que tiene la población. Sin embargo, esta tarea quedó pendiente, y los exonerados siguen siendo invitados por los demás, mientras los sectores sociales continúan esperando respuestas concretas para sus demandas.

 

“Debe de definirse una política de incentivos del Gobierno”

Extracto de la entrevista con René Vallecillos
René Vallecillos

A su juicio, ¿cuáles de estas
exoneraciones son positivas
y deben de mantenerse, y cuáles
no?

Yo creo que los incentivos o las exoneraciones deben de ser, en primer lugar temporales, graduales, y deben tener un inicio y un final. No se pueden
otorgar incentivos por siempre. Hay sectores que evidentemente requieren una gran inversión, pero también hay sectores de gran sensibilidad social.

¿Que pasa si vos le otorgás a un sector que creés que debe
desarrollarse en Nicaragua?

Lo que hacés es que mucha gente se meta a ese sector quizá
sin la expertise, la capacidad, etc. Yo opino que si se van a
otorgar incentivos hay que escoger y seleccionar muy bien. Hay sectores de gran inversión, sobre todo para atraer recursos
a Nicaragua, pues deben de otorgarse. Por ejemplo, aquí nosotros necesitamos energía para que puedan venir las inversiones, puede ser energía alternativa. Si queremos desarrollar la Costa Atlántica y nadie quiere invertir allá, pues entonces demos incentivos para que haya inversiones. Es decir, hay que seleccionarlas muy bien y bajo criterios económicos y sociales bien definidos.

Hasta la fecha lo que ha habido aquí es que cada sector hace su cabildeo en la Asamblea Nacional y el que
tiene más capacidad de lobby es el que logra mayores beneficios. Pero debería definirse una política de incentivos del Gobierno, para que todos estemos claros cuales son los parámetros y criterios que deben de existir y que de esa
manera todos sepamos hacia donde nos debemos de dirigir.

¿Hay alguna apertura del Gobierno en cuanto a este tema o sería un costo político muy alto?

El Gobierno actualmente no tiene entre sus planes cambiar el sistema tributario, lo cual es sano desde el punto de vista de las reglas del juego estables. Yo creo que ya este gobierno no va hacer cambios dramáticos, tal vez algunos pequeños cambios reglamentarios.

Es en el próximo gobierno que hay posibilidades, porque para eso se requiere capital político. Evidentemente a inicios de todo gobierno es que hay un gran capital político para impulsar reformas de esta profundidad en materia
tributaria.

Debe avanzase más en ir buscando sectores privilegiados e ir haciendo que todos los sectores paguen. En esa medida
al final el costo recae entre todos y la carga va a ser menos y va a beneficiar tanto a inversionistas como a consumidores.

 

Regresar a la Página Principal

 

 

Banco Central de Nicaragua

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por Nicadesign