Actualidad
Bolsa de Valores
Centroamérica
Créditos
Contáctenos
Editorial
FORO
FIDEG
Informe Económico
Dinero
Libro de Visitas
Negocios
Puestos de Dist.
Suscripción
Tarifas de Anuncios
Tendencias
Turismo

 

 

EL CRÉDITO EN NICARAGUA:

UNAS DE CAL Y OTRAS DE
ARENA…

Mientras en el Banco Central de Nicaragua, BCN, se exponían, con aires de satisfacción, los resultados de la política económica del 2003, a unas cuantas millas de distancia, se terminaba de negociar el TLC con los Estados Unidos. Y aunque en ninguna de las partes de la exposición se habló de este evento, la relación con la misma es sumamente importante. Quedaba en el aire la pregunta de la periodista: ¿Cómo se relaciona la política crediticia del país con la firma del Tratado? ¿Será que después de la firma se puede esperar algún cambio?

Según los datos oficiales el cambio se dio, sin embargo, en el sistema crediticio aún hacen falta algunas acciones importantes dados los cambios trascendentales que está viviendo Nicaragua.
¿Será la mano invisible la que guiará el cambio en el sistema, o habrá necesidad de una mayor intervención estatal? Veamos las estadísticas.

Una de cal Tasas para abajo

Uno de los logros más importantes de la política económica del 2003, que el BCN aseguró haber alcanzado, es el concerniente a la disminución de las tasas de interés. Como se puede observar en el gráfico siguiente, de diciembre 2001 a diciembre 2003 las tasas activas (la que las personas pagan por los créditos) disminuyeron de 16.95 por ciento a 11.07 por ciento. De forma parecida se movieron las tasas pasivas (las que el banco les paga a los depositantes), pasando de 9.69 por ciento a 5.45 por ciento. Sin embargo, durante el 2003 se observa un aumento del margen financiero, lo que indica que las tasas pasivas están disminuyendo más rápidamente que las activas.

Lo que puede observarse es que, consecuente con esta disminución de las tasas de interés, los montos crediticios han aumentado desde el 2001 hasta la fecha, sin embargo, no en la proporción que deberían hacerlo, tomando en cuenta la disminución de las tasas activas. Es
importante resaltar que durante el 2003, a diferencia de los dos años anteriores, la Banca Privada colocó más dinero en forma crediticia de lo que recuperó ese mismo año, tal como puede observarse en el cuadro.

Otras de arena Crédito para algunos nada más


De acuerdo al cuadro anterior, se puede observar que el crédito ha sido
absorbido de manera creciente por la actividad comercial, pasando de un 39 por ciento en 2001 a un 43 por ciento en 2003.

Siguiendo a la actividad comercial se encuentran los créditos personales, que han mantenido un promedio del 25 por ciento del total. La apertura de los bancos hacia la actividad agrícola ha sido distinta, pasando de un 16.06 por ciento en 2001 a un 10.58 por ciento en 2003. Si se comparan los montos desembolsados con las recuperaciones
anuales, existe un excedente de aproximadamente 200 millones de córdobas que podrían ser colocados en la actividad.

La situación de la ganadería y los préstamos a pequeñas empresas es todavía más limitada, puesto que los créditos hacia estas actividades no alcanzan ni el 3 por ciento del total.

Tomando en cuenta que la actividad agrícola unida a la actividad pecuaria representan el 17 por ciento del PIB, es preocupante que las mismas no obtengan ni la mitad del crédito destinado a la actividad
comercial, cuando está representa prácticamente la misma proporción del PIB, con un 18 por ciento.

¿Mano invisible o mano estatal?

El papel de reactivar la economía no es de la Banca Privada. Los bancos, al igual que cualquier otra empresa tienen como objetivo final aumentar sus utilidades. ¿Se puede culpar a los banqueros por no darle crédito a los sectores vulnerables de la economía? Ciertamente el riesgo que implica ese tipo de inversiones es grande, dadas las condiciones climáticas cambiantes, así como la volatilidad de los precios internacionales. Es por esta razón que ya son muchas las voces que piden la creación de una banca de inversión a nivel estatal, que vele por los intereses de estas ramas significativas de la economía que el sector privado está dejando descubiertas.

La política crediticia que anuncia el Plan Nacional de Desarrollo, plantea
la necesidad de estimular el crédito del sistema bancario al sector privado por medio de acciones que resuelvan los problemas de carácter microeconómico que afectan a los productores, así como inyectando recursos frescos provenientes de la comunidad internacional.

Según el ministro de Fomento, Mario Arana, el gobierno ya ha reconocido la necesidad de la creación de una banca de fomento
que pueda prestar a mediano y largo plazo y a menores tasas de interés. De ser creada esta banca, el Gobierno
propone el concepto de que sea una banca formada por el Estado, la Banca Privada y la Banca Multilateral. Esto no ha sido bien visto por economistas como Alejandro Martínez Cuenca y Alvaro Fiallos, quienes opinan que la Banca debe ser completamente estatal, dadas las características de los sectores a los que pretende dirigirse. A juicio de ambos, la Banca Privada ha mostrado no tener interés de invertir, sin embargo, concuerdan con el Gobierno en cuanto al nuevo concepto
de administración de esta Banca, donde los intereses políticos deben eliminarse a fin de evitar los errores del pasado.

Las negociaciones del TLC Nicaragua–Estados Unidos ya fueron noticia del 2003. Ahora queda la gran tarea de ir creando las condiciones
básicas para que los distintos sectores de la economía se preparen y aumenten sus niveles de productividad... sin embargo, sin créditos adecuados, están condenados a ver pasar el desarrollo muy de largo.

 

 

 

Nota Importante:Para una completa cobertura en nuestros reportajes,suscríbase hoy mismo haciendo click aquí!

Regresar a la Página Principal

 

 

Banco Central de Nicaragua

Investa: Inversiones Estrátegicas S.A . Casa de Bolsa

Preselección Empresarial

Budget Rent a Car

 Página Oficial de Joya de Nicaragua

Copyright © 2003 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.

Publicación digital diseñada por Nicadesign