Actualidad
Bolsa de Valores
Brechas
Centroamérica
Créditos
Editorial
Foro
Informe Económico
Dinero
Libro de Visitas
Negocios
Opinión
Suscripción
Tendencias
Turismo
 
 
 
Mirar hacia otros lados y aprender nuevas lecciones
Sergio de Castro
scl@ibw.com.ni
Versión para imprimir
Comente este tema en los Foros
 

El Banco Mundial consideró “agudo” y “preocupante” el problema de la desigualdad en la distribución del ingreso en América Latina, que mantendría estancada la lucha contra la pobreza en el continente y sería uno de los factores para el rezago ante el esfuerzo que realizan otras regiones por reducir la pobreza extrema.

En coincidencia con el diagnóstico del Banco Mundial sobre la pobreza en el mundo, el Fondo Monetario Internacional informaba que América Latina sólo había recibido en el 2003 una tercera parte de los flujos de inversión directa (IED) hacia las llamadas naciones en desarrollo, que han venido disminuyendo en los último años.

El total de las inversiones directas en los países en desarrollo fue de 142 mil millones de dólares en el 2003 –unos 8 mil millones de dólares menos que en el 2002-, de los cuales un poco más de 42 mil millones vinieron a América Latina.

Contrario a la disminución de la IED en el continente, la contratación de deuda en los mercados privados creció un 27 por ciento, hasta alcanzar la suma de 42 mil 400 millones de dólares, mientras los países latinoamericanos efectuaban amortizaciones de bonos de deuda por 40 mil 800 millones de dólares.

Ante esa situación poco halagadora, no deja de sorprender la situación de China, país que no ha seguido la receta del Banco Mundial y del Fondo Monteraio Internacional, y que en las últimas dos décadas logró reducir de 600 millones a 200 millones el número de personas que vivían con menos de un dólar al día, al tiempo que se ha convertido en el principal receptor de inversiones directas en el mundo.

En el mismo período (1981-2001), en América Latina el número de personas que vive en extrema pobreza pasó de 36 millones a 50 millones.

La situación del continente es alarmante. Una décima parte de los latinoamericanos más ricos percibe 48 por ciento del ingreso total de la región, mientras el 10 porciento más pobre apenas obtiene 1.6 por ciento. En regiones avanzadas, la décima partede la población rica no tiene más de 27 por ciento del ingreso, según del Banco Mundial.

La atención de grave problema de la pobreza en Nicaragua obliga un replanteamiento de las fórmulas utilizadas en la última década,que están lejos de lograr los resultados deseados.

La atención al problema del acceso a la tierra será fundamental
para que se pueda hacer frente tanto a la situación de inequidad provocada por la concentración de ingresos, como la generación de empleos y, consecuentemente, la producción de riqueza y su distribución.

Los modelos que pretenden sustentarse únicamente en los flujos de inversión externa y en grandes conglomerados con gran concentración de capital,pecan, cuando menos, por ingenuos, y algunas veces se construyen a partir de posiciones dogmáticas,ajenas por completo a la realidad del país.

En los próximos años habrá que mirar hacia otros lados, para aprenderde otras experiencias, y así poder hacer uso de los recursos que poseeel país para lograr combatir en forma eficaz la pobreza, a travésde la creación de riquezas y su distribución equitativa.

 
Comente este tema en los Foros
Regresar a la Página Principal

 

Publicidad
 

 

 

Copyright © 2004 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por Nicadesign