Actualidad
Bolsa de Valores
Centroamérica
Créditos
Editorial
Foro
Informe Económico
Dinero
Libro de Visitas
Negocios
Suscripción
Tendencias
Turismo
 
 
 
Bueno, malo, regular
Revisando la tarea del 2003

Ana Victoria Portocarrero

victoria@elobservadoreconomico.com
Versión para imprimir
Comente este tema en los Foros
 

 

El Banco Central, como buen maestro, se dedicó durante los pasados seis meses a revisar la tarea asignada a Nicaragua durante el 2003. Hubo lo bueno, lo malo y lo regularmente logrado, según la óptica del Banco, misma que no es compartida por todos los sectores, pero que ofrece una idea de la realidad nacional.

¿Cuál fue la calificación de algunas de las variables más importantes?

La Producción Interna Bruta creció en 2.3 por ciento, sin embargo, el sentir de una buena parte de la población fue de estancamiento o retroceso económico. Se puede conjeturar entonces, que ese crecimiento no fue sentido por todos los sectores y que el respiro que sintieron unos no fue generalizado. ¿Qué creció y que no? ¿Quiénes quedaron arriba y quienes abajo en este sube y baja de la economía?

Buena nota para los textiles
La producción de carne, vestuario y bebidas, como principales rubros de exportación, fue una de las fuentes dinamizadoras de la economía. En el caso de la exportación de prendas de vestir cabe señalar que están compuestas en un alto porcentaje por lo producido en las zonas francas del país. Dichas exportaciones se estiman en 550 millones de córdobas anualmente, sin embargo, solo un 30 por ciento se ha producido
estrictamente en Nicaragua (valor agregado), por lo que es esta la cantidad que realmente percibe el país (ver tema central). Lo que señala este porcentaje, es la poca capacidad que tiene Nicaragua en su industria textil, donde se agrega solamente un 30 por ciento del producto final. Otra de las actividades en crecimiento son la construcción, los servicios del gobierno general, el comercio, hoteles y restaurantes.

La construcción se destaca
La tasa de crecimiento de la construcción para 2003 fue de 3.9 por ciento. Dentro de este dinamismo se destaca la influencia del sector público, con la ejecución de proyectos de desarrollo vial y edificaciones de las instituciones gubernamentales (INVUR, FISE, MINSA, MTI, y MIGOB).

La construcción privada destinada a las actividades de comercio y servicios presentó un importante incremento. Sin embargo, la de destino residencial e industrial tuvo caídas en 2003.

Según la encuesta trimestral de la construcción privada (ETCP), en términos cuantitativos Managua concentró el 48 por ciento de las obras finalizadas en el agregado urbano.

En referencia a las construcciones en el resto de ciudades del país, debe señalarse que se utilizaron en promedio materiales de menor calidad con relación a Managua.

Más remesas más consumo
Se produjo una expansión del consumo, debido a un aumento del gasto público y el consumo privado. El consumo privado fue suplido básicamente pordos fuentes, un aumento en las reservas familiares y un mayor endeudamiento de particulares con tarjetas de crédito y préstamos personales para consumo. El incremento en el consumo se observó más en bienes importados. Este dato es importante en cuanto señala tres aspectos fundamentales. Por un lado, las remesas que envían los nicaragüenses residentes en el exterior a sus familiares continúan manteniendo a flote a un alto porcentaje de la población, a un costo humano importante. Por otro lado, el ingreso disponible de las familias se utiliza más en la adquisición de bienes importados, con lo cual, se desincentiva la producción nacional, pues el dinero no se queda en el país. Y finalmente, las familias se están endeudando con la banca privada, especialmente en tarjetas de crédito y préstamos de consumo, los cuales no solamente son los más caros del mercado, sino que no ofrecen un retorno, puesto que no son inversiones sino gastos los que hacen las familias. El ganador neto de esta situación vendría siendo el sistema bancario nacional.

Precios para arriba
La inflación acumulada de 2003 fue de 6.48 por ciento al mes de diciembre. La misma se mantuvo en línea con el deslizamiento cambiario, por encima de los dos años anteriores. Esto se debió principalmente a la ausencia de condiciones de sobreoferta en los productos perecederos y la efectiva aplicación de ajustes en los precios de bienes administrados, acordes con la evolución alcista de los precios del petróleo. Los productos alimenticios, principalmente de origen agropecuario son los que presentaron un mayor aumento en sus precios. Otros factores que aumentaron la inflación fueron, el aumento de las tarifas de electricidad, alzas en educación, alza en los precios de los combustibles y del transporte interurbano. Se observó también un importante aumento de los productos pecuarios, principalmente de pollo, debido a la aplicación del IGV de acuerdo a la última reforma fiscal.

La canasta básica de Managua, cerró el año con 2,321.32 córdobas, aumentando en 9.05 por ciento con respecto al año 2002, según la medición del INEC. De acuerdo a la medición de la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (FIDEG), la canasta básica de Managua a diciembre del 2003 fue de 5,579.51 córdobas, incrementándose en un 10.6 por ciento con respecto a diciembre 2002. Dentro de la medición de la canasta que hace la FIDEG, se incluye la variable alquiler, razón por la que se incrementa en un alto porcentaje con respecto a la medición del INEC.

El subempleo saca 100

De acuerdo a la encuesta de hogares para la medición del empleo
que realiza el MITRAB, en coordinación con el INEC, BCN y OIT, a noviembre 2003 la tasa de ocupación nacional alcanzó el 92.2 por ciento, disminuyendo con respecto al 2000, donde se situó en 94 por ciento. El desempleo abierto aumentó en 1.8 puntos porcentuales, correspondiendo a 7.8 por ciento de la PEA. El subempleo también aumentó su participación dentro de la PEA pasando de un 46.5 por ciento en 2000 a 53.4 por ciento en 2003. Los ocupados plenos, por su parte representaron un 45.7 por ciento de la PEA.

De acuerdo a las encuestas realizadas por la FIDEG, para el año 2003 el 43 por ciento de la PEA estaba compuesto por mujeres. La encuesta resalta que de 1995 a 2003, la evolución del empleo pleno u ocupación pasó de 62.9 por ciento a 50.1 por ciento, un poco más alto que lo medido por el MITRAB. Asimismo, el desempleo abierto se redujo de 11.8 por ciento a 6.4 por ciento en igual período. El subempleo, según FIDEG pasó de un 43.7 por ciento a representar el 72.3 por ciento.

El salario promedio a nivel nacional creció por encima de la inflación ya que se registró un aumento de 8.1 por ciento,de acuerdo al BCN, porcentaje similar al de 2002. en consecuencia el salario real a nivel nacional aumentó en 2.7 por ciento sostenido por los incrementos de salario del Gobierno Central, pues el sector privado mostró más bien una disminución en sus índice de salario real.

¿Regular o bueno, para la producción?
Mejorando con respecto a años anteriores, la agricultura registró un crecimiento de 1.5 por ciento, propiciado por menores contracciones de café, y reforzado por la expansión de los granos básicos y de otros productos agrícolas.

Aunque el Plan Nacional Libra por Libra (PNLL) fue uno de los motores de
la expansión de los granos básicos, su alcance en términos de las áreas sembradas sugiere un impacto limitado en el agregado nacional.

La matanza de ganado vacuno, producción de leche y matanza de aves presentaron un dinamismo muy importante a lo largo del año. En cuanto a los productos pesqueros, se presentó una desaceleración durante 2003. Lo mismo se debe a la caída de los precios internacionales.

En la minería, mientras la producción no metálica aumentaba en un 28 por ciento, la metálica disminuía en un 5.1 por ciento, propiciando un aumento de la actividad en su conjunto de 3.4 por ciento.

La industria manufacturera mantuvo un importante incremento durante 2003, debido a impulsos de demanda externa y estrategias de mercado.

Tarea del Fondo: excelente!
En referencia al programa monetario, incorporado en el PRGF (Poverty Reduction and Growth Facilities, por sus siglas en inglés), el desempeño del BCN fue excelente. Los criterios de desempeño cuantitativos tales como las Reservas Internacionales Netas Ajustadas (RINAS), la creación de activos domésticos y la reducción de deuda interna, fueron cumplidos con márgenes. Sin embargo, en cuanto a las metas indicativas, que incluye los ingresos tributarios y el gasto total primario (gasto total menos servicio de deuda) del gobierno central, se registraron desviaciones respecto a las metas programadas debido a rezagos en la aprobación de la reforma tributaria y la sobre-ejecución del gasto de capital. Consecuentemente el déficit del gobierno y el del sector público combinado presentaron desviaciones.

Las nuevas tareas
La tarea de Nicaragua durante el 2003 fue básicamente cumplir las metas que el Fondo Monetario Internacional trazó a fin de alcanzar el punto de culminación de la Iniciativa para Países Pobres Altamente Endeudados. La meta fue alcanzada.

Es un importante avance contar con una deuda externa muy inferior a la de años anteriores. Sin embargo, aún existen tareas que cumplir con la población, que han estado descuidadas debido a la atención que se ha dado a los requerimientos del FMI.

La tarea de Nicaragua para con los nicaragüenses, debe ahora ser parte de las prioridades del Gobierno. Lo social, una deuda que se ha arrastrado desde muchos años atrás, deberá tener una enorme atención y recursos. En coincidencia con las necesidades del país, Nicaragua está supuesta a cumplir las “metas del milenio”, donde lo social tiene el mayor peso. Para los próximos años deberá evaluarse, si estas nuevas tareas también han sido cumplidas con excelencia.

Comente este tema en los Foros
Regresar a la Página Principal

 

 

Publicidad
 

 

Copyright © 2004 El Observador Económico Managua,Nicaragua. Antiguo Hospital el Retiro 2c al lago
Teléfono: (505) 2668708-09. Fax: (505)2668711.
Publicación digital diseñada por Nicadesign