Entrevista exclusiva con el Lic. Julio César Montealegre, Asesor de la SECEP para el tema de la cuenta del milenio
Cuenta Reto del Milenio,
a un paso de ejecutarse

En primer trimestre del 2006 podría efectuarse el primer desembolso de los US$ 175 millones asignados a Nicaragua
En enero del 2006 se espera que llegue una misión del Cuerpo de Ingenieros de los EE.UU. para determinar los costos de construcción de las carreteras secundarias

Julio César Montealegre  

Mayda Meléndez S.
Redactora

¿Qué condiciones deben cumplirse para ejecutar el programa?

Podemos destacar dos. Una es que para recibir estos fondos debe haber una entidad legal que se responsabilice por la implementación de este programa, esto es algo muy novedoso porque el programa no será manejado por el gobierno central.

La constitución y los estatutos de la Fundación Retos del Milenio se presentaron a la Asamblea Nacional el 14 de octubre, ya les dio el visto bueno la Primer Secretaría y va caminando. Esperamos que antes de las vacaciones de diciembre esté listo, aprobado por el Plenario del Poder Legislativo.

El segundo tema es más sensible. Desafortunadamente Nicaragua es el único país de Centroamérica que no tiene un programa para darle mantenimiento a esas carreteras. Y una de las condiciones de este programa es que tiene que haber un financiamiento sostenible para darle mantenimiento a esas carreteras. Nosotros hemos dado a conocer que tiene que haber un financiamiento sostenible para el Fondo de Mantenimiento Vial (FOMAV); no nos interesa el cómo, pero sí que exista.

¿Hay fecha límite para ello, para cumplir con esas dos premisas?

No depende ciento por ciento de nosotros, pero yo siento que hay buena voluntad en la Asamblea, éste es un programa que viene a beneficiar a todo el mundo, entonces debería haber conciencia de parte de los diputados, de aprobar esto cuanto antes.

Pero, el cómo sí importa porque tiene un impacto en el bolsillo del consumidor, con respecto al impuesto al combustible para el FOMAV…

Los técnicos del FOMAV y del Ministerio de Hacienda han analizado muy bien todos los métodos para financiarlo y han concluido que la manera más viable es a través de un impuesto al combustible, porque no existe suficiente volumen para que sea sostenible un peaje.

Por ejemplo, la carretera que tiene mayor tráfico en Nicaragua es la de Managua-Masaya y en esa sólo circulan alrededor de 70,000 vehículos al día, por tanto, ni poniéndole un peaje de 10 córdobas por viaje recaudás lo suficiente porque necesitamos llegar a los 40 millones de dólares al año.

Por tanto, el impuesto al combustible se presenta como la única manera de financiar el FOMAV y es la más justa porque el beneficio se va directamente al usuario. Por cada córdoba del impuesto al combustible que va para el mantenimiento de las carreteras se recuperan seis: tres el vehículo privado porque ahorra tiempo y mantenimiento vehicular; y el Estado ahorra otros tres porque es mucho más barato mantener una carretera que hacer una nueva y este dinero se puede invertir en obras sociales.

La ciudadanía nicaragüense tiene que exigir que el cien por ciento de los fondos que ser recauden con este impuesto vayan al mantenimiento de las carreteras, porque de hecho Nicaragua tiene un impuesto al combustible que es el ISC, que se destina a otras cosas.

¿Cómo va a funcionar la Fundación, quién estará a la cabeza y quién los nombrará?

La Fundación tendrá una Junta directiva con siete miembros, cuatro de los cuales serán delegados por el Presidente de la República, o sea, van a tener rangos de ministros o de secretarios. Además, se ha propuesto que se nombre a un representante de las Alcaldías de León y Chinandega, que se van a alternar cada 15 meses. De tal manera que habrán cuatro períodos, dos para el de León y dos para el de Chinandega.

También hay dos espacios para representantes de la sociedad civil de ambos departamentos. Nosotros llevamos una estrecha relación con los Consejos Departamentales de Desarrollo de León y Chinandega y con ellos se designarán a estos representantes.

Bajo esta Junta de Directores estará la Secretaría Técnica, que digamos será la Gerencia del programa. Se publicaron anuncios en los medios para reclutar al Director General, lo cual se hizo por medio abierto y competitivo a través de una firma independiente del gobierno, cualquier persona podía enviar su currículo.

Luego seguirá la contratación de otros especialistas en temas de negocios rurales, transporte, en infraestructura, en monitoreo y seguimiento. Ellos van a ejecutar y supervisar diferentes áreas del programa.

¿Y quién manejará los recursos destinados, los US$ 175 millones?

De manera independiente está el Agente fiscal y de Contratación, que es una firma que se especializa en supervisar el manejo de los fondos, va a garantizar que exista transparencia en las licitaciones y en el manejo de los fondos asignados.

Esto es muy importante, porque el dinero nunca pasará por las manos de la Fundación, el Director General nunca va a tocar ese dinero, sino que va a mandar solicitudes de pago a los contratistas, pero es el agente fiscal de contratación quien tiene que revisar que todo esté en orden para prevenir irregularidades.

Para elegir al agente fiscal también habrá licitación. Hay estándares internacionales que los ocupan diferentes organizaciones, como el Banco Mundial, así que vamos a sacar otro anuncio que estará en internet y medios internacionales para que apliquen todas las firmas que deseen concursar.

El convenio firmado entre los gobiernos de Nicaragua y Estados Unidos es un documento bastante amplio. ¿Establece todos los mecanismos a seguir en nombramientos y ejecución de programas?

Los criterios que utilizará el Presidente de la República para nombrar a las cuatro personas del gobierno que integrarán la Junta Directiva de la Fundación, están establecidos en el convenio, en el contrato. Obviamente, serán funcionarios capaces en los temas de transporte, infraestructura vial, temas de propiedad y negocios rurales. Todo esto sale en el convenio legal, el cual es público.

Todavía faltan por definir los planes operativos, estamos trabajando en eso ahorita, específicamente para el componente de negocios rurales. Realmente el programa tiene otra visión.

Las carreteras y la regularización de los títulos de propiedad tienen un beneficio amplio, porque es para toda la región, pero el tema de los negocios rurales, estará enfocado a pequeños productores y empresarios, donde habrá un beneficio más directo, buscamos personas y negocios que necesiten apoyo y sean económicamente viables.

¿Cuántos tramos de carretera están propuestos y bajo qué parámetros escogerán a los beneficiarios?

Tenemos US$ 92.8 millones como bolsón para todas las carreteras. De ese monto, US$ 60 millones son para carreteras secundarias (intermunicipales) y ya hay varios tramos propuestos.

Se desarrolló un taller de priorización, donde participaron los Consejos de Desarrollo Departamentales de León y Chinandega —estaban presentes los alcaldes—. Vamos a tomar en cuenta ese criterio, pero no sabemos ahorita cuánto cuesta construir un tramo porque por ejemplo, es más caro construir un tramo de Somotillo a Cinco Pinos donde hay una pendiente, que de Villanueva a El Sauce. Por tanto, es difícil aún estimar cuántas carreteras podemos hacer con 60 millones.

Aparte, hay fondos para reconstruir la carretera Nejapa —Izapa, que es la carretera vieja León— Managua, y podemos decir con seguridad que ésta se va a hacer, porque contamos con estudios de cuánto cuesta hacerla, hay información de tráfico y podemos presentar la tasa interna de retorno, o sea, podemos justificarla.

En enero del 2006 se tiene programado que venga al país una delegación del Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos para conseguir información y determinar los costos de construcción de las carreteras secundarias. El MTI ya comenzó un posteo de tráfico en esos tramos.
En total hay 13 tramos propuestos que incluyen los dos tramos que componen la carretera Nejapa–Izapa. Finalmente yo diría que la tasa interna de retorno determinará qué carretera será priorizada. Esta tasa es una herramienta que se utiliza para cuantificar el impacto de la inversión. Los criterios de los alcaldes forman parte de esa tasa interna de retorno. Esperamos que en febrero ya tengamos esa información completa sobre qué tramos se van a priorizar.

Será una decisión netamente técnica, no estamos priorizando un tramo más que otro, lo que nos interesa es terminarlos antes de los cinco años.

¿La llegada de estos ingenieros será descontada de los 175 millones de dólares?

La investigación de los ingenieros forma parte de los estudios de prefactibilidad y es financiado por ellos. Nicaragua no ha recibido ni un solo desembolso. Además, la Corporación Reto del Milenio ya financió directamente 117 mil dólares para hacer la línea de base. Se hacen unas encuestas de vida y el financiamiento fue para un módulo adicional para saber cómo es la realidad de León y Chinandega antes de que entre este programa.

Al final se hará otra encuesta para medir el impacto, porque lo que perseguimos es aumentar el ingreso de las personas. En enero tendremos el resultado final de las encuestas y será un documento público.

¿Qué temas incluirá este programa?

Se va a invertir en tres proyectos: las carreteras, fortalecimiento de los derechos de propiedad y fomento de negocios rurales. Los tres están interrelacionados y son los ejes del programa.

En primera instancia se hará un barrido catastral, que es un levantamiento de toditas las parcelas en el territorio. Luego se resuelve la primer categoría del conflicto que son los linderos, los cuales se resuelven entre las partes y el programa servirá de árbitro.

Hay otro tipo de irregularidades: no hay discusión de quién es el dueño pero son tierras heredadas pero no tienen nada que lo compruebe. Esta es la mayoría de los casos. Se hace una especie de consultas públicas donde se demuestra con testigos que una persona es la dueña, se le dará el apoyo para que saque el título.

Otra cosa que el programa va a financiar es que el registro y el catastro queden juntos, con el propósito de reducir y neutralizar los casos y denuncias de corrupción e irregularidades. Entonces va a haber más transparencia y confianza.

Actualmente sólo un 30 por ciento de los productores tienen un título aceptado por las instituciones financieras para ser sujeto de crédito, con el programa se pretende legalizar y otorgar 43 mil nuevos títulos.

¿Cómo se va a trabajar el aspecto de los negocios rurales?

La idea es tener facilitadores de negocios porque tienen conocimiento. La primer fase es la identificación de oportunidades y la elaboración de planes de negocios. La siguiente fase es la implementación de esos planes de negocios, qué apoyo le podemos dar a los productores para realizar esas oportunidades que han identificado, en ese sentido, se pretender co financiar esas iniciativas competitivas.

Dentro del asunto de negocios rurales también está el componente de los recursos naturales, que irá más enfocado a las zonas con ladera, y allí va a estar la zona norte de Chinandega que tiene vocación forestal. Todo el enfoque del programa es que los productores desarrollen más negocios sostenibles.

Si todo sale bien, ¿tendremos oportunidad de recibir otro desembolso?

No necesariamente otro desembolso, pero Nicaragua puede ser elegible para recibir otro programa y es la visión que tenemos como Nicaragua. Escogimos León y Chinandega porque creemos que podemos presentar resultados en no tan largo plazo.

En cinco años que termine este programa ya hemos presentado otro, para hacerlo en otra región o sector, pudiera ser algo relacionado con la energía, por ejemplo, que es algo súper serio para Nicaragua porque afecta la competitividad. No es que lo tengamos garantizado, sino que vuelve a comenzar el proceso, porque no podemos tener dos programas en marcha a la vez.