“¿Cuáles son las sanciones en países como Alemania, cuando la autoridad fiscal violenta la confidencialidad y el principio sagrado del secreto fiscal o utiliza con fines políticos la información fiscal?”, cuestionaba un ciudadano, al Dr. Horst Gobrecht, experto en materia fiscal, preocupado por las tendencias modernas en Nicaragua de manipular información tributaria.

Gobrecht, no tenía una respuesta a la mano. En 50 años de experiencia dentro del sistema fiscal alemán, jamás había escuchado que se dieran casos similares: “No me puedo imaginar ni siquiera un empleado del sistema tributario, que no esté guardando el secreto fiscal. De fijo iría a la cárcel. Y por supuesto dependerá de su cargo...”, comentaba Gobrecht.

 

Él fue invitado por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung, el pasado mes de marzo, a una exposición sobre criterios de eficiencia para sistemas tributarios modernos, y en compañía del consultor fiscal en Nicaragua, René Vallecillo Quiroz, pusieron sobre la mesa de debate los aspectos críticos del sistema tributario nicaragüense, así como los aspectos en que se debería de avanzar para alcanzar un sistema tributario eficiente y moderno.

¿Cómo lograr un sistema tributario eficiente?

De acuerdo con el experto Horst Gobrecht, la justicia tributaria es la primera máxima tributaria y es requisito fundamental para que los ciudadanos acepten la tributación. Y para ello es indispensable que las leyes en materia fiscal sean las más sencillas y comprensibles.

Otro aspecto de gran importancia en este siglo para lograr un derecho tributario moderno y eficiente, es que debe ser internacionalmente compatible: “Las relaciones económicas cada vez más estrechas obligan a que la reglamentación sea, en la medida de lo posible comparable, si no es que uniforme”, comentaba Gobrecht.

Refiriéndose a la productividad fiscal de la tributación, Gobrecht comentó que a pesar de la idea de que los impuestos deben ser redituables para las arcas del Estado, el Estado debe a la vez estar claro que un fiscalismo que no tome en consideración la capacidad tributaria de la economía y de los ciudadanos, y que ignore los aspectos económicos y las repercusiones del sistema tributario, es irracional, ya que obstaculiza el crecimiento de la economía y se daña a sí mismo.

¿Impuestos indirectos o directos?

La gran polémica que ha existido alrededor de los impuestos indirectos, versus impuestos directos, también fue planteada por Gobrecht. Este explicó que sus experiencias con los sistemas tributarios de diversos países le han mostrado que no existe un tipo de impuesto individual que cumpla en forma óptima con las exigencias básicas de racionalidad material y formal que satisfaga el criterio de eficiencia.

Por esta razón, considera que un sistema de impuestos múltiples pareciera ser el acertado. Es decir, un sistema en el que exista una combinación apropiada de impuestos de carácter directo e indirecto. “La equidad de los impuestos directos se complementa con la insensibilidad de los impuestos indirectos al consumo. Los ingresos tributarios se pueden distribuir a los diferentes tipos de impuestos, de tal manera que ningún tributo sea percibido como demasiado gravoso”, explicó Gobrecht. En Alemania, por ejemplo, se aspira a una relación de mitad y mitad, pese a que en la actualidad la relación es de 60 por ciento de impuestos directos, contra el 40 por ciento de impuestos indirectos.

Gobrecht, al igual que Vallecillo, considera que en el caso de Nicaragua sería necesario elevar el porcentaje de contribución de los impuestos directos, que actualmente es de tan sólo un 14%, no obstante considera que será difícil para Nicaragua aumentar de una sola vez los impuestos directos.

“Para Nicaragua es más fácil cobrar los impuestos indirectos, por ejemplo sobre combustibles, ventas, alcohol o cigarros. Para que pueda subir la cuota de impuestos directos se requiere un desarrollo económico, será necesario una administración tributaria muy buena, con un personal calificado para poder recaudar estos impuestos. Es necesario ver qué quiere el país y para eso es necesario un desarrollo económico en diferentes etapas...”, concluía Gobrecht.

¿Qué debe asegurar la tributación en un Estado de Derecho?

De acuerdo con el especialista Horst Gobrecht, existen cinco aspectos básicos que un sistema tributario moderno y eficiente debe contemplar:

1.Igualdad Tributaria: En la medida de lo posible, las mismas actividades económicas deben ser gravadas uniformemente. El principio de la capacidad contributiva como un parámetro de igualdad queda resumido en la fórmula “una misma tributación para hechos económicos iguales y con los mismos efectos de la carga fiscal”, y cumple con el “postulado de eficiencia” que en la actualidad los economistas consideran muy importante.

 

2.Prohibición del exceso: Desde el punto de vista objetivo y subjetivo, el monto de los impuestos debe ser tolerable; esto es válido para todos los diversos tipos de impuestos. “Impuestos exagerados sólo traen por consecuencia un crecimiento de la economía informal o subterránea”.

 

3.Certidumbre jurídica: Las leyes tributarias deben ser fiables, por lo menos para ciertos períodos, por ejemplo, el siguiente año calendario. Los cambios sólo podrán ser introducidos a partir de una fecha; en el caso de los impuestos sobre las utilidades, a partir del primero de enero del siguiente año; jamás deberán implicar cargas retroactivas para el contribuyente.

 

4.Salvaguardia de la confidencialidad: Por parte de las autoridades hacendarias para con el causante, el cual, en la mayoría de los países, debe revelar mucha información personal para la tributación.

 

5.Secreto Fiscal: Se puede estipular, por ejemplo, en el caso más estricto, que todos los datos y la información del contribuyente, quedan absolutamente protegidos por el secreto fiscal como en el caso de Alemania, o bien se puede limitar como en el caso de Suecia, Suiza, Estados Unidos y Francia; países en los que únicamente son confidenciales los datos de las personas, pero no así el monto de los ingresos.

 

Nicaragua: Evolución de los Ingresos fiscales 1997-2000
  1997 % 1998 % *1999 % **2000 %

Impuesto

s/renta

676 15 809 13 986 15 1,084 14
Industria Fiscal 521 11 453 8 440 7 395 5

A la import.

de bienes

1,059 23 1,494 25 1,915 28 ,1990 27

A la venta de

bienes y serv.

703 15 929 15 1,189 18 1,573 21

Derivados

del petróleo

859 18 1,099 18 1,340 20 1,583 21
ATP 255 5 477 8 105 2 115 2
Otros 587 13 747 12 757 11 751 10
Total 4,660 100 6,008 100 6,732 100 7,491 100

*Preliminar / ** Presupuesto 2000 /Fuente: Elaboración Propia,

con base en cifras del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

 

 


©2000 Fundación internacional para el desafío económico global