17 de junio de 2011 - Managua, Nicaragua


FotoGilda Sánchez, Tania Díaz

* Entrevista a la Lic.María Alejandra Guido Cajina, investigadora de la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (FIDEG) y estudios de casos de tres mujeres del área rural y dos del área urbana.


Un sin número de estudios han demostrado que las mujeres nicaragüenses son el cimiento para el desarrollo económico y social del país, ya que aportan a la economía a través de prácticas emprendedoras de MIPYMES y como jefas del hogar. En la cuarta emisión de El Observador Económico en vivo, se abordó la temática de Género y Economía, con el objetivo de conocer más sobre el papel de la mujer en la economía del país y concientizar a la población nicaragüense sobre el rol económico y social de la mujer nicaragüense.

Contamos con la participación dela Licenciada. María Alejandra Guido Cajina, investigadora de la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (FIDEG), especialista en Desarrollo Rural, Reforma Agraria y Metodología de la Investigación. Ha participado en el levantamiento de encuestas de hogares urbanas y rurales desde 1996. Asimismo, ha colaborado en las investigaciones sobre el aporte económico de las mujeres cafetaleras organizadas en CAFENICA a la economía del país. Es miembro del equipo técnico que estudia la situación de pobreza de los nicaragüenses a través de investigaciones anuales que realiza FIDEG. En esta entrevista exclusiva, la Lic. Guido comparte con nosotros los datos más importantes producto de su trabajo como investigadora social.

¿En Nicaragua cómo se compara la incidencia de la pobreza entre la mujer y el hombre?



Hablando de incidencia entre hombres y mujeres, la pobreza afecta de igual forma. Las investigaciones de estos últimos dos años realizadas por la FIDEG nos revelan que la incidencia en las mujeres se ha mejorado, ya que entre el 2009 y el 2010 pasó de 9.2% a 8.8%, según el método de la línea de pobreza, el cual mide cómo los ingresos nos permiten adquirir los alimentos necesarios.

Asimismo, por el método de las Necesidades Básicas Insatisfecha (NBI), que mide la pobreza de una manera más estructural, es decir, por medio del acceso a los servicios básicos, las mujeres también salieron un poquito menos pobres, lo que responde a un aspecto cultural, debido a que las mujeres cuando tienen dinero lo invierten de una mejor manera, básicamente orientado al bienestar del hogar.

Nos podría explicar ¿Qué factores determinan esta situación?



A raíz del slogan a nivel mundial de la feminización de la pobreza, llegamos a la conclusión de que la mujer realmente no es más pobre que el hombre; lo que ocurre es que por la desigualdad de género la pobreza de las mujeres radicaba en la carencia de recursos como la tierra y el crédito.

Las mujeres por una desigualdad de género han sido relegadas y no han sido consideradas personas capaces para dirigir un negocio o invertir. En la zona rural a la mujer no se le consideraba productora dado que no tenía garantías que la respaldaran para solicitar un crédito. Las investigaciones nos han confirmado que actualmente esta situación está cambiando.

¿Actualmente, la posición ocupacional se encuentra relacionada con el nivel académico promedio de las mujeres de Nicaragua?



No, debido a que las mujeres se han incorporado masivamente al mercado laboral y a la vez estudian. Si hablamos de los niveles superiores de formación académica, las mujeres están en mejor situación que los hombres. Por ejemplo en lo que son estudios técnicos y universitarios las mujeres superan a los hombres.

Sin embargo, por la desigualdad que mencionábamos anteriormente, las mujeres se han tenido que insertar en el mercado de trabajo del sector informal de la economía, desarrollando actividades en dicho sector para sobrevivir y llevar ingresos a sus hogares, debido a que el país no ha podido absorber todo esa fuerza laboral que busca empleo.

Recordemos que el sector informal es donde están todas aquellas pequeñas actividades o empresas de menos de 6 trabajadores y en el caso de las mujeres están en empresas todavía más pequeñas de 1 a 2 colaboradores y están trabajando con sus familiares que son mano de obra no remunerada, y están trabajando sin tener prestaciones sociales, por lo que el día que no trabajas no comes. La misma inequidad hace que las mujeres estén en esta posición de desventaja y aunque hay hombres en el sector informal, las mujeres representan un 78% de este sector.

¿Que relación tiene el doble rol social de la mujer con su situación de bienestar y de empleo y con la responsabilidad familiar y del hogar?



La desigualdad de género ha confinado a la mujer a la realización de las actividades reproductivas y por lo general ha asumido este papel sin recibir apoyo por parte del hombre.

En los estudios de la FIDEG, hemos realizado ejercicios de cómo el hombre y la mujer asumen el trabajo reproductivo, lo que nos ha permitido observar durante el periodo 2004-2006, que la mujer asume el 81% de las actividades reproductivas y que el hombre, cuando llega a asumirlas, solo se desempeña en las actividades masculinas como acarrear el agua y realizar mandados. Mientras, la mujer se dedica a las actividades confinadas al hogar y al mercado productivo. Esto hace que tenga un doble rol al combinar el trabajo reproductivo con el trabajo productivo.

¿Cuál es la importancia de la equidad de género para el desarrollo económico y social de Nicaragua?



Si hablamos de equidad de género estamos hablando de desarrollo, y si no hay equidad de género en la sociedad nicaragüense tampoco logramos que haya equidad de género en las políticas públicas, por lo cual no vamos a lograr un desarrollo sostenible en la economía.

Los estudios nos revelan que la mujer aporta real y potencialmente a la economía del país; si la mujer aporta y está siendo invisibilizada no hay equidad en el reconocimiento del trabajo productivo, por lo que estamos invisibilizando a la mitad de la población del país.

¿Qué iniciativas o políticas se han emprendido a favor de la equidad de género?



Hay muchas organizaciones gremiales como la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos de Nicaragua (UNAG), que desarrollan programas para que la mujer tenga fácil acceso a la compra de tierras y así poder garantizarles una herencia a sus hijos.

Por otro lado, existe una Comisión de la Mujer Rural que está impulsando una normativa, la cual consiste en crear un fondo para la compra de tierras El mismo gobierno ha reconocido a la mujer como una buena administradora y responsable, ya que varios programas que se desarrollan en el área rural se ha establecido a la mujer como garante, brindándole los recursos para que puede salir adelante.

Actualmente, la mujer está accediendo con mayores facilidades a un financiamiento, sin embargo, las diversas investigaciones realizadas por la FIDEG reflejan que los montos son menores que los créditos otorgados a los hombres.

¿Cuáles son los retos que tiene Nicaragua en cuanto a la equidad de género y al reconocimiento del trabajo de la mujer?



Uno de los retos es seguir realizando investigaciones que visibilicen el aporte de la mujer en la economía, con el objetivo de disponer de cifras actualizadas para poder evaluar los diversos programas que se están desarrollando.

Por otro lado, las iniciativas de políticas públicas tienen que hacerse con equidad de género, sino se estaría invisibilizando el esfuerzo de muchas organizaciones que han brindado sus aportes para que las mujeres luchen por combatir la pobreza.

Recuadro 1: La mujer es un agente de cambio en su familia y en la sociedad


Una mujer que ha generado cambios en la vida de su familia es Reyna Rivas Osejo que como muchas otras mujeres de Nicaragua, se ha esforzado por trabajar y apoyar al resto de su familia en mejorar su nivel de vida. Reyna es una mujer de 57 años, madre soltera y licenciada en computación que trabaja en INAA. La misión de esta mujer ha sido transcendente para su familia.

“No le dedico tiempo a mi apariencia personal, ni al amor ni a la recreación, debido a que soy el sostén familiar de mi hija, hermanas, hermanos y madre, apoyo económicamente a tres sobrinos que están en la universidad, con el propósito que salgan adelante. He contribuido a la formación académica universitaria de dos de mis hermanas. Esto debido a la situación en la que vivimos durante mi niñez y adolescencia, ya que soy hija de un conductor y mi mamá es ama de casa, que procrearon a diez hijos con un salario aproximado de US$ 100” (Reyna Rivas Osejo).

Foto
Por otro lado Evelia del Socorro Urbina una mujer de 45 años que reside en una comarca de Managua (Cedro Galán), aunque no finalizó la educación secundaria se desempeña como una dinámica promotora social voluntaria en su comunidad. Ella tiene más de 15 años de trabajar en una organización dando acompañamiento a las mujeres y niños de su comunidad que son victimas de maltrato y abuso.

“Estoy trabajando de voluntaria en Colectivo de Mujeres Xochilt que es para ayudar a las mujeres maltratadas y a los niños. Ayudo voluntariamente a las mujeres, les doy acompañamiento a la comisaría de la mujer, también a quienes han sido violadas por sus padrastros y las acompaño también a psicología” (Evelia del Socorro Urbina).

Ella comenta que se insertó en este trabajo por la cercanía que tuvo con los casos de maltrato: “Miraba muchos casos de maltrato. Incluso desde que era pequeña, habían muchas vecinas mías que los esposos le rajaban la cabeza y se me dio la oportunidad de conocer ese organismo a través de una iglesia. Entonces me gustó y pensé este es el momento de ver qué puedo hacer por la niñez, por la adolescencia y por las mujeres”

Evelia del Socorro tiene una gran expectativa respecto de su papel como facilitadora de las mujeres de su comunidad: “En la organización donde trabajo tenemos la visión de que haya un presupuesto para que lo ayuden a uno económicamente para que uno pueda ayudar a las personas ya que la mayoría son pobres”


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado