1 de May de 2007 - Managua, Nicaragua


FotoEn la Cumbre de Río de 1992, se fijó la meta de consumo de 40 litros diarios de agua potable para todos los residentes urbanos del planeta para el 2000. Esta meta no se cumplió.

Los objetivos de desarrollo del Milenio (ODM) piden que se reduzca a la mitad para el año 2015, el porcentaje de personas que carezcan de acceso sostenible a agua potable y servicios de saneamiento básicos. En Nicaragua, igual que resto de países firmantes de los ODM, el objetivo de cobertura sería de 83.5% para áreas rurales y de 98% para áreas urbanas, para un promedio nacional de 92.2%.

Basándonos en los resultados del Censo Nacional 2005, podría concluirse que estas metas son inalcanzables para Nicaragua, al igual que para muchos países del mundo, que no han avanzado aún lo suficiente para cumplir con el compromiso de las metas de los ODM.

El Gráfico 2 muestra el costo total en millones de dólares para el período 2001-2015, en lo que respecta a las instalaciones de agua potable. La tasa de crecimiento promedio anual en gasto para la prestación del servicio debería ser de 1.1% para mantener la cobertura invariable y para alcanzar los ODM el presupuesto debería de crecer en 1.4% anualmente.

Por su parte, la Estrategia Reforzada de Reducción de Pobreza (ERCERP) necesitaría un aumento del presupuesto del 5.9% anual, dado que dicho programa ha establecido como meta la cobertura el 100% de la población de Nicaragua.
Foto

Escenarios de inversión social al 2015 para alcanzar los objetivos de educación, salud y saneamiento.



Como se puede observar, la brecha entre el gasto total de las metas de ERCERP y los ODM es considerable, pero se debe a que la ERCERP estipula incrementos tanto en las instalaciones de agua potable como en la calidad del agua.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó un análisis de costos y beneficios que demostró que cada dólar invertido en el mejoramiento de los servicios de abastecimiento de agua potable y saneamiento, puede dar un rendimiento de entre 4 y 34 dólares, según la región.

El tratamiento doméstico del agua, como la cloración, la desinfección solar, los filtros o la aplicación de polvos de floculación y cloración combinados, puede arrojar beneficios de entre 5 dólares y 140 dólares por cada dólar invertido. Estos rendimientos se registran como mejoras en la salud, ahorro de tiempo por la cercanía del agua, aumento del bienestar, disminución de días perdidos en el trabajo por enfermedad, hogar o escuela.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado