5 de julio de 2002 - Managua, Nicaragua


FotoKattya Sedó


Son las tres de la tarde en las alturas del volcán Mombacho. El sonido de los congos se acerca cada vez más. Nueve personas se conglomeran en una angosta plataforma de un árbol de manzano negro a 11 metros de altura, para vivir una experiencia al estilo de Jane y Tarzán.

María está lista para esta experiencia. De origen chileno pero radicada en Inglaterra, un día tomó su mochila en compañía de su novio inglés y abandonó temporalmente su trabajo. Su aventura inició en Chile y de paso por Centroamérica decidieron parar en la ciudad de Granada, en Nicaragua. Allí se enteraron de la aventura de canopy que se ofrece en la hacienda Cutirre, al este del volcán Mombacho.

Una vez que María sube una escalera de 33 escalones, sus ojos brillan de emoción, al mismo tiempo que su rostro palidece. Ya con su casco, su equipo de canopy y las indicaciones de los guías, confiada decide lanzarse de un extremo del bosque a otro. Pendiendo de una polea que se desliza entre una cuerda de alta resistencia, María adquiere una velocidad de entre 5 y 6 metros por segundo. El viento le sopla en el rostro y de repente parece que chocará con las ramas de los árboles, aunque no es así. Una vez en la otra plataforma, la satisfacción de haber llegado es enorme. Es tiempo de esperar al resto del grupo y descubrir la belleza del nuevo árbol que cobija un enjambre de orquídeas e interesantes insectos.

“Llegar a Nicaragua ya de hecho es una aventura, pero dentro de la aventura tienes que poner actividades”, comenta Carolina Briones, del departamento de promoción y mercadeo del Instituto de Turismo en Nicaragua.

Según Briones, el Intur está conciente que es necesario desarrollar y especializar los productos turísticos, especialmente en el área de aventura, porque esto es lo que está buscando el turista. “Lo que buscan es aventura, es actividad, es movimiento”, comenta Briones.

La moda en turismo



Pierre Gédéon, de origen francés, se acercó a Nicaragua hace un par de años, luego de vivir en Costa Rica. Admirado por las bellezas naturales de este país y la arquitectura de la ciudad de Granada, decidió quedarse, considerando que Nicaragua posee un gran potencial en turismo aún sin desarrollar. Actualmente es director de Nicaragua Adventures, empresa enfocada en el turismo de aventura.

“Creo que es el único turismo que puede traer la gente a Nicaragua. En el turismo de aventura sobran las posibilidades por los volcanes, los lagos, los dos mares, los ríos y la geografía del país. Es una tendencia muy fuerte en los países desarrollados, como Norteamérica, Australia y Europa, de enfocarse al ecoturismo y al turismo de aventura. Aun gente mayor, si llega a Nicaragua quiere salir diciendo que hizo un canopy tour o algo relativo a la aventura”, comenta Gédéon.

Gédéon, ha invitado en ocasiones al campeón mundial de velocidad en bicicleta de montaña, Eric Barone, quien en mayo de 2002 rompió el récord mundial de 172.661 kilómetros por hora en el volcán Cerro Negro. Y según explicó, aún cuando esta actividad no le trajo ingresos directos, su objetivo era principalmente contribuir a dar a conocer Nicaragua. Tras la hazaña de Barone se montó un programa en televisión de 26 minutos en el cuál también se incluye información sobre Nicaragua y que será transmitido en más de 140 países.

Actualmente Gédéon también se encuentra trabajando en montar paquetes que combinan actividades de turismo de aventura suave, tales como bicicleta de montaña, hiking, sky y kayac.

Desarrollando ideas



Fara Díaz Sclafani, Gerente General de Globoaventuras, en conjunto con tres inversionistas tuvieron una idea que asegura “les cayó del cielo”.

“Notamos que en Nicaragua se está tratando de desarrollar mucho la parte turística, pero sobre todo en infraestructura. Pensando en eso, se nos ocurrió crear una empresa que diera servicios de distracción y que al mismo tiempo muestre el país”, comentó Díaz.

Globoaventuras, ofrece una aventura poco explorada en toda Centroamérica. Se trata de un vuelo de aproximadamente una hora en un globo de aire caliente, a la merced del viento. El proyecto comenzó a mediados del año pasado, pero la empresa se formó formalmente en octubre de 2001. En diciembre comenzaron con los vuelos y actualmente ofrecen el servicio al público. Según Díaz, esta es una actividad para todas las edades y ya se han montado desde niños hasta personas en edad avanzada.

“El momento de la adrenalina es al despegar, pero una vez en el aire los nervios se bajan un poquito y ya comienza esa sensación de tranquilidad, de que vas flotando, de silencio. Arriba no se oye absolutamente nada y si estas volando un poco bajo, lo único que podés escuchar es el ruido de los quemadores y el ladrido de los perros”, asegura Díaz.

Toda la actividad dura aproximadamente tres horas y va desde el momento de transportar e inflar el globo hasta el brindis después de aterrizar. Actualmente el precio es de 95 dólares y Díaz asegura que es ventajoso en relación al que se cobra en otros países, donde normalmente oscila entre 250 y 400 dólares.

“Esto funciona para todo tipo de turista, porque si viene el turista que tiene altos ingresos, le va encantar y no lo va a ver nada caro. Y el que tiene poco, siempre trata de economizar en la parte de dormir y comer pero trata de echarla duro en la parte de diversión”, asegura.

Es un turismo rentable



Localizada en la falda este del volcán Mombacho, a 12 kilómetros al sur de Granada, en la Hacienda Cutirre, se encuentra la finca naturista de la familia Palacios de Baile. Como resultado de su experiencia en un canopy tour en Costa Rica, la familia decidió desarrollar su propio canopy aprovechando los árboles centenarios de su finca.

El tour integra 17 plataformas, un puente colgante, 13 tiros horizontales, tres escaleras y algunas pruebas de habilidad instaladas en la copa de catorce árboles.

La persona que construyó el canopy es de origen canadiense y es el mismo que lo inventó. De acuerdo con Máximo Bonilla, gerente general de Mombotour, se buscaron los mejores materiales para la construcción del tour. Este es un canopy de tercera generación porque cuenta con plataformas de fibra de vidrio y estructuras a presión, las cuales protegen a los troncos de los árboles. En vez de cables se utilizan cuerdas de alta resistencia. Según Bonilla por su seguridad y forma de construcción este canopy es considerado uno de los tres mejores de toda Latinoamérica.

Para Bonilla, el turismo de aventura es un turismo rentable y creciente. Asegura que la actividad del canopy ha sido bien aceptada tanto por turistas nacionales como por extranjeros. Oficialmente abrieron este canopy en agosto del año pasado. En temporada baja han tenido entre 70 y 80 turistas semanales, de los cuales un 70 por ciento son extranjeros. La actividad del canopy tiene un costo aproximado de 35 dólares por las tres horas que normalmente dura.

Además, Mombotour, ha desarrollado otros paquetes que incluyen el kayaking, a 30 dólares; la observación de pájaros a 25 dólares; tours a caballo a 20 dólares; así como un tour en la plantación de café a 20 dólares. También se puede escoger una combinación de estas aventuras, con lo cual se reducen las tarifas.

“Ahora estamos trabajando y viendo la aceptación que tiene el canopy tour y estamos tratando de desarrollar nuevos proyectos”, comenta Bonilla.

Promoción es la clave



Para la gente que se encuentra involucrada en desarrollar este tipo de turismo de aventura, la promoción que se haga de la imagen del país como un lugar seguro es fundamental. Actualmente Nicaragua es considerado como el país más seguro en Centroamérica por la Organización Mundial de Turismo, pero aún falta promocionarlo más.

Según explicó Briones, existe un potencial enorme para el desarrollo del turismo de aventura en Nicaragua, pero opina que aún queda mucho trabajo pendiente e inversión que realizar.

“Estamos flojos porque todavía no hay inversión, la gente no quiere correr riesgos en invertir en algo que tal vez no ha tenido un gran movimiento. Nos hemos visto afectados por una imagen negativa que no ha permitido traer a la gente que realmente desearíamos”.
Briones explicó que el Intur se encuentra trabajando en una política que le permita promocionar más el turismo de aventura. Esto a pesar de su limitado presupuesto.

“La política que tenemos es participar en ferias de especialización y promover la inversión en este tipo de actividad. Ya tenemos identificadas las ferias a las que tenemos que ir pero no podemos llegar si estamos todavía flojos con la información. Nos hace falta un presupuesto más alto para promoción, para llegar a todos estos mercados, porque si le pudiéramos llegar a todo el mundo y mostrar lo que se puede hacer en Nicaragua, posiblemente tuviéramos mejores resultados”, comenta Briones.

Mientras tanto María se prepara para volver a tierra. Ella, mejor que nadie, podría ser una excelente promotora de su aventura en el Mombacho. Desde un ceibón de 250 años de edad y a 18 metros de altura, María se lanza en un descenso a rapel, lista para nuevas aventuras.

Aprendiendo del vecino



Costa Rica ha sido uno de los países que a nivel centroamericano mejor se ha enfocado en desarrollar el ecoturismo y el turismo de aventura. Según explicó Carolina Briones del Intur, esta experiencia le está sirviendo de mucho a Nicaragua.

“Se está trabajando en alianzas con nuestro vecino Costa Rica. Ellos ya están bastante saturados porque tienen bastante inversión y su producto está bien desarrollado. Están promoviendo a Nicaragua como una extensión a los programas de Costa Rica. Entonces, al promover esto, también a los costarricenses les interesa que aquí desarrollemos más productos para así hacer más atractivos sus paquetes. Muchos de estos inversionistas costarricenses-americanos quieren venir a invertir en rafting, en repeling, este es el tipo de actividades que se está haciendo allá”.

De acuerdo con Electra Lagos, Directora Ejecutiva de Eurocentro Nicaragua, en la reciente feria sobre ecoturismo realizada en Granada, en mayo, pudieron percibir que hay mucho interés de extender el turismo desde Costa Rica hasta Nicaragua. “Pienso que ese es nuestro primer gran camino. Lograr hacer alianzas con gente en Costa Rica que ya está haciendo ecoturismo y turismo de aventura, que nos enseñen a nosotros sobre cómo desarrollarlo y también que nos enseñen cómo mantener y preservar la naturaleza, de manera que este turismo no venga a perjudicar a nuestro país, si no que nos permita desarrollarnos sosteniblemente”, comenta Lagos.

¿Qué es turismo de aventura?


Se pueden encontrar cientos de definiciones sobre el turismo de aventura. Para algunos se relaciona con actividades que implican algún riesgo, para otros el simple hecho de realizar una actividad fuera de casa, en la cual se entra en contacto con la naturaleza, ya podría considerarse un tipo de turismo de aventura.

Tras un exhaustiva investigación Heidi Sung y Joseph T. O'Leary, de la Universidad de Purdue, definieron el turismo de aventura de la siguiente manera:

“Viaje o excursión con el propósito específico de participar en las actividades para explorar una nueva experiencia; por lo general supone el riesgo advertido o peligro controlado asociado a desafíos personales, en un medio ambiente natural o en un exótico escenario al aire libre”. (Sung, et al., 1997)

Según ambos investigadores, el turismo de aventura se ha venido desarrollando desde la década de los setentas como resultado de cambios sociodemográficos relacionados con un mayor poder adquisitivo per cápita y un aumento en el tiempo libre, que a su vez se han visto beneficiados por medios de transporte más convenientes y económicos y tecnología avanzada.

Sung asegura que el turismo de aventura se ha convertido en uno de los segmentos del mercado de turismo de crecimiento más rápido y que ha aumentado su alcance y atractivo internacional.

mostrar comentarios [1]

Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado