17 de agosto de 2006 - Managua, Nicaragua


FotoAlejandra Guido

En el marco de la celebración del día internacional del niño, y dado que Nicaragua es signatario de la Convención sobre los Derechos de la Infancia, adquiere como país un compromiso en darle seguimiento a la Convención a través de la implementación de los derechos de la infancia, a fin de tener una visión mas integral sobre la situación de la niñez, y poder de esta manera, implementar y contribuir con todas aquellas acciones que lleven a un mayor bienestar de los niños y niñas de Nicaragua.

Con el objetivo de investigar sobre la situación de la niñez en Nicaragua, Save The Children Noruega, financió un estudio sobre el tema, para ello se hizo uso de una encuesta de hogares que realiza anualmente FIDEG en 1,600 hogares en las zonas urbanas y rurales de Nicaragua. En el estudio se abordaron distintos aspectos entre otros, trabajo infantil y su aporte a la economía de sus hogares, condiciones de vida, etc. En este artículo se aborda las condiciones de vida o situación de pobreza en que viven los hogares de los niños y niñas nicaragüenses.

El fenómeno de la pobreza tiene múltiples dimensiones, éstas son formas de vida, son carencias físicas, espirituales, éticas, afectivas y culturales que se anidan en miles de hogares. Sin embargo, es difícil encontrar documentos donde se aborden indicadores de pobreza medida desde una múltidimensionalidad.

La pobreza es un fenómeno que afecta a una buena parte de la población nicaragüense y por el método que se mida, los pobres emergen en porcentajes significativos. De esta manera, para medir la pobreza en que viven los hogares de niños y niñas, se hizó uso de los métodos tradicionales como son el de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) y el de Línea de pobreza.

Cuantos Hogares de niños y niñas son pobres por NBI



El tener acceso a recursos y a servicios básicos como agua, luz, servicios sanitarios, así como a una vivienda adecuada, reflejan el grado de satisfacción de necesidades básicas de una persona o familia.

Los datos de la investigación reflejan que según el método de NBI, del total de niños y niñas, solamente el 28% viven en hogares no pobres, mientras el 72% viven en hogares que padecen pobreza. De los niños y niñas que viven en hogares pobres, el 41.6% es afectado por la pobreza extrema.

La situación de pobreza en que viven niños y niñas, muestran diferencias significativas por jefatura de los hogares y por áreas geográficas en que viven.

Las cifras muestran que del total de niños y niñas que viven en hogares donde la jefa es una mujer, el 25.6% vive fuera de la pobreza y el 74.4% es afectado por la pobreza. Asumimos, del total de niños y niñas que viven en pobreza, el 43.2% se encuentra en la pobreza extrema.

La situación de niños y niñas que viven en hogares que tienen como jefe a un hombre es un poco mejor. Las cifras muestran que el 29.3 de niños y niñas de estos hogares son no pobres y el 70.7% viven en pobreza. La extrema pobreza afecta al 40.7% de niños y niñas de estos hogares.

Una explicación a la mayor pobreza de los hogares jefeados por mujeres, se puede encontrar en los estudios realizados por FIDEG, que han detectado que cuando la mujer es jefa de hogar es porque está sola, sin un compañero o marido y por lo tanto, tiene que resolver sola los problemas económicos de su familia. Es decir, que cuando la mujer es jefa, por lo general en sus hogares hay menos perceptores de ingresos y por lo tanto, las carencias se tornan más apremiantes.

A nivel de las zonas geográficas, la tendencia es la misma en cuanto a niños y niñas viviendo en hogares con jefatura masculina y femenina. No obstante, la situación de pobreza de los niños y niñas que viven en las zonas rurales, es sustancialmente más deteriorada que la de niños y niñas que habitan en las zonas urbanas.

Cuantos Hogares de niños y niñas son pobres por ingresos



Foto
De acuerdo a la situación que viven los nicaragüenses, la captación de ingresos se torna cada vez más insegura, ya que el desempleo y el subempleo se convierten en la peor pesadilla que está viviendo la mayor parte de la población.

La falta de empleo o la falta de recursos para financiar los autoempleo y la falta de empleos adecuados a las calificaciones de las personas, afecta tanto al campo como a la ciudad, a hogares con jefatura masculina y femenina, sin embargo, la pobreza es más aguda en el campo y en los hogares que tienen como jefa a una mujer.

La investigación refleja que del total niños y niñas, solamente el 15.6% viven en hogares no pobres, mientras el 27% viven en hogares que padecen pobreza y el 57.4% padece la pobreza extrema.

La misma investigación muestra que del total niños y niñas viviendo en hogares con jefatura femenina, el 10.3% viven fuera de la pobreza y el 89.7% es afectado por la pobreza. Del total de niños y niñas que viven en pobreza, el 62.5% se encuentra en la indigencia. En los hogares con jefatura masculina, el porcentaje de niños y niñas no pobres es del 18.5% y el 81.5% viven en pobreza. La indigencia afecta al 54.5% de niños y niñas de estos hogares.

Al igual que la pobreza medida por NBI, la pobreza por ingresos muestra la misma tendencia a nivel de las zonas geográficas. Los niños y niñas que viven en hogares con jefatura femenina se encuentran en mayor pobreza que aquellos que viven en hogares con jefatura masculina. Sin embargo, la situación de pobreza de los niños y niñas que viven en las zonas rurales, es mayor y más profunda que la de niños y niñas rurales.

Cuantos Hogares de niños y niñas son pobres por método combinado.



Este método, muestra los hogares que padecen pobreza por necesidades básicas insatisfechas y por falta de ingresos. Es decir, que este tipo de pobreza es la más dramática, ya que los hogares y las personas que integran los mismos, no solamente adolecen de una vivienda adecuada donde no existe el hacinamiento, promiscuidad, falta de servicios sanitarios y agua potable, sino que también adolecen de los suficiente ingresos para solventar sus otras necesidades básicas como son la alimentación, educación, salud, etc.

Los datos de la investigación revelan que del total de niños y niñas nicaragüenses que viven en hogares cuya jefa es una mujer el 69.3% viven en pobreza crónica y en los hogares jefeados por un hombre los niños y niñas que viven en esta situación son el 62.1%.

Foto
En las zonas urbanas los niños y niñas que viven en hogares con jefatura femenina la pobreza crónica afecta al 62.5% y en los hogares con jefatura masculina el 48.4%. Las zonas rurales muestran una situación extrema en la medida que los niños y niñas que viven en los primeros hogares son afectados por la pobreza crónica en un 77.1% y en los segundos por el 71.7%

Esta situación de pobreza que los niños y niñas nicaragüenses están enfrentando erosionan su vida en toda su dimensión. Situación que se torna más dramática en la medida que ellos se ven obligados a asumir responsabilidades que le corresponden a sus progenitores y a otras personas mayores, como es la manutención de ellos mismos y de sus familias.

Esta situación de pobreza en que viven niños y niñas es la que explica la incorporación prematura de miles de niños y niñas al mercado de trabajo para generar ingresos monetarios y no monetarios.

Los datos permiten plantear que mientras no se ataquen las verdaderas causas de los problemas que tienen a la niñez sumida en un fuerte deterioro económico y social, como son la pobreza y la migración, toda política dirigida a solventar los problemas de la niñez, retornaran a su situación inicial, generando un circulo vicioso y orientando el gasto social en una dirección equivocada.

mostrar comentarios [1]

Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado