9 de October de 2002 - Managua, Nicaragua


Foto
Danilo Abud Vivas es un alto ejecutivo que comparte muchas responsabilidades a la vez. Es Gerente General de la Corporación CEFA de Nicaragua, directivo de la Cámara de Comercio de Nicaragua, Presidente de la Asociacion de Distribuidores de Productos de Consumo de Nicaragua ADIPROCNIC y, como buen diriambino amante del fútbol, Presidente de la Junta Directiva del equipo Diriangén. Además, es miembro de la comisión que administra el estadio de fútbol del mismo nombre.

A Danilo lo entrevistamos en medio del apogeo de una feria realizada recientemente en el Centro de Convenciones de Plaza Inter, de la cual fue uno de los principales promotores y que según manifestó, fue todo un éxito. Allí nos habló de su familia, de su deporte favorito, de sus dificultades en los primeros años de la década del noventa, de sus estudios realizados y de sus responsabilidades en las distintas organizaciones en las que participa.

“Soy una persona de pueblo, vengo de una familia numerosa de la ciudad de Diriamba, somos 17 hermanos. Diez de padre y madre y siete más sólo de padre. Realmente mi papá ha sido una persona muy generosa, él es contador y a mi también me entró la espinita, soy Contador Público, además de Administrador de Empresas con especialidad en Mercadeo, Publicidad, Finanzas y Alta Gerencia. He pasado por muchas facetas en mi vida. También soy deportista, me gusta el fútbol, lo practico desde pequeño. Fui formado en la Escuela La Salle, de los Hermanos Cristianos, por eso creo que hoy tengo una gran vocación de servicio”, afirma Danilo Abud con gran seguridad.

Espontaniedad



Danilo demuestra ser un hombre espontáneo al hablar y pareciera que no quiere parar una vez que inicia una conversación. Dueño de una personalidad que inspira confianza y credibilidad. Eso lo hace ser un individuo muy didáctico y pedagógico.

“Me considero un hombre que ayuda a formar a la gente, doy muchos consejos, mucho hablo, así como te estoy hablando ahorita, muy espontáneo, estoy generalmente hablando hasta por los codos, pero siempre tratando de educar y trasmitir las experiencias vividas a lo largo de mi vida.”

Es un gran aficionado del fútbol, deporte que aún practica. “Es totalmente una vocación personal, hemos jugado fútbol toda la familia, todos los hermanos y estamos varios hermanos y sobrinos metidos en el fútbol”.

“Hemos hecho un poco de todo, he ejercido la carrera de Contador Público, fui funcionario del Banco Nicaragüense durante cinco años, antes del 79, y diplomático durante diez años sirviendo al país en Panamá y Honduras. En el Ministerio de Relaciones Exteriores, fui Director para América Latina y representante de Nicaragua en muchas reuniones políticas y en negociaciones en el ámbito diplomático y económico.”

Recomenzar



“Realmente mi formación está más vinculada a las ciencias económicas, por un accidente que le pasó a muchos nicaragüenses, participé en política”, afirma tras señalar que tuvo que recomenzar la carrera de contador.

“Trabajé en la década de los ochenta en el gobierno. Evidentemente hubo toda una vinculación, una afinidad política con el proyecto de la revolución. En el noventa, fui de los sandinistas que, con orgullo lo digo, salí con las manos limpias, sólo tenía una profesión que era la de Contador Público y que no había ejercido en los últimos diez años, así que volví a estudiar, fui a la Universidad y me gradué como Administrar de Empresas y obtuve varias especializaciones”, cuenta este exitoso ejecutivo a quien los retos no le incomodan.

Al igual que muchos, a Danilo Abud su inexperiencia en el campo de los negocios le costó caro. “Al comienzo no había muchas opciones para trabajar en la empresa privada, evidentemente había muchos celos políticos, tuve que poner mi propio negocio, que no era malo, sino que lamentablemente las marcas que introduje en el mercado tuvieron impacto y cuando vieron que el negocio era muy grande -por mi inexperiencia no firmé un contrato que me permitiera amarrar la distribución de ese producto-, la casa fabricante vino y puso su propia distribuidora, lo que prácticamente me sacó del mercado”, recuerda Danilo una década después.

Luego de esta experiencia fue contratado, primero en la empresa Solka y luego en Cefa de Nicaragua, donde se encuentra en la actualidad.

Danilo es padre de cinco hijos, producto de dos matrimonios. “Soy un hombre enamorado y muy apegado a mis hijos, me considero un buen padre. Mi hobby es el fútbol y mis pasatiempos son la lectura y la televisión, soy poco para ir al cine, aunque la televisión evidentemente es eso también. Me gusta mucho el teatro, lamentablemente aquí se hace muy poco, por eso cuando viajo a Costa Rica mi pasatiempo es ir a ver obras de teatro”, afirma.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado