11 de noviembre de 2002 - Managua, Nicaragua


Ana Victoria Portocarrero L.

¿Usted siente que su Tarjeta de Crédito se ha vuelto impagable? Muchos se impresionan con los Estados de Cuenta mensuales de sus tarjeta de crédito, para darse cuenta, un poco tarde, que la utilizaron sin criterio alguno, por lo que deben “pagar” las consecuencias.

La comodidad que ofrecen las tarjetas de crédito las ha vuelto imprescindibles para miles de personas. El cambio que han provocado en la mentalidad de los ciudadanos, así como en sus hábitos de compra, es incuestionable. Sin embargo, aún existe una gran proporción de la población que cuestiona su utilidad y que la ven como elemento de endeudamiento y no como una herramienta útil.

¿Para qué sirve una tarjeta de crédito? ¿Cuáles son sus costos y beneficios? ¿Cuáles son los Bancos que emiten tarjetas en Nicaragua? Estas son algunas de las de las dudas que aún tienen muchos nicaragüenses, dado que el país es un mercado relativamente joven.

¿Qué beneficios trae la Tarjeta de Crédito?

Tanto el crédito en general, como las tarjetas de crédito específicamente, traen consigo ventajas y desventajas. El objetivo de obtener una tarjeta de crédito es capitalizar las ventajas y disminuir las desventajas. La única manera de hacerlo es mediante un uso inteligente de la misma.

Las ventajas que tiene hacer uso de la tarjeta de crédito son muchas, por ejemplo, la posibilidad de comprar bienes o servicios en el momento en que se desea y pagarlos en cuotas y en mayor tiempo; eliminar la necesidad de llevar dinero en efectivo y de que este se pierda; la utilización de un medio de pago con aceptación internacional, como el uso de la tarjeta para reservaciones de hotel, alquiler de autos, compras de artículos por teléfonos y pagos por Internet; así como la formación de un historial de crédito que puede ser útil para la concesión de préstamos, son algunos de los beneficios de ser un tarjeta habiente.

El problema es que, cuando llega el indeseado “Estado de Cuenta”, la tarjeta deja de ser una herramienta, para convertirse en el motivo del dolor de cabeza del usuario. ¿Cuándo gasté todo esto? ¿Suena familiar? Sin embargo, la tarjeta no tiene vida propia y de la persona depende hacer un buen uso de la misma.

¿Cuánto cuesta la Tarjeta de Crédito?



En el momento en el que se utiliza la tarjeta de crédito para pagar un bien o un servicio, el Banco que le otorga la tarjeta (emisor) le concede un préstamo al tarjeta habiente. Como cualquier préstamo, este también paga intereses por la cantidad de las compras. Sin embargo, la mayoría de los emisores no cobran ningún interés cuando el saldo de la tarjeta es pagado totalmente dentro del tiempo establecido.

A diferencia de la hipoteca de una casa o un préstamo para un automóvil, los intereses de una tarjeta de crédito se pueden cobrar por día o por mes, dependiendo de cada banco. Por lo general, al no pagar el saldo completo, los intereses por el monto no pagado se suman al monto total que se debe. Por lo que, tomar la política de pagar solamente el saldo mínimo es sumamente cara, pues se pagan interés sobre interés (interés compuesto).

Los anticipos de efectivo o retiros de efectivo, suelen ser tomados por los bancos como préstamos. Al realizarse un anticipo, los intereses son más altos y empiezan a acumularse sin período de gracia.

Una de las desventajas más importantes de las tarjetas de crédito, en comparación con el efectivo, es que el cliente no tiene la sensación de que gastó dinero, pero sí lo hizo. Es este el origen del problema de los interminables Estados de Cuenta y, posteriormente, los cargos por mora.

¿Qué es una Tarjeta de Débito?



Si con todos los consejos del mundo, siente que no logra controlar sus gastos y que la tarjeta le sale muy cara, existe un producto interesante que le puede ser de más utilidad: la tarjeta de débito.

Una tarjeta de débito o tarjeta de cheques, se parece a una tarjeta de crédito y se puede usar para comprar en todas partes donde se aceptan las tarjetas de crédito. La cantidad que se puede gastar está limitada por la cantidad de dinero que el cliente tiene en su cuenta bancaria. Cuando el cliente la usa para comprar algo, la tienda verifica el saldo de la tarjeta con el banco, electrónicamente y descuenta automáticamente de la cuenta del cliente la cantidad total de la compra. Un beneficio de esta tarjeta es que no se porta efectivo, sin embargo, se compra con el dinero propio, por lo que no se cobran intereses por las compras y se adquiere solo lo que el cliente puede pagar.

¿Cuándo usar la de Crédito y cuándo la de Débito?



Aunque parezcan la misma cosa, la utilización de una o de la otra no causa el mismo impacto en el presupuesto de la persona. Una tarjeta de crédito es una herramienta para hacer compras en ese momento y pagarlas después. La tarjeta de débito funciona de manera que las compras que se hacen en ese momento se pagan inmediatamente. La principal implicación de esto es que con la tarjeta de débito se maneja el dinero propio del cliente, en cambio con la de crédito se maneja un préstamo que le otorga el Banco emisor al tarjeta habiente.

¿Dónde puedo obtener una Tarjeta de Crédito o Débito?



Los Entidades emisoras de tarjeta de crédito o debito en Nicaragua son varias. La gama de productos que ofrecen, así como los beneficios de cada uno, son diferentes. (Ver cuadros al pie de página)

Algunos requisitos básicos para solicitar Tarjeta de Crédito

*Cédula de identidad o de residente (en caso de ser extranjero).
*Estabilidad laboral (al menos 1 año).
*Constancia de la empresa en la que trabaja.
*Documentos que ratifiquen los ingresos mensuales del solicitante (colilla del INSS, Estado de Resultados de un negocio, etc).

No todas las entidades emisoras piden los mismos requisitos. El ingreso mínimo, así como la edad del solicitante, son definidos por estas.
Cabe señalar, que solicitar una tarjeta de crédito poniendo un certificado de depósito como garantía, facilita el proceso y reduce los requisitos.

Fraudes con Tarjeta de Crédito



Es familiar que escuchemos de otras personas o que nos pase a nosotros mismos, que en nuestro estado de cuenta aparezcan transacciones que no hemos realizado. ¿A qué se debe esto?, ¿de quién es la responsabilidad en este caso?, ¿cómo evitarlo?, ¿cómo demostrar a la Institución Bancaria que hemos sido víctimas de un fraude?

El avance que ha tenido la tecnología en las últimas décadas ha sido global. Las facilidades que tienen ahora los tarjeta habientes, como pagos por teléfonos, comercio por Internet o cajeros automáticos, no han servido únicamente para su bienestar, sino que han tenido también efectos contrarios. La sofisticación del crimen organizado ha engañado en muchas ocasiones a las más seguras empresas.

Estudios revelan que, en 1997, la banca mexicana perdió cerca de mil 500 millones de pesos (aproximadamente 188 millones de dólares del 97) principalmente por fraudes con tarjetas de crédito y Cheques. El 90% de estas estafas fueron por falsificaciones u operaciones fraudulentas, es decir, directamente al cliente y no a la institución. (Fuente: www.condusef.gob.mx)

Soluciones



A nivel mundial, las empresas que ofrecen servicios financieros han desarrollado distintas soluciones para este tipo de problemas. La aplicación de hologramas (transparentes y metalizados), firmas de seguridad, entre otros medios, han logrado contraer la corriente delincuencial que se ha desarrollado en el mundo. Sin embargo no todas las soluciones dependen de la Institución Financiera. El Usuario también puede evitar este tipo de situaciones, con la responsabilidad y el orden que tenga sobre sus transacciones.

La Institución Emisora de la tarjeta de crédito está en la obligación de realizar “contracargos” en el momento en que el cliente se encuentre insatisfecho con un cobro a su tarjeta. Los contracargos son operaciones que realiza la Entidad Emisora, a fin de demostrar que su cliente no ha realizado una transacción o que la misma ha sido cobrada de forma errada. Por lo general este tipo de operaciones solo se realizan una vez que el cliente está completamente seguro del caso, ya que, de perder el contracargo, se pierde también una suma de dinero específica.

Algunos Consejos



Utilice el “Período de Gracia”
El período de gracia, es un lapso de tiempo de alrededor de 25 días en el cual usted puede pagar su deuda sin incurrir en cargos financieros. Para utilizarlo debe pagar sus gastos totales, todos los meses, antes de la fecha indicada.

No haga muchos adelantos en efectivo
Al hacer retiros en efectivo, por lo general se cobran comisiones de 3 porciento sobre el monto prestado o cuotas fijas de hasta U$ 5.00.

Evite que le cobren los Cargos por Pago Tardío
Estos cargos se cobran cuando usted se pasa de su fecha de vencimiento.

No exceda su límite
Los cargos por exceder el límite de crédito suelen ser tan caros como los Cargos por Pago Tardío.

No se conforme con pagar el “mínimo”
El “pago mensual mínimo” suele ser un porcentaje pequeño de su deuda total. Si usted paga el mínimo requerido por el Banco, aunque puede seguir usando su tarjeta, la cuenta se le va aumentando con los intereses mensuales.

Tarjeta de Crédito Inteligente



Es una tarjeta plástica, tal como las que actualmente conocemos como de crédito o débito y que tienen un microchip inserto, mismo que puede procesar diferentes tipos de información, según el tipo de industria en la que se utiliza.

Hasta ahora, la banda magnética de las tarjetas de crédito y de débito, ha sido la tecnología dominante para identificar al cuenta habiente; sin embargo, en ellas sólo se puede almacenar un pequeña cantidad de información, de modo que la gran mayoría de los datos personales y de las operaciones del tarjeta habiente, residen en servidores centrales de la compañía que las emite. Ello significa que la realización de un pago con tarjeta de banda magnética representa un enlace entre el establecimiento y la empresa emisora de la tarjeta.

Con una tarjeta inteligente, toda la información necesaria para las transacciones está alojada en el microchip inserto, lo que significa que no hay tráfico de información, incrementándose así el nivel de seguridad de las operaciones.

Con las tarjetas inteligentes se puede operar desde un simple control de acceso del personal a una empresa o escuela, hasta complejas combinaciones que pueden incluir la información personal del Usuario, su historial clínico y algún sistema de cliente frecuente, incluyendo servicios financieros como monedero electrónico o tarjetas de débito y de crédito.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado