8 de agosto de 2007 - Managua, Nicaragua


FotoAdelmo Sandino

Centroamérica se aventura nuevamente a la negociación y aprobación de un Tratado de Libre Comercio de gran magnitud. Esta vez, la contraparte negociadora es la Unión Europea, y la fecha de inicio es octubre 2007. Al documento a negociar --como región-- se le denomina Acuerdo de Asociación (AA).

En comercio exterior, la Unión Europea representa el tercer mercado de exportación y, según las cifras oficiales, es un mercado en crecimiento, en el que predominan productos tradicionales y no tradicionales como café, camarón de cultivo, maní sin cáscara y azúcar, entre otros.

Con el propósito de contribuir al debate público, que se incrementará a medida que vaya acercándose la fecha de inicio de la negociación, El Observador Económico presenta este análisis sobre las negociaciones, el récord comercial actual de Nicaragua con la Unión Europea y otros puntos, acompañado de una entrevista exclusiva con Inmaculada Rocca i Cortés, jefa de la Sección Política, Comercio y Prensa de la Comisión Europea para Centroamérica.

En Latinoamérica, la Unión Europa ha negociado y ha suscrito Acuerdos de Asociación (AA) con México (2000) y Chile (2002) y; está en proceso de negociación con los países del Mercosur, integrado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, así como con las naciones de la Comunidad Andina, integrada por Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia.

El Acuerdo de Asociación (AA) regula la totalidad de las relaciones entre la Unión Europea y el país o región que se adhiere a éste y está diseñado sobre tres pilares: 1. Diálogo político (o concertación política), 2. Cooperación y; 3. Comercio – Zona de libre comercio (TLC).

Este Acuerdo, bajo la definición anterior, aportaría mayor estabilidad, seguridad legal y temporal a las relaciones entre ambas regiones (CA-UE) en los ámbitos de cooperación, diálogo político y comercio bilateral, siendo este último el de mayor novedad para los centroamericanos, puesto que los primeros se han venido desarrollando décadas atrás principalmente con el Pacto de San José (1984) y el Acuerdo de Cooperación de 1993, consolidándose ambos con el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación de Roma, celebrado en 2003.

Al incluir una zona de libre comercio, el AA amplia las limitadas preferencias comerciales arancelarias que la Unión Europea le otorga a Centroamérica , abarcando todo el comercio bi-regional en un periodo de tiempo “razonable”, lo que a su vez contribuye a mejorar el ambiente de negocios en la región, permitiendo la atracción de inversiones y servicios, sin olvidar ciertamente que esto más bien dependen de una serie de factores vinculantes.

De acuerdo con representantes europeos, el objetivo final del Acuerdo de Asociación es ayudar al desarrollo político, social y económico de la región, a través de la ampliación y fortalecimiento de las relaciones bi-regionales existentes. Asimismo, apoyar a la región a insertarse en la economía global y a jugar un papel más asertivo en la escena mundial.

En el ámbito de Diálogo Político, el interés expreso de la Unión Europea es apoyar el proceso de afirmación democrática y la conversión de la región en un socio cada vez más fuerte en el panorama internacional, que le permita un acompañamiento en la defensa de intereses y valores comunes en los foros multilaterales, sobre temas como cláusula democrática, la readmisión de migración, seguridad, etc.

En el ámbito de Cooperación, el AA pretende reforzarla, ampliarla, analizar nuevos instrumentos y sobre todo romper con la dinámica de donante/receptor, con todos los derechos y obligaciones que esto conlleva. A la vez se contempla que la cooperación también abarque el tema comercial, bajo el supuesto de la consecución de un TLC entre las partes. (Véase entrevista con Inmaculada Rocca i Cortés)

En la actualidad, según datos de la Cámara Española, los planes de cooperación al desarrollo a los países centroamericanos (incluyendo Panamá) por parte de la Unión Europea suman 765 millones de euros durante el periodo 2007-2013 , aproximadamente un 35.7 por ciento más que en el periodo anterior.

De esta suma, se contempla que Nicaragua reciba un monto de 214 millones de euros, es decir el 28 por ciento del total, sólo superado por Honduras, país vecino que recibe 223 millones de euros o sea el 29 por ciento del total. Del monto a Nicaragua, 84 millones de euros se destinarían a programas de salud, vivienda, educación y prevención de desastres naturales.

Por otro lado en el ámbito económico-comercial, según sus representantes, no hay un interés estratégico fundamental por parte de la UE, aduciendo que Centroamérica representa sólo el 4 por ciento de sus intercambios comerciales con el resto del mundo. En cambio, para Centroamérica la Unión Europea es su tercer mercado de exportación e importación de bienes (ver tabla No.1). Del total de intercambio comercial entre ambas regiones, Nicaragua sólo ocupa el 5 por ciento.

Pese a esto, los europeos conducen un acuerdo ambicioso y de acuerdo con las normas internacionales vigentes (OMC plus), en el que se incluirá el intercambio de bienes y servicios, inversiones, compras públicas, propiedad intelectual, cooperación aduanera, competencia, medidas fitosanitarias, reglas de origen; es decir, los llamados tratados de tercera generación que incluyen los temas de Singapur.

Comercio Exterior Nicaragua-Unión Europea


Foto

Según datos de la Cámara de Comercio Española, correspondientes al 2006, Nicaragua exportó mercadería y bienes por un monto de 120 millones de euros, con destino a la Unión Europea, cifra que corresponde a un crecimiento del 19.5 por ciento respecto al año anterior. Ese monto –con mucho peso en el total de las exportaciones nicaragüenses-- pronto se ve reducido cuando se observa que solamente representa el 0.01 por ciento de las importaciones totales de la Unión Europea.

En cuanto a importaciones, la Unión Europea representa el tercer proveedor de bienes para Nicaragua, con un monto de 102 millones de euros, en el año 2006. Este superávit para Nicaragua, de 18 millones de euros, es el resultado de un quiebre en la tendencia negativa que se venia observando en años precedentes, producto de un mayor crecimiento medio en sus exportaciones (9.6 por ciento), comparadas con crecimiento negativo de las importaciones (-3.3 por ciento).

No obstante, un vistazo más a fondo revela que este buen resultado depende de unos cuantos productos de exportación, principalmente del café, rubro que experimentó en 2005 y 2006 montos record de exportación, pero que esto no garantiza que se repita sostenidamente, más bien por su naturaleza cíclica y los problemas estructurales del sector cafetalero del país se espera para este año una reducción importante en la producción nacional de café.

Datos oficiales del BCN muestran que el déficit comercial con Europa cayó un 46.4 por ciento para 2006, como consecuencia de mayores exportaciones de café hacia Bélgica (246.7%) y Alemania (94.9%) con montos de 27.5 y 28.2 millones de dólares respectivamente; pero también en el resultado influyó una disminución de importaciones provenientes de España, en un 17.9%.

¿Qué vendemos y compramos a la Unión Europea?



Los siguientes gráficos muestran una constante del comercio nicaragüense, no sólo bi-regional con la Unión Europea, sino con el resto del mundo. Nicaragua es un país agrícola y esto se ve expresado claramente en sus exportaciones. Del total exportado a UE en 2006, el 66 por ciento corresponde a vegetales, seguido en orden de importancia por productos y animales vivos con 18 por ciento y; alimentos preparados, bebidas y tabaco con 10 por ciento, que juntos determinan casi el total de las exportaciones (94%).

Los productos que sobresalen en la oferta exportable son: café, camarón de cultivo, maní, azúcar y tabaco (todos bienes primarios). Es de esperar que estos productos estarían a la cabeza de las negociaciones del AA por parte de Nicaragua. Sin embargo, cabe señalar que este año inició la exportación de etanol, producido y exportado por el Ingenio San Antonio, y en los próximos años, se unirán a este esfuerzo y tendencia el Ingenio Monte Rosa y Montelimar.

Totalmente opuesto es lo que importa Nicaragua desde la UE, caracterizados por ser productos industriales (bienes manufacturados). El mayor peso relativo lo tienen las maquinarias y productos eléctricos, que ocupan el 40 por ciento de las compras del país. Le siguen productos químicos y alimentos preparados y bebidas, que representan ambos un 15 por ciento de participación.
Foto

Estos datos dicen mucho. Primero demuestran a grandes rasgos el bajo nivel tecnológico y productivo de Nicaragua que es compartido por toda C.A., y que es en cambio altamente intensivo en el factor trabajo. Pero también revela cuál intercambio pude ser provechoso en términos del comercio inter-industrial que se genera en dependencia de las ventajas comparativas de cada región. Evidentemente, esto dependerá del grado de apertura que negocie Europa y también de las reducciones hipotéticas de los subsidios basados en su Política Agrícola Común, que anualmente destina un monto aproximado a los 50 mil millones de euros, es decir a aproximadamente el total producido por toda Centroamérica en dos años.

Por ello, hay sectores que propugnan por esperar la reanudación de las negociaciones ministeriales de la Ronda de Doha, que pretende reducir las subvenciones y subsidios por parte de las potencias mundiales en pro del desarrollo de economías pequeñas y agrícolas como las de Centroamérica.

Centroamérica negociará otra vez como región dividida



Paradójicamente, la principal condición que la misma Unión Europea había establecido para el inicio de las negociaciones del AA, referida a la Unión Aduanera, tuvo que flexibilizarse debido a la impotencia de los centroamericanos de concluir satisfactoriamente --en tiempo y forma-- las negociaciones de la Unión Aduanera, denotando que la región centroamericana aún carece de la voluntad suficiente para lograr una mayor integración.

Algunos críticos sostienen que el hecho que desde afuera se esté forzando la integración centroamericana, no garantizará su efectividad. Lo cierto es que la integración regional se viene trabajando desde hace más de cuatros décadas a paso lento. Lo que se tiene en la actualidad son pequeños estados de integración de jure y no grandes de facto, en donde sigue imperando la falta de voluntad de los estados para dotar al sistema regional (SICA) de capacidad supranacional verdadera. Siendo un Mercado Común que adolece de una Unión Aduanera que garantice un arancel externo común, esto ha sido muy criticado por poca efectividad operativa. De tal manera que es posible decir que técnicamente, Centroamérica negociará divida.

Sin embargo, la preocupación más notable en el ambiente sea quizás que previo al inicio de las rondas de negociación, los países centroamericanos no poseen una estrategia de negociación común, basada en las prioridades de cada país. Y, si existe, no se conoce públicamente.

Ante esta situación, a finales de junio de este año, la Unión Europea solicitó el compromiso de los gobiernos centroamericanos de firmar un Convenio Marco para el establecimiento de la Unión Aduanera Centroamericana antes de la entrada en vigencia del TLC CA-UE en 2010.

La Unión Aduanera se constituirá de forma gradual y progresiva. Su establecimiento será el resultado del desarrollo de las siguientes tres etapas: 1. La promoción de la libre circulación de bienes y facilitación del comercio (está en proceso la facilitación aduanera desde el 2004); 2. la modernización y convergencia normativa (para el perfeccionamiento de la zona de libre comercio se ha acordado y puesto en vigencia un sinnúmero de normativas que van desde el reglamente sobre el origen de mercancías hasta mecanismos de solución de controversias); y 3. el desarrollo institucional de la unión.

Según el último reporte de avance de la Unión Aduanera del SIECA (enero 2007), el Código Aduanero Uniforme Centroamericano y su correspondiente Reglamento está vigente en los cinco países. Por otro lado, en el Sistema Arancelario Centroamericano, que abarca un universo de 6,194 rubros, ya han armonizado el 94.6% de dicho universo, quedando pendiente de armonizar el 5.4% del arancel, que incluye productos como medicamentos, metales, petróleo, productos agropecuarios y otros.

¿Cómo se organizan las negociaciones?



Según se desprende de las declaraciones de los funcionarios europeos, la estructura de negociación se plantea en un equipo negociador que lo componen viceministros de Economía y de Relaciones Exteriores de cada país centroamericano, que al momento de las negociaciones estará representándolos un vocero único. Costa Rica, además, incluye como negociador a su embajador ante la UE.

Paralelamente habrán comités técnicos con la misma dinámica de representatividad única para los países. El vocero que habla en nombre de todo el equipo negociador irá rotando en función del orden alfabético país. Esto significa que inicialmente Costa Rica sería la sede de la primera ronda de negociaciones, en la cual todos se verían representados. De parte de Europa, estará en representación negociadora la Comisión Europea, que comprende a los 27 Estados, con un solo jefe negociador.

El inicio de las negociaciones se oficializó en Brucelas a finales de junio 2007 y están planificadas a iniciarse en el último trimestre del año, debido a que se está a la espera de los resultados del referéndum del “Sí” o “No” al CAFTA-DR de parte de Costa Rica. El calendario de las negociaciones tiene un horizonte de 2 años y medio.

RECUADRO 1

Preocupación de los gremios productivosl



En Nicaragua, de acuerdo a un análisis publicado en la edición anterior de El Observador Económico, sigue prevaleciendo la percepción de que el país no está preparado para aprovechar al máximo este tipo de tratados comerciales, ya que se valora que sólo unos pocos sectores, de la gran industria y la gran empresa, se está beneficiando con las cuotas y las preferencias comerciales contemplada en CAFTA-DR.

También prevalece la preocupación por el riesgo comercial que corren los sectores micro, pequeños y medianos productores, que se agrupan en PYMES, tanto en los sectores urbanos y rurales del país. Se valora que enfrentan una fuerte competencia ante las marcadas asimetrías existentes entre las partes.

En la edición anterior de El Observador Económico también se confirmó que a más de un año del CAFTA, un porcentaje importante de estos grupos sensibles continúan sin conocer los puntos en detalle del Tratado –un documento extenso, de más de 300 páginas—ni tampoco a qué instituciones públicas pueden acudir para informarse.

Asimismo, resulta imposible determinar cuál ha sido la participación cuantitativa, directa o indirecta, de las PYMES en el mercado extranjero, a la vez que es casi inexistente para estos grupos una política definida para apoyarlos con el objetivo de orientarlos al comercio exterior.

RECUADRO 2

El comercio con UE visto desde MIFIC



Las exportaciones desde Nicaragua a la Unión Europea han aumentado en un 38.3 por ciento, entre 2005 y 2006, según datos oficiales preliminares del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, MIFIC, contenidos en el Boletín de Comercio Exterior 2006, preparado por esa institución rectora del gabinete económico.

En 2005, según el documento en poder de El Observador Económico, Nicaragua exportó a la Unión Europea un total de US$109,3 millones, cifra que representa un 15,6 por ciento de las exportaciones totales ese año.

Mientras en 2006, las exportaciones aumentaron a US$ 151.1 millones, según datos preliminares, constituyéndose en el tercer mercado externo para Nicaragua, después de la región NAFTA (US$417.6 millones) y Centroamérica (US$351.2 millones).

Entre los productos más destacados están: Café (US$101.5 millones), Camarón de cultivo (US$19.7 millones), Maní sin cáscara (US$10.8 millones), Azúcar (US$3.9 millones), Colas de langosta (US$2.2 milones), Alcohol etílico (US$1.9 millones) y; Ron (US$1.5 millones).

En 2004, según el Boletín de Comercio Exterior del MIFIC, 2005, las exportaciones nicaragüenses a la Unión Europea sumaron US$95 millones.

RECUADRO 3

La UE en breve



* El 9 de mayo de 19950, la Declaración de Schuman propuso la creación de una Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), que se hizo realidad con el Tratado de París de 18 de abril de 1951. Esto marcaba la apertura de un mercado común del carbón y el acero entre los seis países fundadores: Bélgica, la República Federal de Alemania, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos.

* Con el Tratado de Roma, de 25 de marzo de 1957, los Seis decidieron entonces construir una Comunidad Económica Europea (CEE) basada en un mercado común más amplio, que abarcara toda una gama de bienes y servicios.

* El 1 de julio de 1968 se suprimieron completamente los derechos de aduana entre los seis países y, a lo largo de la década de los sesenta se implantaron las políticas comunes, especialmente la política agrícola y la política comercial.

* El éxito de los Seis impulsó a Dinamarca, Irlanda y al Reino Unido, a unirse a la Comunidad. Esta primera ampliación, de seis a nueve miembros, se produjo en 1973.

* Las adhesiones de Grecia en 1981 y de España y Portugal en 1986 reforzaron la presencia de la Comunidad en el flanco sur de Europa, haciendo al mismo tiempo más necesaria la ampliación de sus programas de ayuda regional.

* La recesión económica mundial sufrida a comienzos de los años ochenta trajo consigo una oleada de "europesimismo". No obstante, la esperanza de relanzamiento de la dinámica europea surgió de nuevo en 1985, cuando la Comisión Europea, presidida por Jacques Delors, decide publicar un Libro Blanco que establecía el calendario para la construcción del mercado único europeo, cuya finalización debía producirse antes del 1 de enero de 1993. Este ambicioso objetivo quedó consagrado en el Acta Única Europea, que se firmó en febrero de 1986 y entró en vigor el 1 de julio de 1987.

* Los Estados miembros negociaron un nuevo Tratado de la Unión Europea, que fue adoptado por el Consejo Europeo, reunido en Maastricht, en diciembre de 1991. El Tratado entró en vigor el 1 de noviembre de 1993. Se creó así la Unión Europea.

* El 1 de enero de 1995 se adhieren tres nuevos países: Austria, Finlandia y Suecia.

* A mediados de los años noventa, comenzaron a llamar a la puerta de la UE los antiguos miembros del bloque soviético (Bulgaria, la República Checa, Hungría, Polonia, Rumania y Eslovaquia), los tres Estados Bálticos que una vez formaran parte de la Unión Soviética (Estonia, Letonia y Lituania), una de las repúblicas de la antigua Yugoslavia (Eslovenia) y dos países mediterráneos (Chipre y Malta).

* En el 2002 se adoptó como moneda común el euro. Actualmente 13 naciones de la unión (Zona Euro) poseen como moneda única el euro.

* Las negociaciones de adhesión se iniciaron en diciembre de 1997. La ampliación de la UE a veinticinco países tuvo lugar el 1 de mayo de 2004, con la adhesión de diez de los doce candidatos. La adhesión de Bulgaria y Rumanía se produjo el 1 de enero de 2007.


(Fuente: Página web de la Unión Europea)


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado