6 de agosto de 2007 - Managua, Nicaragua


FotoRoberto Fonseca

A sus 32 años, Néstor Plasencia Jr. ostenta la presidencia de la Asociación de Puros de Nicaragua, la organización gremial que renació con mayores bríos a partir de finales del año pasado y que actualmente aglutina a una veintena de empresas del sector tabaco, entre ellas, plantas que manufacturan marcas como Padrón, Oliva o Joya de Nicaragua, ubicadas entre los 25 Mejores Tabacos del Mundo.

Nacido en Nicaragua y graduado de Ingeniero Agrónomo en el Zamorano, de Honduras, él pertenece a la quinta generación de la familia Plasencia, que se ha dedicado con éxito al cultivo, curación, procesamiento y producción de tabaco. Como empresa familiar, tienen operaciones en Honduras y Nicaragua y entre sus principales clientes está la holding General Cigar, el más grande productor e importador de tabaco en el mundo.

“En la última década, vemos que el tabaco de Nicaragua ha mejorado notablemente en calidad, eso se aprecia cada año más en el exterior, es el país con más rápido crecimiento en el mercado estadounidense, después de República Dominicana y Honduras”, afirma en esta entrevista exclusiva, concedida a El Observador Económico.

En esta conversación, Plasencia habla de varios tópicos, entre ellos, los fines de la Asociación de Puros, el peso que tiene este sector en la economía local y en las exportaciones nacionales, los retos que enfrenta la industria ubicada en Nicaragua y; la amenaza que se vierte en Estados Unidos, de imponer un impuesto extra por la vía legislativa, de un 50%, lo cual sería un golpe mortal al consumo y con ello, a este sector tan dinámico en la economía nacional.

¿Cuándo nació la Asociación Nicaragüense de Puros y qué persigue?

Nació primeramente en el año 1997 con el fin de crear estabilidad en la industria del tabaco. Ese esfuerzo se mantuvo, pero no se le dio el calor necesario y permaneció activa, aunque no de forma beligerante. Fue hasta 2006 y 2007, que se retomó la iniciativa y se reactivó la Asociación.

En el 97 el mundo vivía el “boom” del puro, surgieron nuevos negocios, se fueron a la quiebra varios y permanecieron exitosamente los mejores. ¿Qué hace ahora que tenga mayor validez la Asociación?, ¿qué cambios se han registrado en el negocio del tabaco en esta última década?

Como usted dice, en el 97 ya estábamos en el boom, ya en el 98 empezó a bajar, cayeron las ventas y entonces todo mundo comenzó a trabajar, a ver cómo podía resolver y enfrentar la crisis mundial del tabaco. Eso hizo que se le prestara poca atención a la Asociación.

En la última década, vemos que el tabaco de Nicaragua ha mejorado notablemente en calidad, eso se aprecia cada año más en el exterior, vemos entonces que las exportaciones de puro han aumentado; es el país que más rápido crecimiento ha tenido en el mercado estadounidense, después de República Dominicana y Honduras.

Por esa razón, hemos llegado a la conclusión de que era necesario hacer un esfuerzo por organizarnos mejor, por tratar que ese nombre que hemos logrado a nivel mundial, en cuanto a calidad de tabaco, no se caiga y por el contrario, la demanda internacional siga subiendo. Eso lo podemos lograr haciendo un esfuerzo común todas las compañías. Es como dicen: la unión hace la fuerza.

¿Y el cambio de gobierno, el entorno político, tuvo que ver con la reactivación de la Asociación o no?

Puede ser, pero no es un objetivo fundamental, lo que queremos mas que todo es organización. Creemos que con este nuevo gobierno no tendremos problemas y realmente la industria del tabaco es bien vista por el gobierno y por la sociedad en sí, por la cantidad de mano de obra que genera. En ese sentido, creemos que el tabaco cumple una función social grande y eso es muy importante destacar.

¿Cuántos conforman actualmente la asociación?

En la actualidad la conforman 20 miembros y esperamos que se vayan anexando más empresas cuando se miren los resultados, cuando se miren los beneficios que se obtienen en nuestra organización.

¿Qué empresas, por ejemplo, están incorporadas a la Asociación?

Por ejemplo, tenemos a Padrón, Latin Cigars, el Grupo Plasencia, que son tres empresas, Segovia Cigar, Tabaco de Oriente y Protanic, además, están la Esperanza Cigars, Natsa. También está incorporada Drew State, quienes están construyendo una planta grande en Estelí y está Taolisa, que produce los tabacos Oliva. También Joya de Nicaragua. Es decir, están afiliadas las fábricas más grandes de la industria del tabaco en Nicaragua.

Tenemos miembros que hacen cajas para los puros. Se reunieron fabricantes pequeños y consolidaron una organización en sí y son miembros de nuestra organización. Tenemos a la fábrica de tabaco Home que también fabrica cajas.

También están registrados productores independientes, ya que ellos son un eslabón importante en la producción del tabaco.

Nuevas autoridades, Gobiernos locales



En estos seis meses del nuevo gobierno, ¿han cambiado las reglas del juego para esta industria o no?, ¿han recibido señales distintas o no?

No, ninguna señal distinta. Nuestros clientes nos preguntan si va a haber algún cambio, si ha cambiado la situación, y nosotros les reiteramos que la situación continúa de forma normal y esperamos que siga así, ya que somos una industria que sólo trae beneficios al país.

Con relación a la infraestructura productiva, por ejemplo, la mayoría de las empresas han invertido en sus propios edificios, en su propio parque industrial. Además, otro tipo de maquila importa la materia prima para elaborar sus productos; en el caso del tabaco es diferente, los tres procesos del tabaco se hacen localmente, utilizando materia prima en su mayoría nacional.

¿Y por parte de las autoridades del MIFIC o de la zona franca han recibido alguna señal distinta?

Nos hemos reunido con la gente de zona franca, como grupo Plasencia, y han expresado interés por resolver los problemas que hemos abordado; hasta el momento, no ha habido ningún cambio drástico y esperamos que siga así.

La industria del tabaco sigue haciendo inversiones, nosotros por ejemplo, acabamos de hacer otro edificio al lado para procesar tabaco; a su vez, la Drew State acaba de abrir una fábrica grande y los propietarios de Latin Cigars están haciendo también otra fábrica grande aquí; o sea, no hay temor, se está invirtiendo y creemos que no va a pasar nada.

¿Y, cómo están las relaciones con las autoridades municipales?, ¿se ha cuantificado el impacto del tabaco para la municipalidad de Estelí?¿las relaciones con la municipalidad cómo andan?
Están bien, tenemos relaciones buenas y queremos seguir trabajando en esa dirección, ése es otro de los objetivos de la Asociación. Con respecto al impacto, la industria genera toda una cadena de valor, que según algunos estudios, la economía de Estelí depende en un 80% de la industria del tabaco y se mira.

Nicaragua frente a sus competidores



¿Cuál es el peso de la industria, en términos de exportación, mano de obra, etcétera?

Viendo los últimos datos del 2006, se concluye que se exportaron alrededor de 56.4 millones de unidades a los Estados Unidos, representando un incremento del 12% con respecto al año anterior. Esperamos que este año se comporte más o menos igual, talvez un poquito más.

En cuanto a mano de obra, se estima que están trabajando directamente alrededor de 30 mil personas, sin tomar en cuenta las industrias anexas como las fábricas de cajas, de celofanes para la envoltura del puro, o en la industria litográfica o en las ventas de fertilizantes o en las ventas de químicos, industrias paralelas que va creciendo junto con la industria del tabaco.

Son cifras que debemos actualizar, por esa razón, otro objetivo de la Asociación es construir datos estadísticos más confiables, así que queremos emprender un estudio de cuánta gente vive del tabaco en Nicaragua, para ello, vamos a hacer una licitación para hacer un estudio a profundidad sobre el impacto del tabaco en Estelí, Nueva Segovia, Madriz, Ometepe, para determinar cuánta gente vive realmente del tabaco, como productores independientes, como mano de obra, en las fábricas y en negocios relacionados, con eso tendremos un dato más confiable.

Leí en una Enciclopedia de Tabaco 2007, llamada Perelman´s Pocket, que habían monitoreado 1,074 marcas de puros en el mercado de Estados Unidos y que más del 22% de ellas provenían de Nicaragua. ¿Qué buscan los inversionistas en tabaco, los fabricantes, en el tabaco nicaragüense?, ¿qué hace tan atractivo maquilar tabaco en nuestro país?

Creo que lo más importante que tiene Nicaragua es su gente: gente trabajadora, que conoce el negocio, que quiere hacer las cosas bien. Sin el deseo de su gente, de hacer las cosas, no estuviéramos en el lugar que estamos en cuanto a la calidad del tabaco.

Además, Nicaragua tiene suelos ricos, volcánicos, ricos en materia orgánica y micronutrientes, tiene regiones como Jalapa, Estelí, Condega, y también la Isla de Ometepe, donde se da un tabaco de primera calidad. Además, el clima, el régimen de lluvia que todavía es muy favorable, todo eso se junta y al combinar todos esos factores tenemos un tabaco de excelente calidad, que es lo que busca el mercado internacional.

Todos esos factores climáticos, agrícolas, se mezclan con una mano de obra excelente, para producir un tabaco que se encuentra entre los mejores del mundo. Por esa razón, la industria mundial del tabaco, con República Dominicana a la cabeza, importan tabaco cosechado y producido en Nicaragua, para mejorar sus ligas.

¿Cómo se ubica Nicaragua frente a Cuba?, ¿representa su más grande competidor o no?

Cuba no es competencia porque no entra en el mercado de los Estados Unidos, debido al embargo comercial; una vez que éste finalice, veremos qué va a suceder, será un nuevo escenario, habrá que competir con calidad, el consumidor norteamericano se va a dar cuenta que son dos tipos de tabacos diferentes.

Creo que al inicio habrá curiosidad por el puro cubano y después la gente tendrá que decidir si va a fumar puro nicaragüense, dominicano, es decir tenemos que pelear con calidad e irnos preparando en la búsqueda de otros mercados, por ejemplo, en Europa y Asia. Hay muchas cosas que se pueden hacer, lo que no podemos es quedarnos dormidos.

¿Qué ventajas tiene Nicaragua frente a sus competidores?, ¿cuál es su fuerte?

Nicaragua es sinónimo de calidad y de fortaleza, ahora la tendencia más grande es por el puro más fuerte y eso lo da el tabaco de Estelí, da un tabaco fuerte, rico y con mucho sabor. Jalapa da un tabaco no tan fuerte, pero con mucho aroma y dulzura. Ometepe da un tabaco fuerte y dulce, es excelente.

Tenemos la capacidad de pelear con el que nos pongan, siempre y cuando hagamos las cosas bien y no nos apuremos. Por ejemplo, Cuba en el pasado tuvo muchos problemas de calidad, el tabaco no daba el humo, no tenía tiro, pero han mejorado en los últimos años y nosotros nos podemos dar el lujo que no tenemos esos problemas. Cuba tiene un nombre muy grande en la industria y el consumidor puede perdonar. Nosotros sin embargo todavía estamos haciendo un nombre y no podemos darnos el lujo de tener ese tipo de problemas, así que hay que reforzar todo el proceso ligado a la calidad.


RECUADRO 1
Foto

Amenaza legislativa



El pasado 19 de julio, el Comité de Finanzas, del Senado de los Estados Unidos, votó por 17 a 4, a favor de ampliar los fondos de un programa de salud a la Niñez, a través de la aplicación de nuevas tasas de impuesto a la industria del tabaco, incluyendo los puros hechos a mano. Este es el primer paso del camino legislativo de esta iniciativa, que golpearía gravemente a la industria que opera en Nicaragua.

¿Hay amenazas al sector del tabaco?

En Estados Unidos hay un debate legislativo, quieren imponer un impuesto federal del 52% a todo lo que es tabaco, es decir, desde cigarrillos hasta puros hechos a mano, como en Nicaragua, y eso sería desastroso para la industria porque tendría un impacto recesivo.

El tabaco genera gran cantidad de mano de obra, no hay una industria en el mundo que requiera la cantidad de mano de obra que requiere la industria del puro hecho a mano, desde el momento que se pone la semilla en el campo hasta el momento que el cliente se fuma el puro. Es una cantidad increíble de procesos.

Nosotros tenemos estrechas relaciones con la Asociación de Tabaco de Estados Unidos y vamos a trabajar en conjunto con ellos, para frenar esta iniciativa legislativa. Estuvimos hace dos semanas en Estados Unidos hablando con directivos de esa organización para echar andar un trabajo en conjunto, por ejemplo, surgió la idea de traer a senadores o personalidades de importancia, para que vean con sus propios ojos las condiciones en que están los trabajadores.

En la industria del tabaco en Nicaragua tenemos infraestructura de clase mundial, edificios bonitos casi en todas las empresas, se cumple con los beneficios sociales, con las normas salariales; es decir, estamos trabajando con todos los ases (cartas) sobre la mesa.

Supuestamente el presidente (Bush) va a vetar esta ley, pero no podemos depender de eso. Las elecciones son dentro de dos años y no sabemos qué pasará con el próximo gobierno de los Estados Unidos, entonces hay que comenzar a pelear desde ahora, en insistir sobre la importancia que tiene el tabaco en países como Nicaragua, donde miles de familias dependen de esta actividad económica. No hay que olvidar que si se aprobara este impuesto, y se afectara gravemente a la industria, se agravaría el problema de migración a Estados Unidos, desde países como Nicaragua, Honduras y República Dominicana.

Entiendo que ya la industria está siendo afectada, con todas las legislaciones federales o estatales, donde se ha prohibido fumar tabaco en sitios públicos y centros de recreación…

Estas regulaciones han tenido un impacto, pero gracias a Dios los consumidores son buenos clientes y no se ha visto una tendencia a la baja del consumo en los Estados Unidos. Así ha resultado porque estamos peleando en base a calidad, por eso los consumidores siguen buscándolo.


RECUADRO 2

Rápido crecimiento



En el año 2005, por primera vez desde 1998, se sobrepasó en Estados Unidos la cifra de 300 millones de unidades importadas de tabaco (puros), lo que representó un incremento del 13.5% con respecto al año anterior, según nota publicada en Cigar Insider, de marzo del 2007.
Este récord exportable, se divide así:
• República Dominicana está a la cabeza con 179.5 millones de unidades.
• Honduras le sigue con 87.7 millones de unidades.
• Nicaragua está en tercer lugar, desplazando a México y Bahamas, con 50.4 millones de unidades.

mostrar comentarios [1]

Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado